OSCAR VAZQUEZ, ING., MC.
Product Manger. Norel México SA de CV.
Correo: [email protected]

La creciente preocupación social y científica por la aparición de cepas bacterianas resistentes a los antibióticos de uso común entre animales y humanos ha sido la base para la prohibición de los antibióticos promotores de crecimiento (APC) en producción animal, primero en Europa en 2006 y recientemente en América, aunque en éste último continente la disminución del uso es promovido por presión de las principales corporaciones multinacionales de comida rápida, que han adoptado la restricción como un elemento de diferenciación comercial.

Desde la prohibición, la investigación y desarrollo de alternativas que puedan mantener la función del intestino y del sistema inmune ha recibido considerable atención. Dentro de las alternativas más investigadas están los ácidos orgánicos[1] comúnmente conocidos como acidificantes; estas sustancias son productos naturales que resultan del metabolismo bacteriano de los carbohidratos en el tracto digestivo de las aves donde hay fermentación. Los ácidos orgánicos mejor conocidos como ácidos grasos de cadena corta (AGCC) son el acético, propiónico y butírico[2].

Entre estos ácidos, destaca el ácido butírico, que, por seguridad y facilidad de manejo, se utiliza en forma de sal sódica. La suplementación dietética con butirato sódico ha demostrado mejorar el comportamiento productivo y la resiliencia del pollo de engorda a través de distintos mecanismos, operando en células procariotas y eucariotas. En principio, el butirato influye en las células endógenas aviares en múltiples formas: es un agonista de los ácidos grasos libres, inhibe las rutas pro-inflamatorias y es un agente modulador epigenético[3], además actúa como fuente de energía para los enterocitos. Secundariamente, el butirato influye en la microbiota residente en el tracto gastrointestinal (TGI) del ave, como resultados de sus propiedades bacteriostáticas[3].

La respuesta a la suplementación con butirato muestra cambios en crecimiento, morfología intestinal, características de la canal y digestibilidad de nutrientes en pollos, sin embargo, las respuestas pueden ser inconsistentes dependiendo de factores como nivel de inclusión del aditivo, composición de la dieta, edad y estatus de salud del pollo y la presentación del butirato (i.e. libre, protegido o encapsulado). Para butiratos protegidos, el lugar de liberación puede afectar la respuesta observada, dada la diversidad de tipos de células, condiciones de pH y diversidad de la microbiota encontrada en diferentes segmentos del TGI[3]. Es importante de considerar, la dosis funcional, un estudio reciente hecho en pollos de engorda estableció que la dosis que optimizó la salud intestinal fue 800 mg/kg de alimento[4].

CUADRO 1. Medias del comportamiento productivo de pollos de engorda a 42 d
suplementados con butirato sódico protegido, solo o combinado con avilamicina.

TRATAMIENTOS1

Valor de P

VARIABLES2

T1

T2

T3

T4

EEM

TRAT

CONSUMO DE ALIMENTO, g

4213.54

4202.74

4115.27

4252.49

56.168

0.3680

PESO CORPORAL, g

2254.44

2288.75

2226.51

2249.89

38.826

0.7268

ÍNDICE DE CONVERSIÓN

1.87

1.84

1.85

1.89

0.023

0.4002

MORTALIDAD, %

1.74ab

0.70b

3.47a

3.13a

0.634

0.0099

GDP, g

52.71

53.53

52.04

52.60

1.112

0.8232

ÍNDICE DE PRODUCTIVIDAD

279.38

290.75

278.63

275.87

8.820

0.6462

abMedias en la misma fila con distinta literal son significativamente diferentes (p<0.05). 1T1: tratamiento control,
dieta con avilamicina (12.5 ppm 0 a 42 d), T2: dieta con avilamicina (12.5 ppm) y butirato sódico protegido
(1050 ppm de 0 a 21 d y 700 ppm de 22 a 42 d), T3: dieta con butirato sódico protegido (1400 ppm de 0 a 21 d y
1050 ppm de 22 a 42 d), T4: dieta con avilamicina (12.5 ppm) y butirato sódico encapsulado (300 ppm de 0 a 21 d
y 150 ppm de 22 a 42 d). 2GDP: ganancia diaria promedio de peso. EEM: error estándar de la media.

En el contexto de la prohibición o uso responsable de antibióticos promotores de crecimiento (APC) en la producción de pollos de engorda en América, resulta indispensable demostrar que existen alternativas viables para hacer la transición sin reducir la eficiencia. Por sus características, el butirato sódico protegido (BSP), empleado a dosis funcionales, puede ser una alternativa de elección para mantener el desempeño productivo del pollo de engorda en nivel similar de los APC y cuando se usa combinado con los APC, se puede observar un efecto sinérgico sobre el desempeño productivo. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue comparar el desempeño productivo de pollos de engorda suplementados con BSP, como único mejorador de salud intestinal o en combinación con avilamicina.

MATERIALES Y MÉTODOS

El estudio se llevó a cabo entre septiembre y octubre de 2018 en una granja comercial ubicada en Retalhuleu, Guatemala, esta región tiene clima cálido con temperaturas promedio de 32°C y 239 msnm.

Un total de 1152 pollos Cobb de 1 día de edad y peso inicial promedio de 40.69 ± 0.14 g, en parvada mixta, alojados en 32 corrales con 36 pollos cada uno (densidad de 12 aves/m2), fueron distribuidos aleatoriamente en cuatro tratamientos, empleando un diseño completamente al azar: T1 (n=8), dieta basal (Control) de inicio, crecimiento y engorda con avilamicina (12.5 ppm) todo el ciclo; T2 (n=8), dieta basal con avilamicina (12.5 ppm), más butirato sódico protegido(BSP; 10 50 ppm de 0 a 21 d y 700 ppm de 22 a 42d; Gustor® N ́RGY, Norel México); T3 (n=8), dieta basal sin avilamicina más BSP (1400 ppm de 0 a 21 d y 1050 ppm de 22 a 42 d) y T4 (n=8), dieta basal con avilamicina (12.5 ppm) más butirato sódico encapsulado (BSE; 300 ppm de 0 a 21 d y 150 ppm de 22 a 42 d ).Ladietafue formulada para cubrir los requerimientos de producción y estuvo conformada de maíz, pasta de soya, aminoácidos sintéticos, fitasa, núcleo de vitaminas y minerales.

FIGURA 1. Evolución del peso vivo de pollos alimentados con cuatro dietas experimentales con avilamicina como promotor de crecimiento o con butirato sódico protegido.

Las variables consumo de alimento (CON), peso corporal (PC) y mortalidad (M) expresada en porcentaje, se registraron semanalmente hasta la sexta semana (42 d) y con estas mediciones se calcularon el índice de conversión (IC) y el índice de productividad (IP).

Los datos fueron analizados empleando el PROC MIXED de SAS 9.2 (SAS Institute, Inc. 2012) para medidas repetidas en el tiempo (sólo se reportaron promedios de sexta semana). La unidad experimental fue un corral. Se usó una estructura de covarianza de simetría compuesta. Cuando se detectaron diferencias, la separación de medias de mínimos cuadrados se realizó emplean do la prueba de Tukey, con nivel de α=0.05.

RESULTADOS

En el Cuadro 1 y Figuras 1 y 2 se muestran los resultados de comportamiento productivo de pollos de engorda complementados con avilamicina, butirato sódico protegido o su combinación. No se observaron diferencias estadísticas (p>0.05) entre el T1 y el resto de tratamientos para las variables CON, PC, IC, GDP e IP. Sin embargo, la M fue 2.77% y 2.43% mayor (p<0.05) en T3 y T4 respectivamente vs T2. Numéricamente el T2 redujo el IC un 1.6% vs T1 y un 2.6% vs T4. El PC final fue numéricamente mayor (1.52%) en T2 vs T1.

FIGURA 2. Evolución de la conversión alimenticia de pollos alimentados con cuatro dietas experimentales con avilamicina como promotor de crecimiento o con butirato sódico protegido.

DISCUSIÓN

Los resultados del estudio coinciden con datos recientes reportados en México[5] donde evaluaron el comportamiento productivo de pollos de engorda suplementados con APC como BMD, colistina y halquinol o butirato sódico protegido (1400 ppm) como aditivos indicados para el cuidado de la salud intestinal y no observaron diferencias significativas entre ambos programas. En otro estudio realizado en pollos de engorda[6], no encontraron diferencia en peso y conversión cuando suplementaron bacitracina de zinc (10 ppm) o butirato sódico (500 y 1000 ppm).

Por lo que se puede considerar al butirato sódico protegido como una alternativa de elección, cuando se emplea en la dosis funcional, para el cuidado de la salud intestinal del pollo de engorda. Moquet[3] en una revisión recientemente publicada, mencionaron que la respuesta productiva en pollos de
ngorda suplementados con butirato sódico puede ser altamente variable dependiendo del tipo de protección del aditivo y la dosis que se emplea, en este contexto, en un estudio hecho con butirato sódico en pollos de engorda mencionaron que la dosis que optimizó la salud intestinal fue de 800 ppm[4], lo que se pudo reafirmar en este estudio con las dosis usadas en el T2, mientras que el butirato dosificado a 300 ppm y 150 ppm en el T4 no fue suficiente para lograr un mejor desempeño, aun cuando se combinó con un APC.

Se concluye que, bajo las condiciones de este estudio, el uso de butirato sódico protegido a las dosis evaluadas, puede ofrecer resultados similares a los observa- dos con avilamicina. El uso combinado de butirato sódico protegido con avilamicina podría mejorar el desempeño productivo del pollo de engorda. Sin embargo, se recomienda realizar más evaluaciones en condiciones de campo para refirmar los resultados encontrados en esta investigación.

Estudio presentado en el Décimo Segundo Congreso Aviespecialistas de México (AVEM), Juriquilla, Querétaro, 13 y 14 marzo 2019 (Vazquez et al., 2019).

Referencias: A solicitud del interesado