Meta-Análisis Eficiencia Productiva en Cerdos de Levante. II

eficiencia-productiva

JANETH AGUDELO QUINTERO.
Trabajo de grado para optar al título:
“Especialista en Nutrición Animal Sostenible”

Asesora
MARTHA N. MESA GRANDA. MV. MSC.
CIENCIAS ANIMALES.
UNAD. Universidad Nacional Abierta y a Distancia.
Escuela de Ciencias Agrícolas.
Pecuarias y del Medio Ambiente.
Especialización en Nutrición Animal Sostenible. Medellín 2014.

La autora hace una completa recopilación en contenidos de revistas científicas de varios países tropicales de Latino América de artículos científicos relacionados con consumo, ganancia y conversión alimenticia de cerdos en levante a quienes se les suministró en la ración materias primas alternativas.

De esta manera nos presenta mediante gráficas el análisis descriptivo sobre las revistas científicas con mayor cantidad de artículos sobre “Materias primas alternativas en cerdos de levante”, donde se señalan los criterios de inclusión elegidos para ser analizados (consumo, ganancia de peso y conversión alimenticia) para la realización de este meta-análisis.

También señala que son Brasil, Colombia y Cuba los países que aportan más estudios relacionados con este tema a la comunidad académica.

La autora divide el artículo en diversos puntos, entre ellos: Resultados y Discusión, donde englobó a los diversos países y las revistas científicas. Las Materias primas alternativas utilizadas. Eficiencia productiva general de dietas suministradas. En el punto Parámetros productivos, engloba el Consumo de alimento; Ganancia de peso, y Conversión alimenticia.

Más adelante nos presenta sus conclusiones y nos da sus recomendaciones donde se destaca que hay que “Analizar los costos productivos de las materias primas en la alimentación de cerdos en levante para determinar su eficiencia económica de acuerdo al desempeño productivo presentado por los animales por medio de un meta-análisis”.

En esta edición estaremos presentando la segunda parte del artículo, y nuestras siguientes ediciones lo iremos complementando.

5. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Se revisaron un total de 132 artículos científicos relacionados con consumo, ganancia y conversión alimenticia de cerdos en levante, a quienes se les suministró en la ración materias primas alternativas, y, de acuerdo a los parámetros de selección iniciales se tuvieron en cuenta finalmente 83 artículos que cumplían con cada uno de los criterios, quedando la muestra finalmente con un 95% de confiabilidad y un 10,6% de margen de error para desarrollar el análisis descriptivo.

El 37% del total de artículos revisados no contaron con los criterios de inclusión seleccionados para ser analizados, pues aunque son válidos o confiables como información científica, no realizaban el análisis de todos los parámetros productivos establecidos para el presente meta-análisis (consumo, ganancia de peso y conversión alimenticia) evaluando en algunos casos consumo y digestibilidad, en otros estudios analizaban dos etapas de producción en cerdos (levante y ceba) sin diferenciarlas o simplemente era una reseña de tesis.

A continuación se realizará el análisis descriptivo, representando en gráficas la distribución de la información de acuerdo a cada uno de los criterios de selección y a cada una de las variables.

cuadro-meta

5.1 REVISTAS, PAÍSES

De los 83 estudios finalmente incluidos para el correspondiente estudio descriptivo, puede apreciarse que las revistas científicas con mayor cantidad de artículos sobre “Materias primas alternativas en cerdos de levante” son: Livestock Research for Rural Development, Revista Brasilera de Zootecnia y Revista Computadorizada de Producción Porcina, con 33 (40%), 12 (14%) y 9 (11%) artículos respectivamente, como puede observarse en la gráfica 2. Estos resultados fueron encontrados debido a dos aspectos principalmente, el primero es que la revista Livestock publica gratuitamente los artículos y como puede observarse es la que más número de artículos científicos presenta, tiene una amplia política de publicación y cobertura (sin tener en cuenta país de origen del estudio, idioma de publicación), el tiempo previsto para la publicación de los artículos es corto y su visibilidad internacional es grande.

