XIII Congreso Centroamericano y del Caribe de Porcicultura Reseña

Ing.-Eduardo-Carles

Bajo el slogan “Innovando la Producción para la Generación Millennials”, la Federación Centroamericana y del Caribe de Porcicultores (FECCAPORC) celebró su XIII Congreso Centroamericano y del Caribe de Porcicultura, del 6 al 9 de septiembre del año en curso en la Ciudad de Panamá, Panamá, ante más de 800 congresistas procedentes de más de 13 países, entre los que se encontraban los representantes de las Asociaciones Porcícolas de Guatemala, Belice, Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana y Costa Rica.

La industria porcina se ha convertido en una de las principales actividades pecuarias a nivel internacional, teniendo un repunte significativo en el producto interno bruto (PIB) de muchos de los países de la región de Centroamérica y del Caribe, de ahí la importancia de celebrar este tipo de eventos que aportan en demasía a la actividad.

El Congreso contó con la realización de 2 pre congresos organizados por Biomin y Elanco, así como una numerosa y concurrida zona comercial, además de un excelente y actualizado programa de conferencias ofrecidas por investigadores de reconocido nivel internacional.

La Inauguración

Durante la ceremonia de inauguración el Ing. Carlos Pitti, presidente de la Asociación Nacional de Porcicultores (ANAPOR), dijo que tanto en Centroamérica y el Caribe existe una importante difusión de la cadena porcina en cuanto a los sistemas de producción a pequeña escala y en muchos casos de subsistencia, “contamos con empresas organizadas que en las últimas décadas han realizado mejoras sustanciales en términos de productividad de la industria de la carne de cerdo mejorando su competitividad al interior de la cadena productiva con miras a fortalecer su participación en los mercados y buscando crear oportunidades en el mercado de exportación sin olvidar que en nuestro sistema de producción porcina hay de subsistencia y es la que debe entenderse en su justa dimensión y en donde nuestros Gobiernos deben establecer políticas agropecuarias acordes, que sin ellas afectan la economía rural en nuestros países en beneficio de unas cuantas empresas importadoras”, añadió.

Señaló que la vida del área rural depende del sector agropecuario, “y somos nosotros así como otros productores los que asumiremos la responsabilidad de alimentar con la proteína correcta a más de 60 millones de personas que hoy habitan los países de Centroamérica y del Caribe”.

Por su parte el Ing. Víctor Epifanio, presidente del XIII Congreso Centroamericano y del Caribe de Porcicultura, durante su participación dijo que la actividad porcina, hoy por hoy, se ha convertido en una de las principales actividades a nivel internacional, logrando un repunte significativo en el producto interno bruto de muchos países de la región Centroamericana y del Caribe. “En el caso de nuestro país, dentro del producto interno bruto del sector agropecuario panameño, según datos de la Contraloría General de la República, la producción de cerdos ocupa el tercer lugar (de un total de 10 actividades), con el 10% de participación con un crecimiento respecto al año anterior que fue de 6.20%”, abundó, para después señalar que la producción de cerdos aporta más a la economía del país que otras actividades, “lo que nos da un claro indicio del posicionamiento que ha ido alcanzando gracias al esfuerzo de todos los involucrados”, sostuvo.

“Actualmente la denominada carne blanca, ha pasado inclusive a romper estereotipos que la tenían estigmatizada como una carne de cuidado para la salud humana, y es la más consumida a nivel mundial con un 36% del total de la carne producida”, comentó el Ing. Epifanio, quien agregó que lo anterior es gracias al trabajo, empeño y esfuerzo de los porcicultores, de profesionales del campo, de instancias de investigación y la amplia gama de proveedores de la industria porcina, que juntos han logrado desarrollar carne de mejor calidad, con mayor masa muscular favoreciendo la inocuidad alimentaria.

El Ing. Epifanio destacó el trabajo que han desarrollado los expresidentes de FECCAPOR, quienes igualmente junto a sus organizaciones madres, han sabido poner por delante el nombre de la actividad porcina. “Seguiremos insistiendo en la urgente e imperiosa necesidad de una política de estado para el sector agropecuario, que tome en cuenta la actividad porcina y lo que ella representa actualmente”.

“Hay grandes retos que debemos enfrentar juntos como región, uno de ellos el cambio climático, los retos energéticos y el problema de agua… pero ello sólo será posible si continuamos trabajando unidos como lo hemos hecho hasta ahora”.

“La tarea que tenemos por delante para seguir impulsando y desarrollando nuestra actividad es ardua, y el camino es largo, pero estamos aquí para seguir trabajando por el fortalecimiento de la seguridad alimentaria de nuestros países miembros de FECCAPOR”, finalizó.

