Ornithobacterium rhinotracheale

aves-granja

Ornithobacterium rhinotracheale: puede estar comprometida en los casos de cabeza hinchada, enfermedad respiratoria y probablemente en los casos de afecciones articulares de origen bacterial.

Premisa: En nuestro medio, la bacteria Ornithobacterium rhinotracheale  puede estar comprometida en los casos de “cabeza hinchada”, afecciones respiratorias y probablemente en los casos de afecciones articulares de origen bacterial.

Debo hacer la aclaración que las imágenes y fotografías que se encuentran intercaladas en el texto de este artículo, no necesariamente  corresponden a infecciones con Ornithobacterium rhinotracheale. Son únicamente para ilustrar las afirmaciones que hacen diversos investigadores acerca del papel del Ortnithobacterium rhinotracheale como posible agente patógeno primario o secundario de los diferentes cuadros clínicos y lesiones.

Varias cabzas

Imagen No. 1: Síndrome de cabeza hinchada. Esta secuencia de fotografías de casos de cabeza hinchada aparece en el encabezamiento de dos artículos sobre “Cabeza hinchada” publicados en este blog en febrero de 2012.

Ornithobacterium rhinotracheale (Etimológicamente quiere decir “bacilo de las aves” “de la nariz y de la tráquea”) es una bacteria Gram negativa, tiene forma bacilar aunque es altamente pleomórfica, no esporula, no tiene estructuras como pili o fimbrias ni plásmidos, no se han reportado propiedades tóxicas para las especies.

Se han identificado 18 serotipos (Desde A hasta r) mediante diferentes técnicas, entre otras ELISA y precipitación en gel agar con antisueros monovalentes.

Investigar Ornithobacterium rhinotracheale tiene interés debido a que es una bacteria que está implicada en la presentación de problemas respiratorios en aves, entre otros estados patológicos, además del síndrome de “cabeza hinchada”.;

1516-09

Imagen No. 2. Síndrome de cabeza hinchada en pollo de engorde de 32 días. El caso se presentó en una granja de 86.100 aves de las cuales se reportaron 37.400 enfermas. El Médico Veterinario remitente reporta que durante el episodio han muerto 2.242 aves; en los últimos tres días se registraron 242 muertos. En el protocolo de envío de muestras, se describe “Cabeza hinchada” y síntomas respiratorios, informa que los pollos se encuentran erizados y deprimidos. En la fotografía de la izquierda se aprecia tumefacción facial y ojo “almendrado”. En la fotografía del centro se observa inflamación catarral de cornetes y de senos infraorbitarios. La fotografía de la derecha muestra el aspecto edematoso del tejido subcutáneo en la parte ventral de la cabeza.

En relación con este aspecto etiológico multifactorial, encontré en internet un artículo del doctor R.C. Jones del Departamento de Patología Veterinaria de la Universidad de Liverpool, traducido y publicado por Víctor Mireles, del cual infortunadamente no pude obtener la fecha de publicación. En este artículo se hace relación a las interacciones del virus de la bronquitis infecciosa con otros agente patógenos, entre ellos el Ornithobacterium rhinotracheale (Referenciado en el trabajo de Vandamme en 1994).

La importancia como patógeno respiratorio de Ornithobacterium rhinotracheale en pollos y su asociación con Mycoplasma synoviae fue publicada por R. Cerdá y colaboradores, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de La Plata, Argentina, y la ECO Animal Health de Londres. Los resultados de este estudio ponen en clara evidencia la importante correlación que puede haber entre estos dos patógenos respiratorios, principalmente en pollos vacunados con cepas agresivas de Newcastle y Bronquitis y cuando las medidas de manejo no son las óptimas.

1921-09 (25)

Imagen No. 3. Se observa inflamación de sacos aéreos, la cual es de aspecto espumoso. Esta lesión generalmente se asocia con casos de infección con Mycoplasma gallisepticum. Generalmente se presenta como infección primaria pero puede ser secundaria a reacciones postvacunales de Newcastle y/o bronquitis infecciosa. El caso al cual corresponde la fotografía pertenece a pollo de engorde de 28 días de una granja con 60.000 aves de las cuales enfermaron todas y 247 murieron. El Médico Veterinario remitente indica que las aves presentaron “ruidos respiratorios” y que la principal lesión observada a la necropsia era aerosaculitis como la que se presenta en la fotografía.

