Prof. Dr. Fabio Napolitano.Scuola di Scienze Agrarie, Forestali, Alimentari ed Ambientali, Università degli Studi della Basilicata, Potenza, Italy. Editor en Jefe de la revista “Journal of Buffalo Science” Lifescience Global, Canadá.

Dr. Daniel Mota Rojas. Neurofisiología del estrés, comportamiento y bienestar de los animales domésticos y silvestres. Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), México. Editor del Libro Bienestar Animal. Elsevier. España. Pertenece al Consejo editorial de la revista “Journal of Buffalo Science” Lifescience Global, Canadá. [email protected]

Dr. Jesús Alfredo Berdugo-Gutiérrez. Latin American Center for the Study of Buffalo, Colombia. Grupo de Investigación en Reproducción Animal y Salud de Hato. FMVZ-Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. Asociación Colombiana de Criadores de Búfalos. Medellín, Colombia.

Dr. Adolfo Álvarez Macías. Profesor-investigador titular del Departamento de Producción Agrícola y Animal, especialista en el sistema agroalimentario de lácteos, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), México.

Dra. Patricia Mora Medina. Departamento de Ciencias Pecuarias. FESC. Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Dr. Jhon Didier Ruíz-Buitrago. Decano FMVZ-Universidad CES, Medellín, Colombia. Asociación Colombiana de Criadores de Búfalos, Medellín Colombia.

Dra. Isabel Guerrero-Legarreta. Departamento de Biotecnología, Profesora Emérita. Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. México.

INTRODUCCIÓN

Hemos preparado esta publicación revisando las características de los búfalos destinados a la producción de leche y tratando de conocer los efectos, positivos y negativos de los sistemas de producción: pastoreo versus confinamiento, así como el rol que ejercen los factores del animal y del entorno sobre el bienestar de la búfala lechera. Lo anterior, por la creciente demanda de los consumidores sobre una gran variedad de productos lácteos y la creciente integración de los búfalos en las unidades productivas, ya que después de las vacas lecheras, elbúfalo de agua (Bubalis bubalis) es considerado como la especie más importante por su rendimiento y alta calidad lechera. Sin embargo, el bienestar de los búfalos se empieza a comprometery está afectando su nivel de producción lechera.Entre los factores involucrados se encuentran los inherentes al animal, como su temperamento o la termorregulación, así como los del entorno tales como los ambientales, la tecnificación de la ordeña y los relacionados con los procesos productivos (parto, lactación propiamente dicho y destete). Al valorar la influencia positiva o negativa que dichos factores ejercen sobre el bienestar de los animales, se podrán implementar acciones para mejorar el grado de bienestar de los búfalos y, con ello, garantizar su productividad lechera. Para ello, es necesario aplicar protocolos de evaluación del bienestar animal; sin embargo, los indicadores o las escalas usadas para búfalo, son adaptaciones de las utilizadas en ganado doméstico del género Bos, por lo que es necesario generar los indicadores específicos validados, confiables y repetibles para búfalas lecheras a nivel de granja.

Debido al incremento en la demanda de productos lácteos por los consumidores, ha surgido un gran interés por incorporar otras especies animales (Catillo, et al, 2002), por lo cual en varios países los bovinos están siendo sustituidos por búfalos (Fericean, 2016) con el fin de ampliar la oferta de leche y sus derivados, entre ellos el queso mozzarella (Catillo, et al, 2002). Por lo tanto, la integración de los búfalos en las unidades productivas se incrementa día con día, ya que después de las vacas lecheras, elbúfalo de agua (Bubalis bubalis) es considerado como la especie más importante gracias a sus bondades, entre las que destacan: prolificidad, precocidad, rusticidad, longevidad, producción y alto valor nutricional de la leche (Fericean, 2016 yMitat, 2011).

Cabe señalar que a partir de su introducción en los ranchos ganaderos, a las búfalas lecheras se les trata y maneja como bovinos, sin tomar en cuenta que los primeros son más rústicos (con gran capacidad de adaptación a ambientes adversos) y criados en sistemas extensivos, mientras que los segundos son más especializados y, por lo general, criados en sistemas semi-intensivos o intensivos (Mota-Rojas et al., 2019). Por lo que, el objetivo de esta revisión es describir las características de los búfalos destinados a la producción de leche y conocer el efecto positivo y negativo que los factores del animal y los del entorno ejercen sobre el bienestar de la búfala lechera en diferentes sistemas de producción.

