MVZ Luis Mauricio Cruz Ramírez.
Médico veterinario encargado de una granja de flujo continuo.
[email protected]

La supervisión día con día es la herramienta útil para las personas asociadas a la producción de cerdo en las múltiples áreas que la componen. Es por eso, que estar a lado e insistiendo con los buenos manejos y prácticas durante la lactancia nos generaría un impacto positivo al momento de destetar nuestros lechones. Desde la prevención de la diarrea y sus tratamientos junto con la correcta aplicación de biológicos durante esta etapa.

La circovirosis porcina es una de las enfermedades pertenecientes al primer grupo del complejo respiratorio porcino. Es una enfermedad que genera un alto porcentaje de morbilidad y mortalidad según el estado sanitario de la granja y de las posibles coinfecciones que puedan aparecer durante un brote; es de suma prioridad hacer una vacunación supervisada en los lechones próximos a destetar con el fin de protegerlos ante un posible desafío dentro de nuestras granjas.

Imagen 1. Las lesiones de tono morado o azulado en la piel de los animales es una lesión característica a causa del Circovirus.

El circovirus porcino fue descrito y analizado por primera vez en 1974. Años más tarde; 1991 en Canadá se asoció una nueva cepa de este virus en cerdos que estaban siendo afectados por tal agente, a lo cual se le conoció como el síndrome de emaciación multisistémica posdestete caracterizada por:

  • Perdida de condición corporal.
  • Disnea.
  • Lagrimeo ocular.
  • Tos.
  • Estornudos.
  • Lesiones cutáneas de tono azul.
  • Camadas o salas pocos homogéneas en tamaño.

El circovirus pertenece a la familia Circoviridae. Se han descrito tres tipos de circovirus: PCV1, PCV2 y PCV3. De los tres tipos de circovirus que hay, el PCV2 es el más estudiado debido al impacto económico productivo dentro de las producciones de cerdos que genera. Este virus no presenta ningún riesgo para la salud pública.

La cepa PCV2 es la que se asocia con el síndrome de emaciación multisistémica posdestete y como la cepa más patógena que las otras dos, respectivamente. Es un virus sin envoltura por lo cual presenta una gran resistencia al medio ambiente a ciertos desinfectantes, por lo cual es común encontrar problemas de circovirosis en las granjas dedicadas a la producción de cerdo.

Es una de las enfermedades de la industria de la producción porcina que mayor impacto económico genera. El circovirus porcino es llamado como una enfermedad emergente y recurrente a nivel mundial; en Inglaterra en el año del 2008 antes de la introducción de la vacunación, se estimaron que las pérdidas fueron de 52,8 millones de libras esterlinas, respectivamente, durante ese año en el que estaba afectando a gran cantidad de países.

Es importante recordar aquellos factores que favorecen a un brote y a la diseminación de esta enfermedad dentro de una producción porcícola. Los factores más importantes son la alta densidad que se pueda manejar en los corrales, la nula o baja higiene dentro de los mismos corrales, la mala separación de animales enfermos con sanos, la mala aplicación de tratamientos, el estrés generado por exceso de manejo, entre otros.

Durante mi estancia en una granja de flujo continuo de 12,000 animales y positiva a PRRS, se hicieron constantes visitas con el fin de analizar y poder encontrar las áreas de oportunidad dentro de esta granja a lo cual vimos que la mortalidad en Sitio 2 era muy alta (19%), los animales mostraban signos clínicos como tos, disnea, estornudos, pérdida de condición corporal, pérdida del apetito, presencia de lesiones a nivel cutáneo. Por lo cual se hizo un análisis de los manejos en el área de maternidad y Sitio 2 en forma retrospectiva y prospectiva desde tratamientos, vacunaciones y manejos de la caseta ligado a la ventilación.

Durante mi primera visita se hizo un análisis de incidencia de enfermedad en el área de maternidad donde el primer problema observado fue la diarrea en aquellas camadas pequeñas o susceptibles dentro de los primeros 3 a 5 días. Por igual se observó que durante esta etapa no se brindaba yogurt como un complemento o algún medicamento como tratamiento a los animales afectados por la diarrea previamente mencionada.

