Dan Bolaños López
Doctorado en Ciencias Biológicas y de la salud, UAM-X. Fisiopatología del estrés y bienestar en animales domésticos, UAM-X

Daniel Mota-Rojas
Departamento de producción agrícola y animal UAM–Xochimilco. Correo: [email protected]

Ramiro Ramírez Necoechea
Fisiopatología del estrés y bienestar en animales domésticos, UAM-X.

Isabel Guerrero-Legarreta
Departamento de Biotecnología, UAM-I.

El término correcto para realizar el proceso de muerte gentil o sacrificio humanitario, se denomina: ‘eutanasia’ (Close et al., 1996).

La eutanasia es el proceso humanitario por el cual el cerdo queda inconsciente, con un mínimo de dolor y sufrimiento, hasta la muerte. Para que el proceso o el método de la eutanasia se consideren humanitarios, éste debe ser rápido, efectivo y confiable (AASV, 2009).

Figuras 6 y 7. punto (círculo rojo) de localización para fijar la zona de disparo con pistola en cerdos.

Por tal motivo, el objetivo principal de este manuscrito es, señalar los métodos adecuados para la eutanasia en cerdos durante su estancia en granja.
En una primera parte de este artículo, los autores señalaron entre otras cosas, las características de una buena eutanasia en cerdos, recordando como ejemplo, la recomendación de realizar la eutanasia de manera inmediata a:

1. Los cerdos que no muestran signos de mejoramiento o que presentan una mínima oportunidad de recuperación después de dos días de cuidado intensivo,
2. Los cerdos severamente lastimados, o animales que no caminan o no tiene posibilidades de recuperarse,
3. Cualquier cerdo inmóvil y con condición corporal de 1 (AASV, 2009).

También indicaron que básicamente existen tres vías por las cuales se lleva a cabo el proceso de eutanasia: [1] por hipoxia, directa o indirecta, [2] depresión directa sobre la función neuronal; y [3] disrupción física de la actividad cerebral y destrucción neuronal vital (Close et al., 1996).

Más adelante explicaron detalladamente los métodos de eutanasia en granja, señalando que existen distintos métodos de eutanasia para las distintas etapas en la producción porcina. Dichos métodos pueden ser clasificados en tres grupos: [1] Inhalación de gases, [2] métodos físicos y [3] Métodos químicos.

En esta segunda parte y final del artículo, los autores describen los métodos físicos y ofrecen las conclusiones finales.

Figura 8. punto de localización dónde será dirigido el pistón para eutanasia en cerdos.

Métodos físicos

Los métodos físicos deben causar la pérdida de la conciencia inmediata a través de un trauma hacia el cerebro, por ejemplo: disparo de arma (bala y/o perno cautivo) y eléctrico, que es usado en peces, anfibios, aves, cerdos, ovejas, novillos, cabras y conejos (Close et al.,1996).

Pistola: un disparo en la cabeza es un método efectivo de eutanasia en cerdos porque si se hace correctamente, el impacto causado por la bala incrustada, causa conmoción y daño en áreas vitales del cerebro del cerdo. Cuando escoja el tipo de pistola y munición considere lo siguiente:

a) Edad y tamaño del cerdo.
b) Presencia y seguridad del personal, del ejecutante y de otros cerdos.
c) Acceso a la cabeza del cerdo
d) Daño al equipo e instalaciones.
e) Riesgo de que la bala atraviese y rebote.
f) Restricciones legales y/o políticas de la granja de poseer un arma de fuego en el sitio

Una pistola calibre 12, 16 ó 20 puede ser usada para cerdos de destete-finalización, y cerdas y sementales reproductoras. Se recomienda la pistola calibre 28 o calibre 410 para cerdos de destete. Las balas de municiones se recomiendan ya que tienen la habilidad de penetrar el cráneo de manera consistente y efectiva. Cuando se usa la pistola como método para sacrificar animales, el blanco ideal es media pulgada arriba del nivel de los ojos, sobre la línea media de la frente y apuntando hacia la cola de cerdo. Un punto alternativo es en la oreja, la bala debe penetrar en el cráneo por detrás de la oreja en dirección al lado puesto (Figura 6 y 7) (AASV, 2009).

Figura 9. puntos de colocación de electrodos (cabeza-corazón) para inducir muerte en cerdos.

