Francisco Alejandro Alonso Pesado.
Departamento de Economía, Administración y Desarrollo Rural.
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.
Universidad Nacional Autónoma de México.
[email protected]

Elizabeth Rodríguez de Jesús.
Departamento de Economía, Administración y Desarrollo Rural.
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.
Universidad Nacional Autónoma de México.

Introducción.

Los porcinos han sido criados en el mundo por el hombre con el fin de producir y obtener su carne para alimentarse, así como para distribuir, comercializar e intercambiar las mercancías. Los cerdos se caracterizan por su alta capacidad productiva y se adaptan a diferentes condiciones ambientales y climáticas. En estratos sociales con poder de compra limitados, los han considerado como una alcancía y aprovechan su capacidad de consumir productos como residuos de cocina, de restaurantes, de cosechas o de agroindustrias, que son transformados en proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales de gran importancia nutrimento para el hombre (1).

Asimismo la carne de cerdo genera ingresos importantes para productores que ofertan el satisfactor al mercado interno, habiendo productores que obtienen ganancias significativas cuando colocan el producto en el mercado internacional (1).

El mercado interno y externo de la carne de cerdo se considera como un mercado activo, en razón a que es un mercado que se ve afectado por las crisis relacionadas con la presencia de epizootias (enfermedades que afectan simultáneamente a un gran número de animales de una o varias especies), con el crecimiento demográfico, la variación y distribución de los ingresos de la población, la urbanización, el comportamiento de los precios, y los cambios en los gustos, tendencias y hábitos alimenticios (1).

De igual manera el mercado interno y externo de la carne de porcino se ve impactado por políticas económicas gubernamentales (inversión de fomento productivo, política tributaria, política monetaria, política crediticia, etc.), además por las variaciones en las preferencias del consumidor por sanidad e inocuidad alimentaria, bienestar animal y producción orgánica y/o ecológica, entre otras(1).

México es un importador neto de porcino vivo y de carne de cerdo, presentando una balanza comercial crónicamente deficitaria(2), provocando salida de divisas (dólares), dejándose de generar empleos, valor agregado y efectos multiplicadores, además acotando desarrollos locales y regionales.

Ante este contexto el fin del trabajo es presentar algunos elementos de la carne de cerdo en el mundo así como las importaciones y exportaciones de la mercancía realizada por México.

Material y Métodos.

El tema de la carne de cerdo en el mundo, y las importaciones y exportaciones de la mercancía por México se realizó recabando información de fuentes secundarias como monografías y boletín. La información se seleccionó, ordenó y analizó.

Las fórmulas que se utilizaron son las siguientes:

a)blank

Donde:

TMCA = Tasa Media de crecimiento Anual
VF = Valor Final o Futuro.
VP = Valor Presente.
n = Periodos (años).
1 = Constante.
100 = La tasa expresada en porcentaje.

b) CNA = PN + M – X

Siendo:

CNA = Consumo Nacional Aparente.
PN = Producción Nacional.
M = Importaciones.
X = Exportaciones.

c)blank

Estableciendo que:
CDA = Coeficiente de Dependencia Alimentaria.
PN+M = Oferta nacional o global.

d)blank

Indicando que:
ISA = Índice de Seguridad Alimentaria.

e) BC= X – M

Donde:
BC = Balanza Comercial.

Desarrollo de tema.

Producción y consumo de la carne de cerdo en el mundo.

La porcicultura representa la principal actividad pecuaria y fuente de proteína animal a nivel mundial, equivalente al 42% de la producción total de carne en el mundo. En 2010 la producción mundial de carne de porcino fue de 109 millones de ton(2).

De 2000 a 2010 la TMCA fue de 1.93%, ya que pasó de 90 millones de ton en 2000 para ubicarse en 109 millones de ton en 2010(2). De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2011 hubo un crecimiento lento de la producción de carne de cerdo en Asia, que posee aproximadamente el 65% de la población porcina mundial, limitó la producción mundial de carne de cerdo a 110.2 millones de ton, es decir tan sólo un 1.1% más que lo ofertado a nivel mundial en 2010(2). El aumento acumulado de 2000 a 2011 de producción de carne de cerdo a nivel mundial fue de 22.44%.

