Portada Entorno Pecuario Riesgos de introducción de enfermedades a través de mercancias de importación.

Riesgos de introducción de enfermedades a través de mercancias de importación.

0

Riesgo de introducción de enfermedades o plagas de los animales, zoonosis y vectores exóticos, a través de  mercancías de importación

MVZ. Graciela Patricia Peña Flores

Con el creciente comercio global de especies animales y productos derivados de éstos, entre países de los 5 continentes, se ha incrementado también el riesgo de contraer algunas enfermedades o plagas de los mismos; ya sea por zoonosis, insectos exóticos (vectores) o especies invasoras.

Estos riesgos pueden traducirse en considerables costos sanitarios, económicos o ecológicos, inclusive catastróficos para quien reciba la mercancía afectada; y en algunos casos, pueda provocar cambios en el estatus sanitario afectando directamente las exportaciones a terceros países.

La importación de estos productos originarios de diversas regiones es una práctica que ha aumentado en México, que actualmente cuenta con 10 Tratados de Libre Comercio y mantiene acuerdos con 45 países; donde las autoridades sanitarias correspondientes son las responsables de vigilar la posible introducción de enfermedades o plagas de los animales; los retos son cada día mayores.

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SADER); es el órgano facultado para realizar ésta actividad en nuestro país, con el fin de evitar efectos negativos en la ganadería nacional o en la población humana.

Este trabajo se efectúa a través de diversas direcciones encargadas de elaborar requisitos sanitarios, al realizar análisis de los riesgos de introducción; además de la verificación e inspección de las mercancías, muestreos y otras actividades.

México tiene reconocimiento oficial por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) del estatus sanitario para diversas enfermedades: país libre sin vacunación para fiebre aftosa; fiebre porcina clásica; de las pestes equina, bovina, porcina africana y; de los pequeños rumiantes; de virus o bacterias exóticos oriundos de Asia o África, como fiebre del Valle del Rift y septicemia hemorrágica; entre otras.

De igual manera, el país se encuentra en la categoría de “riesgo controlado” para la Encefalopatía Espongiforme Bovina mejor conocida como la enfermedad de las vacas locas y, se distingue por tener un excelente programa de rabia en perros a través de un esquema de vacunación canina masiva anual. Además, desde los años ochenta México es libre de gusano barrenador del ganado, Cochlimyia hominivorax y de la enfermedad hemorrágica viral de los conejos.

La introducción de productos de origen animal al país se da por la vía comercial es decir; en grandes volúmenes de animales, carne, cueros, lácteos y otros; los cuales ingresan diariamente por las fronteras, puertos o aeropuertos mexicanos; aunado a lo que los turistas o visitantes traen consigo.

Desde el punto de vista turístico un viajero al ingresar por algún punto de entrada al país, puede introducir tantas enfermedades de las que esté libre México como por ejemplo: a través de un embutido de cerdo comprado en el Mediterráneo, el virus de la peste porcina africana; de un tambor africano de piel mal curtida, la dispersión de esporas de ántrax; por medio de un pequeño mono tití escondido en su equipaje, adquirir la fiebre amarilla; entre otros.

Es importante señalar que nuestro país tiene un creciente mercado de exportación internacional; tan sólo en el año 2013 se enviaron más de 60 mil toneladas de carne de cerdo a 32 países de Asia, África y Europa, incluyendo países con exigencias sanitarias superiores como Japón, Canadá o Nueva Zelanda. Las exportaciones de animales vivos representaron 339 millones de dólares a fines de ese mismo año.

Sin embargo, aún cuando aquí se cuenta con regulaciones para la importación de los mencionados productos, no está exento de la introducción clandestina de mercancías animales o ingresos sin cumplir con la normatividad sanitaria aplicable (ej. puentes fronterizos); hecho que puede traer peligrosas consecuencias, no sólo zoosanitarias, sino también de salud pública y ecológicas las cuales pueden llegar a ocasionar graves pérdidas económicas.

Zoonosis: riesgo en animales y humanos

La demanda mundial de especies vivas es muy vasta y puede tener fines tan diversos como los siguientes: compañía, en el caso de los perros y los gatos; mascotas no tradicionales, como pitones, zorros, arañas o escorpiones; deporte, como los animales para rodeo; producción o reproducción, como diferentes especies de bovinos, borregos muflones o cérvidos; sacrificio (abasto), como búfalos o cerdos; conservación como cóndores, borrego cimarrón; animales de zoológico como tigres, antílopes, cebras o de espectáculo, como elefantes, jirafas y osos.

En los animales existen las zoonosis, enfermedades transmitidas entre animales vertebrados y humanos. El Comité de Expertos en Zoonosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que de las enfermedades emergentes o re-emergentes el 75% son zoonóticas es decir, pueden transmitirse de los animales al hombre.

Taylor LH identificó 1,415 especies de organismos infecciosos patógenos para los humanos que incluyen 217 virus y priones, 538 bacterias y ricketsias, 307 hongos, 66 protozoarios y 287 helmintos; el 61% de todas esas especies son agentes zoonóticos.

Las zoonosis emergentes se definen por mostrar un aumento en la incidencia o expansión geográfica, o incrementos en el rango de huésped o de vectores los cuales pueden transmitir la enfermedad. Muchas de estas especies son virus de distribución global y se asocian a reservorios animales, otras son bacterias o parásitos, y de éstos, los protozoarios tienden a resurgir.

El origen de las enfermedades emergentes se asocia a factores socioeconómicos, ambientales y ecológicos. Al compartir el hábitat, el humano y los animales pueden ser portadores de agentes zoonóticos, el riesgo aumenta a mayor contacto animal-humano. Por ejemplo: la exposición se incrementa si una mascota no tradicional trae consigo algunas garrapatas con parásitos zoonóticos y, al estar cerca de diversas personas, eventualmente alguna de ellas podría adquirir la enfermedad.

