Lic. Jaqueline Varela.
100% Social Querétaro.
Fotografía: Anabelenphotografy.
blank

Definitivamente que vale mucho la pena destacar que la mujer con su gran capacidad, conocimiento, experiencia, compromiso y total convicción cada vez tiene mayor participación a nivel directivo en el sector pecuario mexicano, lugar que anteriormente era prácticamente ocupado por hombres. La integración de equipos de trabajo compuestos por hombres y mujeres están dando buenos resultados, las ideas y visiones de ambos géneros favorecen a la formulación de más y mejores estrategias exitosas. Bienvenidas mujeres y gracias por sus aportaciones.

En esta ocasión se hablará sobre estas bellas y destacadas mujeres, su liderazgo, su convicción y gran responsabilidad al desempeñarse en cargos muy importantes.

Marilú Abrego, Laura Arrieta, Yannin Rivas, Lorena Delgado y Carla Suárez, mujeres con fuerza en su mente y en su corazón, cuya capacidad personal la han demostrado en rubros que engrandecen la producción y la economía mexicana, su participación en el crecimiento y desarrollo se manifiesta a diario desde sus respectivas trincheras, exitosas mujeres que ven unidos sus destinos con un solo fin “el de trascender, el de dejar huella en el país que las vio nacer”.

blank» MARILÚ ABREGO

Queretana de raíz, mujer reconocida en el ámbito empresarial de la producción de pollo y carne de cerdo, su paso exitoso como la mujer que ha encabezado la Asociación Ganadera Local de Porcicultores de Querétaro, y la única mujer que ha presidido al gremio porcícola a nivel nacional, muestra a esta dama como una líder por excelencia.

María de La Luz Ábrego Chávez, la mayor de cuatro hermanos, es egresada en Administración de Empresas de la Universidad Autónoma de Querétaro, eligió esta licenciatura como ella lo comparte: «Definitivamente estuve influenciada a elegir esa carrera por la empresa familiar que tenían mis padres en ese momento. Al paso de los años estoy convencida que fue la mejor elección».

Su carácter cálido, su mirada franca invitan a disfrutar de una buena charla donde manifiesta su amor por Querétaro: «De mi tierra me enorgullece su gente, siempre dispuesta a ayudarse unos a otros. Por supuesto toda su historia y lugares hermosos testigos de muchas batallas, romances y momentos que han marcado a los queretanos y gente del mundo entero».

Consciente de que su misión no sólo de madre, hija y mujer, sino como profesionista, Marilú sabe que al ser la mayor de sus hermanos la responsabilidad y el ejemplo recaen con mayor fuerza en ella, «Como en la mayoría de los casos significa que siempre te van a tener como ejemplo para tus hermanos. Hay que dar lo mejor de ti ya que tienes que poner en alto el ser la hermana mayor», sostiene.

VISIÓN PROFESIONAL

«Mi meta profesional hasta el momento ha sido lograr un crecimiento de nuestro negocio familiar y posicionarnos como una empresa a la vanguardia en nuestro giro aportando todo lo que pueda con mi conocimiento y experiencia», expresa Marilú quien se proyecta como una mujer fuerte, «Mi carácter viene de familia, tanto la de mi mamá como la de mi papá son de carácter fuerte, decididos y emprendedores, pero también se ha Unificado con el transcurrir de mi carrera profesional. En momentos ha sido difícil porque te enfrentas a ciertos obstáculos en ese camino pero con decisión y pasión en lo que haces se te aligera cualquier trabajo, además para mí es un orgullo inspirar a más mujeres a decidirse a participar en cualquier ámbito, dejar a un lado los miedos y salirse de su zona de confort».

Entusiasta, orgullosa de lo que hoy representa un legado familiar lleno de prestigio, Marilú Ábrego habla de la empresa donde ha puesto su vida y sus conocimientos, todo ello de la mano de su señor padre, «Es un orgullo para mis hermanos y para mí continuar con el legado de mis papás, una empresa que ha sido reconocida a nivel nacional e internacional, donde por supuesto mi padre se ha hecho merecedor a varios reconocimientos por su gran trayectoria, la empresa se llama “Pollo de Querétaro S.A. de C. V.” y fue fundada por mis padres hace 58 años, hoy día sigue a la vanguardia con tecnología de punta y mejora continua», así lo comparte esta apreciada queretana quien eligió este ramo luego de una gran oportunidad: «Un grupo de productores de cerdo me invitó a participar en las elecciones para el Consejo Directivo en 2006 en la Asociación Ganadera Local de Porcicultores de Querétaro. Logramos ganar las elecciones, ya al frente como presidenta, vi que era muy gratificante trabajar en beneficio de un gremio que constantemente está cambiando, donde todos participan con experiencia y conocimientos; además tienes la oportunidad de conocer gente que siempre está dispuesta a apoyarte».