cuadro-meta-2

Lo que se denota cómo “otras”, equivalentes al 35% de los estudios, están representadas por publicaciones en revistas con 5% o menos de artículos publicados, entre las que se encuentran: Archivos Latinoamericanos de Producción Animal, Archivos de Zootecnia, Avance en Investigación Agropecuaria, Revista Ceiba, Revista Folia Amazónica, Revista Nutrición Animal Tropical, Revista Brasilera de Ciencias Agrarias, Revista Científica FCV Luz, Revista Computadorizada de Producción Animal, Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, Revista Cubana de Ciencias Agrícolas, Revista MVZ Zootecnia, Revista Sistema de Producción Agroecológica, Revista Tecnología Pecuaria Mexicana, Revista Zootecnia Tropical. Estas revistas tienen costo de publicación, igualmente algunas como la Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias exige que su artículo sea en idioma inglés, lo que impide en algunas ocasiones la publicación por la barrera lingüística de los autores, y son de una exigencia mayor en cuanto a la calidad de los artículos a publicar.

En la gráfica 3, puede observarse la distribución del uso de la publicación de revistas por país, donde se determina que no importa su origen, lo que llama la atención a los investigadores y autores de los estudios para su publicación, es el costo de la revista, la calidad, y la visibilidad internacional que tenga ésta.

De igual manera los países que más aportan estudios relacionados con este tema a la comunidad académica son: Brasil, Colombia y Cuba con 18 (22%), 13 (17%) y 12 (14%) artículos respectivamente (Gráfica 4), siendo estos países los que más consumo per cápita de carne de cerdo presentan con 29, 27 y 10,3 lb/año/persona en Brasil, Cuba y Colombia (respectivamente), e, igualmente Brasil es el país a nivel suramericano que más exporta carne de cerdo/año a países asiáticos (en su gran mayoría). Analizando por plantel reproductivo Brasil cuenta con 2’000.000 de hembras reproductoras y Colombia con 218.000, ocupando el cuarto lugar después de México y Ecuador como países tropicales, en los cuales por sus condiciones edafoclimáticas (clima cálido, verano e invierno como estaciones climáticas, días y noches con la misma duración) existe mayor facilidad de conseguir diferentes tipos de materias primas para una eficiente producción porcícola. (RURAL, 2012).

Así mismo, Brasil, Colombia y Cuba (Gráfica 4) son los países que más desarrollan investigación a nivel de porcicultura, tratando de buscar nuevas fuentes alternativas de alimentación que permitan mejorar la productividad, ampliar su nivel de exportación hacia países asiáticos como China y Japón, ya que, los cerdos producidos en países como Camboya, Vietnam no cuentan con la calidad exigida por los consumidores asiáticos, tales como: carne magra y suculenta proveniente de animales jóvenes. (RURAL, 2012).

cuadro-meta-3

El criterio de selección de publicaciones de países tropicales, permite estandarizar las condiciones agroecológicas caracterizadas por un clima cálido, sólo dos estaciones climáticas (verano e invierno), sus días y noches con la misma duración, influyendo directamente en el porcentaje de grados brix de las materias primas alternativas, produciendo mayor cantidad de azúcares indispensables en el consumo de las raciones aportando metabolitos que actúan como palatabilizadores (BORIN, 2000). Los experimentos se llevaron a cabo entre 0 y 1200 m de a.s.n.m, por lo cual es muy fácil conseguir variedad de materias alternativas fácilmente adaptables que provienen de diferentes países de la zona tropical (Centroamericanos, suramericanos, africanos o asiáticos) que sirven de alimentación a porcinos en levante. PASCAL, BULDEG & MURGUEITIO (2007), defienden la teoría de que existe un potencial considerable en los países tropicales al poseer alta diversidad de árboles forrajeros, para desarrollar sistemas alimenticios basados en mezclas estratégicas, que generen un incremento del valor nutricional y por consiguiente de la productividad de los animales.

En cuanto a su calidad nutricional, los subproductos de cosecha son de naturaleza energética aportando entre un 2,2 y 2,8 Mcal/kg de ED, contienen bajo nivel de proteína oscilando entre 4,5 y 6,4% (ROSALES, 1996). Por su parte, las fuentes forrajeras son de gran utilidad en la alimentación porcina, ya que, aportan proteínas importantes para la formulación de dietas en producciones sostenibles y eficientes (SAVON, 2006). Para CONTINO (2006), estas fuentes forrajeras sean leguminosas o no, pueden ser incluidos en raciones para porcinos en crecimiento, como fuente de proteína y en algunos casos de energía.