Son varios los factores que explican que la TMCA sea positiva en el periodo de estudio. Entre algunos de ellos son: a) corto periodo de gestación (114 días más o menos), alta prolificidad (24-30 lechones hembra/año) y corta edad a sacrificio (4-5 meses); b) es la principal carne consumida en el planeta; c) la especie se adapta a diferentes ambientes y a cualquier grado de especialización: pequeña o gran escala; d) posee alta eficiencia ecológica en la transformación de proteína vegetal en proteína animal de alta calidad; e) consume gran diversidad de alimentos; f) el cerdo se integra muy bien a otras especies para reciclaje y saneamiento ambiental; g) la característica y sabor de su carne permite la elaboración de gran cantidad de carnes frías y embutidos; y h) asegura más rápida respuesta productiva y económica.

China es el principal productor de carne de porcino en el mundo, ofertó en el 2010 el 47.3%(2) (51.65 millones de ton) de las producción total, la mayor parte de su producción se canaliza para consumo interno (hay que alimentar a más de 1,200 millones de habitantes en ese país). Otros países sobresalientes son Estados Unidos (EEUU) que en el 2010 produjo el 9.3% del total, Alemania con un aporte de ese mismo año de 5.0%, España (3.1%) y Brasil (2.8%)(2). México en 2010 se ubicó en el décimo sexto lugar con un aporte de 1.1% (1.2 millones de ton de carne de cerdo).

Visto desde otro ángulo, las cinco primeras regiones productoras en el 2010 fueron: China (47.3%), Unión Europea (21.8%), EEUU (9.3%), Brasil (2.8%) y la Federación Rusa (2.2%)(1), estas 5 regiones aportaron al mundo en el 2010, el 83.4%(1) (91.07 millones de ton) de carne de cerdo.

China es el país que más carne de cerdo consume, a pesar de estar ubicado como el país número uno en la producción de carne, su nivel de demanda es tan alto que para satisfacer las necesidades del mercado doméstico tiene que importar carne de cerdo, comprándole esta mercancía a México, Canadá, Chile y la Unión Europea, entre otros(1).

En el 2010 el 81.2% de la producción mundial de carne de cerdo fue consumida principalmente por: China, Unión Europea, Federación Rusa y EEUU, quienes al igual que China, a pesar de ser importantes productores, requieren comprar la mercancía del exterior para cubrir la demanda de su mercado interno(1).

De acuerdo a la FAO, en el 2010 el consumo de carne de cerdo por persona al año se ubicó así: Hong Kong con 69 kg, Unión Europea (40.5kg), China (37.1kg), EEUU (27.7kg) y Chile 22.7 kg de carne de cerdo al año por persona. En ese año cada mexicano consumió 14.0 kg de carne de porcino(2).

El consumo por persona de carne de cerdo a nivel mundial en el 2005 fue de 15.92%(3). Asimismo el consumo per cápita del producto en 2005 fue de 23.20 kg en países desarrolla- dos y de 10.30 kg en países en desarrollo(3). Con respecto al consumo per cápita por continente se establece que en el 2005, Europa se ubicó en primer lugar con 31.7 kg, seguido de Oceanía (17.7 kg), Asía (16.6 kg), América (12.5 kg) y África (1.1 kg)(3). El consumo por persona, en el 2005, en América del norte fue de 30.1 kg(3).

Se destaca que en 2005 cada austriaco consumió 72.5 kg de carne de cerdo y en España cada habitante de ese país consumió 71.4 kg de la mercancía(3).

Exportaciones mundiales de carne de cerdo.

En el periodo comprendido de 2000 a 2011 la TMCA de las exportaciones de carne de cerdo fue 8.8% cifra muy importante. En el 2000 las exportaciones mundiales se ubicaron en 2.4 millones de ton, en 2011 estas fueron del orden de 6.1 millones de ton(2).