Asimismo complementa «Día con día vas interviniendo en más actividades del gremio y ves con satisfacción que tu estado tiene participación muy activa contigo al frente y te entusiasma seguir trabajando en beneficio de los productores». “Llegar juntos es el principio; mantenerse juntos, es el progreso; trabajar juntos es el éxito”, añade, son palabras de Henry Ford. Satisfecha de lograr sus ideales y ocupar cargos que antes eran sólo destinados al género masculino, Marilú habla de lo que considera es su trabajo: «El estar en el ámbito agropecuario y poder aportar alimentos de calidad a la población, el gran equipo de colaboradores que hace posible que día con día pongamos nuestros productos en la mesa de los mexicanos». Las enseñanzas que ha obtenido son enormes: «Sin duda que siempre hay que dar lo mejor de uno mismo, definitivamente yo decido salir de la zona de confort que muchas veces adoptamos y saber que mi reto soy yo misma”. La misión que persigue es “lograr no sólo de palabra sino con acciones la Unificación de los Porcicultores Mexicanos”. Su visión “hacer todo lo posible para que los Porcicultores tanto chicos, medianos y grandes tengan oportunidades de mejora continua en sus centros de trabajo, ello con un plan de adecuado que permita seguir produciendo al mejor costo posible”. Su objetivo “buscar una sinergia con los proveedores de bienes y servicios y con los productores para obtener mejores beneficios para ambos, además de promover una constante capacitación con los colaboradores de los Productores».

blank

Sus compromisos actuales tiene que ver, claro está, con su familia y su profesión, «Actualmente deseo seguir trabajando para que la Asociación de Porcicultores de Querétaro siga manteniendo un lugar a Nivel Nacional en cuanto a la calidad de su producción, además de enfocarnos en la nueva Organización de Porcicultores de México (OPORMEX) y promover el Consumo de Proteína Animal».

Marilú se describe como una persona en la que se puede confiar: «Soy persistente en lo que hago, un poco indecisa, necia cuando se trata de lograr algún acuerdo y sumamente confiable, mi carácter lo he forjado a base de participar la mayoría de las veces en reuniones de hombres y mujeres experimentados y con amplio conocimiento, sin dejar a un lado todo lo que he aprendido al lado de mi padre, pues me ha enseñado que nunca hay que darse por vencidos en nada, que en el ramo donde nos desempeñamos no existe el “No se puede”, no puedes dejar nada para mañana, aparte de ponerle amor y pasión a todo lo que haces».

«La suma de estas enseñanzas –continúa– me ha hecho fuerte y decidida para participar y presidir no sólo en organizaciones de mujeres, pues como ya lo dije antes, en el sector Agropecuario por lo general hay más hombres que mujeres, con todo esto es muy gratificante saber que he inspirado a varias de ellas en diferentes sectores».

Como mujer lo que más disfruta sin duda es la maternidad: «Los hijos son una extensión de nuestra vida y si aportas para que sean hombres y mujeres de bien cumples con tu misión como madre y como líder empresaria»; lo que aconseja es: «Luchar siempre por sus sueños y no darse por vencidas, si se equivocan y tienen tropiezos, reconocer sus errores, levantarse y volver a empezar… y lo principal; cualquier actividad hacerla con dedicación y pasión”, concluye.

blank» LAURA ARRIETA

Nacida en Guadalajara, Jalisco, personalidad imponente, de carácter fuerte pero una hermosa sonrisa, ella es Laura Arrieta, la tercera de cinco hermanos, licenciada en administración de empresas y destacada empresaria mexicana.

