Eduardo J. Kwiecien, MV, MAASP.
Medicina y Producción Porcina.
Universidad Simón Rodríguez.
Núcleo Canoabo. Canoabo, Carabobo 2043.
Tel. 049-71184, Fax: 049-91795.
Email: [email protected]

INTRODUCCIÓN:

Los estudios realizados sobre los trabajadores del agro han sido orientados hacia la descripción de las labores del personal y los niveles de producción, descuidando aspectos concernientes al manejo del recurso humano como tal. En consecuencia la disponibilidad de información sobre las características e idiosincracia, las espectativas y necesidades del personal que labora en explotaciones agricolas, sería de suma importancia para la toma de decisiones a nivel de las explotaciones, en cuanto al recurso humano se refiere (Montenegro y Pinto 1998).

Machado (1976) señaló que los fundamentos de toda empresa porcina están basados en la disponibilidad de recursos humanos y en los principios por los cuales éstos se rigen. La aplicación de tales principios determinan el éxito o fracaso de las explotaciones.

Como consecuencia de lo anterior, el personal operativo, constituído por los obreros, es un factor importante en la empresa para cumplir su verdadera función rentable, ya que en su mayoría, ellos son los responsables de las actividades de producción (Machado 1976).

Elementos tales como el sistema de ingreso del personal a la explotación, su experiencia y preparación previa, rasgos de personalidad, necesidades primarias y secundarias, y aspectos de satisfacción, constituyen una amplia gama de factores que se deben manejar para procurar una buena actividad laboral, y en consecuencia una continuidad y eficiencia en la producción.

Segundo (1989) identificó las causas de insatisfacción laboral en obreros porcinos y determinó que el 55% de esas insatisfacciones correspondían a aspectos relacionados al manejo del recurso humano. De alli que los esfuerzos orientados hacia mantener un adecuado ambiente laboral para el personal, pudiera indirectamente impactar positivamente sobre la producción.

A continuación se dará una reseña de elementos relacionados a la influencia y manejo del personal obrero, así como los resultados de investigacion realizados en granjas porcinas de los estados Aragua y Carabobo, en Venezuela.

INFLUENCIA DEL HOMBRE SOBRE EL CERDO:

English y Edwards (1992) señalaron que el productor y los obreros ejercían una influencia sobre los cerdos, a través de la empatía hombre-cerdo.

En la Figura 1 se observa que de todos los factores que tienen influencias sobre el cerdo, el hombre tiene un papel predominante, ya que en sus labores es responsable de las condiciones que impulsan la productividad del rebaño, al mismo tiempo que es un factor de estímulo para el mejoramiento animal.

El mismo English (1997) señala que sin personal de alta calidad en una producción porcina, no podría alcanzarse un standard de mejoramiento animal o un negocio competitivo.

En estudios realizados por Hemsworth y col. (1981, 1988) sobre el manejo afable o no de los obreros con los cerdos, se evidenció que los niveles de corticosteroides eran mayores en los cerdos que recibían un manejo poco o nada afable. Los resultados obtenidos en este estudio fueron una disminución en los niveles reproductivos, retardo en el crecimiento, porcentaje de preñez y lechones nacidos en los rebaños cuyos cerdos desarrollaron temor por la presencia del obrero que brindaba un trato inadecuado.

Igualmente, Hutson (1997) afirma que, tanto en rebaños experimentales como comerciales, se ha observado que los altos niveles de temor al hombre por parte del cerdo puede marcadamente reducir la tasa de crecimiento hasta en un 11% y el porcentaje de preñez puede caer hasta un 62%. Concluye señalando que los obreros que muestran una actitud negativa hacia los cerdos contribuyen a una redución en la productividad. Por el contrario, un comportamiento positivo de los obreros reduce el stress en los animales e incrementa tanto la productividad como el bienestar de los cerdos.

En un estudio reciente (Cuadro 1) se demostró que los verracos sometidos a un manejo afable fueron capaces de montar más pronto que los verracos manejados de manera aversiva. Así mismo, las primerizas del grupo afable mantuvieron una tasa de preñez del 87.5%, mientras que las del grupo de manejo aversivo tuvieron un porcentaje de sólo 33.3% de preñez (Gemus, 1998).

Estos estudios sugieren que los cerdos manejados de una manera aversiva cronicamente estresados, reforzando la evidencia de que la relación hombre-cerdo afecta la productividad, la fisiología del animal, y subsecuentemente el bienestar del cerdo. Así mismo, la asociación entre el temor hacia el hombre y el desempeño de los cerdos puede estar relacionado a elementos tales como la empatía, ética en el trabajo, condiciones de trabajo, satisfacción laboral, experiencia técnica, poca actitud y competencia.