MATERIAS PRIMAS ALTERNATIVAS UTILIZADAS

En los 83 artículos científicos se alimentaron los cerdos de levante con seis tipos de alimentos o materias primas alternativas, clasificadas en cereales (11 estudios) con 13%, gramíneas (4 estudios) 5%, forrajeras (12 estudios) con 14%, desechos de animales (2 estudios) 2%, oleaginosas (5 estudios) con 6%, subproductos de cosecha (42 estudios) el 51% y los restantes 7 estudios (9%) se deben a la combinación entre los diferentes tipos de alimentos. Destacando que la cantidad de estudios realizados en subproductos de cosecha (51%) se debe principalmente a la facilidad que tienen los productores en conseguir dichas materias primas, por caracterizarse los países tropicales en ser productores agrícolas (materias primas), que combinan la actividad con la producción pecuaria.

cuadro-meta-4

De acuerdo a la gráfica 5, se observa que Colombia y Camboya son los países, que utilizan la mayor proporción de subproductos de cosecha como material alternativo (por ser países productores de maíz, yuca, plátano, café, entre otras) y en segundo lugar las forrajeras, ya que, desde hace tres décadas se ha venido innovando en la producción de bovinos implementando alimentación alternativa, razón por la cual se están buscando nuevos resultados con buenos rendimientos productivos en otras especies como el cerdo. En países de la región como Brasil (país que más investigación realiza en el tema) lo que más se utiliza son los cereales, debido a que el país es productor de este tipo de alimentos (arroz, trigo), y, por ser exportadores de carne de cerdo (principalmente a países asiáticos como China y Vietnam) utilizan estos materiales para la fabricación de concentrados, otras materias primas alternativas utilizadas por Brasil son los subproductos de cosecha, oleaginosas como harina de coco (Cocos nucifera L.), harina de girasol (Helianthus annuus), semilla de algodón (Gossypium herbaceum), canola (Brassica napus) y gramíneas Mijo perla (Pennisetum glaucum), consideradas fuentes energéticas que permiten un mejor desempeño ya que no contienen elevados porcentajes de fibra mejorando la digestibilidad de los alimentos.

El subproducto de cosecha más utilizado en los diferentes estudios es la Yuca (Manihot sculenta) con un 16% en diferentes presentaciones, bien sea harina, follaje, raíz; en general las materias primas más utilizadas son: maíz destilado (Zea mayz), noni (Morida citrifolia), melaza, subproductos de arroz (Oryza sativa), jugo de caña (Saccharum officinarum), raíz y harina de batata (Ipomoea batata), pejibaye (Bactris gasipaes), espinaca de agua (Ipomoea aquatica forsk), taro o malanga (Colocasia esculenta), afrecho y germen de maíz, cacao (Theobroma cacao), cáscara de café fresca (Coffea arabica) y ensilada, maíz ensilado, semilla de calabaza (Curcubita maxima), aceite de palma y cachaza de palma (Elaeis guineensis), residuos de panadería, azolla (Azolla filiculoides), vinaza.

Según PEREZ (1997) citado por LEIVA (2012), los países tropicales son quienes deben aprovechar al máximo los recursos forrajeros, subproductos industriales, y desechos de cosecha para la alimentación de especies monogástricas como el cerdo, sobre todo en sus etapas de levante y ceba, debido a la necesidad de buscar alternativas para disminuir los costos productivos (alimentación) que están alrededor del 70%, por la utilización de materias primas importadas de los concentrados comerciales y que en su mayoría compiten directamente con la seguridad alimentaria humana.

Entre los cereales (14%) el producto más utilizado es el subproducto de arroz con un 36%, encontrándose también el uso de levadura de torula (Candida utilis), Triticum turgidosecale, germen de trigo, sorgo morado (Eleusine coracana), garbanzo (Ciser arietinum). Para las forrajeras que representaron un 15% del total de los estudios se utilizan en mayor proporción la leucaena (Leucaena leucocephala), carpí (Vigna unguiculata) y morera (Morus alban), con un 17% cada uno; otros productos forrajeros utilizados son: maní forrajero (Arachis pintoi), bledo (Amaranthus dubius), quiebrabarrigo o nacedero (Trichantera gigantea), Lemna gibba, harina de kudzú (Pueraria phaseoloides), matarratón (Gliricidia sepium) Arveja forrajera (Pissum sativum).

