Oscar Huerta
Consultoria en producción porcina
Correo: [email protected]

Alfredo Cuellar

Eder Paez
Asesoría privada.

Cuál es el potencial de sus primerizas? y en consecuencia, ¿cuál es el potencial de producción de su granja? Es de conocimiento de todos ustedes que la primerizas juegan un papel importante en las granjas porcinas y siempre se ha platicado en el medio sobre este tema, pero ¿qué resultados hemos obtenido de todo esto? ¿qué hemos implementado de todas las conferencias escuchadas y artículos publicados?

El siguiente reporte tiene como objetivo presentar los resultados obtenidos en los últimos 6 meses en una granja del centro del país con 1,800 vientres en producción. Los resultados de las primerizas para el primer semestre del 2013 lo considerábamos bueno, es decir 13.3 lechones nacidos totales y 12.6 lechones nacidos vivos, la planeación para el ingreso de las primerizas se hacía de forma general cuando el grupo tenía alrededor de 18-20 semanas, se ingresaban a la cuarentena y se adaptaban para ingresar al Sitio 1, las hembras cumplían con su calendario de vacunación y se daba seguimiento a la presencia de calores (celos) de las primerizas, el peso y edad a la carga era muy amplio y eventualmente no teníamos la cantidad de primerizas requeridas ocasionando con esto retener algunas hembras no deseables para la granja.

Semana

Cargas

Paridas

Destetadas

Rastros

Repetidoras

Presupuesto
Cargas

Necesidad
de primerizas

32

116

100

100

24

12

116

28

33

107

92

92

13

12

116

25

34

109

94

94

16

12

116

26

35

117

101

101

19

12

116

22

36

115

99

99

10

12

116

15

37

114

98

98

16

12

116

22

38

115

99

99

5

12

116

10

39

115

99

99

20

12

116

25

En mayo del 2013 se hicieron varios análisis de producción de primerizas usando los reportes del Pig CHAMP, determinamos la mejor edad (220-230 días) y el mejor peso (135-145 kg) para cargar a las primerizas en esta granja y se establecieron las siguientes condiciones de manejo:

  1. Edad de selección 20 semanas.
  2. Se coloca el arete a todas las hembras.
  3. Peso a la carga deberá ser de entre 130 y 150 kilos*.
  4. La edad a la carga deberá de ser entre 220 y 230 días*.
  5. Las hembras deberán cumplir su calendario de vacunación y adaptación.
  6. La detección de calores (celo) deberá iniciar inmediatamente se seleccionen las hembras de reemplazo.
  7. Una vez identificados los calores (celo) de las hembras primerizas, éstas deberán ser agrupadas por lote semanal.
  8. Ya formado el grupo semanal de las primerizas con su primer calor (celo), éstas entrarán a un proceso de sincronización para el siguiente celo (usar Altrenogest), para que todas las primerizas muestren su segundo calor en un máximo de 2 días.
  9. Al saber la fecha del siguiente segundo calor (celo), enjaular a las hembras por lo menos 2-4 días.
  10. Las hembras próximas a servicio al presentar su tercer calor deberán ser enjauladas 7 días antes de ser inseminadas.
  11. Las inseminaciones deberán ser en presencia del macho.
  12. Las inseminaciones deberán iniciar inmediatamente después de detectar el celo y posteriormente cada 12 horas.

A partir de septiembre y hasta la fecha se han tenido 435 partos de primerizas con el manejo antes mencionado con un promedio de 14.6 lechones nacidos totales y 13.7 lechones nacidos vivos. Esto significa un incremento de alrededor de 1 lechón más por parto, es decir 2.5 lechones más por año, que con un reemplazo anual de hembras del 50%, esta granja producirá 2,250 lechones nacidos vivos más que las primerizas con el manejo anterior. Cabe mencionar que todas las primerizas son de la misma genética.

Para poder ser más precisos en la cantidad de primerizas que va a ingresar (co
ociendo que las mejores primerizas deberían tener 32 semanas de vida), determinamos que deberíamos evaluar en la semana 8 de gestación todas las hembras que tenemos con diagnóstico de preñez positivo por medio de su VRDC de Pig CHAMP, y así saber cuántas hembras se deben enviar a rastro.

Ya con el número de hembras disponibles al destete, agregamos las repetidoras que ya conocemos y con la diferencia sobre el presupuesto de cargas tenemos la cantidad de hembras primerizas que necesitaremos. También hay que considerar un 2% extra de hembras por alguna emergencia (muerte o falla obstétrica).

Para facilitar el cálculo de necesidad de primerizas utilizamos una hoja de cálculo como la que se muestra en el cuadro superior.

Como se puede observar en los resultados, el tener la información en tiempo y forma, nos permitió tomar una serie de decisiones que implicaron una mejora en la producción.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Mayo-Junio 2014