CALIDAD DEL PERSONAL OBRERO:

De acuerdo a lo descrito por English y col. (1992), la buena calidad del personal depende de la personalidad, del trato y de las actitudes del individuo, de la afinidad con los animales, del grado de preparación y entrenamiento, y de la motivación y satisfacción hacia el empleo.

De acuerdo con lo establecido por English (1997), las cualidades más esenciales de un buen personal son:

  • Apropiado conocimiento
  • Destrezas técnicas
  • Paciencia y Tolerancia
  • Buen juicio
  • Habilidad para observar y poner atención a los detalles.

No obstante, English y col (1992) señalan que estas cualidades generales pueden estar influenciadas o afectadas por diversos factores tales como el interés y respeto por los animales, actitud hacia los animales, la experiencia para atender a los animales, habilidad para atender las necesidades de los animales, destrezas en el cuidado de los animales, habilidad para aminorar las insatisfacciones, influenciable hacia la motivación.

La calidad del personal de granja puede mejorarse actuando sobre los sectores que influyen sobre éste, de tal manera que se puede suponer que cuando todas las influencias son controladas en el mejoramiento de la calidad del obrero, éste debe estar complacido o ejercerá su labor con mayor beneplácito, y que al final conllevará a mantener el empleo, ya que el personal estará bien entrenado, educado, experimentado y motivado (English y McPherson, 1994).

MOTIVACIÓN:

De acuerdo a lo señalado por Sikula (1982), la motivación del individuo depende de sus objetivos personales y de la percepción de su desempeño como medio para alcanzar tales objetivos, en otras palabras, el personal obrero se sentirá motivado hacia las labores que desempeña cuando éstas guardan estrecha relación con sus aspiraciones y con los logros propuestos y alcanzados dentro de su actividad.

La motivación está influenciada por diversos factores entre los cuales se encuentran los factores higiénicos y motivacionales (Herzberg y col., 1966).

Los factores higiénicos estan referidos a las condiciones que rodean al empleado dentro del trabajo, mientras que los factores motivacionales están referidos a las tareas y deberes relacionados con el empleo o cargo. Estos últimos producen satisfacción y aumento de la producción (Fig 3).

En este sentido, los propietarios y/o encargados de granjas deben proveer condiciones que mantengan un continuo nivel de satisfacción (Segundo, 1997).

El principal enfoque para estimular a los trabajadores a mejorar sus desempeños y la productividad total de la empresa son: justa jornada de trabajo, incentivos financieros y satisfacción en el trabajo (English, 1992).

En cuanto a los incentivos de tipo financieros, se ha señalado que la motivación y la compensación están íntimamente relacionados, y que el “pago por tiempo” y el “pago por desempeño”, son los dos métodos de compensación de mayor uso.

Segundo (1997) señala que, además del incentivo financiero, se deben utilizar estrategias de motivación tales como la discusión frecuente de los problemas del día envolucrando al empleado en la toma de decisión, participar, comunicar y delegar responsabilidades a los empleados para proporcionarles confianza, y la complementación de actividades que refuercen el espíritu de equipo y de logro de objetivos aplicando, por supuesto, el reconocimiento explícito de los logros individuales.

LA SATISFACCION LABORAL:

La satisfación se define como un estado emocional placentero o positivo resultante de la valoración del trabajo o de la experiencia. Es una respuesta emocional positiva a una situación de trabajo (English, 1992).

Applewhite (1965, citado por Byars y Rue, 1983) ha enumerado los cinco componentes principales de la satisfacción en el trabajo, a saber:

  • Actitud hacia el grupo de trabajo.
  • Condiciones generales de trabajo.
  • Actitud hacia la empresa.
  • Beneficios monetarios.
  • Actitud hacia la superación.

La asusencia de estos factores puede ocasionar poco rendimiento, tardanza y ausentismo, deserción en el trabajo y hasta mortalidad en el rebaño. Por el contrario, un alto nivel de satisfacción contribuye a reducir estas situaciones (Byars y Rue, 1983).

Además de estos componentes de la satisfacción, English y col. (1992) han establecidos una relación entre diversos factores que influyen y contribuyen con la satisfacción laboral (Fig. 4).

Cabe señalar que los sistemas de recompensas, que provee un pago adicional por el desempeño, posee poca potencia motivacional debido a su incorrecta aplicación en la mayoría de las organizaciones, a menos que el personal esté consciente de la relación entre las diferentes remuneraciones y el desempeño (English, 1992).