Durante el 2000 al 2011 el crecimiento acumulado fue 154.16%. En términos monetarios la TMCA en el periodo fue de 7.9% ya que las ventas pasaron de 6.970 millones de dólares a 16,098 millones de dólares(2), (estas cifras están expresadas en términos nominales y no en precios reales), el crecimiento acumulado en términos monetarios en el periodo fue de 130.96% crecimiento significativo lo que indicó un comportamiento sumamente dinámico de las exportaciones mundiales de carne de cerdo.

En el 2011, el 71.9% del volumen de exportaciones mundiales fue aportado por cinco países. EEUU fue el principal exportador con un 22.6% (1.38 millones de ton de carne de cerdo) en segundo lugar se ubicó Dinamarca con 19.8% (1.21 millones de ton de la mercancía), en una tercera posición se colocó Alemania participando con 14.3% (872 mil ton de producto), en cuarto lugar Bélgica con un aporte de 8.1% (494 mil ton del satisfactor), y en quinto lugar España con una participación del 7.1%(2) (433 mil ton de carne de cerdo).

Es de relevancia indicar que los países exportadores captan dólares del exterior, además impulsan un crecimiento económico del país, por otro lado favorecen efectos multiplicadores y desarrollos regionales.

En la actualidad para ser un país exportador competitivo en el entorno mundial no solamente se requiere de alta productividad a nivel de producción primaria, transformación, distribución y comercialización de la mercancía, además se necesita de una infraestructura tecnológica moderna en las zonas de producción y en los centros de partida (puertos, aeropuertos y centrales ferroviarias) del producto hacia el exterior.
Los principales países exportadores, antes mencionados, presentan esas características. Es necesario y esencial para competir contar con una fuerza laboral altamente calificada y especializada, por lo tanto se requiere de un constante flujo de recursos financieros para formar y desarrollar capital humano altamente eficiente en el área comercial internacional.

En América Latina y el Caribe los mayores exportadores de carne de cerdo y sus derivados, en 2010, fueron México con 268 millones de dólares y Brasil que vendió en el mercado internacional 195 millones de dólares; en septiembre de 2012 Brasil exportó 55% más carne de porcino que en el mismo mes de 2011(1).

Importaciones mundiales de carnes de cerdo.

En el 2010 los principales países importadores de carne de cerdo fueron: Alemania que compró del exterior 14.7 del 100% adquirido desde afuera, Rusia se ubicó en segundo lugar con un 12.6%, México se colocó en tercer lugar comprando del exterior el 8.4%, por su parte EEUU participó con el 6.8% ocupando el cuarto lugar, finalmente y colocándose en quinto lugar Polonia adquirió del exterior el 6.3% del total de importaciones(2). Estos cinco países representaron el 48.8% del total de importaciones mundiales, casi la mitad.

En 2010 Alemania compró del exterior 1,200 millones de dólares en productos porcícolas.

La Organización Iberoamericana de la Porcicultura (OIPORC) en 2011 informó que la comercialización internacional de la carne de cerdo canadiense aumentó notablemente gracias a un crecimiento en las importaciones de un 70% por parte de Corea del Sur, en China el crecimiento fue de 35% y el de la Federación Rusa fue de un 60%(1).

Estos tres países importadores impulsaron enérgicamente las exportaciones canadienses.

Vale la pena indicar que Alemania es al mismo tiempo un importante exportador como importador de carne de cerdo a nivel mundial.

Precios internacionales de carne de cerdo.

De octubre de 2010 a junio de 2011 se observó un incremento significativo del precio futuro de porcino en pie en la Bolsa de Chicago, de casi 41%, ubicándose en 2,054.10 dólares por tonelada al cierre de junio(2).

Posteriormente, el precio presenta una alta volatilidad, manteniéndose por encima de 1,800.00 dólares por tonelada. Al cierre de la primera semana de junio de 2012, el precio se ubicó en 2,048.60 dólares por tonelada, lo cual significó una pequeña disminución de sólo -0.3% con respecto al precio de junio de 2011 (2,054.10 dólares por tonelada)(2).

Los contratos futuros mostraron una disminución en el precio de cerdo en pie en los siguientes seis meses, de cerca de 16%, ya que el precio se ubicó aproximadamente en 1,716.30 dólares por tonelada para diciembre de 2012(2).