Cuando se usa una pistola calibre 22 con las municiones apropiadas en cerdas y sementales reproductores, se recomienda un disparo detrás de la oreja, ya que el cráneo es menos denso en ese lugar. Cuando se mate un cerdo con una pistola, se necesita tomar extremas precauciones por la seguridad del personal. El que usará la pistola debe ser entrenado en seguridad de armas de fuego y entender el potencial de rebote. Cerdos que no caminan deben ser sacrificados humanitariamente a un área segura. Es necesario establecer una política en la que los espectadores o asistentes siempre acostumbren permanecer detrás de la persona que realiza el disparo (AASV, 2009).

Perno o Pistón cautivo: es una técnica que no produce dolor y causa la inconsciencia rápidamente (Chevillon et al., 2004), la pistola de pistón no penetrante por lo regular tiene la forma de una cabeza de hongo o plana, o un pistón que cuando se utiliza en la frente del animal causa conmo- ción y un severo trauma en el cerebro sin abrir la piel. La ventaja de este método es que hay poco o nada de sangrado ya que la piel queda intacta. Este método puede ser usado en cerditos de maternidad, pero en cerdos más grandes se necesita de un segundo paso como el desangrado. La pistola de pistón cautivo debe colocarse firmemente sobre la frente de la cabeza (AASV, 2009) (Figura 6).

Por otro lado, la pistola de pistón o perno que penetra tiene un pistón cóncavo de borde puntiagudo que se extiende y penetra en el cráneo causando conmoción y daño físico a éste y al cerebro con su impacto. La colocación debe ser dirigida en la línea media de la frente, a una pulgada y media sobre el nivel de los ojos (cerca de las cejas) (Figura 6). Inmediatamente después de un buen disparo, el cerdo exhibe movimientos tónicos (contracción muscular) y movimientos clónicos (relajación muscular) (Chevillon et al., 2004).

Los cerdos que no demuestran actividad tónica inicial e inmediatamente muestran pataleo y pedaleo después de colapsarse no han sido conmocionados eficazmente por lo que el proceso debe realizarse de nuevo inmediatamente (AASV, 2009). Se ha visto que algunos cerdos pueden presentar hemorragias por los oídos, nariz (morro) y el hocico (Chevillon et al., 2004). La pistola de pistón cautivo penetrante debe colocarse en la línea media de la frente, una media pulgada por encima del nivel del ojo. Conforme el cerdo crece la cavidad de los senos se hace más grande y el cráneo se engruesa. Es importante seleccionar la longitud del pistón y la combinación apropiada del cartucho de acuerdo a la edad y al tamaño del cerdo que será sacrificado para asegurar que el pistón penetre en el cráneo del cerdo (AASV, 2009) (Figura 8).

Figura 10. punto de localización dónde se dará el golpe en cerditos.

Electrocución: Es un método efectivo y que no produce dolor, produce la pérdida de la consciencia instantáneamente (colapso, midriasis, no hay vocalizaciones) (Chevillon et al., 2004). La electrocución induce la muerte insensibilizando al cerebro seguido de una fibrilación y anoxia cerebral (no llega oxígeno al cerebro). El flujo de electricidad (corriente) debe ser por lo menos de 0.5 Amperes para cerditos de más de 10 libras o 4.5 kg, y para cerdos de destete hasta más de 6 semanas de edad y por lo menos 1.3 Amperes para cerdos de 6 semanas de edad o más. Cuando se aplica correctamente, la conmoción eléctrica induce una inconsciencia instantánea. Los cerdos conmocionados eficazmente con la electricidad exhiben movimientos tónicos y clónicos.

Hay dos métodos que pueden ser usados para la eutanasia por electrocución: el de la cabeza solamente y el de la cabeza al corazón. La desventaja más grande de este método de eutanasia es el riesgo a la seguridad del personal si los procedimientos del cerrado y etiquetado del equipo no se llevan al cabo. Por razones de bienestar de los cerdos y la seguridad del personal, estos aparatos deben de tener un transformador aislado el cual mejora la seguridad eléctrica y proporciona el amperaje suficiente para inducir a la inconsciencia de manera inmediata. Hay que asegurar la aplicación correcta de los electrodos, ya que en caso contrario puede provocar sufrimiento en el animal. El paso de corriente eléctrica por el cerebro produce inconsciencia y sobre el corazón la parada por fibrilación ventricular. En algunos casos se da la inconsciencia temporal y los animales deben ser exsanguinados inmediatamente (AASV, 2009). Se recomienda que se electrocute al cerdo en un tiempo mínimo de 15 segundos, para que exista paro cardiaco en un minuto después (Chevillo et al., 2004).

