Redacción BM Editores.

Las empresas de cría de cerdos obtuvieron un notable progreso genético en las últimas décadas. Los rasgos de producción económicamente importantes, como el crecimiento, la delgadez, la eficiencia alimenticia y el tamaño de la camada, experimentaron una fuerte mejora genética, señaló Rodrigo Mezêncio Godinho, del Centro de Investigación de los Países Bajos.

Se espera que las altas tendencias genéticas continúen en las próximas generaciones en una dirección favorable con una mayor presión sobre la supervivencia y la robustez. La tasa potencial de los cerdos en crecimiento-acabado supera los 1000 g/d, mientras que la Eficiencia Alimenticia (FE) y la relación de la ganancia disminuyen por año. Los cerdos cambian rápidamente a lo largo de las generaciones, y esto tiene consecuencias para sus necesidades nutricionales.

Mezêncio Godinho, participó el Foro Mundial de Nutrición, organizado por la empresa DSM-Firmenich, celebrado en el Centro de Convenciones de Cancún, Quintana Roo, del 8 al 10 de mayo, con la asistencia de más de 800 productores y especialistas del sector pecuario de México y de todo el mundo.

Durante su plática señaló que las estrategias nutricionales para desbloquear el potencial genético porcino son un desafío real y lo más probable es que lo sigan siendo en un futuro próximo. Los cambios observados en los cerdos hoy en día son el resultado de los objetivos de cría y la selección genética realizada hace cinco años.

Al igual que otros sectores de producción general, la carne de cerdo se enfrenta a la presión social para reducir su impacto ambiental. El mayor desafío actual es mejorar la utilización de nutrientes para ayudar con problemas sociales como los gases de efecto invernadero y la contaminación. La genética puede desempeñar un papel importante: la selección para aumentar la FE, por ejemplo, reduce la cantidad de producción por unidad de entrada de alimento.

Como resultado, esto reduce el impacto ambiental del sistema, aumentando su sostenibilidad y rentabilidad. Relativamente nuevo es el potencial de la selección genética para la Eficiencia de las Proteínas (EP). Esto necesita la atención de los programas de cría de cerdos debido a su potencial para reducir el nitrógeno residual y aumentar la eficiencia en la utilización de nutrientes. La selección de EP también podría conducir a una reducción en el uso de ingredientes ricos en proteínas en las dietas de cerdos.

Expresó que como alimento representa la gran mayoría del costo total de la producción de carne de cerdo, incluyendo alto contenido de fibra y coproductos de la industria del aceite o biocombustibles; esto es común en las dietas de cerdos en algunas partes del mundo. Esta práctica reduce los costos de producción y disminuye el impacto en el medio ambiente y el cambio climático. En ese escenario, la interacción entre la selección de FE y la inclusión de fibra en las dietas debe ser evaluada.