Elena Beier
Alemania
[email protected]

La prohibición de la castración quirúrgica sin anestesia de los lechones entrará en vigor en 2019 en la Unión Europea. Sin embargo, Alemania se ha propuesto el objetivo de hacerlo antes. Grandes cadenas de supermercados ya anunciaron que no venderán más carne porcina de animales castrados sin anestesia a partir del 2017. Por razones de protección animal. Esto es un gran reto para todos los agentes económicos del sector porcino en el país como lo es Alemania que tiene un consumo promedio de 40 kilogramos por persona y exporta anualmente 2,8 millones de toneladas de carne porcina.

Hoy en día no hay una solución segura y útil, y además económicamente favorable en la práctica de la anestesia (ni local, ni narcosis de inyección o inhalación) a pesar de una intensiva investigación científica en este campo. La cría sólo de hembras (como se conoce en la avicultura con gallinas ponedoras) no es tampoco una alternativa por razones éticas y económicas. Por lo tanto la cría de machos enteros ofrece una posibilidad que está ampliamente comprobada en Alemania donde existen grandes avances.

Georg Freisfeld participa desde el año 2009 en estas actividades. Su granja es una empresa familiar con 1,900 cerdos incluidos machos enteros. Además el señor Georg Freisfeld es el vice-gerente general de «Erzeugerring Westfalen eG», una organización independiente local con aproximadamente mil miembros, que ofrece desde 1963 asesoramiento relacionado a todos los asuntos de la cría de cerdos a los ganaderos. «Rentabilidad y funcionalidad son los ámbitos más decisivos para los asesoramientos intensivos respecto al tema de cría de cerdos machos enteros. En general, lo importante en esto son dos asuntos estrechamente relacionados; como la composición de la dieta y evitar el estrés. Los dos podrían ejercer una influencia determinante sobre la calidad de la carne e incluyen una serie de aspectos«, explicó Georg Freisfeld.

La eliminación del estrés significa para los cerdos machos en general la eliminación de todo tipo de excitación que produce una secreción de hormonas que causan el olor sexual. En este caso da lo mismo si los cerdos machos olfatean a las hembras, se «pelean» o están alterados por ruidos fuera del chiquero. «Muchos componentes que causan el estrés y los métodos para evitarlo ahora ya están muy bien comprobados en la práctica cotidiana de nuestros miembros. Esas experiencias y el saber fundamentado en hechos son una parte del asesoramiento», explica Georg Freising: «Recomendamos a los ganaderos la cría en grupos con un acceso fácil al alimento (la relación de 1 punto de acceso para 3 animales) y con espacio de 0,75-0,90 m² para cada cerdo como óptimas condiciones básicas. Pero por supuesto hay muchos otros detalles«, asegura.

Para el manejo de animales es importante tener en cuenta que los cerdos machos son más sensibles que todos los otros cerdos. «Por lo tanto recomendamos a los ganaderos que hagan su trabajo en el corral en la mañana si es posible y que en la tarde se limiten a un recorrido de control. Cuanto mayor es la edad de los cerdos machos más se desarrollan sus actividades en la tarde. El nivel del ruido ambiental puede tener varios efectos negativos y desempeña un papel importante en las granjas con menos espacios entre los chiqueros y el taller mecánico, la mezcladora de piensos u otros causantes del ruido. Si se logra eliminar los factores de estrés y encontrar la composición de la dieta óptima la anomalía relacionada con el olor sexual en la carne disminuye un 0,8%. Esto es el valor medio en la práctica de las empresas en asesoramiento de la organización «Erzeugerring Westfalen eG«. Sin embargo, en la bibliografía de la investigación especializada tenemos otras cifras. 3-14% de los animales tienen el olor sexual en condiciones «normales». ¡Una gran diferencia! Estamos orgullosos de nuestros resultados prácticos», añadió Georg Freisfeld.

Imagen: Dipl. Ing. Georg Freisfeld es ganadero con una granja familiar de cría de cerdos (y desde el 2008 de cerdos enteros también) en Ascheberg (región Münsterland). Su granja es una empresa familiar y tiene actualmente 1900 cerdos. Paralelmente trabaja como vice-gerente general en la organización «Erzeugerring Westfalen eG» y personalmente ofrece asesoramiento.