«Soy la tercera en la familia; posiblemente por el lugar que ocupo siempre he sido la mediadora, además desde temprana edad asumí el rol de hermana mayor. Tuve el gusto de llegar a vivir aquí a Querétaro desde hace 36 años, y de mi tierra, puedo decir que me siento orgullosa de su gente, historia, cultura, gastronomía, su riqueza natural y sus pueblos mágicos».

Decidida a crear una trayectoria destacada y tras elegir su profesión que le ha permitido apoyar la gestión de la empresa familiar, Laura comparte su meta profesional: «Preparar la transición de primera a segunda generación para lograr la permanencia y crecimiento de la empresa, como sabes, uno de los cambios más difíciles en una empresa familiar es la transición generacional, ya que puede existir la carencia de liderazgo y conocimiento de la operación del negocio, y se corre el riesgo de que la empresa no sobreviva», en este proceso, su capacidad y el entorno le ha permitido fortalecer su misión dentro de Panamericana Veterinaria de México “PANAVET”, laboratorio dedicado a la fabricación de productos farmacéuticos veterinarios, fundado por sus padres hace 49 años y donde desde hace 10 años Laura dirige y administra.

Fuerte e inteligente pero también decidida, así es esta empresaria quien asegura haber forjado su carácter a través de la experiencia, el aprendizaje, la voluntad, la constancia, los errores y aciertos, sobre todo a través del ejemplo de lucha, esfuerzo y perseverancia recibidos de sus padres. Satisfecha profesionalmente al haber participado de forma exitosa en el desarrollo de la empresa que preside a la primera generación, lograr alcanzar, dar estabilidad y viabilidad de un negocio sostenible en el tiempo, son realidades que hacen de esta dama, una mujer brillante: «Es fascinante poder trabajar en la industria de la trasformación, observar cómo una sustancia activa se convierte en un producto farmacéutico veterinario que cura y previene enfermedades en los animales, éste a su vez, favorece la producción de proteínas animales utilizadas para el consumo humano, por lo tanto, también cuidamos de la salud de las personas, en realidad trabajamos por el concepto de “UNA SOLA SALUD””.

En un recuento de su vocación Laura comenta: «Desde pequeña crecí en un ambiente de esfuerzo empresarial que viví a través del trabajo de mis padres, ser empresario tiene grandes retos y satisfacciones, crear es tener el coraje de confrontarnos con espacios desconocidos que exigen cada día ser mejores con nosotros mismos y nuestros semejantes».

Feliz de su condición, Laura celebra el tener la fortuna de ser hija, madre y abuela, su mayor sueño es: «Acompañar la transición de la empresa a la segunda generación», su carácter y personalidad que califica de: «Alegre, independiente, ordenada, leal, trabajadora y amistosa», sabe disfrutar de su trabajo en total plenitud: «el relacionarme con otros empresarios, colegas para compartir experiencias que enriquezcan mi profesión y lograr generar beneficios económicos que permitan la generación de fuentes de trabajo, la distribución entre accionistas, colaboradores y la reinversión a la empresa, simbolizan grades retos, logros y positivos resultados siempre, la vinculación con las autoridades gubernamentales, los académicos, colegas y los representantes de otras asociaciones, facilitan la posibilidad de trabajar en favor de la industria farmacéutica veterinaria, permite observar los retos y oportunidades que tiene el sector pecuario».

Laura es presidenta de INFARVET (Industria Farmacéutica Veterinaria). Alegre y divertida, pero formal cuando habla de sus logros, Laura comparte la misión de la organización que preside: «Nuestra misión en INFARVET es representar, fomentar y atraer a la Industria Farmacéutica Veterinaria de México, garantizando el cumplimiento regulatorio con enfoques éticos en apoyo a la salud de los animales de producción y mascotas, así como la inocuidad alimentaria». De la visión expresa: «Ser considerados por el sector empresarial como un órgano de apoyo con reconocimiento de las autoridades federales, estatales, y locales; productores y dueños de mascotas, logrando que la empresa sea una instancia comprometida con el desarrollo y fomento al comercio exterior, investigación y con relevante espíritu de equidad y unidad».

Hoy día que se viven cambios mundiales tras la llegada del COVID-19, la empresaria nacida en Jalisco habla de las prioridades que como directora de INFARVET tiene: «Nuestras prioridades han sido afectada por la contingencia debido a la pandemia. Como país, debemos prevenirnos de enfermedades que no estén presentes en nuestro territorio, invertir en la infraestructura de laboratorios, desarrollar capital humano a través de programas, conferencias, talleres, intercambios educativos y desarrollo de nuevas tecnologías. Debemos fomentar una cultura de prevención y actuar al momento, es fundamental comprender el término de la organización mundial de la salud (OMS) de “una sola salud””.

