Portada Secciones Especiales Factores económicos pecuarios Descripción de Dos de los Principales Insumos en la Producción de Huevo...

Descripción de Dos de los Principales Insumos en la Producción de Huevo para Plato en el País.

0
El huevo es un producto alimenticio básico para el consumo de los habitantes del país y contribuye con el 7 por ciento de la ingesta de energía que requiere diariamente un adulto

Francisco Alejandro Alonso Pesado
Depto. Economía, Administración y Desarrollo Rural.
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Universidad Nacional Autónoma de México. falopesado@yahoo.com.mx

Elizabeth Rodríguez de Jesús.
Departamento de Economía, Administración y Desarrollo Rural.
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Universidad Nacional Autónoma de México. Teléfono.56225905. Fax. 56225937.

INTRODUCCIÓN.

El huevo es un producto alimenticio básico para el consumo de los habitantes del país y contribuye con el 7 por ciento de la ingesta de energía que requiere diariamente un adulto, es un excelente alimento para la niñez, ya que cubre las necesidades nutritivas durante su crecimiento y desarrollo. Además, el huevo es utilizado como materia prima o insumo para elaborar mercancías en la industria de la panificación, así mismo, en la rama productora de galletas, mayonesa, pastas para sopa, etc. El huevo que es consumido directamente por los demandantes se le denomina “huevo para plato”, aquel que es utilizado como materia prima para la elaboración de otros productos se le conoce como “huevo industrial”(1).

El tiempo promedio de vida en anaquel del huevo fresco, sin afectar significativamente sus características organolépticas, es alrededor de 5 a 10 días, por lo que es muy difícil hacer inventarios del producto para prever aumentos sustanciales de la demanda(1).
En otros países al huevo para ser comercializado, se le añaden ciertos procesos que incrementan su vida de anaquel, en su distribución y comercialización. Estas actividades se llevan a cabo mediante la cadena en frío. En México no se lleva este proceso(1).

La vida de una unidad refrigerada sin perder sus características organolépticas puede llegar hasta 70 días. En Estados Unidos (EU) las normas regulatorias establecen como máximo 30 días para su consumo a partir de la fecha de empaque(1,2).

El país de la frontera norte de México tiene el Código Federal de Regulaciones, el cual indica, que para evitar que el contenido de un huevo se infecte, éste debe ser lavado, cubierto con aceite mineral y que su almacenamiento, distribución y comercialización se mantenga en una cadena de frío(1,3).

Bajo este marco de referencia, la producción de huevo en el país, presenta una producción de flujo continuo, lo cual presenta un escenario sin inventarios y se dificulta un aumento en la oferta de huevo para plato ante un incremento de precios, es decir se presenta una oferta inelástica(1).

El mercado de huevo para plato en México presenta características parecidas a otros mercados agropecuarios modernos (1). En estos mercados prevalecen productos perecederos con calidad variable y donde las decisiones de inversión en el tamaño de las granjas se llevan a cabo en base a la demanda estimada, contemplando los precios del producto en periodos rezagados (mayoreo y menudeo), y de los costos rezagados de los insumos alimento para las aves y el costo de las gallinas de postura(1,4).

Un volumen importante de insumos alimenticios y aves son comprados por México del exterior, por lo que sus precios en el mercado nacional se incrementan por una devaluación del peso mexicano ante el dólar estadounidense, lo que se ve reflejado en el precio del huevo.

Ante este contexto, el fin del trabajo es describir a dos de los principales insumos en la producción de huevo en el país.

MATERIAL.

Se recolectó información de fuentes secundarias, la información obtenida se leyó, se seleccionó y se describió.

DESARROLLO DEL TEMA.

Principales Insumos.

Además de la gallina ponedora, se requiere de otros insumos necesarios para llevar a cabo el proceso productivo en las granjas. Entre varios de ellos destaca el alimento para las aves, además las instalaciones, equipo con motor, equipo sin motor, fármacos y biológicos, gas, agua, luz, etc., estos insumos se ocupan en las granjas de crianza como en las de posturas, además, se necesitan de otros elementos complementarios como es el empaque del huevo. Se estudiará gallinas ponedoras y alimento que son los insumos de mayor impacto en los costos de producción.

Gallina ponedora

La producción comercial de huevo para plato demanda de aves ponedoras con una genética de alta calidad. La producción de gallinas ponedoras con características específicas es el resultado de tres generaciones de aves: bisabuelas, abuelas y madres(1).

Las investigaciones y desarrollo de la genética para la producción de bisabuelas se ubica fuera del país y es llevada a cabo por un número muy reducido de grandes empresas ubicadas en un número muy reducido de países, principalmente EU, Francia, Alemania, Israel, Holanda y Gran Bretaña(1,5).

