MVZ. Roberto Martínez Rodríguez
CEIEPP FMVZ UNAM
[email protected]

MVZ. Mónica Sánchez Hernández
CEIEPP FMVZ UNAM

El Síndrome de Retención Fetal (SRF) se presenta en la cerda cuando la expulsión de uno o más fetos se presenta varias horas o días después de que se estableció la terminación del parto, o bien cuando la expulsión no se da, y la retención se convierte en un hallazgo en la presentación del estro posdestete, la monta o la inseminación artificial. En casos severos se observan en la necropsia de cerdas sacrificadas o muertas por ésta u otras causas.

El SRF es bastante más frecuente de lo que puede pensarse, y sin embargo, ha estado peligrosa e increíblemente olvidado, pues no ha sido objeto de atención para su análisis, investigación y publicación. La información del tema es extremadamente escasa, a pesar de que es un problema que no es raro en las granjas de cerdos.

Este problema no aparece dentro de las listas o descripciones de problemas reproductivos de las cerdas, pero indiscutiblemente debe ser tomado en cuenta como un elemento más de falla reproductiva, pues es algo que no debe considerarse sólo como una variante de distocia.

La placenta de la cerda, con relación a un criterio morfológico, es difusa y tiene vellosidades en areolas y áreas nutricias denominadas foveolas. Histológicamente es epiteliocorial, es decir, existen tres barreras maternas y tres fetales, seis en total. La expansión del trofoblasto es precoz. El endodermo del saco vitelino se adapta al ectodermo coriónico sin interposición del mesodermo, produciéndose el vitelo bilateral que posteriormente forma el alantocorion. Esas características hacen que la retención placentaria en la cerda sea prácticamente imposible, por lo que el SRF no debe ser confundido con problemas placentarios como suele ocurrir en la especie bovina.

CAUSAS

El SRF puede presentarse a partir de tres orígenes:

  1. atención deficiente del parto.
  2. enfermedad de la cerda.
  3. temperatura ambiental alta.

Por regla general, la ocurrencia del SRF está íntimamente relacionada a una atención deficiente y displicente del parto. En la gran mayoría de los casos en granjas porcinas de clima templado, el elemento en común es que el personal encargado de los partos tiene problemas importantes de capacitación, seriedad y responsabilidad en su trabajo.

En las granjas porcinas es muy frecuente detectar que los criterios utilizados para determinar el final del parto son basados en elementos que representan un riesgo alto de falla y que por lo tanto predisponen fuertemente a la retención fetal. Como se sabe, cada cerda se comporta de forma diferente al parir, por lo que el decretar el fin de un parto debe tomar en consideración diferentes aspectos, a falta de un sólo elemento clave. La conducta de la cerda, la presencia de pujo y contracciones, la tasa respiratoria, el aspecto de la región abdominal, la respuesta a estímulos que fomentan el trabajo de parto, son factores que debemos tomar en consideración para tomar la decisión de dar por terminado un parto. Por ningún motivo, la decisión de establecer el fin del parto debe descansar en factores como horario laboral, cansancio, flojera o compromisos menores.

El problema puede observarse en cerdas de cualquier número de parto y tiende a aumentar en temporadas cálidas. No hay mayor predisposición en cerdas con mayor duración del parto. Parece ser que los programas de inducción o de inducción y precipitación no predisponen al problema. El mal uso de la oxitocina exógena durante el parto sí puede predisponer al SRF. La aplicación cuando no hay necesidad, las dosis mayores de 15 u.i. y las aplicaciones adicionales con intervalos menores de 30 minutos llevan a contracciones severas que pueden ocasionar inercia uterina por agotamiento del miometrio y ocasionar muerte fetal y la interrupción de la expulsión.

Feto retenido en el cérvix

Feto retenido en el cérvix con principio de descomposición aséptica

Feto retenido y expulsado mediante tratamiento. Se observan cambios autolíticos en la placenta.

Es frecuente que en cerdas con problemas de enfermedad clínica y subclínica, el parto representa una reducción importante en su resistencia, que implica el recrudecimiento del problema y con ello problemas de distocia y de retención fetal. Se ha observado esta combinación de problemas con cerdas que presentan cuadros de cistitis y de úlcera gástrica de severidad moderada al llegar al parto, si bien puede combinarse también con otros padecimientos. No es raro que este tipo de cerdas mueran poco después del parto, y uno de los hallazgos es un feto retenido en alguna zona del útero.

La otra vertiente causal del SRF se observa frecuentemente en las granjas que se encuentran en zonas con temperaturas altas, que no son raras en México. En esos casos el calor ambiental provoca que la cerda parturienta se canse rápidamente, cayendo en un estado de agotamiento que ocasiona el cese de las contracciones uterinas y del pujo, con lo cual puede pensarse que el parto terminó y se pierda la atención a la cerda. Es frecuente en cerdas que paren en las horas más calientes del día. En estos casos generalmente se da una retención aséptica, por lo que no suele haber alta mortalidad de las cerdas.

Feto retenido entre el cérvix y la vagina

Descomposición séptica de feto

Feto retenido con descomposición séptica

La gravedad clínica de las cerdas con SRF de alguno de los 3 orígenes, está determinada por la presencia o no, de gérmenes en el sitio donde se encuentra el feto retenido. En la mayoría de los casos, no hay gérmenes que participen en la descomposición del producto, por lo que la cerda no presenta signos clínicos sistémicos. Lo que se observa en algunos casos, y que hace sospechar de la existencia del SRF, es que la cerda tiene un pujo discreto y descarga vulvar con un olor desagradable y peculiar.

En los casos sin contaminación bacteriana puede recurrirse al uso de un ultrasonógrafo para confirmar el diagnóstico.

Cuando el feto presenta descomposición séptica, generalmente por maniobras obstétricas durante el parto, la cerda presenta una signología sistémica grave y que incluye anorexia, fiebre, postración, cianosis y dolor. En estos casos hay riesgo de muerte si no se resuelve el problema con celeridad.

CONTROL Y PREVENCIÓN

Desde luego la aplicación de todos los elementos que ayuden a tener partos de alta eficiencia es indispensable, pues como se dijo, en buena medida el problema se presenta cuando hay variaciones importantes en el correcto manejo del parto. Sin duda, la atención adecuada de los partos es elemental para la prevención del problema.

Es importante preocuparse por buscar personal que tenga responsabilidad y al cual se le ofrezca capacitación de calidad.

En zonas cálidas deben evitarse, preferentemente, los partos en las horas más calientes del día, implementando programas de inducción para fomentar los partos en horas frescas.
Por medio de vigilancia cercana, debe evitarse que las cerdas se acerquen al final de su gestación con enfermedades que le ocasionen estragos de consideración durante o después del parto.

Cuando se sospecha del SRF en una cerda que tiene varias horas o días de haber parido, conviene la aplicación de estradiol para ayudar a dilatar el canal del parto y 25-30 minutos después aplicar 15-20 u.i. de oxitocina. Después de la aplicación de la oxitocina pueden usarse estímulos manuales para fomentar las contracciones y el pujo, como los que se utilizan en el parto.

El uso de antibióticos para reducir el riesgo de infecciones locales y sistémicas en la cerda está indicado.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno 70