Para junio de 2013 se estimó el precio de la carne de porcino en pie, en el mercado de futuros, en 1,945.60 dólares por tonelada, es decir un incremento de 13.4% con respecto a diciembre de 2012(2).

De acuerdo a información de la FAO se observa que de febrero de 2009 a abril de 2011, los precios mundiales de la carne de cerdo aumentaron en cerca de 50%(2). A partir de ese momento los precios se han mantenido altos, con variaciones poco relevantes.

Cuadro 1. Comercio exterior (importaciones y exportaciones), consumo nacional aparente, e índice de seguridad alimentaria (Miles de toneladas).
AÑO PRODUCCIÓN IMPORTACIONES EXPORTACIONES CONSUMO NACIONAL APARENTE  ÍNDICE DE SEGURIDAD  ALIMENTARIA
2000 1,030.0 375.0 46.3 1,358.6 72.4%
2001 1,057.8 396.0 47.4 1,406.4 71.8%
2002 1,070.2 427.8 47.9 1,450.2 70.5%
2003 1,035.3 460.1 38.4 1,457.0 68.4%
2004 1,064.4 554.7 41.4 1,577.6 64.8%
2005 1,102.9 510.5 46.5 1,566.9 67.4%
2006 1,108.9 532.2 51.8 1,589.3 66.5%
2007 1,152.0 537.8 62.4 1,627.3 67.0%
2008 1,160.7 613.8 70.4 1,704.1 64.0%
2009 1,162.4 736.4 55.1 1,843.7 60.1%
2010 1,174.6 758.2 60.8 1,872.0 59.5%
2011 1,170.7 796.2 60.0 1,906.2 58.23%
2012 1,228.9 746.1 58.0 1,917.0 61.07%
2013 1,255.0 757.3 57.0 1,955.3 61.26%
2014 1,304.7 757.4 57.0 2,005.1 62.22%
2015 1,343.5 765.5 56.0 2,053.0 62.71%
Fuente. Con datos de INEGI y Secretaría de Economía.

Desde el punto de vista de la FAO, la sequía acaecida en EEUU, el exportador de carnes número uno en el mundo, y un número limitado de animales en otros países exportadores han contribuido para que los precios internaciones de la mercancía porcícola se mantuviera a nivel récord en el primer trimestres de 2012(2).

Por otro lado la desaceleración de la demanda mundial de importaciones y dos años (2010 y 2011) de estancamiento en el consumo de producto por parte de países desarrollados implicaron una menor presión sobre los precios en el 2012(2), sin embargo hubo otras variables que afectaron los precios internacionales de la carne de cerdo, como fueron el precio del insumo alimento, que tiene un peso porcentual muy importante, en ocasiones hasta en un 70%, y de las enfermedades que afectaron el hato ganadero porcícola(2).

En el año 2015 el precio por tonelada de carne de cerdo en pie, a nivel internacional se ubicó en 1,790.00 dólares(4).

Importaciones de carne de cerdo realizadas por México.

México es un importador neto de porcinos vivos, aunque estas compras realizadas del exterior han disminuido notablemente en los últimos años.

Las importaciones de cerdos vivos (incluyen reproductores de raza pura, cerdos con peso inferior a 50 kg y cerdos con peso superior a 50 kg) en el año 2006 se ubicaron en 196,391 cabezas, con un valor de 25.9 millones de dólares, para 2011 únicamente se compró del exterior un 6% de las importaciones llevadas a cabo en 2006, es decir 11,528 cabezas (todas ellas fueron razas puras) con un valor de 5 millones de dólares(2). Lo que significó una disminución de 94% del volumen importado y de un 81% del valor de lo comprado en el mercado internacional.

Canadá y EEUU son los abastecedores de cerdos vivos para el país, es así que en 2011 se importó de EEUU el 73% (8,415 cabezas) del volumen, con una participación de 67% (3.35 millones de dólares) en el valor, lo restante fue comprado de Canadá(2).

En marzo de 2012 la importación de animales vivos se circunscribió a reproductores de raza pura. En 2006 este rubro representó solamente el 11.4% del volumen importado, ya que la mayor parte de la demanda a otros países hecha por México, en ese año, fue de porcinos vivos con un peso mayor a 50 kg, que representó el 86.1% (169,093 cabezas)(2).

