Finca el Rosario una Ganadería de Abolengo

finca-el-rosario

el-rosarioFinca El Rosario se compone de varias propiedades que se encuentran asentadas en la costa del estado de Chiapas, es una ganadería con la actividad de criadores de cebú y sus cruzamientos. Su propietario Jaime Darío Mantecón, nos comenta en entrevista acerca de esta explotación ganadera.

“Nosotros somos criadores de cebú, manejamos en particular la raza Gyr como nuestra mayor especialidad, esto tal vez porque hemos tenido una tradición de más años en la crianza del Gyr, pero también manejamos el Sardo Negro, el Guzerat y el Brahman, y realizamos el cruzamiento con razas especializadas como la Holstein y participamos en la cría de ganado de registro, esto nos lleva a estar siempre atentos a los eventos y a las exposiciones, y lo que nosotros mismos podemos difundir y promover para colocar nuestro producto; como cualquier otro producto hay que promoverlo, hay que mostrarlo, hay que convencer de las cualidades y las bondades al cliente potencial y eso te va dando una presencia en el mercado”, indica el productor.

Sobre la clave para lograr el éxito en sus explota- ciones ganaderas Jaime Darío comentó:

“Como en otras profesiones o cualquier oficio, es la constancia, la dedicación y la preocupación por conocer a fondo la materia a la cual nos dedicamos, dedicarle tiempo al estudio, a la investigación, al poder tener contacto con los colegas, con los compañeros que se dedican a lo mismo tanto en el medio ambiente local en México como en las posibilidades que tenemos también de poder observarlo en otros países, y eso te va dando un conocimiento que te ayuda a realizar mejor tus labores”.

¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción como productor?

“El tener la oportunidad de poder continuar con el trabajo de la familia, de tener la libertad que me dieron en casa para poder continuar con el trabajo de mis abuelos, de mis padres, y ahora tenerlo en mis manos; y yo espero poderlo transmitir también a mis hijos y esto realmente significa una gran satisfacción, es un motivo de orgullo, pero como te mencionaba, al final de cuentas es un oficio, es un trabajo y tenemos que desempeñarlo lo mejor que podamos”.

Aparte de atender el mercado nacional, ¿Finca El Rosario ya exporta su ganado o su producto?

“Finca El Rosario ya tiene muchos años conmigo, soy la tercera generación de mi familia en esto, y a pesar de que hay un camino largo ya recorrido de mucho tiempo y que nos ha permitido tener avances en cuanto a la penetración o las posibilidades del comercio, pero siento que aún hay mucho por hacer. En gran medida nuestro mercado es el trópico de México, básicamente el estado de Chiapas en particular y el sureste de México, pero también tenemos participación en mercados del exterior, tanto en Centroamérica como en los países del Caribe, y recientemente en los mismos Estados Unidos, a donde hemos estado exportando sementales y hembras de registro Cebú G y r para el estado de Texas y Oklahoma.

¿Cuál es tu opinión en cuanto a la competencia por el mercado nacional de los productores del país ante las importaciones?

“Creo que podemos ser competitivos en cuanto a la oferta que podamos hacer del producto de calidad en precio o en mejores precios con respecto a lo que nos viene de afuera, si podemos organizarnos bien para lo que se va a producir y sobre todo en sus características, yo creo que aquí es donde tenemos la mayor oportunidad, generar alimentos que puedan favorecer a la salud de las personas, productos que sean de un tipo más natural, que es la posibilidad que nos permite el medio tropical, nos pueden dar una gran oportunidad”.

¿Qué mensaje les dejarías a los productores que día a día desarrollan su labor?

“Yo soy optimista, y no por el hecho de querer serlo, es porque hay una base, una información que nos indica que tenemos una posibilidad favorable para el presente y el futuro. Yo siento que las condiciones están dadas para que los productores, especialmente los del trópico podamos tener una oportunidad, desde luego, esto significa prepararnos para organizarnos mejor e identificar nuestras posibilidades y nuestras oportunidades, pero no tengo ninguna duda de que la demanda de alimentos y cierto tipo de alimentos con algunas características especiales van a aumentar todavía más sus posibilidades tanto en el consumo y en el mercado nacional, local, como en las posibilidades en el comercio internacional; si nos ubicamos en lo que podría ser nuestra oportunidad, no tengo ninguna duda de que tenemos un futuro con muchas posibilidades para generar alimentos que la sociedad actual está demandando”.

¿Algo más que quieras agregar?

“Tenemos que ser optimistas, tenemos razones para estar confiados, pero también es necesario hacer un esfuerzo y tratar de ser innovadores, tratar de ser creativos, y sobre todo estar dispuestos a organizarnos mejor para poder producir de mejor manera y que podamos acceder a los mercados con mejores oportunidades”.

Artículo publicado en
Entorno Ganadero 84