Costos de Huevos en la postura “Bajo Lupa”

huevo-mano-gallina

De manera común, siempre consideramos que unos buenos costos de producción se asocian exclusivamente a los Índices Técnicos de producción, y en otras ocasiones tendemos a realizar un análisis demasiado simple y entendemos los costos como gastos, sin considerar su repercusión en los ingresos. Es por ello, que debemos revisar ambos conceptos, reorientándoles en un doble sentido:

  • El costo se mide en el balance final: utilidad que obtengo en la gestión adecuada de ese costo.
  • Los costos deben medirse en términos económicos: ej., lo importante es conocer cuántos “pesos” de alimento ingiere una gallina.

El procedimiento de revisar los costos de producción de huevos es relativamente sencillo y universal, sobre todo en lo relativo al capítulo de consumo de alimento, lo que representa entre un 60-65% del costo total de producción de huevos, pero en este análisis vamos a comenzar por el final, en el sentido de analizar cómo los ingresos nos pueden hacer optimizar el uso del costo y por tanto la utilidad.

Desde el punto de vista de los ingresos deberíamos pensar en:

  • Si estamos obteniendo todo el potencial de las aves y si estamos limitando algún input, lo que frena la optimización de la postura. Por ejemplo si racionamos el alimento estamos limitando alguna parte del potencial genético.
  • Si disponemos de suficientes herramientas para que la masa de huevo se distribuya en las unidades de huevo que necesitamos. Esto es, debemos conseguir la distribución de tamaño de huevo a las necesidades de cada mercado, pero sin perder eficiencia.
  • Los huevos son una fuente de ingreso, siempre que éstos sean vendibles, y para ello deben presentar una calidad adecuada de cascarón pero manteniendo el peso de huevo que el mercado nos demande y abandonando la idea que no es posible producir huevos de más gramaje sin calidad de cáscara.

Es decir, debemos focalizarnos en:

  • Optimizar la máxima expresión del potencial de las aves pero de acuerdo a nuestras demandas y necesidades de mercado.
  • Optimizar los ingresos obtenidos del mercado, a través de maximizar el número de huevos vendibles, en base a un gramaje y una calidad de cáscara adecuados.

lomman-a

Todo este capítulo de ingresos vamos a objetivarlo considerando, un lote de gallinas de postura LSL lite con un ciclo único de postura de 85 semanas según:

  • 397 huevos/ave encasetada.
  • 62,5 g de peso medio acumulado de huevo, lo que supone que al final del ciclo tendremos huevos con más de 64 g, que serán vendibles por una calidad adecuada de cáscara.
  • Precio de kg de huevo: 17,5 MX/kg de huevo (estadística de 3 últimos años).

En primer lugar, vamos analizar el efecto de postura sobre los ingresos por ave encasetada, considerando fracciones de 0,5% de mayor postura.

Como podemos observar en el gráfico 2 por cada 1% más de postura, tendríamos un mayor ingreso de 4,9 MX por gallina encasetada (4,479 huevos más), que extrapolado a 1 millón de aves tendríamos 4,9 millones MX.

lomman-b

En segundo lugar analizaremos, el controvertido parámetro del peso del huevo en el mercado. Evidentemente,este parámetro debe ser controlado, pero es muy difícil optimizar la transformación de alimento en huevo, con bajo peso de huevo. Como podremos observar en el gráfico 3: se ha analizado el efecto por cada 0,5 g más de peso huevo y partimos de un peso promedio bajo de 60 g. Evidentemente, la estrategia para no tener rotura de huevos no es limitar el peso de huevo sino mejorar la calidad de la cáscara.

lomman-c

Al revisar este parámetro lo que podemos concluir cada gramo más de peso medio de huevo tendríamos un mayor ingreso de 6,9 MX por gallina encasetada (0,3479 kg huevos más), que extrapolado a 1 millón de aves tendríamos 6,9 millones MX.

En tercer lugar, revisamos el efecto de una mejor calidad de cascarón, traducido en un menor porcentaje de huevo quebrado y por tanto un mayor número de huevos vendibles. El parámetro calidad de cascarón, es un parámetro primordial y crítico para la genética LOHMANN y así lo expresan todas sus líneas genéticas desde hace décadas, evaluando la resistencia a la cáscara tanto en líneas ligeras como en líneas semipesadas.

En el gráfico 4, podemos ver el efecto de ingresos por mejoras en fracciones de 0,5% de menor huevo quebrado.

lomman-d

lommand-e

Al analizar este parámetro lo que podemos concluir cada 1% menos de huevo quebrado tendríamos un mayor ingreso de 4,3 MX por gallina encasetada (4,0 huevos más), que extrapolado a 1 millón de aves tendríamos 4,3 millones MX. No estamos considerando el ahorro por concepto de reclamaciones de los clientes por huevo quebrado.

