• Una herramienta de economía sustentable.

Navarro, Hector; Heim, Giseli; Bruneel, Brecht.
[email protected]

La energía es el componente más costoso en la dieta de animales altos productores. Dado la alta densidad energética de las grasas y aceites, éstas son indispensables en la formulación de las raciones. Cualquier acción encaminada a mejorar el aprovechamiento de estas fuentes se traducirá en ahorros en el costo de las raciones.

Emulsificante nutricional

Las sales biliares son emulsificantes naturales, así como los monoglicéridos, que se forman en el intestino tras la hidrólisis de la grasa. Sin embargo, la capacidad emulsificante de estas fuentes naturales puede ser un factor limitante para la digestión de la grasa y esto está relacionado con la edad animal y tipo/cantidad de grasa. Los animales jóvenes tienen una capacidad más reducida para producir las sales biliares que los adultos, y los ácidos grasos saturados, comunes en las fuentes de origen animal, son menos digestibles que los ácidos grasos insaturados comunes en las fuentes vegetales. De esta forma el uso de un emulsificante nutricional aumenta su digestibilidad, siendo el impacto positivo más pronunciado en las grasas con menor calidad, pero aun así se observa un efecto positivo en fuentes mejores, como el aceite de soya.

Importancia del balance hidrofílico-lipofílico

El balance hidrofílico lipofílico (HLB) es el parámetro empleado para seleccionar el mejor emulsificante nutricional, acorde a cada modo de aplicación. La escala va de un valor de 0 hasta el 20, donde un emulsificante con un HLB bajo será más soluble en la grasa (lipofílico) y un emulsificante con un HLB alto, más soluble en agua (hidrofílico). Considerando que los animales consumen el doble de agua que de alimento, el ambiente intestinal es acuoso, el uso de un emulsificante con un HLB alto (hidrofílico) será lo indicado. De manera comparativa, el HLB de las lisolecitinas (emulsificante de segunda generación), 6-10, es muy inferior al de las sales biliares que se estima en 18, por lo que su acción es poco eficiente. Un emulsificante nutricional de tercera generación, manifiesta un valor de HLB cercano a la sal biliar, fijo y sin variación (Figura 1).

Figura 1. Tipo de emulsificantes: Escala del 0 al 20 (HLB).

Evidencia científica de un emulsificante de tercera generación en la energía metabolizable

Diversos trabajos demuestran el beneficio de utilizar un emulsificante nutricional de tercera generación (Excential Energy Plus, EP) sobre la digestibilidad de los nutrientes y energía metabolizable en pollo de engorde, considerando factores importantes como cantidad y tipo de grasa, así como edad de las aves (Universidad de Lavras, Brasil).

Para investigar sobre el efecto del nivel de inclusión de las grasas, se formularon dietas con niveles incrementales de aceite de soya (0%, 1.5%, 3.0% 4.5% y 6.0%). Cada nivel de aceite añadido, se evaluó con y sin el emulsificante, utilizando dos dietas basales (con diferentes composiciones). También se tuvo otra segunda prueba con dos tipos de grasa (aceite de soya y grasa de aves), evaluando el efecto de la fuente de grasa y donde tanto la digestibilidad de los nutrientes como la energía metabolizable fueron analizados en aves jóvenes (14-21 días), como en aves con mayor edad (35-42 días), basando la evaluación en la colección total de excretas.

El emulsificante mejoró significativamente la digestibilidad de la materia seca y de la grasa, lo que resultó en un valor más alto de energía metabolizable tanto en animales jóvenes como en animales de mayor edad (Tabla 1 y Figura 2A).

Tabla 1. Coeficientes de digestibilidad aparente (%), de 35 a 42 días.

Nivel de aceite Materia seca Proteína cruda Grasa cruda
Control EP Control EP Control EP
0% 73.27 73.88 62.59 61.65 77.84 78.44
1.5% 74.30x 75.84y 64.08x 66.03y 83.40 84.46
3.0% 73.96a 75.75b 65.55 65.23 85.75x 87.61y
4.5% 74.14a 76.31b 66.32 67.91 87.54 89.15
6.0% 72.38a 74.34b 64.00 64.11 89.09x 90.96y

EP (emulsificante de tercera generación). Letras diferentes (a, b) en la misma linea significa diferencia estadística (p <0.05), (x, y) significa tendencia (p < 0.1).

Las pruebas adicionales muestran que no hubo efecto por composición de la dieta. Para ambos tipos de dieta (dieta vegetal y dietas con sub-productos de origen animal) se obtuvieron efectos positivos con el uso del emulsificante. De la comparación entre aceite de soya y grasa de ave, se puede concluir que el emulsificante fue efectivo con ambas fuentes de grasa (Figura 2B).

Figura 2. Energía matabolizable aparente (EMAn) en dietas con y sin el emulsificante (EP) y con niveles incrementales de aceite de soya para el periodo de 35-52 días (A), y en dietas con diferentes fuentes de grasa para el periodo de 14-21 días (B). * p < 0.05.

El emulsificante disminuye la tasa de conversión alimenticia

Como seguimiento de las pruebas metabólicas, se realizó una prueba de comportamiento para validar las mejoras obtenidas en cuanto a valor energético. Como control positivo, se formuló una dieta basal con un nivel práctico de grasa y energía. La dieta de iniciación contenía 2% de aceite de soya y la dieta de finalización un 4%. Se formuló un control negativo con un valor de energía más bajo. El contenido de energía en el iniciador se redujo en 40 Kcal y el finalizador en 75 Kcal. Como tercer tratamiento, el control negativo recibió la adición del emulsificante EP, a fin de evaluar si la reducción en energía podía ser compensada. Este diseño experimental se implementó con dos composiciones de dieta, la dieta 1, basada solo en materias primas vegetales (maíz / harina de soya) y la dieta 2 basada en maíz, harina de soya, así como harina de carne y hueso.

Como era de esperarse, la reducción en energía en las dietas del control negativo, resultaron en un crecimiento menos eficiente, reflejado en tasas de conversión más altas (Figura 3). La adición del emulsificante fue capaz de compensar la reducción en energía y recuperó la tasa de conversión alimenticia a niveles del control positivo. Las dietas con valores de energía reducidos se formularon con menos aceite de soya, y por lo mismo el costo de formulación fue también menor (alrededor de 6 dólares menos por tonelada de alimento).

Figura 3. Conversión alimentícia en aves con reducción de energía con y sin emulsificante (EP). Letras diferentes (a, b) significa diferencia estadística (p <0.05).

En resumen

Un emulsificante nutricional de tercera generación mejora la digestibilidad de la materia seca y de la grasa, y así mismo mejora la energía metabolizable en dietas para pollo de engorde. Existen antecedentes de simulación donde una inclusión de 350 g/tonelada de alimento de EP, con una reducción de 50 Kcal de EM en dietas de pollo de engorde (tomando como base las Tablas Brasileñas de 2017 o del NRC de 2012) buscando demostrar la reducción en el costo de formulación. En ellas se incluyeron dietas a base de maíz, harina de soya, harina de carne y pulidura de arroz. En este ejercicio, el uso de proteína animal redujo el costo de formulación en un 1.14%. Por otro lado, una simulación utilizando la pulidura de arroz permitió reducir el costo de formulación en un 2.06%. Este tipo de herramientas permiten al nutricionista reducir el costo de formulación de manera sustentable.