Semblanza histórica de ANAPORC

Eric Velasquez, destacado porcicultor, caracterizado por su pasión y entrega a la actividad, leyó una semblanza histórica de la Asociación Nacional de Porcicultores (ANAPOR):

“Dicen que recordar es vivir… es por eso que hoy 32 años después deseamos rememorar el nacimiento de nuestra organización”.

“Gracias a la visión de un grupo de porcicultores en el año de 1985 se constituye la Asociación Nacional de Porcicultores de Panamá (ANAPOR). Recordamos entre sus socios fundadores a verdaderos personajes de la actividad, tales como: Jorge Arango, Jorge Canto (QEPD), Modesto de León (QEPD), Víctor Epifanio, René González, José Laws, Esequiel Rodríguez (QEPD) y José Manuel Quezada, quienes imprimieron un sello de trabajo en equipo, dedicación y pasión por esta noble actividad”.

“20 años después, en 2006 el Ministerio de Honor y Justicia de Panamá le otorga su personalidad jurídica. Cabe señalar que en el 2003 la ANAPOR, bajo la presidencia del Ing. Luis Benjamín Rosas adquiere sus oficinas, hecho que revitalizó a la Asociación”.

“Hoy 32 años después la ANAPOR es reconocida como una organización sin fines de lucro, teniendo en mente siempre la superación académica y de conocimiento de sus agremiados y lo más importante es que creemos firmemente en nuestra Asociación, en nuestra actividad, en su sustentabilidad y en la importancia que tiene en la producción de alimento para el país”.

“Gracias a esos visionarios fundadores… porque por ustedes estamos hoy celebrando este Congreso Centroamericano y del Caribe 2017, que nos permite unir esfuerzos y fijar directrices con nuestros hermanos de la región y más allá”.

También dentro de la ceremonia de inauguración de este magno evento se le rindió un homenaje póstumo al porcicultor Modesto (Legin) Asunción de León de León, por su invaluable aporte al desarrollo de la porcicultura Panameña, lo que lo llevó a ser socio fundador de la ANAPOR en 1985 formando parte de la primer Mesa Directiva.

Por su parte el Ministro de Desarrollo Agropecuario Eduardo Carles, encargado de hacer oficialmente la inauguración del congreso, dijo que el común denominador de esta industria es la pasión, sentimiento característico del porcicultor.

Comentó que el consumo de carne de cerdo se ha incrementado a nivel mundial y que Centroamérica y el Caribe no es la excepción, “esta carne representa una oportunidad muy valiosa y nos corresponde un reto muy importante, muchos de nosotros hemos escuchado que para el año 2050 tendremos el reto de alimentar a más de 2000 millones de personas, esto es clave para el desarrollo de la porcicultura, a este bloque centroamericano y del caribe nos toca un reto muy importante, los desafíos son grandes y se requiere de políticas de apoyo y los gobiernos de cada país somos los responsables de dárselos. Es necesario identificar nichos de mercado, contar con una industria productiva y sustentable, libres de enfermedades, amable con el medio ambiente y crear la apertura de canales de comercialización pública y de interés social. Panamá por su posición geográfica es un punto estratégico y por qué no, puede convertirse en punta de lanza a este respecto”.

Posteriormente se procedió al corte de listón en la zona comercial, integrada por los principales proveedores de la industria porcina panameña e internacional en general, en donde se ofreció un coctel de bienvenida.

Ecos del evento

Sobre la realización del XIII Congreso Centroamericano y del Caribe de Porcicultura, algunos de los asistentes coincidieron en opiniones, algunas de ellas fueron:

  • “El poder de convocatoria, la organización y logística junto con el programa técnico fueron de primer nivel”.
  • “Si algo hay que resaltar de este exitoso congreso es la calidad integral que presentó y sin temor a la equivocación es el mejor de esta naturaleza que se ha organizado y servirá de ejemplo para los venideros”.
  • “Quedó de manifiesto la visión y pasión con que los porcicultores panameños ven a la actividad, se espera que de manera pronta sigan adelante y reciban el apoyo que se requiere”.
  • “Para mí lo más importante del Congreso fue el programa técnico por un lado y por otro la oportunidad que se tuvo de intercambiar opiniones con gente de la actividad de otros países”.
  • “La porcicultura es una actividad que requiere de buenas políticas agropecuarias para su desarrollo, ya que es una importante actividad, tal y como se expresó en los discursos de inauguración”.
  • “Importantes empresas integraron la zona comercial, pero sin duda, Biomin fue quien tuvo una sobresaliente presencia”.
  • “El compromiso del Ing. Víctor Epifanio y su equipo de colaboradores se demostró al estar pendientes de todos los detalles, excelente evento el que vivimos”.