Si totalizamos estos tres efectos principales que afectan a la postura, suponiendo una discreta mejora de obtener un punto más de postura, un gramo más de peso de huevo y un punto menos de huevo quebrado, se obtiene un mayor ingreso de 16,1 MX por gallina encasetada.

Por tanto, es evidente que si ciertos índices técnicos mejoran, nos permiten una clara optimización de los costos, por lo que debiéramos ser generosos en el suministro de inputs a nuestras aves para optimizar la máxima expresión de su potencial genético.

En lo relativo a los costos propiamente dichos, vamos a centrarnos en el concepto conversión y en la parte relativa a CONSUMO DE ALIMENTO, pues la parte de optimización de producción de huevo, entendida como ingreso ya ha sido ampliamente analizada anteriormente.

En este sentido, la medida de este costo se refiere a la capacidad que tienen las aves de transformar el alimento consumido en diferentes unidades de huevo

Al analizar este costo, debiéramos plantearnos las siguientes cuestiones:

  • ¿Las gallinas consumen alimento o nutrientes? ¿Consumen alimento o dinero?
  • ¿Las gallinas precisan comer nutrientes y formulamos con este criterio?
  • ¿Los proveedores de líneas genéticas recomiendan sobre nutrientes o sobre cantidad de alimento?

¿Las materias primas que compramos para nuestras fábricas de alimento, qué contienen? ¿Contienen nutrientes que determinan su costo?

Las gallinas consumen nutrientes, que contienen las materias primas y es función del nutriólogo, optimizar el costo de los nutrientes incluidos en las materias primas, para satisfacer las necesidades de nutrientes que los proveedores de genética indican que las aves deben consumir, en unas condiciones de temperatura confort (20-23ºC) y que en otras condiciones debieran ser corregidas.

Siendo así, sería conveniente preguntarnos:

  • Si un consumo reducido de alimento implica siempre un menor costo de alimento referenciado a consumo de nutrientes y viceversa. Es evidente, que para que las aves consuman menos alimentos debemos concentrar la fórmula en nutrientes y por tanto encarecer dicho alimento.
  • Si un mayor consumo de alimento e incluso de nutrientes puede ser rentable, si la producción obtenida cubre ese costo extra inicial y si además, reporta otras ventajas adicionales como en prevención y resistencia de las aves a diferentes condiciones de estrés y de diferentes desafíos. Obviamente, este punto queda perfectamente justificado en las mejoras de ingresos ya expuestas.

Pero, para ser plenamente objetivos sobre el tema de costo por consumo de alimento, nos gustaría remarcar dos aspectos:

1.-Desde LOHMANN, nuestra recomendación se sitúa en un 4-5% menor que nuestros competidores en términos de energía y de más de un 10% menor en términos de algunos aminoácidos, por lo que el índice técnico de consumo o transformación puede no ser suficiente y debemos sin duda, referirnos a costo de alimento expresados en “pesos” por kg de huevo producido.

2.-El costo adicional por consumo de alimento y si es que lo hubiese, estaría justificado cuando menos hasta que los ingresos extras, derivados en las mejoras de producción sean capaces de neutralizar este hipotético extra costo, y que según nuestro ejercicio, podríamos gastarnos 16,1 MX por ave encasetada, lo que equivale al menos 7 g de consumo por ave y día. Bastaría con mejorar 1% la postura, 1 g peso de huevo y rebajar 1% el huevo quebrado.

Esto se trata de:

  • Optimizar el costo en la presentación de nutrientes para satisfacer las necesidades de las aves.
  • Optimizar el uso de nutrientes, expresados en costos imputados, para obtener la máxima producción, expresada en ingresos obtenidos.

lommand-f

Una vez revisado el 65% del costo referente al alimento, no podemos dejar de mencionar el 35% restante.

  • AMORTIZACIÓN DE LAS AVES. Sin duda, parámetros como la persistencia y la mortalidad, juegan un papel destacado en esta línea de costo, pero volvemos a tener que mencionar la calidad de cáscara como garantía de persistencia. Hoy la genética nos permite producir huevos vendibles hasta 95-100 semanas de vida, sin necesidad de realizar ninguna pelecha.
  • AMORTIZACIÓN DE INSTALACIONES. Es un costo con diferente ponderación, dependiendo de cada explotación, lo cual no debe restar su importancia, pues la inversión en nuevas instalaciones, se traduce en mejoras en los índices productivos, lo que justifica el retorno de dicha inversión.
  • PERSONAL Y SUMINISTROS (electricidad, empaque, etc.) y otros completarían el resto de costos que influyen en la producción de huevos.

Como conclusión, los costos deben ser medidos en términos estrictamente económicos, pero como consecuencia de profundizar en la optimización de índices técnico-económicos y de la optimización de los ingresos, pues finalmente lo esencial es la utilidad, como consecuencia del balance de una gestión adecuada de los costos y de la maximización de los ingresos.

Artículo publicado en
Los Avicultores y su Entorno 118