Ese olor sexual de un 0,8% en la carne se tiene que detectar en la faena. Es un gran desafío para la industria cárnica que trabaja para resolver este problema en cooperación con los científicos e ingenieros para prepararse a las nuevas exigencias con el objetivo de desarrollar el equipo robotizado automático para la detección del olor sexual en la carne de los cerdos machos enteros sin participación del olfato humano.

En comparación con otros cerdos los enteros tienen un mejor índice de conversión alimenticia y las características de la canal. Mucho mejor que los cerdos castrados que producen más gastos de alimentación para un kilogramo del peso. Pero un proverbio alemán dice que «el diablo está en los detalles». Hay varios modelos del manejo y de las composiciones de las dietas con las que ha estado experimentado durante muchos años.

Por ejemplo, añadiendo aminoácidos en la dieta de cerdos enfermos podemos cambiar muchos parámetros y mejorar significadamente el bienestar de los animales, ya que una indisposición del animal causa siempre efectos negativos en la calidad de la carne. Por lo tanto la cría de cerdos machos demanda una gran experiencia, sensibilidad y conocimientos profundos, y éstos se transmiten en los cursos individuales o workshops de «Erzeugerring Westfalen eG«.

«El cambio de la composición de la dieta puede influir la calidad de la grasa también. Por eso necesitamos mantener una cooperación estrecha de los ganaderos con los frigoríficos. Y con una buena comunicación podemos cumplir con varias exigencias especiales del comercio minorista. Continuaremos trabajando enérgicamente porque esperamos ventajas en el comercio global para la industria cárnica alemana”, dijo Georg Freising.

Imagen:El Equipo del “Erzeugerring Westfalen eG” ofrece desde 1963 asesoramiento relacionado a todos los asuntos de la cría de cerdos (incluidos los cerdos machos sin castración) a los ganaderos alemanes y extranjeros. “Erzeugerring Westfalen eG” es una organización independiente con aproximadamente unos mil miembros.

Aunque actualmente algunos ganaderos alemanes consideran la renuncia anticipada a la castración de lechones (en el 2017 en vez del 2019) como una desventaja en la competencia europea pero para el bienestar animal, ya es un beneficio grande. Con tal de que sean adecuados los sistemas de manejo. Y entretanto la cría de machos enteros resulta rentable. La industria cárnica alemana ha promovido en 2015 la «Iniciativa Bienestar Animal» que incluye la cría de cerdos sin castración como un criterio para participar en el proyecto. Desde su comienzo participarán en este proyecto 2.238 empresas ganaderas con un total de más de 13,4 millones de cerdos. Los ganaderos que cumplan algunos criterios (pueden elegir de una lista oficial de la «Iniciativa Bienestar Animal») reciben un euro 0,04 más por cada kilogramo de su carne porcina de un fondo que se nutre de grandes empresas minoristas.

Bienestar Animal en la Constitución Alemana

En Alemania la historia de la protección de los animales marcó un hito en el 2002, ya que por primera vez, éstos tuvieron su propio espacio en la mismísima Constitución, dentro del artículo 20a, donde se consagra la protección de las “condiciones fundamentales de vida y de los animales”.

Sin elevarla al rango de derecho fundamental, la reforma aprobada durante el segundo trimestre del 2016, convierte la protección de los animales en un “objetivo estatal” equivalente a la salvaguarda del medio ambiente, también consagrada en el artículo 20. Debido a esta dimensión jurídica, tanto los tribunales como los organismos públicos deberán tener en cuenta la protección de los animales en sus decisiones y sopesar su importancia si este objetivo entra en contradicción con los derechos fundamentales.

La castración de los cerdos

La castración es una elección motivada por el mercado y siempre influye en el tipo, la calidad y la cantidad de carnes y grasas. La castración quirúrgica de los cerdos es una intervención dolorosa y constituye una creciente preocupación por el bienestar animal en las sociedades europeas que ha hecho que la UE se plantee prohibir capar a los cerdos sin anestesia en 2019.

Con información tomada del internet.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno