Beneficios de una Ración Totalmente Mezclada (RTM)

0
4781

Mary Beth de Ondarza
[email protected]
www.milkproduction.com

Al alimentar con una Ración Totalmente Mezclada (RTM) nos aseguramos de que cada bocado es una ración balanceada. Una ración no es RTM si: el heno se da por separado, un equipo alimentador se utiliza para el grano añadido, el grano se da en la sala de ordeño, el grano es extendido en la parte superior de un forraje en un comedero, o si en algún momento durante el día las vacas están en pastoreo.

Beneficios de una Ración Totalmente Mezclada (RTM)

LAS VACAS NO PUEDEN ESCOGER Y ELEGIR LO QUE VAN A COMER.

  • Con una RTM se pueden ocultar algunos ingredientes que son menos palatables para las vacas.
  • Se va a evitar la selección en las vacas, de aquellas que se alimentan sólo de heno, así como las que sólo comen grano.

BALANCE DE LOS CARBOHIDRATOS Y PROTEÍNAS DISPONIBLES EN EL RUMEN.

En lugar de tener proteína suministrada en una hora, la energía acumulada a otra hora más tarde, y el heno ensilado de cultivos alimentados dos horas después, con una RTM, proteína, energía, fibra se suministran al mismo tiempo a las bacterias ruminales. Las bacterias del rumen se reproducen muy rápidamente y requieren nutrientes en una proporción específica durante todo el día. El crecimiento bacterial y la síntesis de proteína microbiana puede aumentar por la alimentación de una RTM, en lugar de alimentar los ingredientes por separado debido a un suministro más uniforme de los nutrientes.

REDUCE LA ACUMULACIÓN DE ÁCIDO EN EL RUMEN.

La acidosis es causada por la acumulación de ácidos y la reducción del pH en el contenido ruminal. Los granos producen una gran cantidad de ácidos y la fibra es necesaria para estimular la producción de saliva. La saliva actúa como buffer, la cual reduce la acidez en el rumen incrementando el pH. Con una RTM el grano es consumido en pequeñas comidas durante todo el día, en lugar de 2 a 4 comidas como es el caso cuando se alimenta por separado. Una RTM ayuda a incrementar el pH promedio del rumen durante el día, evitando variaciones dramáticas en el mismo.

Ventajas para el productor:

  1. Una RaciónTotalmente Mezclada puede ahorrar tiempo ya que habrá menos vueltas al almacén, así como de requerir menos mano de obra. Al tener una RTM se facilita el uso de materias primas como los granos de cervecería y semilla de algodón, los cuáles son más difíciles de manejar; con el uso de estos ingredientes se pudiera ayudar a reducir el costo del alimento.
  2. ¿Cómo desarrollar una RTM? Evaluar la producción de leche, el peso promedio, el resultado del análisis de los componentes, así como determinar la producción deseada para balancear la ración para el grupo. Evaluar la condición corporal de las vacas en el grupo, incrementar o reducir el contenido de energía de la ración de acuerdo a las necesidades. Estimar el consumo de materia seca y de la FND del forraje. Determinar la materia seca de los forrajes que se utilizan. Hay que recordar que las vacas comen kilos de nutrientes y no porcentajes. Balancear la cantidad de granos y minerales conociendo las necesidades nutricionales de las vacas más allá de los nutrientes aportados por los forrajes.

Alimentando día a día con una RTM (recomendaciones de manejo para una RTM).

  1. Balancear la cantidad de forrajes e ingredientes húmedos en base a materia seca. Es recomendable hacer la evaluación de materia seca por lo menos una vez a la semana. Si la humedad del forraje incrementa, se debe aumentar la cantidad en kilos del ingrediente como tal, sin olvidar que los kilos de MS deben seguir siendo los mismos.
  2. Un cambio en la carga del carro mezclador así como en la cantidad de alimento rechazado, debe alertar a los encargados de alimentación a realizar un cambio en la materia seca. Es preferible corregir la cantidad de MS a tiempo, a seguir alimentando con una ración incorrecta por unos días y sufrir la pérdida en producción de leche.
  3. Mantener un registro referente al número de vacas por grupo y ajustar la cantidad de alimento ofrecido de acuerdo al número de animales.
  4. Hacer un ajuste en la ración ofrecida de acuerdo a los niveles de rechazo. La manera más sencilla de hacerlo es alimentando para un mayor o menor número de vacas en el grupo según sea el caso. Si el rechazo es constante mayor o menor a un 5% de lo formulado, trabajar con el nutriólogo para hacer el ajuste nece- sario a la ración.
  5. Mantener fresca la ración, no dejarla expuesta antes de servirla, especialmente durante climas calientes.

Estrategias de Agrupamiento.

Vacas en pre–parto (2-3 SEMANAS ANTES DE LA FECHA DE PARTO).

Este grupo de vacas tienen un bajo consumo de Materia Seca (promedio de 10.5 kg MS / día en razas grandes) pero incrementan los requerimientos de energía y proteína disponible debido al inicio de la lactancia futura y al crecimiento del becerro. Esta ración debe de ser utilizada como transición a una ración de vaca fresca. El objetivo de esta ración es suplementar con los nutrientes necesarios para ir adaptando a las bacterias del rumen y las papilas ruminales (son las que absorben los ácidos) a una dieta que contenga mayor cantidad de granos, mientras que, al mismo tiempo mantener la función del rumen estable durante el tiempo de variaciones en bajo consumo de materia seca. El balance mineral en esta ración es muy importante para evitar fiebre de leche. Se debe poner atención también en la palatabilidad de la ración.

Vacas Frescas (0-30 Días en Leche (DEL).

Este grupo tiene bajo consumo de materia seca pero un alto requerimiento de nutrientes. La meta principal es de proporcionar los nutrientes necesarios para llevar a las vacas hacia un pico de producción de leche, mientras mantiene la función del rumen, y prevenir las enfermedades metabólicas (Desplazamiento de Abomaso, Cetosis, Acidosis).

Frecuentemente la ración de vacas frescas es formulada con un nivel ligeramente superior de FND de forraje de la ración de altas productoras. La inclusión de fibra larga (2 kg) es también muy útil. Aditivos como propionato de calcio, niacina y colina son usadas en las raciones de frescas para ayudar a las vacas que experimentan algún grado de cetosis. El dinero invertido en este grupo será devuelto en toda la lactancia.

Altas productoras: (30-150 DEL).

La mayoría de estas vacas están cerca del pico de consumo de materia seca y del pico de producción de leche. La meta es mantener alto el nivel de producción así como quedar gestantes. Se debe tener mucha atención en mantener el nivel adecuado de fibra efectiva en esta ración para mantener los altos niveles de producción.

Vaquillas de Primer Parto:

Tenemos mejor respuesta en producción de leche siempre que las vaquillas están separadas en su mismo grupo. Esto se debe a razones sociales, así como de nutrición. Las raciones para este grupo de vacas son balanceadas para un menor consumo de materia seca y apoyar un poco menos a la producción lechera, que una ración de altas productoras. Si separamos las vaquillas de primer parto con las vacas adultas, podemos esperar de un 5 – 10% más de leche en la lactancia.

Medias productoras (150-210 DEL).

Este grupo va avanzando en sus días de gestación y su producción va disminuyendo. Sub alimentar a este grupo dará lugar a pérdida de leche irrecuperable; por otro lado, la sobre alimentación será una pérdida de dinero, además ocasionará un sobre acondicionamiento lo cual será un problema cuando las vacas comiencen con su próxima lactancia. La meta de este grupo debe de ser el mantener la producción de leche en un nivel rentable.

Vacas próximas a secarse (210-305 DEL).

Este grupo es bajo en requerimientos nutricionales, que pueden ser suministrados por los forrajes. La meta en este grupo es evitar el sobre acondicionamiento.,

Vacas seca:

La meta en este periodo debe de ser el preparar a las vacas para la siguiente lactación. Evitar el sobre acondicionamiento (usando forrajes de mediana calidad), y la regeneración del rumen a través de heno largo. También se les debe de suministrar una cantidad balanceada de proteínas y minerales.

El número de grupos en los establecimientos dependerá de muchos factores tales como el tamaño de la granja, el número de vacas, sala de ordeño, nivel de producción de leche, mano de obra.

Otros factores para tener en mente con una RTM.

Escala de calibración.

Revisar la báscula del carro mezclador de forma rutinaria. Las básculas deben calibrarse cuando hay gran cantidad de peso así como cuando está vacío. Es importante consultar el manual del carro mezclador para conocer las recomendaciones del fabricante. Adicionar los ingredientes en orden correcto y no sobre mezclar.

Es de suma importancia mantener la longitud del tamaño de la fibra en la RTM. Generalmente se recomienda que el ensilado, el heno largo y otras fuentes de fibra sean adicionadas al final, a menos que el carro mezclador esté equipado con un procesador de heno, entonces debe de adicionarse al principio. Con carros mezcladores de gusano, el tiempo de mezclado será suficiente con 5 minutos. Si usted se pregunta cuánta fibra larga se reduce en el carro mezclador, se recomienda utilizar el separador de partículas de Penn State con una muestra tomada directamente de lo que sale del carro mezclador.

Mantener el espacio adecuado en el comedero.

Se recomienda de 46 – 61 cm de espacio de comedero por vaca. La ración debe de empujarse frecuentemente por lo menos de 6 a 8 veces por día, para que las vacas tengan acceso a ella.

Horarios de alimentación.

Se debe ofrecer alimento cuando las vacas requieren de alimento fresco (ejemplo después del ordeño). Muchos productores alimentan sólo una vez al día. Con un adecuado acceso y una buena estrategia esto puede funcionar bien. La mayoría de los nutriólogos, están de acuerdo en que incrementando la frecuencia de alimentación estimula a la vaca a comer.

Artículo publicado en Entorno Ganadero Octubre-Noviembre 2011