Departamento técnico.
Olmix Latinoamérica Norte.

El hígado es considerado la glándula más grande del ave y el órgano que desempeña el mayor número de funciones vitales dentro del organismo, cumpliendo funciones metabólicas, de almacenamiento, síntesis y detoxificación (Cuadro 1) (Zaefarian et al., 2019).

En los sistemas de producción intensiva el hígado, al ser el principal órgano de desintoxicación, está potencialmente expuesto a sufrir daño por sustancias derivadas de procesos metabólicos, acumulación de toxinas y fármacos, entre otros. Además de procesos como esteatosis y trastornos hepáticos, desafíos sanitarios, mismos que merman las exigencias metabólicas limitando la productividad de las aves.

Un hígado sano es la clave para mantener una óptima producción de huevo de primera calidad tanto en gallinas productoras de huevo para plato como reproductoras, debido a la exigencia necesaria para la producción a largo plazo (Kaspers, 2016).

La digestión y absorción de las grasas se producen en el intestino delgado al igual que en los mamíferos, sin embargo, en las aves la síntesis es mayor en hígado y muy limitado en tejido adiposo debido a que las aves presentan un sistema linfático intestinal poco desarrollado, los ácidos grasos de la dieta se drenan en el sistema sanguíneo portal como proteínas de baja densidad (VLDL) pasando a través del hígado, lo que predispone a una mayor acumulación de grasa en el órgano (Cherian, 2002; Oviedo, 2017).

El hígado graso o esteatosis hepática es una enfermedad causada por numerosos factores (ambientales, nutricionales, hormonales, presencia de micotoxinas, entre otros) que afectan la utilización de grasas en el hígado y aumenta a medida que las gallinas envejecen cuando existe una mayor producción de huevo. Este estado refleja la acumulación de lípidos en hígado, teniendo como consecuencia una reducción de la eficiencia celular las cuales pueden ser destruidas y reemplazadas por tejido conectivo, generando un trastorno metabólico no infeccioso que resulta en ruptura del hígado, hemorragia, reducción de la producción de huevos y aumento de FCR, reducción de la calidad de cáscara y mayores tasas de mortalidad (Oviedo, 2017).

La estrategia comúnmente aplicada en la producción comercial es prevenir y mantener las funciones hepáticas de la gallina depurando de manera periódica evitando así utilizar tratamientos terapéuticos con dosificaciones superiores que llegan a elevar los costos de producción.

Biotecnología azul para mejorar la productividad

La biotecnología azul trabaja con algas marinas como materia prima natural, bioactiva y renovable, y es una de las soluciones que hoy en día Grupo Olmix nos brinda. Dentro de su amplia variedad de moléculas patentadas encontramos los polisacáridos sulfatados marinos o MSP® por sus siglas en inglés, que son principios bioactivos de las algas que muestran similitudes filogenéticas con los polisacáridos del reino animal, los cuales generan actividades biológicas únicas y ayudan al mantenimiento de la homeostasis. Tras un proceso de microfiltración los polisacáridos sulfatados marinos son caracterizados conforme tamaño y peso molecular, lo cual indica su efecto sobre sistema inmune, salud hepática y salud digestiva. Para este tipo de desafío hepático, una de las moléculas que se enfocan a restablecer las funciones de los hepatocitos bajo condiciones de desafío es MSP® LIPIDS.

El mecanismo de acción de los MSP® LIPIDS es incrementar la producción de ácidos biliares para utilizar en mayor proporción la energía contenida en las vacuolas lipídicas del hígado que están congestionando el tejido y afectando su actividad metabólica, al activar el receptor nuclear farnesoide (FXR), cambiando el ciclo normal del ácido biliar, detoxificando el hígado y mejorando el metabolismo lipídico, al incrementar la emulsificación. Además de la función hepato-protectora del resto de sus componentes como; extractos de boldo y alcachofa, sorbitol, colina, metionina y vitaminas, que generan una respuesta más rápida a los 5 días de uso en comparación con otros productos en el mercado, convirtiéndola en una excelente estrategia para prevenir trastornos hepáticos.