Aunque el país sigue importando reproductores de raza pura, esta fracción viene decreciendo en volumen y valor importado.

En 2006 las importaciones se ubicaron en 22,329 cabezas con un valor de 5.5 millones de dólares, en 2011 la cifra alcanzó un número de 11,528 cabezas con un valor de 5 millones de dólares (los valores monetarios están expresados en precios corrientes), lo que mostró una disminución de 48% en el volumen y un 19% del valor de las importaciones(2).

En el periodo 2000-2015 las importaciones de carne de cerdo (incluyen carne fresca o refrigerada, carne congelada, despojos comestibles y carne procesada), aumentaron a una TMCA de 4.87% ya que en el 2000 las importaciones fueron del orden de 375 mil ton en el 2015 la cifra se ubicó en 765.5 mil ton(2,5), el aumento de las importaciones en términos acumulados en el periodo fue de 104.13%.

El 53.7% de la carne importada por el país en 2011 fue carne fresca o refrigerada, 26.2% correspondió a despojos, 10.4% a carne procesada y 9.7% a carne congelada(2).

En 2011, los principales proveedores de carne de porcino al país fueron EEUU y Canadá, el primero aportó el 87.7% y el segundo 11.2%. El 1% restante provino de Chile, España, Dinamarca, Italia y Francia(2).
El cuadro 1 presenta el comercio exterior (importaciones y exportaciones), el consumo nacional aparente y el índice de seguridad alimentaria.

De 2000 a 2015 el consumo nacional aparente (CNA) se elevó a una TMCA de 2.79% como resultado del aumento de la producción nacional de carne de porcino y del crecimiento de las importaciones (véase cuadro 1). Las exportaciones (que se restan a la suma de la producción y las importaciones, y que se obtiene el consumo nacional aparente), se elevaron marginalmente.

Por otro lado se aprecia en el cuadro 1 que el Índice de Seguridad Alimentaria (ISA) bajó de 72.4% en 2000, a 62.71% en 2015, como resultado de una mayor velocidad en la TMCA (4.87%) de las importaciones, con respecto a la TMCA del volumen de producción de carne de cerdo del país, de 1.78% en el periodo(2,5). Esta disminución en el ISA coloca al país con cierta vulnerabilidad en el mercado internacional.

El ISA de 62.17% del 2015, ya no se puede contemplar como un índice fácilmente manejable por lo que tanto gobierno como los porcicultores y todos los involucrados en la cadena de valor deben de buscar alternativas de crecimiento de la actividad.

Cuadro 2. Balanza comercial de carne de porcino (Miles de toneladas).
AÑO EXPORTACIONES IMPORTACIONES BALANZA COMERCIAL
2000 46.3 375.0 -328.6
2001 47.4 396.0 -348.6
2002 47.9 427.0 -379.9
2003 38.4 460.1 -421.7
2004 41.4 554.7 -513.2
2005 46.5 510.5 -464.0
2006 51.8 532.2 -480.4
2007 62.4 537.8 -475.3
2008 70.4 613.8 -543.5
2009 55.1 736.4 -681.3
2010 60.8 758.2 -697.4
2011 66.8 679.3 -612.4
Fuente. Con datos de INEGI y Secretaría de Economía.

Con respecto al Coeficiente de Dependencia Alimentaria (CDA), éste en 2000 se ubicó en 26.6%, para 2015 el CDA se estableció en 36.9%, se indica un crecimiento del CDA, restándole al país cierta autodeterminación y soberanía alimentaria. Sin embargo, se establece que es recomendable ver estos resultados en su justo medio, y no hacer afirmaciones más allá de una realidad objetiva.

Cuando un país lleva a cabo importaciones, éstas conllevan salida de divisas, además se está comprando del exterior valor agregado, y se está dejándose de generar empleos al interior del país y desarrollos locales y regionales.

Por otro lado, en ocasiones las importaciones presentan ventajas ya que se está adquiriendo del exterior tecnologías de punta (como pie de cría porcícola de alta calidad genética) que desemboca en una alta productividad, y probablemente alta rentabilidad para los productores.