Para mayor información sobre el tema de bienestar y comportamiento de la búfala lechera revisar el texto completo: Mota-Rojas D, De Rosa G, Mora-Medina P, Braghieri A, Gerrero-Legarreta I, Napolitano F. Invited review: Dairy buffalo behaviour and welfare from calving to milking. CAB Reviews 2019; 14:1-12 (Reino Unido).

Figura 1. Factores adversos a consecuencia del confinamiento. Como consecuencia de la intensificación y del interés económico por el incremento del consumo de los productos derivados de los búfalos, en su crianza se han expuesto a nuevos estímulos ocasionados por diversas tecnologías aplicadas regularmente en vacas lecheras (incremento del contacto humano, cambio de dieta, reducción del espacio disponible y sin duda el cambio de ordeño manual a tecnificado). Estas prácticas, sin duda, han perjudicado a la salud de las búfalas incrementando el número de lesiones y de interacciones agonísticas, con repercusiones en la eyección de leche, alteraciones en la regulación del calor corporal y calidad de los productos, que en conjunto han condicionado de manera importante el bienestar de las búfalas y sus crías (De Rosa et al., 2007; De Rosa et al., 2009; Mota-Rojas et al., 2019).Para mayores detalles de los sistemas de producción revisa el artículo: Mora-Medina P, Berdugo-Gutiérrez J, Mota-Rojas D, Ruiz-Buitrago J, Nava AJ, Guerrero-Legarreta I. Behaviour and welfare of dairy buffaloes: pasture or confinement?. Journal of Buffalo Science 2018a; 7:43-8.

COMPORTAMIENTO DEL BÚFALO EN PASTOREO

En las praderas de los sistemas extensivos los búfalos de agua destinan más del 99% de su tiempo en alimentarse, beber agua, rumiar y descansar; el restante 1% de los animales se desplazan y realizan otras actividades (Fericean, 2016). Si sólo se considera alimentación y rumia los búfalos ocupan entre el 60 y 65% de su tiempo por día en estas actividades (De Rosa, et al, 2009a).

El tamaño, la edad, el estado de gestación y la producción de leche tienen efecto sobre la duración del pastoreo (Fericean, 2016); sin embargo, el tiempo de pastoreo se ve reducido si en las praderas hay charcos con barro y las temperaturas son elevadas, ya que las búfalas lecheras tienden a permanecer mucho más tiempo del día, alrededor de 4 a 6 horas, tomando baños con barro para refrescarse (Fericean, 2016; Mora-Medina et al., 2018).

Cabe señalar que los ambientes silvopastoriles, además de proporcionarles gran variedad de alimentos y sombra, permiten a los búfalos expresar sus comportamientos naturales y se incrementa la frecuencia de conductas relacionadas con la exploración del entorno y de sus coespecíficos (Mora-Medina et al 2018; Mota-Rojas et al., 2019). Tripaldi et al, (2004) han demostrado que los animales que se encuentran en ambientes confortables, en condiciones similares a sus hábitats naturales, que promueven el bienestar, las búfalas muestran una menor respuesta de la corteza suprarrenal debido a que las hembras tienen más oportunidad de elegir el sitio donde desean permanecer para alimentarse o refrescarse (Tripaldi, et al, 2004) o explorando el sitio (Napolitano et al, 2013), de acuerdo con las variaciones en las condiciones del microambiente (Cuadro 1).

