Sustratos Gluconeogénicos y Energía en la Nutrición Porcina

cerdos-alimentacion

MC EPA MVZ Hector Herrera Gutiérrez,
Asesor Nutrición, Prepec.
premezclas_energeticas@hotmail.com

Los costos de alimentación del cerdo pueden representar entre el 70% y el 80% de los totales de producción, y la energía como nutriente o requerimiento, es el rubro de mayor impacto en la elaboración de las dietas, por lo que optimizar su uso representa la capacidad y oportunidad de tener o no rentabilidad en la producción. Además en el diseño de los programas de alimentación, se consideran estrategias que puedan aminorar las carencias en manejo y salud que pueda tener la granja, ejemplo de ello es el incremento en la concentración de energía en la etapa de lactancia para contra restar el bajo consumo vs el óptimo evitando la pérdida de condición corporal de la cerda durante este periodo, y que en épocas de estrés calórico puede ser más agudo.

Desafortunadamente varios de los ingredientes que se utilizan en las dietas nos podrían interferir con estas estrategias, ya que pueden tener deficiencias en su calidad que nos repercutan en diferencias negativas entre lo deseado en la fórmula calculada y la realidad del alimento terminado, resultando en parámetros por debajo de lo esperado. Casos como el de las grasas, sebos, aceites vírgenes o reciclados, que son fuentes concentradas de energía, pueden tener menor cantidad de ácidos grasos que las esperadas a causa del manejo, oxidación, contaminación o adulteración, basta con ver las áreas de prácticamente cualquier planta de alimento como se manejan y el aspecto que tienen estos ingredientes; el resultado final es una menor cantidad de energía disponible de la considerada a la hora de formular. El incremento en precio y escases de estas materias primas también dificultan alcanzar nuestras metas de rentabilidad.

En el rubro de la energía como nutriente, tenemos a favor que la evolución y la adaptación ha dado a los organismos a lo largo de la historia una gran cantidad de mecanismos y vías para mantener los niveles de energía lo más normal posible. Se conocen varias vías metabólicas para producir energía como ATP que para cualquier otra molécula, y es aquí donde podríamos sacarle provecho a esas rutas “alternas” para desarrollar ingredientes o productos que nos aporten energía.

Los sustratos gluconeogénicos son un grupo de moléculas de las cuales podemos obtener energía, utilizando rutas metabólicas que tenemos de forma intrínseca y continua dentro de los organismos. En la alimentación del cerdo los almidones y las grasas son las principales fuentes de energía, utilizando la glicolisis, la glucogenolísis y la beta oxidación como las principales vías de generación de ATP, pero la gluconeo- génesis puede ayudarnos a generar un extra de energía de la producida normalmente por esta vía. En la mente ha quedado esta vía como una ruta emergente de formación de energía, en caso de escases por la vía común (ej. ayunos prolongados), pero olvidamos que la gluconeogénesis es una vía en uso continuo.

La gluconeogénesis al utilizar cadenas de carbonos cuyo origen no son los carbohidratos habituales (aminoácidos) es susceptible de aprovechar los carbonos resultantes por la desanimación de una parte de los aminoácidos vertidos al torrente sanguíneo, producto del recambio proteico diario por todo organismo; también la gluconeogénesis nos capacita en usar parte de los aminoácidos no esenciales de las dietas, que también son ingeridos y absorbidos y que pueden representar el 60% de la proteína consumida. Recordemos que el cuerpo no tiene un almacén propiamente dicho de aminoácidos, estos forman parte de proteínas estructurales (ej. Músculo) o funcionales (ej. Enzimas) y el excedente tiene que ser eliminado ya que el nitrógeno puede ser un elemento muy tóxico en forma de amoniaco, por tal motivo se excreta vía urinaria y los carbones pueden ser reciclados.

Se ha estado trabajado con la tecnología de los sustratos gluconeogénicos, demostrando poder generar energía a menor costo y con la optimización de las materias primas comunes, de tal forma que un kilogramo de una combina- ción de estos sustratos nos pueden generar el equivalente de 77.5 Mcal/kg de energía metabolizable.