Este método debe ser seguido por un segundo paso, como la electrocución de cabeza-corazón, la electrocución a través del pecho o el exsanguinado, 15 segundos después de haber conmocionado al animal. Los electrodos deben colocarse en la cabeza del cerdo: a) entre los ojos y la base de las orejas en cualquier lado de la cabeza, b) por debajo de las orejas en cualquier lado de la cabeza, o c) diagonalmente, debajo de una oreja por encima del ojo del lado opuesto (AASV, 2009).

Por otra parte, la electrocución de cabeza a corazón conmociona y mata al cerdo por el paso simultáneo de la corriente a través del cerebro y el corazón. El electrodo frontal debe colocarse en la cabeza al nivel de o enfrente del cerebro y el electrodo posterior debe colocarse en el cuerpo detrás del corazón del lado opuesto para que la corriente viaje diagonalmente a través del cuerpo durante 15 segundos (Figura 9).

Para el caso de traumatismo como un método de eutanasia, solamente es efectiva para cerditos de maternidad por que sus huesos de sus cráneos son lo suficientemente delgados para que el golpe cause una supresión en el sistema nervioso central y daño cerebral. Este golpe se aplica rápidamente en la parte superior de la cabeza sobre el cerebro (Figura 10). Existe flujo de sangre después de haber golpeado al animal, lo cual puede causar aversión para el espectador (Chevillon et al., 2004). Este método puede ser antiestético y nada placentero para las personas que lo ejecutan o lo observan (AASV, 2009).

Métodos químicos.

También se pueden administrar una sobre dosis de un anestésico, los barbitúricos (Tzika et al., 2000) son usados para suprimir el sistema nervioso central, causando la anestesia profunda resultando un paro respiratorio y cardiaco. Este método de eutanasia requiere administrar una inyección intravenosa de un barbitúrico al cerdo, vía catéter (Rollin, 2009). Los animales más grandes pueden requerir grandes volúmenes y es necesario la sujeción o la colocación de un catéter en una vena. Esté método es adecuado para animales pequeños, donde se pueden utilizar dosis pequeñas del fármaco para inducir su muerte.
Por último, en cada método mencionado, se debe corroborar la muerte del cerdo antes de moverlo o desecharlo, y debe considerarse: a) que no exista respiración, b) que no haya latido cardiaco, c) que no haya movimiento o músculo tonificado, d) que no responda al dolor (un pinchazo con una aguja en la trompa), e) que no haya vocalización y f) que no exista reflejo en la córnea (que el ojo se cierra cuando un objeto toca la cornea). Si el cerdo muestra signos de vida, deberá ut
lizar un segundo método de eutanasia (Close et al., 1996; AASV, 2009).

Es necesario considerar factores como seguridad en el operador, bienestar animal e incluso entrenamiento previo al método de elección para realizar la eutanasia (Cuadro 1), de tal manera que se reduzcan factores de riesgo en el manejo e incrementar el dolor o el sufrimiento de los cerdos.

Cuadro1.Características de los métodos de eutanasia en cerdos. Dónde: XX muy malo, X malo,✓Regular y ✓✓Bueno

Conclusiones

Para la realización de un método efectivo de eutanasia debe considerarse responsabilidad y seguridad, teniendo siempre en mente: seguridad para el operador y el bienestar de los animales. Además, debe identificarse con el método correcto de acuerdo al tamaño y la edad del cerdo.

También la capacitación del personal debe ser necesaria en cualquier método que se mencionó antes, ya que si se siguen las instrucciones de cada uno en específico, reduce el tiempo en el manejo, evitando el sufrimiento de los cerdos previo a su muerte. Debe considerarse, costo, área de uso, tamaño de equipo y mantenimiento de uso para un correc- to funcionamiento en el método de eutanasia, así como la supervisión durante su aplicación.