Para mayores detalles de las respuestas al estrés frente al calor extremo en el búfalo te recomendamos que consultes a: Berdugo J., Napolitano F., Mota-Rojas et al. (2018). El búfalo de agua y el estrés calórico. Disponible en: https://bmeditores.mx/secciones-especiales/aprendamos-juntos-del-bienestar-animal

Figura 2. En sistemas extensivos de producción.La disposición de charcas tiene efectos benéficos sobre el bienestar de los búfalos de agua, ya que les permite expresar su comportamiento termorregulador. Estudios realizados por diferentes investigadores, señalan que perduran más tiempo en lodazales (más de 5 horas al día) (De Rosa et al., 2009; Marai y Haeeb, 2010; Napolitano et al., 2013; Mora-Medina et al., 2018a; Mota-Rojas et al., 2019). En búfalas Mediterráneo se encontraron efectos benéficos evidenciados por un mayor número de interacciones sociales como acicalarse y olerse, pasan más tiempo explorando y caminando sin afectar la calidad de leche (De Rosa et al., 2007). Para mayores detalles de sistemas confinado versuspastoreo recomendamos consulten: Mora-Medina P, Berdugo-Gutiérrez J, Mota-Rojas D, Ruiz-Buitrago J, Nava AJ, Guerrero-Legarreta I. Behaviour and welfare of dairy buffaloes: pasture or confinement?. Journal of Buffalo Science 2018a; 7:43-8.

COMPORTAMIENTO DEL BÚFALO EN CONFINAMIENTO

El proceso de intensificación de la producción de leche ha propiciado que los búfalos avancen paulatinamente hacía el confinamiento. Sin embargo, hay que poner atención a los alojamientos debido a que no sólo se restringen los comportamientos naturales de la especie (Mora-Medina et al., 2018ab; Mota-Rojas et al., 2019), sino que también se generan alteraciones fisiológicas asociadas con estrés de los bucerros no destetados por la falta de espacio (Tripaldi, et al, 2004; Napolitano et al., 2018 ab). Las condiciones del alojamiento son un indicador directo de bienestar de los búfalos, debido a que si no son ambientes enriquecidos, generan estrés en los animales (Tripaldi, et al, 2004). Tripaldi et al (2004), investigaron el efecto de dos sistemas de alojamiento sobre las respuestas conductuales y fisiológicas de las búfalas lecheras. Los alojamientos consistieron en 1) con y 2) sin un amplio patio al aire libre con vegetación variada y charcas o fosas para que las búfalas pudieran bañarse y revolcarse, similares a los utilizadosen sistemas tradicionales. Las búfalas lecheras mantenidas en condiciones intensivas, al no tener acceso a los patios y charcas, extendieron sus períodos de inactividad debido a la falta de enriquecimiento de su entorno (Tripaldi et al; 2004). Por lo que uno de los elementos de enriquecimiento necesarios para las búfalas es la introducción de espacios abiertos con fosas de barro que además favorecen la producción lechera en los meses más cálidos y de mayor humedad (De Rosa et al, 2009b). Cabe señalar que un nivel reducido de actividad también puede expresarse en mayor porcentaje de tiempo que los búfalos dedican a mantener las diversas posturas de “descanso” o echado (Napolitano, et al 2013; Mota-Rojas et al., 2019) (Cuadro 1).

Figura 3. Sistemas de producción de leche confinados.Recientemente la intensificación y las técnicas de crianza desarrolladas en vacas lecheras para incrementar la producción de leche expone a los animales a cambios repentinos en el ambiente que implican afecciones de diferentes tipos (De Rosa et al., 2009). Entre los principales factores que pueden afectar el desempeño productivo de las búfalas se encuentran: el manejo por parte de los trabajadores (golpes, jalones, uso de palos), la técnica de ordeño (manual vsmecánico), comportamiento animal (nerviosismo), etapa productiva (primíparas vs multíparas), experiencias previas de manejo (negativas vspositivas) y la rutina diaria, incluyendo la interacción con los trabajadores. La máquina de ordeño puede ocasionar estrés debido al ruido o por la falta de mantenimiento de los equipos (Polikarpus et al., 2014ab). Aunado a ello, las malas prácticas por parte de los trabajadores incrementa el nerviosismo y los comportamientos
de lucha de los animales (Polikarpus et al., 2014ab), así como la probabilidad de tener lesiones. En este sentido, el manejo adecuado, suave y lento, de los animales tiene efectos positivos disminuyendo el nerviosismo de las búfalas durante el ordeño.

FACTORES PROPIOS DEL ANIMAL: EL TEMPERAMENTO

El temperamento describe la idea de que las diferencias de comportamiento individuales son repetibles a lo largo del tiempo y en diferentes situaciones (Réale, et al, 2007). El temperamento generalmente se considera innato, heredable (Lanier et al, 2000) y es el resultado de la estructura física y nerviosa del animal (Prasad and Laxmi, 2014).