Buscando información encontré dos revisiones acerca de la bacteria: una publicada por la revista Avian Pathology (28:3, 217-227) en 1999 y cuyos autores son P. C. M. Van Empel y H. M. Hafez de Intervet International, y del Institute of Poultry Diseases, Free University Berlín, Alemania, y publicada on line el 17 de junio de 2010. Se puede acceder al artículo mediante el siguiente enlace:

En la parte introductoria del artículo se puede leer que a esta bacteria le fue asignado el género y la especie por Peter Vandamme y un grupo integrado por Paul Segers, Marc Vancanneyt, K. Vanhove, R. Muttters, J. Hommez, F. Dewhirst, B. Paster, Karen Kersters y E. Falsen. El artículo de denomina “Ornithobacterium rhinotracheale gen-nov, sp-nov, isolated from the avian respiratory-tract” y está publicado en 1994 en la revista International Journal of Systematic Bacteriology 44(1). P.24-37

Trece años después de la publicación de Van Empel en 1999, en 2012, Gornatti Churria y colaboradores hicieron una revisión sobre Ornithobacterium rhinotracheale y la publicaron en la revista International Journal of Molecular Zoology, vol. 2, No. 3 23-38. Es decir, esta es la revisión más reciente sobre la bacteria. Se puede acceder a esta última revisión a través del enlace siguiente:

De acuerdo con esta publicación, la bacteria había sido estudiada, aunque no identificada en 1993, es decir seis años antes de la publicación de Vandamme y su grupo. La afirmación hecha en la revisión de Gornatti de 2012, nos lleva al trabajo hecho por Bruce R. Charlton al frente de un grupo de diez investigadores más, quienes en la revista Journal of Veterinary Diagnostic Investigation 5:47-51 (1993) publicaron el artículo “Preliminary characterization of a pleomorphic Gram-negative rod associated with avian respiratory disease” Se puede acceder al artículo mediante el siguiente enlace:

Lo importante es que la bacteria había sido aislada del 5% de pavos afectados y del 3% de pollos afectados por problemas respiratorios. Desde que Vandamme le asignó el nombre de Ornithobacterium rhinotracheale, la bacteria ha sido aislada en muchos países y ha sido implicada como otro posible agente causal del las enfermedades del complejo respiratorio.

Caso 253

Imagen No. 4. La bacteria Ornithobacterium rhinotracheale, de acuerdo con lo expuesto en el contenido de este artículo, es otro de los agentes etiológicos que deben ser implicados en el complejo respiratorio, principalmente del pollo de engorde y de los pavos. Las fotografías corresponden a pollos de engorde de 46 días, pertenecientes a una granja de 15.000 aves de las cuales enfermaron 7.500 Aunque en el protocolo de envío de muestras se reporta bajo consumo de agua y excesiva presencia de uratos en materia fecal, los hallazgos de necropsia fueron principalmente lesiones de tipo respiratorio. En la fotografía del centro se observa traqueitis catarral y en la fotografía de la derecha se observa inflamación purulenta de la pleura y sacos aéreos.

En el año 2000, Edgardo Soriano Vargas, Pomposo Fernández Rosas y Guillermo Téllez Isaías hicieron una revisión sobre la bacteria y la presentaron en la revista Veterinaria México 31 (3) 2000. Para ese tiempo, Ornithobacterium rhinotracheale ya era considerada como un patógeno emergente en avicultura. De acuerdo con la información presentada, el primer brote reportado en México ocurrió en 1997, pero para ese entonces ya había reportes de la presencia de Ornithobacterium rhinotracheale en Estados Unidos, España, Sudáfrica, Canadá, Alemania, Bélgica, Francia, Hungría, Reino Unido, Israel, Italia y Holanda.