Los cereales aunque no poseen una cantidad elevada de proteínas y contienen baja palatabilidad, tienen un buen perfil de aminoácidos (lisina y triptófano) que ayuda a los animales a mejorar el desempeño productivo al no encontrar diferencia en la ganancia de peso (MOREIRA, RIBEIRO, FURLAN, SCAPINELLO, & KUTSCHENKO, 2002).

Los desechos de animales con un 2,5% del total de los estudios, se encontró la utilización de vísceras de pescado en harina con el 66% y ensilaje de pescado con el 34%. En promedio, presentan 67% de agua, 10% proteína, 14% EE y 3% minerales (BERMUDEZ, RODRIGUEZ, & OCAMPO, 1999), necesarios para un buen desarrollo muscular de los animales debido a su excelente balance de aminoácidos esenciales.

Autores como (POSADA, MEJIA, NOGUERA, CUAN, & MURILLO, 2006), (GONZÁLEZ, GONZÁLEZ, OJEDA, & MACHADO, 2006) en sus resultados económicos, confirman que la utilización de subproductos de cosecha o material forrajeo en las unidades porcícolas disminuyen entre 15 – 35% el costo productivo de los animales, y pueden catalogarse como una herramienta útil para los productores no sólo durante épocas de escasez sino que pueden tenerse a la mano en cualquier época del año.

Aunque en el meta-análisis no se trabajó espesor de grasa dorsal o contenido de grasa intramuscular, cabe mencionar que autores como (OCAMPO A. L., 2001) y (DUGAN, 2001) reportan dietas basadas en cereales o materias primas energéticas donde no se altera el rendimiento en estas variables, siempre y cuando se encuentren equilibradas en su relación Proteína – Energía, puesto que, a elevados niveles de grasa y energía en raciones para cerdos en crecimiento se incrementa el peso total de vísceras y el contenido de grasa intramuscular en los animales evaluados.

EFICIENCIA PRODUCTIVA GENERAL DE DIETAS SUMINISTRADAS

La eficiencia productiva de una ración, es la capacidad que tiene la especie animal en este caso cerdos de levante de transformar los alimentos consumidos en músculo (carne), determinándose al dividir el consumo total de los animales por la ganancia de peso alcanzada en cierto periodo de tiempo, evaluando la conversión del alimento suministrado. Según (TOLEDO C., 2013) “Eficiencia productiva es la manera de alcanzar los mejores resultados productivos, utilizando la menor cantidad posible de recursos; por lo tanto, se deben establecer indicadores de productividad como consumo, ganancia y conversión alimenticia y el peso económico de cada uno de ellos”.

Al realizar el análisis de la eficiencia productiva de las materias primas alternativas encontradas en los artículos científicos, se encontraron los siguientes resultados como lo muestra la gráfica 6, en la que se observa que el 51% de los estudios reportan igualdad en la eficiencia productiva (parámetros consumo, ganancia de peso y conversión alimenticia) entre los tratamientos experimentales (materias primas alternativas) y testigos en la alimentación de cerdos en levante (Gráfica 6).

Por lo que puede hipotetizarse que las materias primas alternativas tienen igual desempeño productivo en cerdos de levante al ser comparadas con concentrados comerciales.

cuadro-meta-6

De estos 42 estudios que reportaron igualdad en la eficiencia productiva, el 57% corresponden a raciones con base en subproductos de cosecha, entre los más utilizados se encuentran: la yuca (Manihot suculenta), jugo de caña (Saccharum officinarum) y batata (Batata ipomoea), lo que significa que estas materias primas alternativas balanceadas adecuadamente para cerdos en levante, pueden sustituir en gran parte el porcentaje de energía requerida por los animales en esta etapa, concordando con los resultados encontrados por (TEPPER, GONZÁLEZ, FIGUEROA, & ARAQUE, 2012), en los que la incorporación de subproductos de cosecha como la raíz de batata (tubérculo de altos contenidos de carbohidratos, baja concentración de proteína aunque de alto valor biológi- co, ya que, un 4,2% se encuentra en forma de lisina) no afecta las variables productivas de los cerdos en levante, asemejándose de manera importante a los animales que consumieron la dieta tradicional.