Se ha demostrado que el temperamento tiene una influencia en la producción de leche. Según su temperamento y tomando como base su reactividad motora en la preparación y manejo durante la ordeña, Prasad y Laxmi (2014), tratando de identificar el tipo de animal, clasificaron a los búfalos en cinco categorías: docilidad (1), ligeramente nervioso (2), ligeramente inquieto (3), agresivo (4) y nervioso (5). Los criterios consistieron en determinar desde la inmovilidad en animales dóciles, flexión de los miembros, hasta patear o forcejear en animales agresivos. Asociando el temperamento con la productividad, en búfalas de la raza Murrah caracterizados como dóciles produjeron en promedio, 2 kg más de leche en comparación con los animales agresivos(Prasad and Laxmi, 2014).Esto puede explicarse debido a que en búfalas lecheras agresivas, la activación del eje simpático médulo-adrenal con la posible liberación de adrenalina, posiblemente provoque retención de leche. Lo anterior, se considera como una recomendación más para que animales con temperamento dócil y ligeramente inquietos, sean seleccionados por su fácil manejo y bajo nivel de ansiedad para incorporarse en los programas de cría (Prasad and Laxmi, 2014)(Cuadro 1).

EFICIENCIA REPRODUCTIVA

ÉPOCA REPRODUCTIVA

Las búfalas lecheras entran en celo a lo largo del año, sin embargo, un factor que permite el mayor índice de fertilidad se asocia con la disminución de las horas de luz diurna, lo que coincide en áreas tropicales con mayor disponibilidad de forraje (De Rosa, et al, 2009a). Por otro lado, la inclusión de charcas o fosas en las unidades productivas favorece la relación de hembras gestantes en condiciones de altas temperaturas y humedad, debido a que disminuye el estrés por calor (Di Palo, et al, 2009).

En la región de Asia, se ha determinado que en el búfalo lechero la época de parto tiene efecto sobre la eficiencia reproductiva (Shah et al, 1989). En Paquistán, India y Egipto, se ha observado quebucerros nacidos en invierno y primavera (de noviembre a abril) tienen intervalos de parto significativamente más largos que los nacidos en verano y otoño (de mayo a octubre)(Shah et al, 1989), lo que puede poner en riesgo la viabilidad de las crías.

Asimismo, el número de partos de las búfalas lecheras influye en la variabilidad del periodo de gestación. En primíparas, el periodo de gestación es mayor en comparación con búfalas de 5 o más partos, en donde los periodos de gestación se reducen (Shah et al, 1989) (Cuadro 1).

En este contexto es importante advertir que se están utilizando técnicas para la desestacionalizacion de las búfalas, con las cuales se pretende mejorar genéticamente, además de favorecer la disposición de leche fresca durante todo el año para cubrir la demanda creciente de los mercados, sin embargo, en ello resulta importante que con control y buen manejo se garantice el bienestar animal (Crudeli, et al, 2016; Napolitano et al., 2018ab). Si deseas saber más sobre comportamiento materno de la búfala puedes consultar a: Napolitano F y Mota-Rojas D. et al. (2018). Vinculación búfala- bucerro: el comportamiento materno en:

https://bmeditores.mx/secciones-especiales/aprendamos-juntos-del-bienestar-animal

http://www.lifescienceglobal.com/journals/journal-of-buffalo-science

blankSi deseas seguir actualizándote en temas relacionados con el Búfalo, te invitamos a que consultes la revista Journal of Buffalo Science(Figura 4) en la siguiente liga:

Figura 4. Portada de la revista “Journal of Buffalo Sciences”.

CONCLUSIONES

La rápida introducción de búfalos provenientes de Asia a Europa, Estados Unidos de América y Latinoamérica, ha hecho que los manejos, infraestructura y equipamiento de la ganadería bufalina se consideren como una excelente oportunidad de negocio, sin pleno conocimiento de que las búfalas no son vacas lecheras.