Los propietarios y/o encargados de granjas porcinas no reconocen los esfuerzos del personal individual, departamentos o la fuerza de trabajo de la granja para basar en ello los esquemas de pago por incentivos y beneficios como: comida, bonos de rendimiento, certificados, etc., los cuales son recompensas para reconocer el esfuerzo del personal y mantenerlo satisfecho (Mueller y col., 1986; English, 1992).

Las condiciones del ambiente de trabajo, asi como, el entrenamiento y los curso de capacitación, conjuntamente con un ambiente de relaciones exitosas entre los supervisores y entre el personal obrero, son los más marcados elementos de satisfacción para cualquier empleado.

Si el ambiente de trabajo no garantiza la seguridad y el confort del obrero, éste se sentirá insatisfecho por lo que decidirá por algún otro lugar donde pueda sentirse cómodo y pueda disponer de los equipos adecuados para su labor (Segundo, 1997).

ASPECTOS QUE INFLUYEN EN LA ACTIVIDAD LABORAL:

A fin de conocer las condicones y características en que se desarrollan las actividades de los obreros de granjas porcinas, se efectuó un estudio entre los obreros y encargados de 7 granjas porcinas ubicadas en los estados Aragua y Carabobo.

El estudio tuvo como objetivos determinar los aspectos que influían en la actividad laboral y evaluar el nivel de satisfacción de estos obreros.

Un total de 63 obreros fueron evaluados mediante el uso de un cuestionario que abarcó aspectos de tipología general, nivel de instrucción, aspectos de entrenamiento y capacitación, aptitud hacia el cerdo, condiciones laborales e incentivos, beneficios de salud e higiene laboral y tipos de relaciones laborales.

BIBLIOGRAFIA:

  • Byars, Ll. Y Rue, L. 1983. Administración de recursos humanos. Editorial Interamericana. Mexico. 427 p.
  • Chiavenato, I. 1990. Administración de Recursos Humanos. Editorial Atlas. Mexico. P 38-45, 56-61.
  • English, P. 1997. Improving the Motivation, Training and Efficiency of Farm Stockpeople. Memorias VII Congreso ALVEC. Rio Cuarto, Argentina. P 143-160.
  • English, P. And Edwards, S. 1992. Animal Welfare. Chapter 72. In: Diseaes of Swine. Ed. Leman, A., et al. Iowa State University Press, Ames, Iowa. P 901-908.
  • English, P., Burgess, G., Segundo, R. and Dunne, J. 1992. Stockman- ship: Improving the care of the pig and other livestock. Farming Press Books. Great Britain. 190 p.
  • English, P. and Mc Pherson, O. 1994. Labour for Animal Production: The Requiremenmts for Skilled Stockmanship and Approaches to Achieve this Objetive. Proceedings of International Course “Animal Production in the Twenty First Century”. University of Cordoba, Spain. P 1-9.
  • Hemsworth, P.; Brand, A. And Willems, P. 1981. The Behaviour Response in Sows to the Presence of Human Beings and Produc- tivity. Livestock Prod. Sci. 8:67-74.
  • Hemsworth, P. and Coleman, G. 1988. The importance of the Stockpeople – Pig Relations to Pig Welfare. Proceedings Iowa State University Conference on swine Breeding Herd Management. Module III: Stockmanship. Des Moines, Iowa. p4.
  • Herzberg, F. y col. 1966. La Motivación. Editorial Mundo Publicitario. New York. P 101-115.
  • Machado, P. 1976. Los Cerdos. Editorial Hemisferio Sur. Buenos Aires. P 47-48.
  • Montenegro, R. y Pinto, N. 1998. Aspectos que Inluyen en la actividad Laboral de los Obreros de Granjas Porcinas en los Estados Aragua y Carabobo. Tesis de Grado. Universidad Simón Rodríguez. Núcleo Carabobo. 76 p.
  • Muller, A.; Hollis, G.; Johnson, L. Y Waldo, M. 1986. Relación Patrón. Empleado en las Granjas de Cerdo. En: Porciven 3(7):16-21.
  • Segundo, R.C. 1989. A study of Stockpeiople and managers in the pig industry with special emphasis on the factors affecting their job satisfaction. MSc Thesis. University of Aberdeen. Aberdeen, Scotland.
  • Segundo, R. C. 1997. Intrduccción al Manejo de Recursos Humanos en Granjas Porcinas. Memorias VII Congresos ALVEC. Rio Cuarto, Argentina. p 135-141.
  • Sikula, F. 1982. Administración de Recursos Humanos en Empresas. Editorial Limusa. Mexico. 513 p.

Artículo publicado en
Los Porcicultores y su Entorno Septiembre-Octubre 2013