Es bien conocida la experiencia del doctor Soriano en materia de investigaciones microbiológicas. Más adelante presentaré algunos aspectos importantes en relación con los síntomas y las lesiones que el doctor Soriano encontró en su revisión y que inquietan en el área donde opera el grupo de trabajo al cual pertenezco: el Valle del Cauca (Colombia), los cuales se resumen en el siguiente planteamiento: Ornithobacterium rhinotracheale está comprometida en los casos de cabeza hinchada y probablemente en los casos de afecciones articulares de origen bacterial.

Caso 195

Imagen No. 5. Uno de los datos sorprendentes de esta revisión, es que Ornithobacterium rhinotracheale en una bacteria que puede estar comprometida en los casos de afecciones inflamatorias articulares en aves. El caso que se muestra en la secuencia fotográfica corresponde a pollos de engorde de 48 días de una granja con 48.000 aves de las cuales 23.000 estaban enfermas y 2.250 murieron durante el episodio. Las aves de la fotografía de la izquierda fueron remitidas para examen de necropsia y complementarios por presentar problemas locomotores, los cuales estaban siendo originados debido a infección articular como la que se presenta en las fotografías del centro y de la derecha.

Antes de llamarse Ornithobacterium rhinotracheale, se le habían asignado otros nombres como Pasteurella-like, Kingella-like, Taxon 28 y bacilo pleomórfico Gram negativo.

En 1999, Paul Van Empel y tres investigadores más, de Intervet International hicieron una investigación inmunohistoquímica y serológica de Ornithobacterium rhinotracheale a partir de una infección experimental en pollos; se publicó un artículo en Avian Pathology (1999) 28, 187-193. En dicho trabajo, los investigadores estudiaron aves afectadas por el virus de Newcastle y determinaron que Ornithobacterium rhinotracheale afectaba el tracto respiratorio pero que las lesiones eran evidentes solo si había una infección previa con el virus de Newcastle.

Hay un artículo sobre la interacción de Ornithobacterium rhinotracheale con otros patógeno en las afecciones de pollos de engorde en las que está involucrado el Mycoplasma synoviae. Un aspecto de mucha controversia fue su rol como agente primario o secundario en el complejo respiratorio de las aves. En el artículo elaborado por R. Cerdá de la Facultad de Medicina Veterinaria de La Plata (Argentina) se resalta la importancia de Ornithobacterium rhinotracheale como patógeno en las afecciones por Mycoplasma synoviae.

Aunque el “descubrimiento” de la bacteria tiene casi dos décadas, es muy pobre o ninguna la información en los libros de patología aviar, al menos en las ediciones mayores a 10 años. Hay que recurrir a la información en revistas. Existe mucha información en internet.

Evidencias sobre la infección existen muchas, puedo citar las siguientes:

En la Revista Analecta Veterinaria vol. 30. No. 01 de 2010 hay un artículo publicado por Javier Uriarte y 12 investigadores más, sobre la evidencia serológica de infección en aves comerciales por Ornithobacterium rhinotracheale en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos (Argentina). La evidencia serológica de la infección con Ornithobacterium rhinotracheale se determinó procesando 739 sueros provenientes de pollos parrilleros y gallinas reproductoras, desde el mes de marzo del año 2007 al mes de octubre del año 2008, de los cuales 345 fueron positivos. Estos resultados fueron analizados mediante métodos estadísticos llegando a la conclusión de que existe mayor probabilidad de obtener aves seropositivas en la categoría de reproductores que en la de pollos parrilleros.