Lo anterior compromete y pone en riesgo el bienestar de los búfalos repercutiendo en su productividad lechera. Entre los factores involucrados se encuentran los factores propios del animal como su temperamento o la termorregulación, los ambientales, como la intensificación del sistema, la tecnificación durante la ordeña así como los relacionados a los procesos de parto, lactación propiamente dicho y destete. Por ello, identificar el modo en que afectan dichos factores, favorecerá la implementación de acciones para prevenir, minimizar o eliminar su presentación dentro de las unidades productivas.

Es necesario implementar protocolos de evaluación del bienestar de búfalas lecheras que sean de fácil aplicación a nivel de granja, ya que teniendo en cuenta la influencia positiva o negativa que ciertos factores ejercen sobre el bienestar de los búfalos, se podrán instrumentar acciones que repercutan en mayor productividad.

Cuadro 1. Factores que afectan la producción en búfalos lecheros, ventajas y desventajas

Factor

Ejemplos

Beneficios potenciales

Referencias

Desventajas potenciales

Referencias

Macroambiente

Sistema extensivo

↑Comportamientos naturales (exploración del entorno y coespecíficos, desplazamientos, alimentarse, rumiar, refrescarse por sombras o sumergirse en charcas)

Rahangdale, et al, 2011

Aggarwal and Singh, 2010;

Fericean, 2016;

De Rosa, et al, 2009a; 2009b;

Tripaldi, et al, 2004;

Napolitano et al, 2013;

Di Palo, et al , 2009;

Mora-Medina et al., 2018;

Mota-Rojas et al., 2019.

Poca tolerancia a THI elevados (↑ temperatura ↑humedad)

↑Estrés por golpe de calor:

↑Alteración en el metabolismo (↑T°C corporal, ↑Frecuencia Respiratoria, ↑ Temperatura de la superficie corporal)

↓ Producción lechera

↓ Rendimiento productivo

↓ Ingesta de alimento en

Shenhe, et al, 2018;

Napolitano, et al, 2013;

Aggarwal and Singh, 2010;

Rahangdale, et al, 2011

Sistema intensivo

Pueden ser sistemas enriquecidos con fosas, vegetación y espacios abiertos

Tripaldi, et al, 2004;

Espacio reducido, sitios sin enriquecimiento:

↑ Posturas de echado o “descanso”

Tripaldi et al; 2004;

De Rosa et al, 2009b;

Napolitano, et al, 2013;

Mora-Medina et al., 2018.

Propios del animal

Temperamento

Animales dóciles fáciles de manejar:

↑ producción lechera

Prasad and Laxmi;2014;

Animales agresivos y nerviosos:

↑ Activación eje Hipotálamo-Hipófisis-Adrenal

↑ Reactividad de patear y forcejear, son difíciles de manejar

Prasad and Laxmi;2014;

Eficiencia reproductiva

↓ Horas luz:

↑ Fertilidad y

↑ Disponibilidad de forraje

De Rosa, et al, 2009a

↑ Horas luz: incrementa fertilidad y

↓ Disponibilidad de forraje

↓ Disminuye fertilidad

De Rosa, et al, 2009a

Nacimiento, lactación, destete

Parto normal

La madre se separa del rebaño, favorece reconocimiento de la cría.

Expresión de la conducta normal de parto

↑ Secreción de oxitocina, dopamina

↑ Comportamiento epimelético

↑ Comportamiento et-epimelético

↑ Amamantamiento comunal de la Búfala con varios bucerros

De Rosa, et al, 2009a;

Mohammadand Abdel-Rahman,2013;

Dubey, et al, 2018;

Yadav, et al, 2009;

Napolitano et al, 2013; Mora Medina et al., 2018ab;

Mota-Rojas et al., 2019.

↑ Liberación de citosinas y prostaglandinas, cortisol (dolor de parto).

Mohammadand Abdel-Rahman, 2013;

Purohit, et al, 2011; Purohit, et al, 2012

Parto anormal

Distocia:

↑↑ Tiempo de primera fase de parto

↑↑ Frecuencia pulsaciones y respiratoria

↑ Inquietud, patear el suelo, mirada hacia atrás, sobre la región abdominal, encorvar el lomo.