Sencilla y cálida, nuestra entrevistada, quien ha logrado grandes reconocimientos como el haber sido elegida la primer mujer en 57 años en ocupar el cargo de presidente de INFARVET, perteneciente a la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (CANIFARMA), habla de sus metas: «Continuar fomentado la unión gremial, atender las actividades que fomenten el desarrollo de la industria, continuar trabajando en equipo para el fortalecimiento de la industria veterinaria, fomentar el conocimiento consude mejores prácticas aplicadas en otros países, mantener un diálogo abierto con autoridades y colaboración en el cumplimiento de la regulación aplicable a la industria y siempre con el cuidado de tratar a la gente por igual, con respeto, por ello es importante prepararse y capacitarse siempre».

blank» YANNIN RIVAS

Originaria de Hermosillo, Sonora, divertida, observadora y muy franca, ella es la mayor de 2 hermanos: «Somos una mujer y un varón, ser la mayor significa compromiso, pues siempre eres el ejemplo familiar, por eso en todas mis actividades tengo presente que debo ser responsable, ética y de honestidad constante».

Encantada de ser sonorense, Yannin expresa: «Lo que más me gusta de mi tierra es lo directo que es la gente, los sonorenses somos francos, decimos lo que pensamos, además de contar con la mejor calidad de la carne de res y sobre todo la carne asada sonorense».

Como Médico Veterinario Zootecnista, le encantan los perros: «Desde niña he rescatado canes y gatos, así que desde tercer año de primaria decidí ser “doctora de perros”, lo curioso es que cuando terminé la carrera mi primer trabajo fue en producción pecuaria, en granjas de cerdos, y me apasioné de la zootecnia, así que hoy tengo ya 26 años ejerciendo, sigo rescatando perros y a veces juego a ser la doctora de esos canes rescatados. Vivo con dos labradoras, Duma y Mía».

Fija en su meta profesional Yannin comparte: «Soy reconocida dentro de mi profesión como una persona capacitada, trabajadora, ética, honesta, transparente. Puedo ver a los ojos a mis familiares, amigos, compañeros y empleadores, desde niña he sido muy independiente, por ejemplo, yo sola aprendí a amarrarme las agujetas, observando e imitando los movimientos, lo mismo pasó cuando aprendí a manejar, creo que eso me ha ayudado siempre a lograr lo que me propongo, jugué por muchos años basquetbol, así que la disciplina de mis entrenadores y el jugar en equipo creo fueron también clave».

Yannin está al frente de la AMVEC (Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos), desde donde ha podido crecer profesionalmente de manera satisfactoria: «Tengo una firme convicción del trabajo en equipo buscando el bien común, donde cada integrante aporta, hoy me toca a mí aportarle a la AMVEC, mi tiempo, mis ideas, pero sobre todo el trabajo de un equipo de profesionales, yo soy la cara solamente”. Aunado a esta actividad complementa: «Trabajo actualmente en una empresa Irlandesa llamada Devenish Nutrition, especializada en nutrición para cerdos y aves, nuestros productos contienen las vitaminas, minerales y aminoácidos que son mezclados con granos y pasta de soya en las plantas de alimentos, para elaborar el alimento balanceado que se ofrecen a los cerdos y aves en sus diferentes etapas de vida. Nuestros clientes reciben entre varios servicios asesoría técnica en sus granjas, para mejorar la producción en sus empresas».

Amigable, extrovertida, así se considera Yannin: «Me gusta ayudar a la gente y a los animales, me encanta cocinar y estar en casa, leer, ver películas o documentales con historias de la vida real, soy una persona que le gusta la lealtad y la honestidad por lo tanto la practico a diario. Como mujer manifiesta: «Creo que el tener ese “sexto sentido” me ha ayudado en algunas tomas de decisión que han sido trascendentes en mi vida».

