No se preocupe: Tres estrategias para proteger a los terneros contra el estrés térmico

blog_dairy_calf_hutch_1

El impacto que el estrés por calor puede tener en el ganado, como todos sabemos, podría ser sustancial. Al mirar a la manada en lactancia, es fundamental encontrar maneras de minimizar los efectos del calor. Pero un área vital de la granja que se ve afectada por el calor a veces se olvida: los terneros pueden ser extremadamente susceptibles a temperaturas más altas debido a su menor masa corporal y una mayor tasa de respiración.

Los terneros y las vacas lactantes experimentan estrés térmico en diferentes niveles. Para un animal maduro lactando, el nivel en el que comienzan a experimentar desconformidad por calor es alrededor de 16 °C y aún menor en ambientes húmedos. En contraste, los terneros comienzan a sentir estrés por calor alrededor de 24-27°C. En el soleado verano, los terneros buscan el alivio en sus becerreras, pero a veces las temperaturas dentro de estas pueden ser aún más calientes y/o más húmedas que las del ambiente exterior.

Al manejar las siguientes tres áreas clave, los productores pueden asegurar que sus terneros permanecen frescos y saludables durante la época más calurosa del año.

Bebederos: Mantenga a los terneros hidratados

Aunque parezca obvio, asegurar que los terneros tengan un suministro adecuado de agua fresca y limpia puede ser un factor clave para ayudar a prevenir la deshidratación. La deshidratación puede ser particularmente peligrosa durante los tiempos de estrés gastrointestinal, lo cual puede dificultar la tasa de recuperación de los terneros.

Se ha demostrado que los acidificantes del agua aumentan el consumo de agua haciéndola más aceptable para los terneros, motivándolos así a beber más.

Espante las moscas – ¡no moleste a los terneros!

Las temperaturas calientes son amigas de las moscas. Es muy importante controlar las moscas en el entorno de los terneros, ya que las moscas son el principal agresor cuando se trata de transferir bacterias peligrosas en todo el ganado. Enfermedades como el ojo rosado, se sabe, son propagadas por las moscas. Investigaciones recientes también han demostrado que las moscas pueden ser portadoras de ciertas cepas de Salmonella, que puede aparecer posteriormente como causa de mastitis en la primera lactancia.

Los métodos comunes para el control de moscas incluyen los insecticidas reguladores del crecimiento (IGR) para el alimento, así como también el tratamiento y la aspersión en los corrales con productos químicos etiquetados para ayudar en el control de moscas.

Buena ventilación

Una ventilación adecuada es importante para los terneros, especialmente si se mantienen dentro de un área cerrada o establo. Algunas explotaciones pueden tener problemas de ventilación aún más graves al usar alimentadores automáticos ya que las camas pueden ser más propensas a la humedad.

Asegurarse que las camas permanezcan limpias y secas es fundamental para la salud y la longevidad de los terneros. A medida que suben las temperaturas, los niveles de amoníaco también tienden a subir, y la cama húmeda puede representar una seria amenaza para los terneros como consecuencia. Utilizar un producto para la absorción del amoníaco puede ser útil.

De-Odorase®, un producto de Alltech, se utiliza comúnmente en los corrales de terneros para controlar los problemas de amoníaco.

Una ventilación adecuada también es importante en la becerrera. Un componente clave para la ventilación de la becerrera es mantener las rejillas de ventilación abiertas durante el día, ya que las becerreras pueden calentarse demasiado si las rejillas de ventilación están cerradas. Sin embargo, lo que muchas personas no piensan en el verano, es que las becerreras también pueden enfriarse demasiado en las noches frescas si las rejillas de ventilación no se cierran por la noche. Esto es particularmente preocupante en el verano, ya que por lo general se utiliza menos cama durante este tiempo, y un frente frío puede ser un desafío para los terneros menos protegidos, especialmente cuando son más jóvenes.

El estrés por calor puede afectar a su manada de muchas maneras. La longevidad del ganado y el futuro de las explotaciones dependen de la salud de los terneros, quienes dependen de los dueños y/o los gerentes de la granja, y sus decisiones, para asegurar que se mantengan saludables durante el verano.

Fuente:alltech.com