↑↑ [cortisol]

↑↑ Distocia materna

↑ Distocia fetal

↑ Muerte del bucerro 24 h post-parto

↑↑ Agotamiento de la madre

↓↓ Conducta materna (epimelético)

↓↓ Conducta del bucerro

(Et-epimelético)

↑↑ Infección uterina

Mohammadand Abdel-Rahman, 2013;

Purohit, et al, 2011;

Purohit, et al, 2012;

Yadav, et al, 2009;

Jadon et al, 2005.

González-Lozano et al., 2019.

Sala de ordeña

Estimulación durante actividades pre-ordeño.

Estabilidad en las rutinas

Orden de ingreso de las búfalas debe ser constante

Habituación pre-ordeño: ↓↓ estrés, reactividad conductual y mejora rendimiento lechero

Administración de oxitocina exógena, ↓↓ estrés, ↑ eyección de leche.

Cavallina et al, 2008;

Polikarpus et al, 2014;

Polikarpus et al, 2015

Leche almacenada en compartimento alveolar:

Predisposición a mastitis por deficiente vaciado de la ubre; por época de lluvias; por sumergirse en lodo. (Staphylococcus aureus oStreptococcus agalactiae)

Estrés agudo:

separación de crías, ambientes novedosos

Manejo agresivo o brusco del ordeñador.

↓↓ eyección de leche.

Singh et al, 2017; Cavallina et al, 2008;

De Rosa, et al, 2009a;

Saltalamacchia, et al, 2007;

Khan y Muhammad, 2005

Borghese, et al 2007

Alí, et al, 2011

Destete

↑Reanudación del ciclo ovárico;

↑Tasa de concepción

Rijasnaz, et al 2014;

Singh et al, 2017;

↑ Destete a edades tempranas:

En búfalas lecheras:

↓ Producción ↓ tiempo de amamantamiento

En el bucerro:

↑ [cortisol sanguíneo]

↑ Predisposición de enfermedades

↑ Conductas anormales (succión a objetos o coespecíficos; enrollar la lengua)

↑ Lesiones en coespecíficos (prepucio, ombligo y pezones).

Singh et al, 2017;

De Rosa, et al, 2009a;

Napolitano, et al, 2013;

Post-destete

Nutrición y Salud de bucerros

Éxito en la producción lechera

Ahmad, et al, 2009;

Nutrición desbalanceada o insuficiente (hambre crónica):

↓ Tasa de crecimiento

↓ Condición corporal

Deficientes condiciones ambientales y de manejo:

↑ Enfermedades (digestivas y respiratorias)

↑Mortalidad

Batthi, et al, 2007;

Ahmad, et al, 2009;