La revisión de Gornatti Churria hecha en 2012, es bastante extensa. Es un artículo de acceso abierto publicado bajo los términos de Creative Commons Attribution License el cual, de acuerdo con los términos precisos se encuentra bajo las siguientes condiciones: “This is an open access article published under the terms of the Creative Commons Attribution License, which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited”. El artículo debe ser citado así:

Gornatti Churria et al., 2012, Ornithobacterium rhinotracheale Infection in Poultry: an Updated Review, Intl. J. of Molecular Zoology, Vol.2, No.3 23-38 (doi: 10.5376/ijmz.2012.02.0003)

El artículo tiene información sobre: 1) Historia 2) Morfología, tinción, requerimientos para el crecimiento, estructura antigénica y morfología de las colonias 3) Identificación bioquímica 4) identificación por PCR 5) Genotipificación por electroforesis de campo pulsante PFGE 6) Serotipificación 7) Transmisión, período de incubación, hospederos, signos clínicos 8) Reproducciones experimentales 9) Lesiones macroscópicas 10) Histopatología 11) Inmunohistoquímica 12) Serología: ELISA, aglutinación serológica en placa SPAT, MB-Dot-ELISA 13) Control: susceptibilidad a los antimicrobiales 14) Vacunación.

Caso 4 (2)

Imagen No. 6 Según la revisión de Gornatti Churria en 2012, se han reportado muertes en aves con síntomas nerviosos. En nuestra área de influencia son frecuentes los casos de encefalitis y encefalomielitis de etiología bacterial. Las bacterias frecuentemente aisladas en estos casos en los que hay infección del encéfalo a través de los huesos del cráneo, son: Gallibacterium anatis y/o Avibacterium paragallinarum y/o Escherichia coli. La revisión hecha en este artículo indica que hay que incluir a Ornithobacterium rhinotracheale entre las bacterias que deben ser investigadas en estos casos. El pollo que se muestra en la imagen de la derecha tiene 36 días de edad, pertenece a una granja de 55.000 aves de las cuales enfermaron 17.800. Las aves comprometidas presentaron síntomas nerviosos con torsión de cuello. La fotografía de la derecha muestra la punta de una tijera a través del canal auditivo, cuyos huesos periféricos están infectados; se muestra la proximidad al encéfalo e indica la vía de infección del sistema nervioso central. De este caso se aisló Avibacterium paragallinarum y Gallibacterium anatis. No sabemos en qué proporción, Ornithobacterium Rhinotracheale está comprometida en estos casos pero en la revisión se presenta como otro de los agentes posiblemente causantes.

1516-09 (2)

Imagen No. 8 La mayoría de los casos de leptomeningitis encontrados en pollo de engorde, están vinculados anatomicamente con osteitis purulenta como la que se observa en la secuencia de imágenes. Las observaciones de Gornatti Churria en su revisión 2012 mencionan muertes súbitas de aves con síntomas nerviosos, aunque no menciona osteitis y meningoencefalitis purulenta, podría haber alguna relación; es lo que observamos en nuestra área de trabajo. Los huesos craneales de las fotografías son de un pollo de engorde de 32 días de edad de una granja de 86.100 aves de las cuales se reportan 37.400 aves enfermas; aunque en el protocolo de envío de muestras se informa de cabeza hinchada, los casos revisados tenían osteitis en ausencia de síntomas nerviosos.

De este artículo se extractaron los siguientes puntos:

