¿Por qué son importantes los patrones de partos?

vaca_blog_4

Gavin Staley, D.V.M.
Diamond V

El calor del verano finalmente ha cesado en California, lo que significa una mejora en los exámenes de preñez en las lecherías. Los productores que observaron sus listas de preñez deslizarse ahora se preguntan que tanto se repondrán.

Las altas y bajas temporales en la reproducción pueden generar patrones de partos pronunciados que afectan a la lechería de muchas maneras. Los patrones de partos determinan el flujo de vacas a través del corral de transición, impacta la provisión de espacio por colleras, y afecta el movimiento de vacas eficientemente.
Aunque es casi imposible eliminar los patrones de partos, el reducir las variaciones más amplias ayudará a mantener la salud de la vaca y el rendimiento de la lechería.

Los productores de leches en climas cálidos o en veranos con extremo calor saben bien como las altas temperaturas puede afectar negativamente la reproducción de la lechería. Tales operaciones pueden experimentar aumento en abortos, reducción en la tasa de detención de celo y generalmente caídas más drásticas en las tasas de concepción. Los ovocitos bovinos son muy sensibles al estrés calórico, lo que resulta en una disminución en la fertilidad y perdidas embrionarias tempranas.

Ondas de partos durante el verano

El resurgimiento de la fertilidad en la lechería en el otoño puede ser una espada de doble filo. Las vacas que no
quedaron preñadas durante el verano, responden muy bien a la mejora en la condición ambiental.

Desafortunadamente el número de preñez generadas en Octubre y Noviembre resultan en altos números de partos durante un breve periodo en el verano subsecuente. Esta oleada de numerosos partos puede abrumar o crear estrés en las instalaciones existentes de transición, resultando en un hacinamiento sobrepoblado temporal de las vacas.

Los efectos negativos de la sobrepoblación de las vacas en transición son bien conocidos, incluyendo reducción de la actividad de comer, comportamiento alterado de descanso y disminución de la rumia. Además, cuando este patrón de partos de verano es fortificado en un hato, el patrón de partos de la novillas comienzan a seguir el patrón de las vacas, tanto así que los partos de las primerizas y las vacas se convergen en la misma secuencia en el verano. Es muy fácil observar como este patrón pude debilitar la ganadería.

Segunda onda en el invierno

Lo que es menos obvios es que en muchas lecherías existen una segunda oleada o pico de partos en el invierno. Algunas lecherías tienen un patrón prominente establecido de partos en invierno. Estos son el resultado de preñez generadas al final de la primavera. ¿Por qué esto sucede en algunas lecherías y en otras no?

Es razonable suponer que las ondas de vacas que quedaron preñadas en la primavera- podemos decir al final de Mayo- no quedaron preñadas durante el final del invierno o al inicio de la primavera. En la mayorías de las lecherías es natural el incremento primaveral estacional en la producción de leche que se inicia temprano en el año. Los registros revelan que la detención de celo durante este periodo es usualmente más bajo de lo normal. Pueden existir varias razones para esta disminución, tales como aumento en hormonas esteroides asociadas con mayor producción de leche, vacas restringidas a mostrar celo en lotes de ejercicios y el aumento de la demandad de energía durante el invierno.

En cualquier caso, una vez establecido el patrón de partos de invierno, la misma presión en el número de vacas en la facilidades de transición ocurre como se observar durante el verano cuando existen patrones de partos. No es inusual observar los efectos de los patrones de partos de invierno en aumento de enfermedades del periodo de transición y frecuentemente un aumento de vacas en anestro. En otras palabras, las vacas que paren en invierno en una lechería, usualmente tardan más tiempo para quedar preñadas de nuevo y un patrón de partos marcado en invierno comienza afectar el rendimiento general de salud y la producción de esa lechería.

El hacinamiento en las facilidades de transición es siempre un resultado indeseable, así que debemos centranos en la reducción de ondas de partos de verano/invierno. Entonces, como evaluar y luego mitigar el impacto de los patrones de parto en una lechería?

Identificar los patrones de partos

El primer paso es identificar que tipo de patrón de parto existe en la lechería. Si es principalmente un patrón en el verano, entonces se deben enfocar en la mitigación del calor. El enfriamiento ayuda a mantener las vacas confortables y con más probabilidades de mantener la preñez durante el período del verano, disminuyendo así el posible patrón de partos estacional y sus efectos deletéreos.