La ventaja de utilizar este tipo de productos se hace palpable en evitar el uso de grasas, sebos y aceites, por lo que las desventajas del manejo como son el calentamiento, las áreas sucias, escases y calidad deficiente o dudosa, son nulas.

También tenemos la certeza de la homogeneidad y la estandarización del aporte de energía en la dieta, lo que hace más predecibles los resultados productivos buscados durante toda la vida del cerdo. Estos productos relativamente nuevos pareciera que rompen con los conceptos de la nutrición convencional, ya que éstos aportan gran cantidad de energía a la dieta, pero el punto clave es entender que el ciclo de Krebs es un gran distribuidor metabólico en el cual convergen muchas rutas anabólicas y católicas, por lo que si aprovechamos sus diferentes entradas y salidas podemos hacer uso de los metabolitos para formar y administrar la energía.

El poder acceder a una fuente de energía más eficiente y de bajo costo también nos ayuda a reforzar etapas susceptibles de mejora incrementando la densidad energética, tal es el caso de la lactancia, las etapas pre iniciadoras e iniciadoras, animales enfermos, etc. Además, el ahorro en el costo de las dietas nos permite mejorar la rentabilidad o utilizar ese diferencial para poder incluir algún aditivo que de otra forma por costo no podríamos.

Es por ello que nuestro objetivo es mostrar este nuevo enfoque del uso de productos que utilicen vías metabólicas no consideradas “tradicionales”, pero que nos ayudarán a mejorar y hacer eficiente nuestras explotaciones porcinas.

Gluconeogénicos y el pie de cría.

La etapa de gestación ha sido hasta hace poco una de las fases de la nutrición menos desarrollada, para muestra basta un botón, en la mayoría de las granjas se da una sola dieta, en la misma cantidad durante toda la etapa, de 4 a 4.5 lbs/día por cerda (2 a 2,5 kg), sin importar la condición o la etapa de gestación ni el número de parto. Y es en esta etapa en donde podríamos recuperar a nuestras cerdas del desgaste metabólico de la lactancia, o prepararla para un buen primer parto y asegurar un segundo y tercer parto.

Sabemos que la cerda gestante pasa por tres fases durante su gestación, siendo la tercera etapa en donde el crecimiento fetal se da exponencialmente y los nuevos programas de nutrición y alimentación han considerado incrementar la concentración de nutrientes. En explotaciones automatizadas esto puede ser un problema, ya que los alimentadores sólo pueden trasportar una dieta, así que administrar una segunda etapa en una misma nave en estas condiciones se hace casi imposible, por otro lado en granjas con mal manejo, ofrecer por descuido dietas con mayor concentración de nutrientes a cerdas en el segundo tercio y no en el tercero, nos provocaría un engorde de cerdas que durante la lactancia disminuirían su consumo de alimento, agravaría su condición corporal y afectarían su producción láctea, con la consecuencia de bajo crecimiento en los lechones o incremento de redrojos y mayor mortalidad. La dosificación de un gluconeogénico durante esta última parte de la gestación, nos ayudaría a incrementar el aporte energético en esta etapa crítica de crecimiento fetal sin necesidad de modificar la dieta.

Por otra parte, la lactancia es otra etapa crítica, ya que el consumo de alimento no siempre es el deseado. Las nuevas líneas genéticas tienen una baja capacidad digestiva, así que su llenado gástrico les puede limitar su consumo de materia seca si éstas no son bien manejadas, e incrementar la densidad energética puede ser un problema como resultado del uso de una gran cantidad de aceite o cebo. Este puede afectar tanto la apariencia física del alimento de tal forma que no baje adecuadamente a los comederos, sin mencionar los problemas en granja o planta al elaborar alimentos con altos niveles de grasa, pero también podría afectar su palatabilidad, hay que recordar que los cerdos son animales con una mayor capacidad gustativa que la nuestra y altas cantidades de sebo no serán muy agradables, además que el enranciamiento puede jugar como un factor en contra.