Khan et al, 2007

REFERENCIAS PARA CONSULTA

  1. Aggarwal A, Singh M. Hormonal changes in heat-stressed Murrah buffaloes under two different cooling systems. Buffalo Bull2010;29(1):1-6.
  2. Ahmad S, Yaqoob M, Hashmi N, Zaman MA, Amjad MS. Farmers’attitude towards interventions regarding buffalo calf health care and management practices under field conditions. Pakistan Veterinary Journal2009;29(3): 125-28.
  3. Ali MA, Ahmad MD, Muhammad K, Anjum AA. Prevalence of sub clinical mastitis in dairy buffaloes of Punjab, Pakistan. Okara 2011;150(63):42.
  4. Aspilcueta-Borquis RR, Neto FRA, Baldi F, Santos DJA, Albuquerque LG, Tonhati H. Genetic parameters for test-day yield of milk, fat and protein in buffaloes estimated by random regression models. Journal of Dairy Research 2012;79:272–9.
  5. Berdugo-Gutiérrez J.; Napolitano F.; Mota-Rojas D.; Nava J.; González C.; Ruíz-Buitrago J.; Guerrero-Legarreta I. 2018. El búfalo de agua y el estrés calórico. Sección de aprendamos juntos de bienestar animal. https://bmeditores.mx/secciones-especiales/aprendamos-juntos-del-bienestar-animal.
  6. Berry DP, McCarthy J. Genetic and non-genetic factors associated with milking order in lactating dairy cows. Applied Animal Behaviour Science 2012;136:15–9.
  7. Bhatti SA, Sarwar M, Khan MS, Hussain SMI. Reducing the age at first calving through nutritional manipulations in dairy buffaloes and cows: A review. Pakistan Veterinary Journal 2007;27(1):42.
  8. Borghese A. Buffalo Livestock and Products in Europe. Buffalo Bulletin 2013;32:50-74.
  9. Borghese A, Rasmussen M, Thomas CS. Milking management of dairy buffalo. Italian Journal of Animal Science 2007; 6(sup2): 39-50.
  10. Catillo G, Macciotta NPP, Carretta A, Cappio-Borlino A. Effects of age and calving season on lactation curves of milk production traits in Italian water buffaloes. Journal of Dairy Science2002;85(5):1298-306.
  11. Cavallina R, Roncoroni C, Campagna MC, Minero M, Canali E. Buffalo behavioural response to machine milking in early lactation. Italian Journal of Animal Science 2008;7(3):287-95.
  12. Coroian A, Erler S, Matea CT, Miresan V, Raducu C, Bele C, et al. Seasonal changes of buffalo colostrum: physicochemical parameters, fatty acids and cholesterol variation. Chemistry Central Journal 2013;7:2–9.
  13. Crudeli, G.A.,Konrad,J.L., Pariño,E.M.(2016). Reproducción en búfalas. Corrientes, Argentina: Moglia Ediciones.
  14. De Melo BA, Nascimento IDM, Santos LTAD, de Lima LG, de Araújo FCT, Rios RRS, et al.Body morphometric measurements in Murrah crossbred buffaloes (Bubalus bubalis). Journal of Applied Animal Research 2018; 46(1):1307-12.
  15. De Rosa G, Bordi A, Napolitano F, Bilancione A, Grasso F. Effect of housing system on behavioural acti-vity of lactating buffaloes. Italian Journal of Animal Science 2007;6:506-8.
  16. De Rosa G, Grasso F, Pacelli C, Napolitano F, Winckler C. The welfare of dairy buffalo. Italian Journal of Animal Science 2009a;8:103-16
  17. De Rosa G, Grasso F, Braghieri A, Bilancione A, Di Francia A, Napolitano F. Behavior and milk production of buffalo cows as affected by housing system. Journal of dairy science 2009b; 92(3): 907-12.
  18. De Rosa G, Grasso F, Pacelli C, Napolitano F, Winckler C. The welfare of dairy buffalo. Italian Journal of Animal Science 2009c; 8:103–16.
  19. De Rosa G, Napolitano F, Grasso F, Bilancione A, Spadetta M, Pacelli C, et al. Welfare Quality®: a pan-European integrating project including buffalo. Italian Journal of Animal Science2007;6(Suppl.2):1360-3.
  20. De Rosa G, Napolitano F, Grasso F, Pacelli C, Bordi A. On the development of a monitoring scheme of buffalo welfare at farm level. Italian Journal of Animal Science2005; 4(2):115-25.

  1. De Rosa G, Napolitano F, Saltalamacchia F, Bilancione A, Sabia E, Grasso F, et al. The effect of rearing system on behavioural and immune responses of buffalo heifers. Italian Journal of Animal Science; 2007b;6:1260–3.
  2. De Rosa G, Tripaldi C, Napolitano F, Saltalamacchia F, Grasso F, Bisegna V, et al.Repeatability of some animal-related variables in dairy cows and buffaloes. Animal welfare 2003;12:625-29.
  3. Di Palo R, Ariota B, Zicarelli F, De Blasi M, Zicarelli G, Gasparrini B. Incidence of pregnancy failures in buffaloes with different rearing system. Italian Journal of Animal Science 2009;8(sup2): 619-21.

  1. Dubey P, Singh RR, Choudhary SS, Verma KK, Kumar A, Gamit PM, et al. Post parturient neonatal behaviour and their relationship with maternal behaviour score, parity and sex in Surti buffaloes. Journal of Applied Animal Research 2018;46(1): 360-4.
  2. Fericean LM. Observations regarding the buffalo’s behavior raising in extensive system. Research Journal of Agricultural Science 2016;48(2):42-9.
  3. Flower FC, Sanderson DJ, Weary DM. Effects of milking on dairy cow gait. Journal of Dairy Science 2006;89: 2084–9.
  4. Food and Agriculture Organization of The United Nations (Italy). Buffalo production and research. Reu Technical Series 67. Edited by Antonio Borghese. Rome, 2005. p.321.
  5. <