Especies invasoras

La OIE define a las especies no nativas (o exóticas) invasoras como un animal que ha sido introducido, se ha establecido y posteriormente propagado fuera de su área de distribución nativa. Son especies transportadas por medios humanos, quienes después de un largo proceso de adaptación a un nuevo ambiente pueden tornarse invasoras y tener efectos adversos sobre la biodiversidad, los servicios ecosistémicos, la salud humana, animal y vegetal, y las actividades económicas productivas.

Las fronteras o límites políticos no impiden la entrada y dispersión de especies invasoras. Por ejemplo: en una consulta de importación de perritos de la pradera americanos Cynomys ludovicyanus como mascotas, el análisis de riesgo indicó que podría desplazar a la especie mexicana Cynomys mexicanus restringida a tres estados mexicanos. Además de ser potencial portadora de 3 tipos de pulgas transmisoras de peste bubónica, tifus y bartonelosis; también pueden transmitir Yersinia pestis (tularemia), enfermedad de Lime, hantavirus y enfermedad de Chagas (Trypanosoma cruzii).

El tema de especies invasoras está siendo revisando de manera interinstitucional entre el SENASICA, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Comisión Nacional para el Conocimiento y el Uso de la Biodiversidad (CONABIO), y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Enfermedades Transmitidas por Vector e insectos exóticos

Una amplia gama de contagios transmisibles por insectos o artrópodos componen a las Enfermedades Transmitidas por Vector (ETV); entre éstos, la OMS considera en su programa de ETV el dengue y el paludismo, causado por los mosquitos; la leishmaniosis, que afecta a perros y humanos, y es transmitido por una mosca Phlebotominae; la enfermedad de chagas o tripanosomiasis americana, propagada por chinches triatominas; la esquistosomiasis, infección originada por los caracoles; la fiebre amarilla, virus endémico en regiones de América Latina y de África, es transmitida por moscos siendo los monos sus reservorios; otras enfermedades como el Virus del Oeste del Nilo, que llegó a Norteamérica en los años 80’s; las encefalitis equinas venezolana, del este y del oeste; la encefalitis japonesa son otras de las muchas enfermedades transmitidas por las moscas o los mosquitos; las cuales deben ser vigiladas en los puertos, aeropuertos y fronteras, varias de ellas zoonóticas.

Una plaga de los animales, citada antes, es el gusano barrenador del ganado, la especie americana Cochliomyia hominivorax (Sudamérica), y la especie del Viejo Mundo Chryzomya bezziana (países del Mediterráneo); son plagas que a la menor sospecha deben notificarse inmediatamente, pues las miasis ocasionada y su facilidad de establecimiento en regiones carentes de esta especie, las hacen plagas obligatorias a la inspección en mercancías como cueros, pieles, trofeos de caza, animales vivos provenientes de países donde son endémicas. Las garrapatas transmisoras de Cowdria existen en África y el Caribe, y pueden llegar a través de pieles y cueros.

Prevención de introducción de riesgos a México

Finalmente, la Dirección de Importaciones y Exportaciones es la encargada de establecer la hoja de requisitos zoosanitarios para la importación de mercancías de origen animal y especies animales, los cuales se establecen de 2 formas: por medio del Módulo de Consulta de Requisitos Zoosanitarios para la Importación (MCRZI), un sistema de consulta en línea los 365 días del año, donde publican las hojas con los respectivos requerimientos como respuesta a la solicitud del trámite COFEMER “SENASICA-01-011 Solicitud de la Hoja de Requisitos Zoosanitarios para la importación de mercancías reguladas no contempladas en este módulo de consulta, o bien; cuando se solicita un dictamen técnico de una importación detenida o retenida en el algún punto de ingreso al país.

A través de certificados zoosanitarios (o internacionales) de exportación se garantiza el cumplimiento de los requisitos solicitados por México, al negociar con autoridades veterinarias o sanitarias homólogas. Estos documentos oficiales incluyen: ser libre de enfermedades o plagas, pruebas diagnósticas negativas a enfermedades indeseables, tratamientos como fumigación, proceso térmico, acondicionamiento, vacunación, desparasitación, etcétera.

El cumplimiento de los requisitos establecidos para toda mercancía de origen animal de importación se vigila estrictamente por los oficiales de sanidad agropecuaria en los puntos de ingreso al país y, cualquier falta o incumplimiento impedirá el ingreso de dicho producto, hasta que no sea evaluado el riesgo zoosanitario que éste implique.

De esta forma, el SENASICA protege a la ganadería nacional, a la fauna silvestre y nativa de México, y a sus ecosistemas, al sector primario y a la industria; quien utiliza las materias primas animales importadas e indirectamente cuida y favorece los mercados de exportación al impedir la entrada de plagas que limiten el comercio en nuestro país.

Bibliografía

  1. Control and prevention of emerging parasitic zoonoses. Chomel B.B. International J Parasit. 38(2008) 1211-1217
  2. Wildlife trade and global disease emergence. http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/11/7/05-0194_article
  3. Implications of wildlife trade on the movement of avian influenza and other infectious diseases.
  4. http://storage.globalcitizen.net/data/topic/knowledge/uploads/20110128123112579.pdf
  5. Risk of Importing Zoonotic Diseases through Wildlife Trade, United States. http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/15/11/09-0467_article
  6. Vector-borne disease http://www.who.int/heli/risks/vectors/vector/en/
  7. http://www.senasica.gob.mx/?id=4344
  8. http://www.senasica.gob.mx/?id=983
  9. http://www.senasica.gob.mx/?id=4341

Artículo Publicado en Los Porcicultores y su Entorno

SIN COMENTARIOS