El FIDA insta a los líderes mundiales a que se comprometan a actuar en la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios

Roma, 23 de septiembre de 2021 – “Es indignante que los pequeños agricultores de los países en desarrollo, que cultivan un tercio de los alimentos que se consumen en el mundo, cobren una miseria por su trabajo”, afirmó Gilbert F. Houngbo, Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), que hoy pidió a los líderes mundiales que asisten a la Cumbre las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios que tomen medidas concretas para cambiar esta situación.

“Es una terrible ironía que aquellos que cultivan nuestros alimentos no puedan permitirse proporcionar a sus propias familias dietas saludables y nutritivas”, comentó Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA. “Sin ahorros ni acceso a capital, las familias de agricultores carecen de recursos para protegerse de los efectos del cambio climático y otras perturbaciones. Esta Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios es nuestra oportunidad para comprometernos a lograr cambios concretos y debemos aprovecharla”.

La mayor parte de la población rural de los países en desarrollo obtiene sus ingresos de la agricultura. Los pequeños agricultores rurales que trabajan en explotaciones de menos de dos hectáreas producen más del 30 % de los alimentos que se consumen a nivel mundial, y hasta el 80 % en continentes como África o Asia. De acuerdo con un estudio reciente sobre diversos cultivos procedentes de pequeñas explotaciones agrícolas en los países en desarrollo, solo el 6,5 % del precio que pagamos por los alimentos en el supermercado llega al agricultor. Los comerciantes, los fabricantes de alimentos y los minoristas se llevan la mayor parte.

Según el Informe del FIDA sobre el desarrollo rural, publicado a principios de esta semana, la creciente concentración del poder en los sistemas alimentarios ha conducido a un incremento de los beneficios de las grandes empresas alimentarias, mientras que las personas que trabajan para producir, procesar y distribuir nuestros alimentos siguen sumidas en la pobreza y el hambre. Los ingresos insuficientes son una de las principales razones por las que alrededor de 3 000 millones de personas en el mundo no pueden permitirse una dieta saludable.

“Cuando a la población rural se le paga bien por su trabajo, el efecto multiplicador es enorme. Las pequeñas explotaciones agrícolas que son rentables permiten que los niños puedan ir a la escuela, dan acceso a una dieta variada y saludable, generan empleo y potencian las economías rurales”, afirmó Houngbo. “En cambio, la pobreza y el hambre son causas fundamentales de la migración, los conflictos y la inestabilidad. ¿Qué futuro queremos?”

El FIDA hace un llamamiento a los Gobiernos para que colaboren con el sector privado, de forma que se implementen políticas que fomenten la creación de empleo, salarios dignos y mejores condiciones laborales. Hace falta dedicar más esfuerzos para apoyar a los pequeños negocios locales que operan a lo largo de nuestros sistemas alimentarios y producen, procesan y distribuyen alimentos a la vez que generan empleo local e impulsan las economías rurales. En particular, es necesario que todos los actores se comprometan a asegurar que los pequeños productores tengan acceso en condiciones justas a los mercados, tanto existentes como emergentes.

La Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios que se celebra hoy, bajo la dirección del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, pretende dar como resultado compromisos concretos por parte de los Jefes de Estado y otros líderes. Es la culminación de 18 meses de colaboración con los Gobiernos, los productores de alimentos, la sociedad civil y las empresas, para transformar la forma en que producimos, procesamos y consumimos alimentos.

El FIDA invierte en las personas de las zonas rurales más remotas para que reciban una remuneración digna por su trabajo; en particular, las mujeres, los jóvenes y los pueblos indígenas, que son quienes sufren las peores consecuencias de la desigualdad en los sistemas alimentarios. El FIDA ha sido el organismo encargado de dirigir la vía de acción de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios sobre la promoción de los medios de vida equitativos. Tras la Cumbre, el FIDA codirigirá la coalición para los Ingresos Vitales y el Salario Digno con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y con el apoyo de la Cooperativa de Asistencia y Auxilio a Cualquier Parte del Mundo (CARE) con el propósito de lograr avances en este importante aspecto de la transformación de los sistemas alimentarios.

El FIDA también lidera una iniciativa para aprovechar el potencial de los bancos públicos de desarrollo de todo el mundo dirigida a abordar la falta de acceso de los productores rurales a la financiación, además de ayudar a reorientar las inversiones hacia sistemas más justos y sostenibles desde el punto de vista ambiental.

Mientras los países trazan su propio camino, el FIDA sigue prestando apoyo a sus Estados Miembros en la transformación de sus sistemas alimentarios.

 Contacto: Joanne Levitan
Tel. móvil: (+39) 366 562 0977
Correo electrónico: [email protected]