Una alternativa consistente en el desempeño productivo de pollo de engorda.

Introducción

En los últimos años, la producción animal se ha enfocado mayormente en adoptar estrategias que vayan encaminadas a producir más eficientemente. Bajo este concepto y como uno de los objetivos más importantes desde hace 10 años de la empresa EW Nutrition, desarrolló productos a base de Compuestos Secundarios de Plantas (ACTIVO®) como una herramienta para mejorar la eficiencia alimenticia, apoyar la salud de los animales y reducir la utilización de los antibióticos.

Los mecanismos de acción de los distintos compuestos secundarios de plantas que componen el ACTIVO® trabajan sinérgicamente y mejoran su actividad biológica aun en bajas concentraciones y ofrecen a los animales beneficios en tres áreas principalmente:

  • Digestión: Favoreciendo la liberación de enzimas y serotonina.
  • Bactericida: Efecto probado para el control de Bacterias Gram + y Gram –
  • Antioxidante: Protegiendo del efecto negativo de los radicales libres.

Aunado a estos beneficios, es importante pensar en un método adecuado para garantizar una buena dispersión en el alimento por lo que se han desarrollado sistemas de micro encapsulación de los ingredientes activos en una matriz.

Actualmente, se han realizado un número considerable de evaluaciones científicas y de campo para poder asegurar que la inclusión de Compuestos Secundarios de Plantas (ACTIVO®) pueden ser una opción para complementar los programas de control bacteriano y mejorar la eficiencia en las explotaciones avícolas.

Materiales y Métodos

El trabajo se desarrolló en la granja avícola experimental de Integración y Desarrollo Agropecuario SA de CV, ubicada en las inmediaciones de la ciudad de Morelia, Michoacán, México, a una altura de 1940 metros sobre el nivel del mar, del 20 de Noviembre de 2015 al 4 de Enero del año 2016.

Se utilizaron 2700 pollitos provenientes del mismo lote de reproductoras de la estirpe Cobb 500 mixtos, los cuales se mantuvieron en producción hasta los 45 días de edad. Se distribuyeron completamente al azar en 6 tratamientos con 9 repeticiones de 50 aves cada una. Los modelos estadísticos analizados fueron dos: a) Factorial 3 x 2, en donde se establecerán tres fases de la adición del producto ACTIVO® (0, 21 a 35 y 36 a 45) con dos modelos de dietas (con y sin promotor de crecimiento). El promotor de crecimiento utilizado fue Bacitracina Metileno Disalicilato (BMD), al 11% a razón de 55 ppm (500 g/t). La fase de alimento de 36 a 45 días de edad, no se le adicionó coccidiostato en ninguno de los tratamientos.

Descripción de los tratamientos:

  • Dieta tradicional, con un programa de coccidiostato (nicarbazina 1-21 días de edad; salinomicina 22-35 días de edad; sin coccidiostato de 36 a 45 días de edad). Sin promotor de crecimiento durante toda la vida productiva del pollo de engorda.
  • Dieta como el tratamiento 1 + ACTIVO® a razón de 150 g/ton, únicamente de 36 a 45 días de edad.
  • Dieta como el tratamiento 1 + ACTIVO® a razón de 150 g/ton, únicamente de 22 a 45 días de edad.
  • Dieta como el tratamiento 1 + BMD como promotor de crecimiento a razón de 500 g/ton, de 1 a 45 días de edad.
  • Dieta como el tratamiento 4 + ACTIVO® a razón de 150 g/ton, únicamente de 36 a 45 días de edad.
  • Dieta como el tratamiento 4 + ACTIVO a razón de 150 g/ton, únicamente de 22 a 45 días de edad.

Características del trabajo

El alimento fue elaborado en forma de harina, en las tres fases de la vida del pollo de engorda (1 a 21; 22 a 35 y 36 a 45 días de edad) y fue proporcionado a libre acceso al igual que el agua.

Se utilizó una caseta tipo comercial de 11 m de ancho x 40 m de largo dividida en dos partes con techo de lámina galvanizada recubierta con poliestireno, con sistema automatizado de cortinas laterales abatibles, encendido de criadoras automáticas, con una capacidad de 56 pisos, cada uno de ellos con medidas de 2 x 2.5 m. con dos comederos tolva (diámetro de 45 cm y con una capacidad de 12 kg cada uno), así como un bebedero automático de campana tipo plasson.

El manejo clínico-zootécnico fue similar para todas las réplicas; en la planta incubadora se aplicó la vacuna contra Marek y en la granja experimental, dos vacunas contra la enfermedad de Newcastle por vía ocular y oral (cepa LaSota) a los 8 y 25 días de edad. Se utilizó un fotoperiodo de luz natural durante el día y por la noche luz artificial (9 a 10 pm; 1 a 2 am y 5 a 6 am), con una densidad de población de 10 aves/m2. Al inicio de la prueba se colocó un termómetro digital (Extech RTH10) por dentro de la caseta a la altura de las aves, el cual registró la temperatura (°C) ambiental, humedad relativa (%) y el punto de rocío (°C), durante cada hora por el tiempo de estudio.

A la llegada del pollito a la granja experimental fueron pesadas 500 hembras y 500 machos en forma grupal para conocer el peso corporal mixto al inicio de la prueba el cual registró 43 gramos. En cada uno de las repeticiones fueron colocados 25 machos y 25 hembras, de tal manera que todos los lotes fueran homogéneos en la distribución de sexos.

Los criterios de respuesta a los 45 días fueron:

  1. Peso corporal en forma grupal.
  2. Consumo de alimento voluntario.
  3. Conversión alimenticia corregida por mortalidad.
  4. Porcentaje de Mortalidad general.
  5. Pigmentación.

Otras variables:

A los 45 días de edad fueron sacrificados 4 machos por repetición, para evaluar niveles de pigmentación en frío (24 horas después de sacrificados mantenidos en hielo), a través del calorímetro de reflectancia CR-300 bajo la escala CIELab del Comité Internacional de Colores.

Análisis estadístico

Las medias resultantes de los parámetros productivos y mortalidad se analizaron bajo un diseño con mediciones repetidas, empleando las semanas de edad como variable del tiempo en ambos análisis (de una sola vía y factorial descritos en materiales y métodos) y cuando existían diferencias significativas (p<0.05), entre los tratamientos, se realizó la comparación de medias por la prueba de Fisher LSD (StatSoft. Statistica 6.0, 2003).

Resultados

Conclusiones

Los cuatro grupos suplementados con ACTIVO® mostraron tendencias de mejorar el peso vivo, la eficiencia alimenticia y la pigmentación.

Esto indica que la suplementación de ACTIVO® a una dosis de 150 g/ton de alimento puede mejorar efectivamente en el comportamiento productivo de pollos de engorda bajo condiciones típicas de alimentación y manejo.

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno

Empresa EW Nutrition