Además del enfriamiento de las vacas, la lechería necesita una estimación del patrón de partos proyectado durante un período de tiempo determinado. La estimación de los patrones de partos permite tiempo para encontrar nuevas instalaciones con capacidad adicional de 76.2 centímetros de espacio de colleras por vaca. En el verano, la solución puede ser el utilizar el corral de las vacas secas con estas vacas convirtiéndole en el corral de las vacas cerca a parir y alimentándoles con la Ración Total Mezclada (RTM) para este grupo.

Cada esfuerzo es necesario para garantizar la concentración de animales correcta de modo que el consumo de materia seca (CMS) no sea comprometido durante este tiempo de aumento del número de partos. El no hacerlo así resultará en vacas que no tendrán una buena transición, que luego requerirán más tiempo para quedar preñadas, perpetuando el patrón de partos indeseable.

Robusto protocolo reproductivo

Para reducir los patrones de parto tanto en el verano como en el invierno, es necesario disponer de un protocolo de reproducción establecido que es suficientemente robusto para garantizar que las vacas queden preñadas en el tiempo correcto. Además, en lecherías que se basan en celo natural ó inducido por prostaglandinas, puede ser útil el asesorar a los inseminadores que las vacas podrán mostrar menos estro y con signos de menos intensidad durante este período de tiempo.

Períodos de aumento de partos son a menudo asociados con un aumento de “enfermedades de la transición”, lo que puede ser un problema que afecte al personal de su lechería responsable de identificar y tratar vacas enfermas. El tener la mano de obra adecuada puede ayudar a asegurar que las enfermedades de transición serán identificadas y tratadas en forma y al tiempo oportuno. Es muy importante el restaurar la salud de las vacas enfermas lo más pronto posible.

La intervención final, puede ser la venta de los animales jóvenes estratégicamente para limitar el parto de primerizas durante períodos de numerosos partos. Por supuesto, si no existe una resolución de los problema subyacentes, luego con el tiempo los patrones de partos se revertirán.

Ejemplos gráficos

Los gráficos siguientes ilustran varios patrones de partos (mostrados por Dairy Comp 305 o software comparable).

Figura 1. Patrón de parto mostrando picos bifásicos en el verano y en el invierno (Ganado Holstein, California Central, ordeñe 3 X) con partos por mes (línea azul) donde barras indican el número de eventos de enfermedad (mastitis y metritis) por mes de parto.

Figura 1. Patrón de parto mostrando picos bifásicos en el verano y en el invierno (Ganado Holstein, California Central, ordeñe 3 X) con partos por mes (línea azul) donde barras indican el número de eventos de enfermedad (mastitis y metritis) por mes de parto.

Figura 2. Patrón de parto mostrando picos en el invierno (Ganado Holstein, norte de California, ordeñe 3 X) con partos por mes (línea azul) donde barras indican el número de eventos de enfermedad (mastitis) por mes de parto.

Figura 2. Patrón de parto mostrando picos en el invierno (Ganado Holstein, norte de California, ordeñe 3 X) con partos por mes (línea azul) donde barras indican el número de eventos de enfermedad (mastitis) por mes de parto.

Figura 3. La producción de leche ilustrando "incremento en la primavera" de Enero a Mayo (Ganado Holstein, norte de California, ordeñe 3 X), mostrando la leche por grupo de lactación y la fecha de la pesada de la leche.

Figura 3. La producción de leche ilustrando “incremento en la primavera” de Enero a Mayo (Ganado Holstein, norte de California, ordeñe 3 X), mostrando la leche por grupo de lactación y la fecha de la pesada de la leche.

Figura 4. Mismo Ganado que en la figura 3, mostrando una disminución de la tasa de detección de celo y la tasa de preñez de 21 días desde Enero a Mayo.

Figura 4. Mismo Ganado que en la figura 3, mostrando una disminución de la tasa de detección de celo y la tasa de preñez de 21 días desde Enero a Mayo.

Suavizando los patrones de partos

La meta de las ganaderías con patrones de partos en verano, invierno o bifásico es el suavizar las altas y bajas de la reproducción tanto como sea posible. De esta manera, la vaca navegara a través de la transición con los parámetros recomendados para su movimiento y el espacio adecuado de las colleras.

Puntos claves:

  • Patrones de parto son específicos del hato y tienden a repetirse año tras año;
  • Son el resultado de períodos reproductivos ineficientes (baja detención de celo y/o índice de concepción);
  • El período con mayor números de partos representa el inicio del período de reproducción inefectivo que iniciara el patrón;
  • Porque son un fuerte indicador de ineficiencia reproductiva, los patrones de parto representan una oportunidad clave para mejorar; y
  • Reducción de calor, manejo de la transición, y un protocolo robusto de reproducción ayudara a reducir patrones de partos pronunciados.

direccion-diamond