Lo anterior, indica que recursos tropicales ricos en almidones y por consiguiente, energéticos, pueden formar parte de la dieta para cerdos, concordando con lo establecido previamente por(NGUYENVAN,NGUYEN,&NGUYEN VAN, 2013), quienes describieron las bondades desde el punto de vista nutricional del uso de subproductos de cosecha como materia prima en dietas para cerdos, ya que, particularmente esta especie al consumir alimentos que contienen mayores cantidades de energía incrementa el consumo de alimento, existiendo más energía disponible en su organismo, favoreciendo el crecimiento muscular y el engrasamiento, debido, a que el exceso de energía ingerida con respecto a las necesidades de mantenimiento permite al animal mayor formación de tejido muscular y adiposo. Contrario a ello, los recursos foliares (modera y nacedero), caracterizados por su alto contenido de proteína (PASCUAL, VELÁZQUEZ, & PINELLI, 2011), mostraron detrimentos en los parámetros productivos, por lo que debe tenerse especial cuidado al momento de incorporar altos porcentajes de dichas materias primas en dietas para cerdos en levante, ya que, por la condición metabólica de la especie, la utilización excesiva de material proteico impide mayor desarrollo muscular, crecimiento y acumulación de tejido adiposo, contrario a lo que sucede con el consumo de materiales energéticos.

El 14% de los artículos seleccionados desarrollaron raciones basadas en cereales con una igualdad en su eficiencia productiva, según resultados hallados por (HURTADO & NOBRE, 2011), el mejor desempeño de los animales alimentados con estos productos puede ser explicado por la composición nutricional y la digestibilidad de sus nutrientes, y, en el caso de los aminoácidos esenciales (lisina, metionina, triptofano) la digestibilidad aparente del arroz partido es superior al 81%. Los resultados del estudio (FURLAN, MIKAMI, MOREIRA, SCAPINELLO, & MURAKAMI, 1999), obtuvieron que en la sustitución de trigo por Triticale (híbrido entre trigo y centeno) no se alteró ni el consumo de alimento ni la ganancia de peso de los cerdos evaluados.

Al utilizar gramíneas, (ORIO, LANDELL, PASSIPIERI, & PEREIRA, 2002) encontraron igual consumo de la ración y ganancia de peso al incluir en los tratamientos hasta 45% de Mijo perla (Pennisetum glaucum), pues a mayores niveles de inclusión se disminuyó el desempeño productivo de los animales en levante al aminorar la cantidad de energía presente en la dieta, pero incluso el 45% de la ración mantuvo el buen desempeño de los animales,relacionado directamente con la cantidad de aminoácidos digestibles, como lisina (0,307%), metionina (0,209%) y treonina (0,439%) (Indispensables para el crecimiento y desarrollo muscular de los animales en la etapa de levante).

Las oleaginosas utilizadas en las investigaciones analizadas en el metaanálisis fueron: harina de girasol (Helianthus annuus), soya integral (Glycine max) y semilla de algodón (Gossypium herbaceum). Según DA SILVA (2002), en ensayos realizados en cerdos de levante con inclusión hasta del 21% de semilla de girasol en la ración los parámetros o desempeño productivo no disminuyen, ni influye negativamente al suministrarlo a los animales. Por lo anterior, y, revisando cada uno de los tipos de materias primas alternativas utilizadas por los investigadores, las que tienen mejor rendimiento productivo en cerdos de levante al compararlas con concentrados comerciales son las oleaginosas, puesto que son materiales de alta digestibilidad con un promedio de 93%, buen contenido de proteína 42 a 48%, aminoácidos esenciales digestibles (lisina, treonina) que permiten un mayor desarrollo muscular, excelente calidad de la carne (magra) (DA SILVA, 2002), siempre y cuando se elimine la mayor cantidad posible de factores anti-nutricionales presentes en éstas, como es el caso del gosipol, taninos, fenoles, pues por tratarse de animales monogástricos, estos interfieren en el aprovechamiento de los alimentos, ocasionando pérdida de proteína endógena y en ocasiones intoxicación por estos elementos (MELLO, LAURENTIZ, FILARDI, BERGAMASHINE, OKUDA, & LIMA, 2012).

Artículo publicado en
Los Porcicultores y su entorno 113