Estas grandes empresas proveen a empresas ubicadas en el país los huevos fértiles para la producción de gallinas ponedoras. Al igual que los oferentes de huevo para plato, los productores de reproductores, están sujetos a los ciclos productivos y por ende a la inelasticidad de la oferta, es decir, las oscilaciones de los precios de las reproductoras son mayores a las ofertas aportadas por los productores de reproductoras(1).
En el país, en 2016 había una existencia de 9 mil progenitoras ligeras en crianza y 9 mil en producción(1,6).

El proceso productivo del huevo, se inicia con la selección de aves; hembras y machos, con características deseables, estas aves se cruzan (es oportuno indicar que son más hembras que machos) y se obtiene una línea pura, que reúne un conjunto de características transmisibles(1,6) (material genético altamente especializado).

De estas líneas puras o bisabuelas, se obtiene el primer eslabón de la cadena productiva, que son los progenitores en dos ascendencias, los que producen reproductores líneas machos y los que producen reproductores líneas hembras(1).

El siguiente eslabón (segundo) del proceso productivo, consiste en la cruza de los progenitores, de los cuales se obtiene las reproductoras ligeras que son las madres. El tercer eslabón de la cadena es el correspondiente a la obtención de las gallinas de postura comercial, las cuales nacen de los reproductores o aves madre(1,6).
Finalmente, de las gallinas ponedoras se obtiene la oferta de huevo para plato, satisfactor para los habitantes del país.

Dependiendo de las líneas genéticas se puede lograr diversas variedades de huevo, así por ejemplo, el huevo blanco se logra de reproductoras ligeras y el huevo de color marrón de aves semipesadas(1,6).

Por otro lado, es fundamental señalar que las estirpes y líneas genéticas son diferentes según se esté hablando de producción de carne o de huevo para plato. Las aves para el caso de huevo para plato se les llaman “aves ligeras”; para el caso de las aves para carne, se denominan “aves pesadas”, la diferencia radica en que las aves ligeras pesan menos que las aves pesadas(1,6).

Alimento.

Para darle una total expresión al material genético altamente ultra especializado avícola productor de huevo para plato (y también en la producción de carne) es necesario ofrecer a las aves un paquete tecnológico que incluye entre otros programas, un programa de alimentación científico.

Para cumplir con los estándares de calidad del huevo, tanto en tamaño, contenido y sanidad, una de las variables fundamentales es aportar a las aves una dieta balanceada de alimento(1). Es decir, es imprescindible que el alimento aporte las calorías de mantenimiento y producción deseadas, además de las proteínas suficientes. Es por esto, que el alimento balanceado suministrado a las aves es esencial en el proceso productivo y económico(1).

En concordancia con una de las principales empresas genetistas internacionales (Hy-Line)(1,7), y lo señalado por algunas empresas productoras de la mercancía, las gallinas ponedoras de huevo para plato deben pasar por tres etapas de desarrollo (iniciación, crecimiento y producción), lo que implica diferentes dietas en proteína y calorías. En la etapa de iniciación, que dura hasta 16 semanas, deben consumir alrededor de 10 a 12 gramos cada animal por día, llegando a 68 gramos por día en la semana 20, es decir en la segunda etapa (la de crecimiento). En la etapa productiva cada ave debe consumir hasta 110 gramos de alimento balanceado por día. Es importante aclarar que estos datos varían por diversas circunstancias y situación de cada granja(1).

La etapa de producción o de postura es la más larga en la vida de la gallina y por tanto implica una mayor cantidad de alimento y un mayor costo.

El alimento es el insumo con mayor peso porcentual en costos de producción, llegando a representar entre el 60 a 70 por ciento del 100 por ciento del costo(1).

La alimentación debe otorgar alrededor de 3,200 kcal por kilogramo de alimento, y alrededor de un 20 por ciento de proteína(1).

El alimento balanceado para las gallinas de postura está constituido, en promedio, de 60 ciento por ciento de granos de maíz o sorgo, que son fuente de energía y un 25 por ciento de pasta de soya, que es fuente rica en proteína(1). Estos insumos junto con otros ingredientes del alimento balanceado como minerales y vitaminas, conforman aproximadamente la tercera parte del costo de producción del huevo, siendo el mayor costo el del maíz, sorgo y la pasta de soya(1).

Estos insumos alimenticios de la dieta para las aves de postura son commodities agrícolas, y es por esto que se negocian en las bolsas agrícolas internacionales. En primer orden en el Chicago Mercantile Exchange (por sus siglas en inglés CME)(1). En opinión de algunos grandes productores, en promedio ellos negocian estos insumos a precios de la CME, es decir, que su precio no depende exclusivamente de mercados locales(1).

En la última década los precios de los insumos alimenticios han presentado cambios en razón a:

i. El aumento de la demanda por parte de China y la India, princi- palmente.

ii. Al aumento del uso del maíz amarillo para producir etanol en EU.

iii.Al cambio climático que en algunos años ha impactado en la oferta de estos insumos alimenticios.

iv. Especulaciones en los precios de estos commodities en las bolsas agrícolas(1).