Bibliografía:

  • American Association of Swine Veterinarians (AASV). 2009. Eutanasia en la Granja: Recomendaciones para el productor. Pork Checkoff EUA, pp: ATENCIÓN !!!!1-18.
  • Becerril-Herrera, M., Alonso-Spilsbury, M., Lemus-Flores, C., Guerrero-Legarreta, I., Olmos-Hernández, A., Ramírez-Necoechea, R., Mota-Rojas, D. 2009. CO2 stunning may compromise swine welfare compared with elec- trical stunning. Meat Science 81:233-237.
  • Bolaños-López, D. J., Guerrero-Legarreta, I., Trujillo-Ortega M. E., Mota-Rojas, D. 2011. Eutanasia con CO2: avances recientes en experiestar Animal y calidad de la Carne. 28, 29 y 30 de Noviembre, 2011, UNAM. México.
  • Chevillon, P., Mircovich, C., Dubroca, S., Fleho, J. Y. 2004. Comparison of different pig euthanasia methods available to the farmers. Inter- national Society for Animal Hygiène Saint-Malo, pp: 45-46.
  • Close, B., Banister, K., Baumans, V., Bernoth, E. M., Bromage, N., Bunyan, J., Erhardt, W., Flecknell, P., Gregory, N., Hackbarth, H., Morton, D., Clifford, W. 1997. Recommendations for euthanasia of experimental animals: Part 2. Laboratory Animals 31: 1-32.
  • Conlee, K. M., Stephens, M. L., Rowan, A.. N., King, L. A. 2005. Carbon dioxide for euthanasia: concerns regarding pain and distress, with special reference to mice and rats. Laboratory Animals 39, 137–161.
  • Grandin T. 2010. Auditing animal welfare at slaughter plants. Meat Science 86: 56-65.
  • Guyton, A. C., Hall JE. 2001. Tratado de Fisiología Médica. McGraw Hill. México.
  • Martoft, L., Lomholt L., Kolthoff C. 2002.
    Effects of CO2 anaesthesia on central nervous system activity in swine. Laboratory Animal 36: 115-126.
  • Mathews, C. K., van Holde, K. G. 2006. Bioquímica. Prentice Hall.
  • Mota-Rojas, D., Schunemann de Aluja, A., González-Lozano, M., Alonso-Spilsbury, M., Ramírez-Necoechea, R., Becerril-Herrera, M. Bienestar del cerdo durante su traslado al rastro: una revisión. En: Bienestar Animal y Calidad de la Carne: enfoques químicos y experimentales. (Eds.) Mota Rojas, D., Guerrero,Legarreta, I. y Trujillo Ortega M. Editorial BM Editores. ISBN: 978, 607, 00 1506, 9. México. pp:37, 50.
  • Orozco-Gregorio, H., Mota-Rojas, D., Hernández- González, R., Alonso-Spilsbury M., Trujillo-Ortega M., Olmos-Hernández, A., Bolaños- López, D. J., Ramírez-Necoechea, R., Villanueava-García, D. 2008. New insights question CO2 as a eutanasia method in pigs used as biomedical model in research. 20th IPVS. OR.11.06. Durban, South Africa.
  • Raj, A. B. M. 1999. Behaviour of pigs exposed to mixtures of gases and the time required to stun and kill them: welfare implications. Veterinary Record 144:165-168.
  • Rollin, B. E. 2009. Ethics and euthanasia. The Canadian Veterinar y Journal 50: 1081– 1 086 .
  • Tzika, E. D., Sbiraki, A., Kritas, S. K., Alexopoulos, C., Kyriakis, S. C. 2000. Indications and methods of the compulsory application of euthanasia in swine enterprises. Journal of the Hellenic Veterinary Medical Society 51: 188-194.
  • Shimshony, A., Chaudry, M. 2009. Slaughter of animals for human consumption. Scientific and Technical Review of the Office International des Epizooties 24: 693-710.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Enero-Febrero 2013

1 COMENTARIO

  1. El error humano es algo que debe ser reducido lo más posible en la eutanasia, las especificaciones contenidas en este artículo así como en el volúmen anterior son una excelente aportación para mejorar la eutanasia y como iniciativa para conservar el bienestar animal, es importante, también, el denotar como han buscado señalar la estética de la eutanasia para el operador, simplemente me ha gustado este artículo.