  1. Transmisión horizontal por contacto directo o indirecto, por aerosoles o agua de bebida. Hay alguna evidencia de transmisión vertical, entre otras cosas porque se ha aislado de ovario, oviductos, huevos incubables, huevos infértiles, embriones muertos y pollos incubados no nacidos.
  2. Afecta principalmente pollos y pavos; menos frecuentemente a otras especies aviares.
  3. El papel como agente primario de enfermedad es incierto. La mayoría de los reportes en los pollos de engorde están asociados a infecciones con Escherichia coli, Bordetella avium, Streptococcus zooepidemicus, Mycoplasma gallisepticum, Mycoplasma synoviae, Chlamydophila psittaci, virus de la enfermedad de Newcastle, metapneumovirus aviar, virus de la bronquitis infecciosa e infestaciones con Cryptosporidium.
  4. La severidad de los signos clínicos, la duración de la enfermedad y la mortalidad están influenciados por una gran cantidad de factores medioambientales.
  5. Los signos clínicos en los pollos de engorde afectados incluyen: reducción de la ganancia de peso, secreción nasal, estornudos, edema facial. Aparecen entre las 3 y las 6 semanas de edad. Se han reportado muertes súbitas en aves con síntomas nerviosos, sin presentar síntomas respiratorios.
  6. En reproductoras (de pollo de engorde) afectadas entre 20 y 50 semanas de edad por Ornithobacterium rhinotracheale, se ha reportado que pueden presentar: reducción en el pico de producción de huevos cuando la infección es temprana, síntomas respiratorios suaves, reducción del consumo de alimento, mortalidad baja pero variable, reducción en el tamaño de los huevos con pobre calidad en la cáscara de los mismos.
  7. Lesiones macroscópicas: las más comunes en pollo de engorde consisten en neumonía unilateral, pleuritis, aerosaculitis con presencia de exudado espumoso en sacos aéreos. Otras lesiones incluyen traqueítis catarral. En Europa, más de un tercio de las lesiones respiratorias de los pollos de engorde a la edad del sacrificio, han sido atribuidas a infecciones con Ornithobacterium rhinotracheale
  8. La mayor parte de las lesiones histopatológicas se pueden encontrar en pulmones y sacos aéreos. Las lesiones pulmonares son similares a las producidas por Pasteurella multocida y se caracterizan por grandes áreas de necrosis que coalescen y que se centran en el lumen de los parabronquios los cuales se llenan con infiltrado necrótico y heterofílico o con exudado fibrinoso. Se encuentran colecciones de fibrina con macrófagos y heterófilos ocupan los espacios intersticiales y los espacios aéreos.

Caso 253 (6)

Imagen No 7. En la revisión de Gornatti Churria en 2012 (Párrafo anterior) se describen Las lesiones pulmonares que se pueden encontrar en los casos de infección con Ornithobacterium rhinotracheale: grandes áreas de necrosis que coalescen y que se centran en el lumen de los parabronquios los cuales se llenan con infiltrado necrótico heterofílico y con exudado fibrinoso. Se encuentran colecciones de fibrina con macrófagos y heterófilos que ocupan los espacios intersticiales y los espacios aéreos. Esta descripción corresponde a lo que se muestra en la secuencia fotográfica: la fotografía superior izquierda corresponde al pulmón de un pollo de 46 días de edad de una granja de 15.000 animales de los cuales enfermaron 7.500 (Los mismos de la imagen No.4). La fotografía superior derecha corresponde al aspecto macroscópico del parénquima del órgano. En las fotografías inferiores se observa lo descrito anteriormente (Hematoxilina-Eosina, 10 y 100X respectivamente).

De acuerdo con la revisión hecha por el doctor Soriano:

  1. Los síntomas que se describen en los casos infecciones respiratorias, coinciden con la casuística de la mayoría de afecciones respiratorias observadas en el área de trabajo del grupo de diagnóstico al cual pertenezco: signos y lesiones básicamente de tipo respiratorio que incluyen rinitis mucosa, tos con expectoración de moco sanguinolento, inflamación de senos infraorbitarios, edema de barbillas, conjuntivitis, lagrimeo, disnea, apatía, plumas erizadas.
  2. En nuestra área de trabajo se registran frecuentes casos de cojeras de origen infeccioso aparentemente bacterial en aves comerciales con predominancia en el pollo de engorde. En la revisión del doctor Soriano se involucra a Ornithobacterium rhinotracheale en casos de cojeras de origen infeccioso en articulación femoro-tibio-tarsiana.
  3. Igualmente los reportes de la revisión hecha por el doctor Soriano, coinciden con hallazgos frecuentes en nuestra área: lesiones en senos infraorbitarios, tráquea, sacos aéreos y pulmones. Los exudados descritos en la revisión coindicen con lo que generalmente se observa en las afecciones de tipo respiratorio. No estoy haciendo énfasis en que Ornithobacterium rhinotracheale sea el directo responsable; afirmo que merece ser investigado como otro de los agentes del complejo respiratorio.
  4. Las lesiones histopatológicas descritas por el doctor Soriano en su revisión como son: neumonía, bronconeumonía o pleuroneumonía con exudado fibrinoheterofílico entre los capilares aéreos, atrio y lumen de los parabronquios, la traqueítis purulenta moderada con hiperplasia epitelial difusa, congestión, pérdida de cilias, son observadas frecuentemente.
  5. Es preocupante la relación que hace el doctor Soriano en su revisión, de leptomeningitis no supurativa cuando Ornithobacterium rhinotracheale se aisló a partir de tejido cerebral. Tendríamos que hacer pruebas complementarias para diferenciarlo de infecciones virales las cuales producen meningitis no purulentas o no supurativas.
  6. Es bien sabido que los casos de cabeza hinchada son frecuentes en el área de influencia del grupo de trabajo al cual pertenezco. En este mismo blog se hizo un artículo sobre los casos de cabeza hinchada en febrero de 2012 (Dos entregas: parte I y parte II). En ese tiempo no había vinculado a Ornithobacterium rhinotracheale como agente causal adicional en el síndrome de “cabeza hinchada”