En un recuento de su historia profesional, con un sonrisa franca expresa: «Hace 28 años que empecé a trabajar en una granja de cerdos en Hermosillo, me enamoré de la producción, saber que somos los responsables de producir proteína animal para consumo humano, es maravilloso, en verdad se produce con mucha responsabilidad, ya que tenemos que hacerlo pensando en que el consumidor final es nuestra propia familia, en verdad los cerdos no son maltratados, las granjas son auditadas con frecuencia por la autoridad, debemos tener mucho cuidado en el bienestar animal, si un cerdo no está bien cuidado simplemente no produce y no es rentable la empresa, trabajé durante 7 años como médico veterinario de granjas de cerdos, ahí aprendí más sobre la responsabilidad de mantener la producción y productividad de la empresa, la salud de los cerdos, desde 1999, trabajo en el área de nutrición animal, especialmente la nutrición porcina y me encanta».

Convencida de estar en el lugar ideal para desempeñar lo que tanto ama, Yannin habla de su misión en AMVEC: «Mantener la actualización técnica y científica de sus agremiados, en ese sentido junto con el equipo de Comité Científico, nos planteamos tener un programa de capacitación con los temas de mayor relevancia para nuestro sector y sobre todo con los mejores profesores, científicos y ponentes, el objetivo que me planteé al inicio de mi gestión hace ya un año, fue el preparar a los médicos veterinarios zootecnista que vienen a sustituirnos a los que ya estamos de “salida”; por el tema del COVID-19, tuvimos que suspender nuestro congreso científico que se llevaría a cabo el pasado Julio del 2020, el cual teníamos ya preparado desde febrero, sin embargo estamos realizando unas jornadas virtuales las cuales iniciaron el pasado 9 de septiembre y continuarán hasta diciembre, con dos charlas por mes, pueden consultar temas y fechas en la página de la AMVEC: www.amvec.com».

COMPROMISO

“Si queremos un cambio en nuestra comunidad, necesitamos involucrarnos, ser participantes del cambio, NO sólo espectadores, en ese sentido, estoy involucrada para lograr un mejor México, participo en una organización política de nueva creación, porque es la única vía legal para lograr cambios que beneficien a todos buscando el bien común”, en cuanto a las enseñanzas de vida las resume en dos: “Por más esfuerzo que hagas, no todos están contentos con tu gestión, no debe afectarte, y que es un aprendizaje y reto para hacer una mejor gestión”, considera la segunda clave: “tener un equipo de trabajo comprometido con la causa”.

PROYECTOS

«Terminar mi gestión al frente de la AMVEC el próximo año con un congreso científico y comercial exitoso. En lo laboral, posicionar la empresa en la que laboro, como una de las líderes y de mayor relevancia en nutrición animal, pues apenas tenemos 5 años con presencia en México. En lo personal, en estos tiempos de pandemia seguir cuidándome, cuidando a mi familia”.

blank» LORENA DELGADO

Nacida en Tlaquepaque, Jalisco, radiante y llena de alegría, Lorena Delgado González es la segunda de la familia pero la que decidió desde temprana edad trabajar en el negocio familiar, desde donde ha logrado mostrar su capacidad en la industria agroalimentaria.

Contadora de profesión con especialidad en finanzas, Lorena eligió esa carrera al considerarla esencial en la gestión de negocios y como medio para mejorar su toma de decisiones.

Orgullosa de la tierra que la vio nacer expresa: “Me enorgullece la variedad y belleza de su paisaje. Me enorgullece el aporte de nuestras tradiciones culturales y por muchas de las cuales nos recono cen a México en el mundo. Me enorgullece sobre todo su gente: por su empeño, esfuerzo y perseverancia para producir y hacer de Jalisco el principal productor agroalimentario del país». Grata en su voz y pensar, Lorena comparte su meta profesional: «Quiero seguir creciendo en conocimientos, superarme, poner en práctica las experiencias adquiridas, relacionarme con personas de las cuales pueda aprender para mejorar personal y profesionalmente, al final, impactar positivamente en mi entorno familiar, empresarial y social».

Con gran decisión habla de su personalidad «Soy trabajadora, dinámica, responsable, confiable, un poco impaciente y osada. Soy curiosa y me gusta aprender», y en este andar se descubre: «Las personas que nacimos y crecimos en el sector agropecuario sabemos que el riesgo y la incertidumbre es una constante; cuando inviertes en una plantación o parvada por ejemplo, no obstante pongas todo tu esfuerzo, interés y empeño, no sabes cuál va a ser el resultado, éste no siempre premia al riesgo porque el clima, enfermedades, sobreoferta u otros factores pueden arruinar la operación. Pese a los vaivenes económicos he observado y aprendido de la capacidad de enfrentarse a las situaciones críticas y sobreponerse a ellas. En este sentido no puedo dejar de reconocer a mi papá, me ha demostrado que adaptarse de forma positiva y flexible te permite solventar situaciones adversas y salir fortalecida. Aprender, relacionarme con personas valiosas, me ha motivado a crear planes y diseñar estrategias para alcanzar los resultados esperados».

NACE UNA EMPRESA

«Alimentos y Servicios Pecuarios S.A. de C.V. la fundó hace más de 30 años mi papá, soy segunda generación, de manera personal fundé la Empresa Formulaciones Avanzadas en Alimentos para Mascotas, S.A. de C.V. (FAAMA), tanto en la empresa como en la organización que represento he gestionado la actualización y modernización institucional por la vía de la profesionalización, capacitación, conformación de consejo de la empresa, comité de compras, implementación de instrumentos de administración de riesgos, haciendo alianzas estratégicas y signando convenios de colaboración».

Lorena es presidenta de la ANFACA (Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Consumo Animal). Satisfecha de estar en el lugar elegido para desarrollarse profesionalmente Lorena habla de su elección: «Tuve la fortuna de que me invitaran a representar a los fabricantes de alimentos balanceados, es un eslabón de la cadena agropecuaria poco conocido y que precisamente es una de las satisfacciones que tengo de dar a conocer en el sector el valor que aporta nuestra industria, pero también de la importancia de fortalecer la interacción entre cada uno de los actores de esta cadena agroalimentaria», desde ahí sin duda ha desarrollado más su pasión por el gremio donde ha obtenido grandes enseñanzas «De lo aprendido encuentro un universo de posibilidades para crecer y desarrollarse, personas con amplios conocimientos, instituciones que cuentan con investigación y tecnología, que a través de alianzas estratégicas facilitan la curva de aprendizaje pero que además hoy día es de gran importancia trabajar unidos en la defensa de los intereses del sector e influir en políticas públicas del gobierno».

Su misión va encaminada en aportar sus conocimientos y trabajo a la empresa que dirige, asociaciones empresariales y sociales: Promover la labor de los productores del sector y el consumo de sus producto y mi visión: Institucionalizar la empresa y la Asociación de los Fabricantes de Alimentos».

«Alcanzar la paz y equilibrio en los cuadrantes de mi vida: Familia, Negocios, Salud, Espiritualidad, Recreación», son los sueños que esta gran empresaria persigue en la vida, que vierte un consejo invaluable para la vida: «Busca una profesión que te haga feliz, busca en donde puedas participar y/o poner en práctica tus conocimientos o experiencia, verás que al final eres tú quien más aprende y recibe de quienes pretendes ayudar».

«He logrado ir haciendo un cambio en cultura de la ANFACA, he conseguido alianzas y convenios de colaboración con empresas y organizaciones e instituciones», señala llena de orgullo, una alegría que se extiende al agregar «Además de mis tareas habituales en el hogar y con los hijos, me siento satisfecha de poder realizar otras tantas como trabajo, estudio, representación gremial, servicio social, que me son igualmente gratificantes».

Entre los proyectos de Laura Delgado están: «Continuar con la profesionalización, personal y de empresa. Diversificar en la producción de la empresa. Y en ANFACA dar continuidad al proyecto del Fideicomiso de compras consolidadas, ampliando el espectro de servicios que se otorguen a los socios del mismo».

blank» CARLA SUÁREZ

Nacida en Matamoros, Tamaulipas, una mujer que creció entre parcelas de sorgo, maíz y tomate, adoptando así su amor por una profesión denominada Químico Bacteriólogo Parasitólogo, que cursó en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, ella es Carla Adriana Suárez: «Crecí y me desarrollé en el campo y eso marcó mi vida. A los 16 años salí de Matamoros y ubiqué mi residencia en la ciudad de Monterrey, donde hice mis estudios profesionales basados en una carrera ligada a la alimentación y al campo donde me desarrollé», comenta.

Es la segunda de tres hermanos: «Mi hermana mayor Ethelvina, y mi hermano menor Narciso, yo estoy en medio, lugar que me permite estar al pendiente de los dos, tomar lo bueno de cada uno y aprender de ellos en todo momento».

Orgullosa del lugar donde nació comenta: «Los tamaulipecos somos gente echada para adelante, que no se amedrenta ante nada y que siempre tratamos de dar lo mejor de nosotros mismos. Crecí en el campo, mis padres son agricultores y aprendí a amar la tierra y las manos que la hacen producir». Su meta profesional está siempre enfocada a dar lo mejor de sí misma, en cada una de las responsabilidades elegidas: «He sido muy afortunada de nacer en una familia en donde mis padres son un equipo. Nunca vi a la mujer como alguien diferente o menos capaz o inteligente que un hombre. El ejemplo en casa fue lo que me hizo tener seguridad en mí misma y atreverme a ser yo y a luchar por mis sueños».

Feliz de ser mujer, de saber lo que quiere, crear sus metas y cumplirlas, Carla expresa: «Soy muy afortunada. Soy hija, hermana, esposa, madre, amiga, colaboradora, compañera, comprometida con lo que soy, con lo que pienso, con mi país”. Disfruta enormemente vivir y en esa alegría desempeña su función laboral a la perfección: «Definitivamente haber cumplido 28 años trabajando en las empresas de Xignux es mi mayor orgullo como ejecutiva. También, que me hayan elegido presidente del Cluster Agroalimentario de NL, y haber contribuido a que hoy sea reconocido uno de los mejores Clusters en el país, además de ser la primera mujer en ocupar la presidencia del COMECARNE, son datos y logros que me enorgullecen, que me permiten ser mejor en lo que hago y en beneficio principalmente del gremio que represento, que me apasiona enormemente, el trabajar básicamente en el fortalecimiento de las cadenas productivas para que cada vez más mexicanos puedan acceder a incorporar en su dieta más alimentos saludables, nutritivos y de la más alta calidad».

Curiosa, apasionada, comprometida, necia, un poco rebelde, perseverante, entusiasta, ligeramente distraída, una mujer de fe, amante de los libros, de la música, de la historia y de los viajes, así se describe nuestra entrevistada, quien como su mayor sueño cuenta: «Quiero morir como he vivido hasta ahora, sin haber dejado de aprender de todas las experiencias».

En la misión que esta destacada empresaria y dirigente persigue está: «Fomentar el desarrollo de la competitividad del sector cárnico en nuestro país, e influir positivamente en la salud de las familias mexicanas, mi convicción es y seguirá siendo sumar voluntades, talentos y recursos a favor de México».

Inteligente, creativa, esposa, madre y amiga, Carla es una mujer que brilla por su capacidad de complementar a la perfección cada función: «La maternidad cambó mi vida, hubo un momento en que dudé en regresar a trabajar, sentía la necesidad de cubrir a la perfección mi papel de madre, pero poco a poco pude retomar mi profesión y alternarla con mi función de mujer, tengo la fortuna de tener un buen hombre a mi lado, quien me acompaña siempre, incluso cuando viajé a Alemania donde estuve por 19 meses tras obtener una beca hace años, de ahí seguimos juntos», expresa feliz y exitosa.

Entre los reconocimientos que esta dama ha recibido están el de: Excelencia al desarrollo profesional por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León (2015), Contribución a la agroindustria de Nuevo León otorgado por el Cluster Agroalimentario de Nuevo León (2015 – 2017) «Además fui nombrada recientemente como una de las 100 mujeres más poderosas para los negocios 2020 por la revista Expansión y una de las 100 mujeres poderosas de México 2020 por la Revista Forbes México, en la vida es muy importante escuchar a los demás, tender puentes, encontrar cosas en común y crear canales de comunicación a pesar de las diferencias, así es como se logran los proyectos, se consolidan las metas y se forman los sueños».

De su trabajo, asegura: «Me apasiona la posibilidad de hacer que las cosas sucedan a través de la voluntad de la gente, todo es trabajo en equipo, sólo sumando voluntades y transmitiendo una visión común se puede avanzar, debemos dejar de ver los objetivos particulares para construir a favor del bien común, eso definitivamente es lo que nos llevará siempre a crear y por ende al éxito».

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Noviembre -Diciembre 2020