En una prueba en pavas reproductoras se trató a las hembras con DigestSea® para determinar la mejora en la condición hepática, así como validar la mejora en el comportamiento productivo (% de postura). Como respuesta a la administración de MSP® LIPIDS a dosis de 500 ml/1,000 L de agua de bebida, comparada con un hepatoprotector basado en sorbitol y colina a dosis de 1 litro/1,000 L de agua de bebida en una granja convencional de pavas reproductoras, podemos observar una mejora tanto en los parámetros productivos, así como histológicos, en el que se reduce de manera significativa la hiperplasia del ducto biliar y la leucocitosis, disminuyendo la congestión, mejorando así el flujo sanguíneo para la detoxificación, y restableciendo de forma inmediata la función del hígado.

En cuanto a tamaño y conformación de hepatocitos no se observó diferencia entre control y el tratamiento, sin embargo, en secciones hepáticas (x400) mostró una disminución el tamaño de las vacuolas lipídicas en el grupo tratamiento (ver figura 1).

En esta prueba, la administración de Digestsea® en aves reproductoras aumenta el rendimiento de postura en un promedio de 14% mayor producción como resultado de un mejor funcionamiento hepático. De la misma forma se mantuvo la estructura y la funcionalidad de las diferentes poblaciones celulares y área portal específica, asegurando el metabolismo de lípidos al igual que funciones digestivas.

Recomendaciones

MSP® LIPIDS, que tiene como objetivo restablecer las funciones hepáticas y mejorar las funciones renales, así como las digestivas, detoxificar (sangre, hígado y riñones) y reducir el estrés oxidativo. Es recomendado a dosis de 0.5 ml por litro de agua, durante procesos de baja ingesta de alimento, cambios de dieta, daño hepático por esteatosis, problemas virales, estrés por calor, estrés oxidativo, así como durante tratamientos terapéuticos, vacunaciones, problemas de pigmentación y presencia de toxinas. DigestSea® permite restablecer la condición y la función hepática, para mantener buenos parámetros productivos y/o reproductivos.

Referencias

  • Zaefarian, F., Abdollahi, M. R., Cowieson, A., & Ravindran, V. (2019). Avian liver: the forgotten organ. Animals, 9(2), 63.
    Akers, R.M.; Denbow, D.M. Digestive System. In Anatomy and Physiology of Domestic Animals, 2nd ed.; John Wiley & Sons, Inc.: Hoboken, NJ, USA, 2013; Chapter 17; pp. 483–527.
  • Hermier, D. (1997). Lipoprotein metabolism and fattening in poultry. The Journal of nutrition, 127(5), 805S-808S.
  • Cherian, G.; Holsonbake, T.B.; Goeger, M.P.; Bildfell, R. Dietary CLA alters yolk and tissue FA composition and hepatic histopathology of laying hens. Lipids 2002, 37, 751–757.
  • Allahverdi, A., Feizi, A., Takhtfooladi, H. A., & Nikpiran, H. (2013). Effects of heat stress on acid-base imbalance, plasma calcium concentration, egg production and egg quality in commercial layers. Global Veterinaria, 10(2), 203-207.
  • Kaspers, B. (2016). An egg a day–the physiology of egg formation. Lohmann information, 50(2), 13-15.
  • Oviedo E.A., Montoya, S. Síndrome de hígado graso y hemorrágico en aves de corral. Seminario presentado en el curso “Fundamentos bioquímicos de los trastornos metabólicos”. Departamento de Producción Animal, Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Colombia, Medellín. 2017. 11p

Para más información:
Olmix Latinoamérica Norte
Tel. oficina: (442) 245 5860
[email protected]

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno Octubre Noviembre 2021