blankPor Lallemand Animal Nutrition

El crecimiento de las levaduras asimiladoras de lactato en el silo es algo negativo. Produce calentamiento, pérdidas de MS, de nutrientes, de energía y puede ocasionar el aumento del pH, que permite el crecimiento de hongos y bacterias, lo que reduce aún más la calidad del ensilado y posiblemente la producción de toxinas.

Siempre que los productores observen un calentamiento excesivo, así como la pérdida de energía que impulsa el calentamiento, pueden estar seguros de que el valor nutritivo del ensilado también está disminuyendo. Las levaduras son organismos relativamente simples y usan primero los nutrientes más digestibles y valiosos.

La mejor solución para evitar estas pérdidas es minimizar el crecimiento de estas levaduras. Las levaduras necesitan oxígeno para desarrollarse. Por lo tanto, limitar la exposición al oxígeno es clave para inhibir el calentamiento y el deterioro.

Limitar la exposición al oxígeno depende de la ardua labor y las buenas prácticas de gestión. Los productores deben asegurarse de empacar de manera eficiente y cubrir los silos de manera rápida y completa. Esto favorece la expulsión del aire del ensilado y reduce su ingreso, además de limitar el crecimiento de microbios aeróbicos exotérmicos (que generan calor).

Desde luego, el peligro de calentamiento y deterioro regresa al momento de la extracción del alimento cuando el ensilado vuelve a exponerse al aire, lo que puede ocasionar que las levaduras – inactivas durante el almacenamiento – se «despierten» y crezcan rápidamente, produciendo un calentamiento considerable y pérdidas de alimento. Para minimizar estas pérdidas, hay que asegurar un buen manejo de la cara: evitar remover el ensilado demasiado antes de la alimentación; no dejar el ensilado en montones sueltos; y suministrarlo a una velocidad lo suficientemente rápida como para evitar el calentamiento.

El ensilado inoculado con Lactobacillus buchneri 40788 es más resistente al calentamiento y al deterioro ya que este organismo reduce los niveles de levadura, mejorando la estabilidad de la alimentación. L. buchneri 40788 aplicado a un mínimo de 400.000 UFC por gramo de ensilado o 600.000 UFC por gramo de maíz con alto contenido de humedad (HMC), ha sido examinado de manera especial por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y se le ha permitido afirmar una mejora de estabilidad aeróbica. En México, L. buchneri 40788 está disponible comercialmente en inoculantes forrajeros Biotal® Buchneri.

El empleo de estas estrategias como parte de su programa general de manejo del ensilado permite minimizar el crecimiento de levaduras, retener más nutrientes valiosos para la alimentación e incrementar la rentabilidad.

Para obtener consejos adicionales sobre el ensilado, visite www.qualitysilage.com.

Asimismo, podrá encontrar más información sobre Biotal o ubicar un distribuidor en su localidad, al visitar LallemandAnimalNutrition.com.

Empresa