Efecto de la Suplementación a Largo Plazo de Esporas

cerda

De Bacillus subtilis C-3102 (CALSPORIN®) en el Conteo de Cl. perfringens en Heces de Cerdas

Departamento Técnico de QTI
Animal Health
Tel. 55 5350-4142
Correo: p.harte@Itochu.com.mx

Antecedentes

Una granja comercial en Iowa con 1500 cerdas en lactación, presentaba infecciones crónicas de Cl. Perfringens (Cp); a su vez, los lechones presentaban diarreas persistentes 2 a 3 días después del nacimiento. Hipotéticamente, la fuente de la infección de los lechones por Cp fueron las heces de las madres.

El régimen de tratamiento en ese momento era de 240 mg/ton de BMD durante 2 semanas antes del parto, sin embargo el administrador de la granja estimaba que un 1/3 de los lechones todavía presentaban diarreas crónicas. Además del bajo peso de los lechones al destete y la pobre uniformidad de la camada, la mortalidad debido a la infección por Cp se estimó en más de 1.5 lechones por camada a pesar del alto nivel de antibiótico antes del parto.

Resumen

Se utilizaron 3 grupos con 10 cerdas cada uno, identificadas individualmente, durante 18 semanas en una granja comercial en Iowa de mayo a septiembre, para evaluar el efecto de CALSPORIN® sobre el perfil microbiano de heces frescas. Antes de empezar a alimentar a las cerdas con CALSPORIN® se hizo un muestreo fecal para establecer el estado de la microflora bacteriana. En este punto, el Grupo 1 se encontraba en servicio, el Grupo 2 se encontraba 2 semanas post servicio y el Grupo 3, aproximadamente 4 semanas post-servicio. Se adicionó CALSPORIN® en el alimento de gestación y lactación a una dosis de 1×106 ufc/g de alimento, y durante las dos semanas antes del parto, se adicionó a una dosis de 1×107 ufc/g junto con el tratamiento de 240 g/ton de BMD. Luego de que las cerdas fueron alimentadas con CALSPORIN® durante la gestación, se tomaron muestras frescas de heces de los 3 grupos de cerdas, recolectadas en 3 momentos durante la prueba: antes del parto, al parto y durante la lactación, para el subsecuente análisis microbiológico.

Objetivo

Demostrar la reducción significativa en los niveles de Cp en muestras de heces frescas durante todo el ciclo de vida de la cerda, además de un aumento concomitante en el nivel de anaerobios totales.

Resultados

Se mostró una reducción significativa de los niveles de Cp en las cerdas durante el parto (-77.1%) y la lactación (-95.2%), comparado con las mismas cerdas antes de que CALSPORIN® fuera adicionado a la dieta. En la tabla No. 1, se puede observar que las cerdas antes de empezar a ser alimentadas con CALSPORIN®, tenían altos niveles de Cp (log 105 o más) en las heces (barras amarillas). Aunque sería imposible tener niveles 0 de Cp en una producción, se podría considerar “normal”, encontrar niveles de log 103 o menos. Se debe mencionar que algunas cerdas fueron reportadas como ND, que significa que los niveles de Cp estaban por debajo de los niveles de detección de esta prueba (log 102). Adicionalmente, debido a cerdas desechadas, fallas reproductivas o pérdidas por muerte, no todas las cerdas participaron hasta el final de la prueba, por lo tanto, menos de 10 cerdas pueden haber sido recolectadas por grupo. En general, la línea de tendencia muestra una disminución significativa y continua de los niveles de Cp (Log 10) en cerdas que fueron alimentadas con dietas adicionadas con CALSPORIN®.

tabla-1

La Tabla No. 2 muestra los resultados promedios de todas las cerdas por etapa productiva. Como los resultados en la tabla No. 1, se observa una disminución lineal y significativa de los niveles de Cp con la suplementación de Calsporin® en la dieta. La disminución del 95% en los niveles de Cp durante la lactación, se ve reflejada en el comportamiento productivo y sobrevivencia de los lechones.

tabla-2

Mientras los niveles de Cp disminuyeron a través del tiempo, se detectó un incremento significativo del total de anaerobios en cerdas alimentadas con CALSPORIN®, comparado con cerdas que no lo fueron. No se encontró diferencia en los niveles (ufc/g) de Enterobacterias, Salmonella sp, Lactobacillus sp y Bifidobacterium sp entre antes y después de que las cerdas fueron alimentadas con Calsporin®.

Aunque no es parte del protocolo, el encargado de granja reportó una disminución en la incidencia de diarreas en lechones y un incremento del peso al destete. Ahora se utiliza CALSPORIN® a una dosis de 1×106 ufc/g para todas las cerdas junto con el tratamiento con BMD antes del parto.

Conclusiones:

Estos resultados demuestran que cerdas suplementadas con CALSPORIN® durante el servicio, gestación y lactancia disminuyen los niveles intestinales de Cp. Es probable que el consiguiente beneficio sea una reducción en la transmisión de Cp de las cerdas a sus lechones, así como una disminución de la concentración de Cp en el medio ambiente.

Artículo publicado en
Los Avicultores y su Entorno 95