Servicio técnico
Olmix Latinoamérica Norte.

El hígado es un órgano multifuncional de gran importancia, considerado como la glándula más grande del ave la cual desempeña funciones metabólicas vitales dentro del organismo, de almacenamiento, síntesis y detoxificación (Cuadro 1) (Zaefarian et al., 2019).

Este órgano puede adaptarse fácilmente a cambios en el alimento y en el ambiente. Sin embargo, las estirpes modernas con un alto potencial de producción debido a la intensa selección genética hacen que la función hepática adquiera mayor relevancia y su alteración puede poner en riesgo el adecuado crecimiento, producción e incluso la capacidad de respuesta inmunogénica a las vacunas y enfermedades (Kaspers, 2016).

En los sistemas de producción intensiva el hígado, al ser el principal órgano de desintoxicación, está potencialmente expuesto a sufrir daño por sustancias derivadas de procesos metabólicos, acumulación de toxinas y fármacos, entre otros. Además de procesos como esteatosis y trastornos hepáticos, desafíos sanitarios, mismos que merman las exigencias metabólicas limitando la productividad de las aves.

Un hígado sano es la clave para mantener una óptima producción de huevo de primera calidad tanto en gallinas productoras de huevo para plato como reproductoras, debido a la exigencia necesaria para la producción a largo plazo (Kaspers, 2016).

ESTRÉS CALÓRICO y SU IMPACTO EN LA SALUD HEPÁTICA (HÍGADO GRASO)

El síndrome del hígado graso hemorrágico (FLHS) es una patología bastante común distribuida ampliamente principalmente entre ponedoras comerciales, reproductoras, patos y pavos. Los brotes de FLHS se asocian a menudo con climas cálidos y periodos extensos de postura de huevo. Las gallinas en los lotes tienen sobrepeso (en promedio un 20% o más) y se observa caída de la producción de huevo. Se puede encontrar muerte súbita en las aves, con la piel de la cabeza pálida. En el abdomen se detectan grandes coágulos de sangre (Dinev,2020).

El hígado está agrandado, amarillo, grasoso y blando.

Se pueden presentar hematomas subcapsulares del parénquima. Se presume que la alimentación con balanceados de alta energía y la locomoción restringida son pre-requisitos para el depósito excesivo de grasa en el hígado. Otros factores que pueden contribuir son: deficiencia de agentes lipotróficos necesarios para la movilización de la grasa del hígado, aflatoxinas, factores genéticos, etc. Frecuentemente, FLHS y la fatiga de ponedoras en jaula se diagnostican al mismo tiempo (Dinev, 2020).

La incidencia de hígado graso en pollos con peso vivo superior a los 2.2 kg es cada vez más frecuente, representando la principal causa de decomisos de este órgano en el rastro, con un promedio cercano al 25% (López, 2014).

Mediante la selección genética se han logrado importantes avances para reducir el porcentaje de grasa abdominal; en 1981 representaba el 3.84% del peso vivo (Coon et al., 1981), y para el 2005 el 2.43% (Corzo et al., 2005).

Se ha observado también que la incidencia del síndrome del hígado graso hemorrágico aumenta durante la temporada de calor.
Experimentalmente, se ha demostrado que los pollos de engorda expuestos al estrés por calor durante dos semanas presentan una mayor concentración de triglicéridos y enzimas relacionadas con la síntesis de grasas en sus hígados y que, después de tres semanas, sus células hepáticas sufren degeneración lipídica (PlusVet, 2020).

Temperaturas ambientales altas, aunado al letargo producido por el estrés calórico, disminuyen los requerimientos de energía en las aves.

La energía consumida a través de la dieta y que no es utilizada se transforma en grasa en el hígado, donde se acumula y da lugar al síndrome del hígado graso.

Además del hígado, los lípidos se transportan a los tejidos adiposos ubicados en otras partes del cuerpo, por ejemplo, el abdomen. El depósito de grasa abdominal empeora los efectos negativos del estrés térmico, ya que dificulta la respiración e interfiere con los procesos naturales de regulación de la temperatura corporal.

Biotecnología azul para mejorar la productividad

La biotecnología azul trabaja con algas marinas como materia prima natural, bioactiva y renovable, y es una de las soluciones que hoy en día Grupo Olmix nos brinda. Dentro de su amplia variedad de moléculas patentadas encontramos los polisacáridos sulfatados marinos o MSP® por sus siglas en inglés, que son principios bioactivos de las algas que muestran similitudes filogenéticas con los polisacáridos del reino animal, los cuales generan actividades biológicas únicas y ayudan al mantenimiento de la homeostasis. Tras un proceso de microfiltración los polisacáridos sulfatados marinos son caracterizados conforme a tamaño y peso molecular, lo cual indica su efecto sobre sistema inmune, salud hepática y salud digestiva. Para este tipo de desafío hepático, una de las moléculas que se enfocan a restablecer las funciones de los hepatocitos bajo condiciones de desafío es MSP® LIPIDS.

El mecanismo de acción de los MSP® LIPIDS es incrementar la producción de ácidos biliares para utilizar en mayor proporción la energía contenida en las vacuolas lipídicas del hígado que están congestionando el tejido y afectando su actividad metabólica, al activar el receptor nuclear farnesoide (FXR), cambiando el ciclo normal del ácido biliar, detoxificando el hígado y mejorando el metabolismo lipídico, al incrementar la emulsificación. Además de la función hepato-protectora del resto de sus componentes como; extractos de boldo y alcachofa, sorbitol, colina, metionina y vitaminas, que generan una respuesta fisiológica más rápida ya que en los primeros 5 días de uso tenemos un ave con un metabolismo hepático normalizado, convirtiéndola en una excelente estrategia para prevenir trastornos hepáticos.

Recomendaciones

MSP® LIPIDS, que tiene como objetivo restablecer las funciones hepáticas y mejorar las funciones renales, así como las digestivas, detoxificar (sangre, hígado y riñones) y reducir el estrés oxidativo. Es recomendado a dosis de 0.5 ml por litro de agua, durante procesos de baja ingesta de alimento, cambios de dieta, daño hepático por esteatosis, problemas virales, estrés por calor, estrés oxidativo, así como durante tratamientos terapéuticos, vacunaciones, problemas de pigmentación y presencia de toxinas. DigestSea® permite restablecer la condición y la función hepática, para mantener buenos parámetros productivos y/o reproductivos.

Referencias

• Coon, C.N., W.A. Becker y J.V. Spencer,1981. The effect of feeding high energy diets containing supplemental fat on broiler weight gain, feed efficiency and carcass composition. Poult. Sci., 60:1264-1271.
• Corzo, M. T. Kidd, D. J. Burnham, E. R. Miller, S. L. Branton, and R. Gonzalez-Esquerra. Dietary Amino Acid Density Effects on Growth and Carcass of Broiler Differing in Strain Cross and Sex J. Appl. Poult. Res. 2005 14:1-9.
• Kaspers, B. (2016). An egg a day–the physiology of egg formation. Lohmann information, 50(2), 13-15.
• López, C.C, VI Congreso Latinoamericano de Nutrición Animal, 2014.
• PlusVet. Engormix 2020
• Zaefarian, F., Abdollahi, M. R., Cowieson, A., & Ravindran, V. (2019). Avian liver: the forgotten organ. Animals, 9(2), 63

Para más información:
Olmix Latinoamérica Norte
Tel. oficina: (442) 245 5860
[email protected]

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno Abril -Mayo 2022