El uso de un gluconeogénico (Lipofeed TM), a dosis de 1 ml o 1 g por cada 20 kg de PV, ayuda a dar esos aportes extras en estas etapas importantes (a partir del día 90 de gestación y hasta el final de la lactancia).

Un efecto observado por su uso en gestación fue un ligero incremento en el peso al nacimiento.

NUM PARIC # CERDAS Nacidos Totales Nacidos Vivos Nacidos muertos Nacidos momias Peso promedio camadas
TESTIGO 1–9 50 12.68 11.78 0.54 0.36 1.426
LIPOFEED 50 12.30 11.58 0.48 0.24 1.363
DIFERENCIA 0.063

El principal efecto lo vemos en el peso de los cerdos destetados, ya que las cerdas que recibieron Lipofeed TM, destetaron cerdos más pesado (P<0.001), así como una disminución en el número de cerdos de bajo peso.

El uso de gluconeogénicos (LipofeedTM) en etapas preiniciadoras.

COMPORTAMIENTO PRODUCTIVO PRIMER A NOVENO PARTO
453 LIPOFEED 443 TESTIGO
NUM PARIC Nacidos vivos Promedio Nacidos vivos Lechones adoptados + Lechones cedidos – Lechones lactando Promedio Lechones lactando Lechones muertos Promedio Lechones muertos Lechones destetados Promedio Lechones destetados Días de lactancia Peso promedio Dtt.
TESTIGO 1–9 457 11.43 58 13 502 12.55 59 11.75 443 11.08 22.85 5.789
LIPOFEED 468 11.70 52 23 497 11.78 44 8.85 453 11.33 23.60 6.281
DIFERENCIA 15 2.90 10 0.491

Las etapas tempranas también se ven beneficiadas por el uso de LipofeedTM debido a su normalmente alta concentración energética, así que el costo de producción de un kilogramo de alimento, así como el costo de producir un kilogramo de peso vivo (PV) de cerdo mejora substancialmente. Los siguientes cuadros muestran evaluaciones hechas con dos casa nutricionales en lechones desde los 8 kg y hasta los 17 kg, en donde se sustituyó el 100% del aceite por LipofeedTM.

graf-1-prepec

graf-2-prepec

Como se observa, el costo de las dietas baja en 9% en el caso de la Cía 1 y en 3% en el caso de la Cía 2, mientras que el costo de producción de un kg cerdo disminuye en 16% para el primer caso y en 8% para el segundo.

Tabla 1. Costo de la megacaloria de diferentes fuentes de energía
Fuente Energética Mcal/Kg $ Precio / Kg $Costo / Mcal
Aceite de soya 8.300 $ 0.81 $ 0.095
Aceite acidulado 8.370 $ 0.98 $ 0.121
Sebo 7.610 $ 0.59 $ 0.078
Yellow Grease 8.028 $ 0.90 $ 0.121
Lipofeed 77.500 $ 6.00 $ 0.0.77

Como mencionábamos al inicio, la ventana de oportunidad que ofrecen las etapas preiniciadoras del cerdo para el uso de los gluconeogénicos es interesante. Los lechones hasta antes de los 40 kg de PV, tienen una capacidad gástrica restringida, por lo que una buena parte de su crecimiento está limitado por su consumo voluntario de alimento, por ello los manejos que fomenten esta conducta son bien apreciados. La oportunidad de poder incrementar la densidad de energía a menor costo como se muestra en la siguiente tabla, apoyaría un mayor aporte de energía en la dieta y por tanto un mayor crecimiento en las fases iniciales, que como sabemos, obtener más peso en esta etapa nos garantiza menos días a mercado por efecto de una mayor ganancia diaria de peso.

Edad Control Lipofeed P <0.05
55 21.27 21.39
70 32.15 33.26
76 38.41 39.35
91 50.51 53.11
101 58.63 60.67
116 69.96 71.93
131 82.68 88.88 *
144 94.96 104.13 *
156 105.21 117.73 *

Cerdos para abasto y gluconeogénicos.