Sin embargo, ante una continua devaluación del peso ante el dólar (aunque a mediados de marzo de 2016 el peso se revaluó) las importaciones se encarecen, afectando a la cadena productiva porcícola.

Exportaciones de carne de cerdo llevadas a cabo por México.

En el periodo 200-2015, el volumen de las exportaciones de carne de porcino aumentó en 20.95% y a una TMCA de 1.27%, pasando de 46.3 mil ton a 56 mil ton(2,5).

Aproximadamente el 80% de la carne exportada en 2011 correspondió a carne congelada, la carne fresca o refrigerada aportó 16.9%, la carne porcina procesada fue demandada en el exterior por 2.2% y los despojos 1.4%(2).

En 2011, el 99.6% de las ventas al exterior de carnes de cerdo llevadas a cabo por México tuvieron como destino tres países: Japón que compró el 70.7% de lo exportado, Corea del Sur que participó con el 15.8% y EEUU 13.4%. El 0.4% restante fue adquirido por 14 países(2).

Las exportaciones significan para un país captación de dólares, generación de empleos dentro de los límites geográficos de la Nación, así como la posibilidad de integrar cadenas de valor y generar crecimientos y probablemente desarrollos locales y hasta nacionales. Además crecimientos del PIB, en este caso del PIB porcícola.

Una devaluación de la moneda mexicana frente al dólar u otras monedas, favorece las exportaciones ya que se abaratan en el mercado internacional haciéndolas competitivas.

Balanza comercial porcícola.

México es un importador neto de productos porcícolas y el déficit observado en la balanza comercial de
carne de porcino presentó de 2000 a 2011 una tendencia creciente.

En 2000 la balanza comercial de carne de porcino presentó un déficit de 328.6 millones de toneladas, en el 2011 el déficit se ubicó en 612.4 miles de toneladas(2) (véase cuadro 2), con un valor superior a los 959 millones de dólares(2).

El déficit de la balanza comercial mostró una TMCA en el periodo 2000-2011 de 5.82%, tasa significativa.

El déficit de la balanza comercial invita a estimular la producción de bienes porcícolas al interior del país y así, ir buscando la auto suficiencia alimentaria de la actividad.

En el 2015 el déficit de la balanza comercial fue de 709.5 ton, ya que las importaciones se ubicaron en 757.4 mil ton, mientras que las exportaciones fueron del orden de 56 mil ton(5).

Una balanza comercial deficitaria implica salidas de dólares del país, así como una probable competencia para los participantes de la cadena de valor porcícola.

Conclusiones.

El dinamismo con que la porcicultura mundial se ha desarrollado es un ejemplo de eficiencia que, junto con las características relevantes de la especie porcina, la ha consolidado como la productora de carne número uno en el mundo.

Se requiere por parte del gobierno y la iniciativa privada, de procedimientos, estrategias y políticas con el fin de estimular las exportaciones de productos porcícolas mexicanos, ya que hay potenciales nichos de mercados mundiales donde se podrían colocar mercancías del cerdo y así estimular el producto interno bruto de la actividad.

El incrementar la producción de carne de cerdo al interior del país es un objetivo a cumplir, y así estimular a los participantes de los eslabones de la cadena de valor porcícola.

La protección del medio ambiente y la sustentabilidad de la producción debe observarse con el fin de cumplirlas y así producir responsablemente.

LITERATURA CITADA.

  1. Boletín mensual. Insumos y factores de producción Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (SIPSA). Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. República de Colombia. Octubre de 2012. Número 2. Pp. 1-3.
  2. Financiera Rural. Dirección General Adjunta de Planeación Estratégica y Análisis Sectorial. Dirección Ejecutiva de Análisis Sectorial. Junio 2012. Pp. 7-14.
  3. INE a base de cifras de FAO y OECD.
  4. Escenario Base 09-18. Proyecciones para el Sector Agropecuario de México. Gobierno Federal. SAGARPA. Pp. 50.
  5. INEGI y Secretaría de Economía. Proyección de la producción y consumo de carne de cerdo en México. SAGARPA. Pp. 59.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno