Dr. Fernando Hidalgo y Terán Serralde
Catedrático del Departamento de Medicina y Zootecnia de Rumíantes de la
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM

Buenas prácticas ganaderas para la seguridad sanitaria de los alimentos, con el objetivo que ésta, ayudará a las Autoridades Competentes de cada país a aportar apoyo necesario a las partes interesadas, especialmente a los ganaderos para que asuman plenamente sus responsabilidades en el tramo de la cadena alimentaria que constituye la producción animal y produzcan alimentos inocuos, con esto ayudar para que desarrollaran un manual de Buenas Prácticas Pecuarias en Unidades de Producción de Leche Bovina, y ofrecer soluciones coherente a los problemas zoosanitarios.

Las recomendaciones formuladas en esa guía complementan las responsabilidades de las autoridades competentes a nivel de las explotaciones, en particular las de los Servicios Veterinarios. El objetivo de la Guía es describir, en términos muy amplios, una serie de prácticas generales de producción de ganado que permiten reducir al mínimo los peligros. Las prácticas recomendadas para controlar los peligros biológicos, químicos y físicos son enumerados, los ganaderos y/o gerentes de las explotaciones deberán conocer y apoyarse con un MÉDICO VETERINARIO y cumplir con lo que corresponde en los siguientes apartados: Los ganaderos deben conocer y cumplir todas las OBLIGACIONES LEGALES, manejo general de la explotación.

El manejo Zoosanitario que son los peligros Biológicos y trabajar de manera regular y solicitar asistencia Veterinaria, observar los periodos de cuarentena para detectar enfermedades e infestaciones y de impedir su transmisión. El uso de medicamentos veterinarios y productos biológicos por prescripción del veterinario, no se utilicen para consumo humano hasta que hayan transcurrido los periodos de espera. No se agreguen antibióticos a los alimentos y si se usan llevar los periodos de espera. Separar de manera adecuada los animales por grupos de producción, asegurarse que todos los animales destinados al matadero hayan sido sometidos a un tratamiento y que sí cumplió con su periodo de espera.

Se deberá considerar las recomendaciones para los productos desparasitantes, antibióticos, hormonales y vacunas siguientes. Utilizar sólo aquellos que estén REGISTRADOS ANTE SAGARPA, y aplicar sólo aquellos receta dos por el Médico Veterinario, Conjuntos de procedimientos, actividades, condiciones y controles que se aplican en las unidades de producción de Bovinos. Los peligros de contaminación por agentes biológicos, químicos y físicos que corren riesgo en los numerosos aspectos de la producción animal.

INTRODUCCIÓN

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en el año de 2009 (8) desarrollaron la GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS PARA LA SEGURIDAD SANITARIA DE LOS ALIMENTOS DE ORIGEN ANIMAL, con el objetivo que ésta, ayudara a las Autoridades Competentes de cada país a aportar apoyo necesario a las partes interesadas, especialmente a los ganaderos para que asuman plenamente sus responsabilidades en el tramo de la cadena alimentaria que constituye la producción animal y produzcan alimentos inocuos, u con esto ayudar para que desarrollaran un manual de Buenas Prácticas Pecuarias en Unidades de Producción de Leche Bovina, y ofrecer soluciones coherente a los problemas zoosanitarios. Las recomendaciones formuladas en esa guía complementan las responsabilidades de las autoridades competentes a nivel de las explotaciones, en particular las de los Servicios Veterinarios. El objetivo de la Guía es describir, en términos muy amplios, una serie de prácticas generales de producción de ganado que permiten reducir al mínimo los peligros.

Las prácticas recomendadas para controlar los peligros Biológicos, Químicos y Físicos son enumerados, los ganaderos y/o gerentes de las explotaciones deberán conocer y apoyarse con un MÉDICO VETERINARIO RESPONSABLE AUTORIZADO EN EL ÁREA DE RUMIANTES y cumplir con lo que corresponde en los siguientes apartados:

1. MANEJO GENERAL DE LA EXPLOTACIÓN:

Los ganaderos deben conocer y cumplir todas las OBLIGACIONES LEGALES relacionadas con la producción animal (notificación de enfermedades, registro de datos, identificación de los animales, eliminación de cadáveres). Llevar REGISTROS de las enfermedades e infecciones conocidas, los animales enfermos, infectados y muertos. La IDENTIFICACIÓN DE LOS ANIMALES y la posibilidad de seguir su rastro son hoy día herramientas importantes para garantizar la inocuidad de los alimentos. Es importante la HIGIENE Y PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES y las precauciones apuntarán a: REDUCIR EL CONTACTO entre los animales sanos y los animales posiblemente infectados.

Tomar todas las medidas necesarias para impedir la CONTAMINACIÓN POR LOS VEHÍCULOS que entren y circulen en la propiedad. Proteger la salud general del ganado por medio de UNA BUENA NUTRICIÓN y una reducción del estrés.

2. MANEJO ZOOSANITARIO.

El manejo de PELIGROS BIOLÓGICOS se recomienda los sistemas de rotación completa o sea “todos dentro, todos fuera”.TRABAJAR DE MANERA REGULAR CON UN VETERINARIO para garantizar la gestión de los problemas de salud y bienestar de los animales y la notificación de las enfermedades. Solicitar ASISTENCIA VETERINARIA para investigar sin dilación cualquier sospecha de enfermedad grave. Adquirir animales (incluidos animales reproductores) que provengan únicamente de fuentes sanas y seguras, y que, a ser posible, vayan acompañados de CERTIFICADOS SANITARIOS EXPEDIDOS POR VETERINARIOS que confirmen su buen estado de salud. Mantener a los animales recién llegados apartados de la población animal residente durante un PERIODO DE CUARENTENA que permita su observación, a fin de detectar enfermedades e infestaciones y de impedir su transmisión.

3. MEDICAMENTOS VETERINARIOS Y PRODUCTOS BIOLÓGICOS.

Conocer y respetar las restricciones relativas a los medicamentos o productos biológicos destinados al ganado. Utilizar medicamentos veterinarios y productos biológicos ciñéndose estrictamente a las instrucciones del fabricante o a la PRESCRIPCIÓN DEL VETERINARIO. Utilizar productos antimicrobianos única y exclusivamente conforme a lo dispuesto por la reglamentación y por otras PAUTAS VETERINARIAS Y SANITARIAS.

Mantener las condiciones de ALMACENAMIENTO necesarias para los medicamentos veterinarios y productos biológicos. Asegurarse de que todos los tratamientos o procedimientos se lleven a cabo con INSTRUMENTOS APROPIADOS Y DEBIDAMENTE CALIBRADOS PARA LA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS VETERINARIOS y productos biológicos. Eliminar los instrumentos utilizados (agujas incluidas) en condiciones de bioseguridad adecuadas. Mantener en la explotación a todos los animales tratados hasta que expiren los periodos de espera pertinentes (a menos que los animales tengan que salir de la explotación para ser sometidos a tratamiento veterinario) y asegurarse de que los productos derivados de los ANIMALES TRATADOS NO SE UTILICEN PARA CONSUMO HUMANO hasta que hayan transcurrido esos periodos de espera.

4. ALIMENTACIÓN Y ABREVAMIENTO DE LOS ANIMALES.

En el caso de que los alimentos para los animales se elaboren en la explotación, emplear procedimientos que reduzcan al mínimo su contaminación e impidan la inclusión de componentes indeseables. Solicitar, si es necesario, LA ASISTENCIA DE EXPERTOS NUTRIÓLOGOS VETERINARIOS. Asegurarse de que NO SE AGREGUEN ANTIBIÓTICOS A LOS ALIMENTOS de los animales para acelerar su crecimiento sin haber evaluado su inocuidad para la salud pública y sin recomendación previa. Cuando se UTILICEN ADITIVOS ALIMENTARIOS se sigan las instrucciones del fabricante relativas a la dosificación y los periodos de espera y de que se lleven registros de la utilización de aditivos.

5. MEDIO AMBIENTE E INFRAESTRUCTURA.

Asegurarse de que el diseño de la explotación y la construcción de los edificios permita SEPARAR DE MANERA ADECUADA LOS ANIMALES por grupos de producción, según sea necesario. Asegurarse de que los edificios y cercas de la explotación estén construidos de modo que el RIESGO DE CONTACTO CON ANIMALES DE OTRAS EXPLOTACIONES de ganado y con animales salvajes sea mínimo. Solicitar ASESORAMIENTO PROFESIONAL para utilizar desinfectantes y productos químicos de limpieza.

6.MANIPULACION DE LOS ANIMALES Y DE LOS PRODUCTOS.

Asegurarse de que todos los ANIMALES DESTINADOS AL MATADERO estén limpios, sanos y en condiciones de ser transportados y de que no hayan tenido contacto reciente con animales enfermos o material infeccioso. Asegurarse de que ninguno de los animales destinados al matadero haya sido sometido a un TRATAMIENTO CUYO PERIODO DE ESPERA NO HAYA CONCLUIDO aún.

Se deberá establecer acciones preventivas desde las unidades de producción con el objeto de que se produzcan alimentos de origen pecuario exentos de contaminantes que puedan afectar la salud de los consumidores la SAGARPA-SENASICA concluyó el MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS PECUARIAS EN UNIDADES DE PRODUCCIÓN DE LECHE BOVINA, en el cual se establecen las acciones básicas que deben ser consideradas en una unidad de producción con el objeto de obtener un alimento sin contaminantes potenciales que causen daño a la salud del consumidor, la utilización de productos biológicos y químicos autorizados, respetar los tiempos de retiro en antibióticos y su uso correcto, los procedimientos de limpieza y sanitización, el manejo de desechos, el control de fauna nociva, calidad ambiental, etc.

Todo esto promovido a través de la adopción de programas en lo referente a LA SANIDAD DEL GANADO EN LAS BUENAS PRÁCTICAS PECUARIAS, independientemente del tipo de sistema de producción. Al tener un buen programa de salud en el ganado se tiene un mejor aprovechamiento productivo, así como calidad en los productos y los animales más sanos y menor costo en los tratamientos.