Esta situación crea cierta incertidumbre en los productores de huevo. Se puede decir, que los precios de los principales insumos alimenticios de los alimentos balanceados para las gallinas de postura, es decir los precios del maíz amarillo en grano, del sorgo y de la pasta de soya, y que representaron aproximadamente dos terceras partes del costo de producción del huevo, aumentaron en el período comprendido de 2010 a 2013(1).

Las grandes empresas avícolas productoras de huevo para plato, integradas, trasladan grandes volúmenes de materias primas para elaborar en sus fábricas, alimentos balanceados, una gran parte de los insumos trasladados se hace por ferrocarril, lo que determina menores costos de movilización por tonelada(1). Además, ya en las fábricas de alimentos balanceados, propiedad de los productores, por economías de escala, los costos por tonelada de alimento elaborado tienden a ser competitivos.

Estas fábricas de alimentos balanceados, propiedad de grandes avicultores han desarrollado e innovado tecnologías de punta que permiten que la elaboración de este insumo se realice de forma eficiente(1) bajando costos.

Estas fábricas de alimento balanceado, presentan escalas de planta, para alimentar enormes poblaciones de aves. Estas escalas de planta, por economías de escala presentan costos medios de largo plazo descendentes.

Es importante, subrayar que México no produce el suficiente volumen de maíz amarillo, sorgo y pasta de soya. Para completar su oferta global, el país requiere importar ingentes cantidades de estos insumos.

Las importaciones de estos insumos alimenticios se hacen obligadamente, ya que si no se realizan, no se tendría la cantidad suficiente de alimentos balanceados para alimentar a la parvada nacional productora de huevo para plato. Estados Unidos es el país que vende a México casi la totalidad de estos insumos alimenticios.

Aunque el fenómeno devaluatorio se presente en el país, comprando un dólar con una mayor cantidad de pesos, y por lo tanto, encareciéndose las importaciones de maíz amarillo, sorgo y pasta de soya, estas materias primas, necesariamente se tendrán que importar, es decir, se establece lo que se conoce como importaciones inelásticas. Es así, que ante una constante devaluación del peso mexicano ante el dólar norteamericano, y un aumento en los precios (en moneda nacional) de los insumos alimenticios, no se dejarán de importar por ser necesarios y evitar un colapso en la producción de huevo.

CONCLUSIONES.

La alta volatilidad en los insumos y el tipo de cambio impactan en el costo de producción de un kilogramo de huevo. La alimentación de la gallina ponedora es el mayor costo para producir huevo (entre el 60 al 70% del costo total de producción)(8).

En su mayoría los ingredientes alimenticios (maíz amarillo, sorgo y pasta de soya) son comprados del exterior (sobre todo de EU) y pertenecen a mercados internacionales volátiles con una fuerte dosis de incertidumbre y con fuertes presiones en los precios(8).

El desarrollo e investigación genética para la producción de bisabuelas se ubica fuera del país y se lleva a cabo por un número reducido de empresas. Por otro lado, la producción de reproductoras en México se ha concentrado en los grandes productores de huevo para plato altamente tecnificados integrados verticalmente y horizontalmente(8).

Las importaciones de material genético ultra especializado, así como la de insumos alimenticios básicos, presentan una elevada inelasticidad.

Somos un país vulnerable en razón a la dependencia de genética y de granos básicos para la alimentación de las aves.

Literatura citada.

1. Centro de Investigación y Docencia Económica. Estudio de la producción, distribución y comercialización de huevo en México. México, 2018.

2. USDA, Specifications for Shell Eggs, A “How to” Guide for food Service Suppliers and Volume Food Buyers.

3. Código Federal de Regulaciones, Título 9, Capítulo III, Subcapítulo I, Parte 590.

4. Li, Zhemin, Ganquong Li, Yuting Wang (2010). Construction of short-te Forescat Model of Eggs Market Price, Agricultural Science Procedia I, 396 -401.

5. Fuente: http://ocw.upm.es/producción-animal/produccion-avicula/contenidos/TEMA”/esque- ma-de-laproduccion-avicola.

6. Compendio de indicadores económicos del Sector Avícola, Edición 2017, Unión Nacional de Avicultores (UNA). México, Ciudad de México.

7. http://www.hyline.com/UserDocs/Pages/TB PULLET MGMT SPN.pdf

8. Grupo de Análisis de Políticas Públicas para la eficiencia de los mercados (GAPP). Secretaría de Economía. Laboratorio Nacional de Políticas Públicas, CIDE. México, Ciudad de México, 2018.

Los Avicultores y su Entorno Octubre-Noviembre 2019

SIN COMENTARIOS