Cerrarán ganaderos el 2020 con 12 mil 500 millones de litros de leche

0
1264

Redacción BM Editores.

El sector lechero nacional cerrará este año mucho mejor de lo que se esperaba al inicio de la pandemia provocada por el COVID-19, porque no dejó de producir ni de colocar su producción con las empresas que elaboran productos lácteos, no a los precios que los ganaderos quisieran, pero no se han tenido problemas de comercialización por tercer año consecutivo.

El Dr. Sergio Soltero Gardea, director general del Consejo para el Fomento de la Calidad de la Leche A. C. (COFOCALEC), con oficinas en Guadalajara, Jalisco, ofreció una entrevista para BM Editores y explicó que la producción de leche nacional para fin de año apunta a un volumen de 12 mil 500 millones de litros, en donde Jalisco sigue siendo el principal productor, ya que aporta aproximadamente el 20 por ciento.

Sin embargo, aclaró que el hecho de que no hayan dejado de producir, no significa que no se esté teniendo problemas, y comentó que han tenido incrementos en los costos de algunos insumos, especialmente en alimentos, equipos, medicamentos, algunos atribuidos al tipo de cambio, en el caso de los que son de importación y esto ha venido a evaporar el margen de utilidad que tenían hasta antes de la pandemia, lo que podría poner a algunos productores en serio predicamento.

“Por eso, ahora más que nunca es importante atender los factores que contribuyan a mejorar el nivel de eficiencia, que se requieren para superar los retos como el actual, esto es en la parte primera”, señaló.

Para después agregar que “En la de transformación hay problemas serios también porque los efectos de la pandemia, los paros, las restricciones de movilidad han afectado algunos productos lácteos, por ejemplo yogures y quesos, al limitarse la actividad, sobre todo, los que tienen servicios de alimentos, como son hoteles, restaurantes y cafeterías, provocó una disminución de la demanda de los mismos”.

Explicó que en el caso de la leche fluida no sucedió lo mismo, porque afortunadamente cuando empezó la pandemia hubo compras de pánico y eso ocasionó que se elevara el consumo, que si bien ha sido alto, no ha compensado la caída en el consumo de otros productos.

“Es importante comentar que este año, antes de la Semana Santa había una caída en la comercialización de leche por las vacaciones y eso tenía un impacto, sin embargo este año no se tuvo”, abundó.

Agregó que lo que también se está previendo es la situación económica, la crisis, el desempleo, la falta de ingreso de muchas familias, “esto, eventualmente va a generar un impacto negativo en las compras de los consumidores el próximo año”.

Para el Dr. Sergio Soltero las perspectivas para el 2021 no son muy favorables, tomando en cuenta que se sentirá con más fuerza la crisis que se está viviendo actualmente y esto tal vez provocará una disminución en el consumo y por ende una situación complicada para las empresas, arrastrando a la producción primaria.

“No hay que olvidar que el sector productivo lechero está conformado principalmente por pequeños y medianos productores, los cuales representan  más del 90 por ciento de los que se dedican a la producción del lácteo, es decir tienen menos de cien cabezas en sus unidades de producción”.

“Por eso el objetivo fundamental es aplicar la tecnología para producir leche con más calidad, porque tiene mercado en cualquier parte, la de mala calidad no lo tiene o la van a pegar a un menor precio y esto no contribuye a que el productor tenga eficiencia en su establo”.

“Por otra parte, dijo, el porcentaje de productores altamente tecnificados que aplican todas las tecnologías para tener una producción eficiente es muy pequeño y están perfectamente bien ubicados en cuencas lecheras en La Laguna, Chihuahua, Aguascalientes, Jalisco y en el centro del país”.

Respecto a los precios de garantía, explicó que este programa aplica para aquellos productores que son proveedores de LICONSA, que son alrededor de cinco mil, pero además hay quejas de que no han recibido ese beneficio, porque no cumplen con la calidad requerida y los castigan pagándoles un precio menor.

Sobre este mismo tema, señaló que hay denuncias serias de los ganaderos por la falta de cumplimiento de esta empresa en el pago, el cual se los ha retrasado, poniéndolos en grandes aprietos, sobre todo porque tienen que hacer inversiones como la compra de alimentos y medicamentos, entre otros insumos.

Por otro lado, sobre el Programa de Precios de Garantía que se suponía iba a ser un motor que motivara a que las empresas privadas incrementaran el precio que pagan a los productores, señaló que realmente no se ha cumplido.

“Lo que se espera para el próximo año es que se repita el programa, sin embargo se tiene en duda si LICONSA tendrá los suficientes recursos para la compra de todo el volumen que requiere para sus programas sociales, que son de alrededor de mil 200 millones de litros de leche”, abundó.

En otros temas Soltero Gardea dijo que la Norma de Etiquetado ya entró en vigor, sin embargo comentó que las tiendas de autoservicio se han adelantado a la autoridad y han exigido a sus proveedores que todos los productos tengan los sellos negros que establecen los excesos de azúcar, de sodio y de calorías en los alimentos. “Esto ya está funcionando, independientemente de que este mes (diciembre 2020) entre la Norma de manera completa”.

“Este es un tema que está presionando a la industria alimenticia, que finalmente el cambiar etiquetas, ajustar la información comercial que contiene, representa un gasto adicional, porque tienen que sustituir todos los envases, en algunos casos hay empresas que tienen inventarios muy fuertes que tendrán que cambiar”, acotó el directivo.

Por lo que dijo que las empresas han manifestó su inconformidad, porque sumado a la crisis económica generada por la pandemia, también tienen el reto de cambiar el etiquetado.

Finalmente y en otro asuntos, el Dr. Soltero Gardea explicó que  hay temas que se están revisando en términos de normas, como es el caso de la de yogur, “la autoridad ha considerado revisarla nuevamente porque hay cosas que se deben mejorar; otro asunto es la elaboración del Procedimiento de Evaluación de la Conformidad y establece cómo se va dar cumplimiento a la Norma de queso, que es conjunta, entre las Secretarías de Economía (SE) y de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), con la cual se pretende vigilar el mercado de los quesos en general, independientemente que sean nacionales o importados”.