Portada Ganadería Artículos Neumoenteritis en becerras dos problemas comunes en uno

Neumoenteritis en becerras dos problemas comunes en uno

0

Departamento Técnico
Bimeda México
www.bimeda.mx

Las principales enfermedades de las becerras, sobre todo en la etapa de lactancia, siguen siendo problemas entéricos y respiratorios, con morbilidades y mortalidades considerables. Un problema mayor todavía, es la presentación de un cuadro de neumoenteritis, las dos patologías en la misma becerra en el mismo tiempo, patología con signos más agudos y pronóstico reservado.

Becerra con diarrea infecciosa.

Haciendo un poco de reseña de ésta o éstas enfermedades se pueden citar algunas etiologías como microorganismos causantes de diarrea a: rotavirus, coronavirus, Clostridium perfrigens tipo C o D, Cryptosporidium spp., E. coli septicémica, E. coli entérica, E. coli enterohemorrágica, Salmonella spp., Eimeria spp., y diarrea viral bovina, entre otras. A la vez algunos de estos patógenos tienen preferencia sobre la edad de la becerra, por ejemplo, la presentación de las dos virales (rotavirus y coronavirus) se presentan desde el nacimiento hasta el primer mes de vida, la E. coli septicémica es común en las 24 h de nacidas, la E. coli enterohemorrágica por lo general de dos semanas a 2 meses de edad, en sí, la edad también influye en ciertos patógenos.

En los problemas respiratorios, los microorganismos más comunes son: Pasteurella multocida, Mannheimia haemolytica, Histophilus somni, Arcanobecterium pyogenes, Parainfluenza 3 (PI3), Rinotraqueritis bovina (IBR) y Micoplasma spp, entre otras.

Becerra con neumonía.

La complicación mayor como ya se mencionó, es cuando se afectan los dos sistemas, digestivo y respiratorio. Pero puede haber otro problema mayor todavía, por qué la becerra se enfermó de diarrea, neumonía o neumoenteritis, más que saber la etiología del patógeno, es de igual importancia o quizás más, saber qué falla de manejo se tuvo. Esto comprende desde la vaca (madre) en la etapa preparto (20 días antes del parto), parto, calostro, alimento e instalaciones (éstas dos últimas en la becerra). Por ejemplo, la vaca debe descansar un periodo (seco) de 2 meses o un mínimo de 6 semanas, libre de infecciones en la ubre para así poder sintetizar inmunoglobulinas en cantidad y calidad, inmunoglobulinas (vía calostro) que va a ser la única fuente de inmunidad pasiva que va adquirir la becerra recién nacida.

Al hablar de calostro se tiene que hacer referencia al tiempo de la toma, calidad y cantidad del mismo. Es reconocido de gran importancia que la toma sea dentro de las primeras 24 horas, pero todavía aún más importante dentro de las dos primeras horas de vida por ser mejor la absorción de las inmunoglobulinas en las vellosidades del intestino. Esta etapa representa gran interés ya que prácticamente vendría siendo el pase de la becerra a seguir con vida con mejores defensas, lo mismo el grado de higiene en que se manejó el calostro y de no hacerlo se corre el riesgo de provocar o inducir un proceso infeccioso por la falta de higiene. En relación al volumen como primera toma de recién nacida, se debe considerar el 10% de su peso (promedio de 4 litros). El asegurar la toma de calostros en tiempo, calidad y cantidad, la becerra contará con inmunoglobulinas necesarias, en especial atención IgM, IgG e IgA entre las principales, cada una tiene funciones específicas en la defensa del organismo.

Toma de calostro.

En relación a la alimentación, se debe de contar con un iniciador de excelente calidad, lo mismo al sustituto de leche (en caso de usarlo), estricta disciplina en la higiene y los horarios de servidas, también el lugar de estancia de las becerras de lactancia, no se aconseja corraletas comunitarias, es mejor casillas individuales y al cambio de corral (destete) debe ser con ciertas estrategias para reducir el estrés y no causar inmunosupresión, que es aquí donde se aprovechan los microorganismo al causar cuadros clínicos independientemente la edad, pero es más común en la etapa de lactancia, sobre todo al primer mes de vida.

Cuando se presenta un cuadro de gastroenteritis con sus signos de cola y miembros sucios, heces de diferentes colores, esto es debido por el agente causal, falta de apetito, deshidratación y postración, o si se presenta un cuadro respiratorio con secreción nasal, fiebre, inapetencia y adoptando posición de estiramiento del cuello para tomar aire, o lo que es más grave, la combinación de las dos enfermedades, a todo esto se debe de actuar lo más rápido y acertado posible.

Becerra recién nacida

El tratamiento básico debe comprender antibióticos o combinación de ellos para causar sinergia, un ejemplo sería el uso de tetraciclinas con sulfas, protector de mucosas (en caso de diarrea), mucolíticos (en problemas respiratorios) flunixin de meglubina como antipirético, desinflamatorio y analgésico, en diarreas además de hidratar inmediatamente a la becerra, también se debe de ofrecer cloruros, como son; cloruro de calcio, magnesio y de sodio, además de acetato de sodio y potasio. Estos cloruros y acetatos tienen una función primordial como es la de mantener el balance electrolítico, así como también los niveles de energía y a la vez el balance ácido-base en las becerras.

Las enfermedades de las becerras es imposible erradicarlas, pero sí reducirlas, esto se logra con manejo especializado y si aún así, se llegará a presentarse un cuadro patológico, también es cierto que se cuenta con medicamentos adecuados para las diferentes enfermedades. Lo importante aquí, es saber hacer un diagnóstico a tiempo además de acertado y la otra parte es el tratamiento ideal de acuerdo a la etiología y los signos que presente la becerra.

Artículo publicado en Entorno Ganadero

SIN COMENTARIOS