Mediante investigaciones bacteriológicas e inmunohistoquímicas, en la revisión del doctor Soriano se encontró que se ha aislado y demostrado Ornithobacterium rhinotracheale en caso de edema subcutáneo en cabezas de pollos con osteítis y osteomielitis, particularmente de los huesos que conforman el canal auditivo.

Imagen1

Imagen No. 8 Es preocupante la relación que hace el doctor Soriano en su revisión, de leptomeningitis no supurativa cuando Ornithobacterium rhinotracheale se aisló a partir de tejido cerebral. Personalmente he tenido varios casos de aves con síntomatología nerviosa Entre ellos las del ave de la imagen), sin lesiones macroscópicas pero con meningitis no purulenta linfocítica (En la evaluación histopatológica) con pruebas complementarias negativas para Newcastle. La gallina que se observa en la fotografía de la izquierda tiene 29 semanas de edad; en la granja de donde proviene hay 11.200 aves de las cuales todo el lote está afectado. Cinco aves fueron remitidas al Laboratorio de Diagnóstico por presentar síntomas nerviosos, específicamente opistótonos. Macroscópicamente no se observaron lesiones pero en las meninges se observó inflamación linfocítica (Fotografía de la derecha, Hematoxilina-Eosina 100X). Ornithobacterium rhinotracheale debe ser investigada en estos casos, sobretodo cuando no hay evidencias de infección viral, de acuerdo con lo expuesto por el doctor Soriano.

A la revisión del doctor Soriano y su grupo, presentada en el año 2000 hecha en la revista Veterinaria México 31(3)2000 se puede acceder mediante el siguiente enlace:

En relación con Ornithobacterium rhinotracheale, uno de los estudios más actualizados y mejor estructurados en materia de situación epidemiológica la hizo el Gobierno de Chile a través del Servicio Agrícola y Ganadero, entre diciembre de 2008 y marzo de 2009, aunque el estudio se publicó en el Boletín Veterinario Oficial BVO No. 11 I Semestre de 2010. El estudio se realizó conjuntamente para Ornithobacterium rhinotracheale y para Metapneumovirus aviar, confirmándose e identificándose plenamente la presencia de los dos agentes en las áreas investigadas (Arica y Parinacota, de Valparaíso, Metropolitana y de O´Higgins).

De acuerdo con el estudio, se confirmó por primera vez en Chile, la presencia de Ornithobacterium rhinotracheale, como agente secundario de infecciones respiratorias en gallinas y pavos comerciales de establecimientos avícolas

De acuerdo con un mapa de la OIE en el que figura la distribución mundial de la rinotraqueitis del pavo y que se encuentra en el artículo antes reportado, hasta 2009 en Colombia aparece como nunca reportada; pero aislamientos de Ornithobacterium rhinotracheale si se han hecho, muchos de ellos de senos infraorbitarios de casos de “cabeza hinchada” entre otros.

Fuente:patologiaaviarmidiagnostico.blogspot.mx
Por: Bernardo Mejía Arango. M.V.Z. M.Sc.
Fotografías e imágenes: Bernardo Mejía Arango, M.V.Z. M.Sc.