Previo al destete, a los lechones se les aplicaba una dosis de vacuna contra influenza (2 ml) donde ya un día después del destete se aplicaba una dosis mínima de antibiótico a la recepción del Sitio 2 y la aplicación de la vacuna contra circovirus y micoplasma se realizaba de uno a dos días después. Una vez visto estos manejos; se realizaron las siguientes modificaciones en los manejos donde se trataban de dos a tres días según la incidencia de la diarrea en los primeros días de vida con el fin de evitar la destrucción de las vellosidades intestinales por parte de la bacteria que afecta a los lechones y así poder mejorar el aspecto físico y fisiológico de los lechones.

Durante su etapa de lactancia se ofreció platos con yogurt con el fin de complementar su nutrición y mejorar el aspecto corporal de estas camadas y sobre todo se decidió administrar la aplicación de las vacunas contra influenza, circovirus y micoplasma en un solo manejo siendo éstas previo al destete. La finalidad de administrar esta vacuna en la maternidad fue para darle el tiempo necesario al sistema inmunológico del lechón que pudiera producir suficientes defensas previo al momento del desafío (semana 3 a 5) en el Sitio 2 y poder así amortiguar la morbilidad a causa del PCV-2 y otros agentes asociados.

Una vez realizado estos cambios se empezó a evaluar a los animales en el Sitio 2 donde se recibían con alimento seco y alimento húmedo durante los primeros siete días y se monitoreaba diariamente la ventilación con el fin de poderles dar un confort durante toda su estancia. A lo largo del flujo se realizaron dinámicas de mortalidad para saber en qué etapa era cuando teníamos mayor mortalidad donde el resultado que obtuvimos fue que el mayor porcentaje fue durante la tercera a quinta semana de estadía en el Sitio 2. Es importante recalcar que la principal causa de mortalidad de estos animales fue a causa de circovirus, donde los animales presentaban las lesiones como en la imagen se demuestra:

La mortalidad desde la semana 1 a la semana 28 se expresa en la gráfica 1 donde nuestra visita en la semana 17 fue donde acordamos y se realizaron los cambios ya mencionados.

Es importante recalcar que no solamente se trabajaron en los tratamientos en el área de maternidad; los tratamientos por igual fueron en el Sitio 2 donde se trataba por vía enteral y parenteral. El tipo de medicamentos utilizados por vía parenteral era florfenicol y tetraciclina respetando dosis, tiempo de retiro y a las casetas que se usaban con el fin de evitar la mezcla de antibióticos. Los medicamentos utilizados por vía oral era la tetraciclina con paracetamol y la amoxicilina con paracetamol, siendo la primera la que mejor resultados tuvo.

Conclusiones

Los trabajos que se realizan día con día en las granjas dedicas a la producción porcina deben de llevar a cabo una supervisión dirigida a capacitar y enseñar al personal de la importancia que hay en los tratamientos y en el buen manejo de cadena fría, tiempos y formas de aplicación de la vacuna.

Es recurrente tener problemas de diarrea a causa de múltiples agentes en los primeros días de vida del lechón y más si al momento de hacer un análisis en retrospectiva sabemos que la sala no fue del todo lavada y de la mejor manera desinfectada con su respectivo periodo de descanso. Si estas acciones no fueron realizadas, la probabilidad de que nuestros lechones sufran problemas de salud aumentarán, por lo cual, es muy importante identificar los primeros signos en los lechones como pérdida de condición, presencia de diarrea en la cama, pelo hirsuto, entre otros signos. La aplicación de tratamientos contra este tipo de problemas nos ayudará en la viabilidad de los animales y esto a su vez mejorará la cantidad de animales próximos a destetar y disminuiremos el porcentaje de mortalidad.

La aplicación correcta de la vacuna en tiempo y forma hará que el biológico que administremos en nuestros lechones genere una mayor y correcta respuesta inmunológica. Los tiempos en la producción de defensas juegan un papel importante debido a que, si estos animales son vacunados previo al destete, generarán suficientes defensas que si llegan a enfrentarse a un desafío contarán con las suficientes defensas. El análisis y seguimiento de los animales junto con los tratamientos oportunos por medio de las diferentes vías también es una buena práctica con el fin de disminuir la morbilidad y mortalidad causada por el circovirus y otros agentes existentes en la producción porcina. El circovirus es un agente que tiene una transmisibilidad muy alta dentro de las granjas, es por eso por lo que hay que siempre respetar las reglas de bioseguridad y poder disminuir en toda posibilidad cualquiera de los factores mencionados con el fin de evitar el inicio de un brote o que este agente continue su transmisibilidad dentro de los animales.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Septiembre- Octubre 2022