En esta etapa, también tenemos beneficios interesantes, en una prueba realizada en la Universidad Autónoma Chapingo, se evaluaron cerdos con una dieta control cuya fuente concentrada de energía fue a partir de aceite vegetal, mientras el grupo experimental sustituyo éste al 100% por LipofeedTM. Los requerimientos fueron calculados a partir del programa de modelación del NRC 2012, las dietas fueron sorgo-soya, a 3300 kcal/ kg de EM y en mismas condiciones de aminoácidos digestibles. Se utilizaron cerdos de 21 kg de PV y 55 días de edad, finalizando la prueba a los 155 días de edad de los mismos

Los cerdos que consumieron las dietas con Lipofeed lograron un peso 12% mayor (P<0.05) que el grupo control.

La pregunta puede ser a qué costo se lograron estos pesos; para ello se llevó acabo un cálculo económico tomando en cuenta la ganancia de peso, la conversión alimenticia y el costo de la dieta.

Precios de alimento por etapa $/Ton (MX)
Tratamiento Inicio Crecimiento Desarrollo Finalización
ACEITE $5,698.00 $5,169.00 $4,855.00 $5,380.00
LIPOFEED $5,363.00 $4,952.00 $4,662.00 $5,033.00

graf-3-prepec

Como se puede observar en el cuadro anterior, los costos de la dieta siempre fueron más bajos en todas las etapas. Y como resultado de esto se obtuvo el siguiente análisis económico.

Costos de producción y ganancias por uso de aceite o Lipofeed en dietas de cerdos (pesos mx)
Costos Aceite Lipofeed
Alimentación $1,382.44 $1,458.53
Lechón $536.13 $537.95
Total $1,918.57 $1,996.48
Venta cerdos $2,809.17 $3,143.53
Ganancia $890.60 $1,147.05
Ganancia Extra por Uso de Lipofeed $256.45 (17.21 usd)

La mayor ganancia en dinero obtenida por el uso de Lipofeed fue a causa del mayor peso de venta logrado en comparación con el grupo control. Si retomamos el cuadro de pesos, podemos observar que los cerdo del grupo con Lipofeed, alcanzaron casi el peso de los cerdos control 12 días antes, lo cual puede suponer que si la prueba hubiera terminado en este peso, se hubieran ahorrado 12 días de alimento para cada cerdo.

Los gluconeogénicos al no ser grasas, su acumulación dorsal no se da en las canales, sabemos que la calidad de la grasa dorsal está influenciada por la fuente de grasa usada y la longitud de sus ácidos grasos, así como por la acumulación del exceso de energía, que por cuestiones evolutivas será almacenada para algún momento de carencia energética. Lipofeed al optimizar el ciclo de Krebs y mantener un aporte constante de energía disponible disminuye el engrase de los animales.

graf-4-prepec

Cerdos alimentados con LipofeedTM durante toda su vida productiva nos muestran algunos resultados en canal. El siguiente es un reporte en rastros tipo inspección federal, en donde llevan a cabo las diferentes mediciones de rendimiento de los animales. La columna de la derecha es el estándar que maneja el establecimiento, mientras que los datos de la columna izquierda son los alcanzados por los cerdos por el consumo del gluconeogénico durante toda su vida productiva.

Conclusiones.

La evolución ha permitido que los organismos aseguren el abasto de energía por diferentes caminos, así que el mejor entendimiento de las diferentes vías metabólicas nos permite abrir las puertas a optimizar mejor estas rutas y aprovechar óptimamente la energía disponible en las materias primas, lo que representa un ahorro en el costo de las dietas sin dementar la productividad de los animales. LIPOFEEDTM es un desarrollo que aprovecha rutas alternativas de obtención de energía, logrando mejorar la productividad y la rentabilidad en el cerdo así como en las demás especies productivas.

Artículo publicado
 Los Porcicultores y su Entorno 110