Portada Otras especies Acuacultura Salud intestinal en acuicultura

Salud intestinal en acuicultura

0

Rui Gonçalves,
Gerente Técnico
Gonçalo Santos,
Gerente de Investigación y Desarrollo
www.biomin.net

Este primer artículo de la serie presenta tres factores claves y los principales indicadores de desempeño de salud intestinal, destacando su creciente importancia en acuicultura.

El tracto gastrointestinal es un órgano extraordinario: puede ser considerado como una piel interna. Esta función de barrera que separa un ambiente externo de las células del organismo es una de sus características claves. También desempeña un papel importante en la absorción de nutrientes y en la inmunidad.

Ganando terreno

En acuicultura, peces y camarones viven en estrecha relación con el ambiente circundante. A través de la ingestión del agua, los animales acuáticos de cultivo se enfrentan constantemente a los patógenos y al estrés ambiental en el intestino. Por tanto, la salud intestinal es extremadamente importante en estas especies. La salud intestinal es un concepto que ha existido por muchos años; sin embargo, recientemente ha recibido mayor atención en el campo de la acuicultura

Cómo se define la salud intestinal

El término “salud intestinal” es parte de una definición compleja de salud animal que depende de un conjunto diverso de indicadores de desempeño intestinal. En acuicultura, la diversidad de especies cultivadas hace de ello un tema aún más complejo. La característica clave del tracto gastrointestinal es su capacidad para digerir el alimento y convertirlo en algo adecuado para la absorción y el creci- miento en condiciones de salud, p. ej. en ausencia de enfermedad, lo que conduce a un mejor desempeño productivo del animal. En BIOMIN definimos el manejo del desempeño intestinal en torno a tres objetivos: mejorar la eficiencia del intestino, prevenir los trastornos gastrointestinales y efectos secundarios relacionados y restablecer la integridad intestinal luego de una disfunción.

Recientemente, la salud intestinal ha recibido mayor atención en el campo de la acuicultura

Tres factores

La comprensión de la salud intestinal requiere esclarecer las complejas interacciones entre diferentes componentes que permitirán que el intestino se desempeñe bajo las funciones fisiológicas normales y que mantenga la homeostasis, apoyando así su capacidad para resistir las infecciones y los factores de estrés no infecciosos. Dichas interacciones complejas pueden agruparse en tres pilares: fisiología animal, nutrición y medio ambiente. Estos tres factores principales interactúan, influyendo en la comunidad de la microbiota intestinal y, por consiguiente, en el desempeño intestinal (Figura 1)

Funcionamiento normal

El estado fisiológico de un animal puede caracterizarse por su metabolismo, el cual depende de las variaciones en la anatomía/fisiología gastrointestinal según cada especie, los hábitos alimenticios, la dieta, la nutrición y la condición fisiológica. Asimismo se ve influenciado por desafíos a la salud y a los mecanismos de defensa. Los mecanismos de defensa tienen particularidades inherentes a cada especie y algunos patógenos también son específicos para la especie.

Nutrición y alimentos alternativos

El segundo pilar se centra en aspectos nutricionales, donde la calidad y las fuentes de origen de la materia prima en particular, pueden afectar la salud gastrointestinal. La digestibilidad de los nutrientes, los factores antinutricionales, la contaminación con micotoxinas y la oxidación de los lípidos pueden influir en la comunidad de la microbiota. En la actualidad la nutrición es especialmente importante debido a la presión para reemplazar la harina de pescado y el aceite de pescado por ingredientes alternativos (Figura 2)

Influencias ambientales

El pilar final, el medio ambiente, toma en cuenta tanto la riqueza del ambiente físico en su amplia diversidad como la riqueza de patógenos y los estímulos antigénicos. Todos esos factores del entorno influyen en la homeóstasis del animal. Los animales acuáticos están ingiriendo constantemente el agua circundante, por lo que los patógenos y los estímulos antigénicos presentes en el agua también son ingeridos y habrán de desafiar o adaptar a la comunidad de microbiota. Al mismo tiempo, están expuestos a variaciones de salinidad, temperatura, oxígeno, pH y estrés del cultivo. Estos factores de estrés ambientales influyen en la homeóstasis del huésped afectando directamente la comunidad de microbiota e indirectamente influyendo en la reserva de energía gastada para recuperar la homeóstasis.

Apoyo a la comunidad

Las actividades metabólicas microbianas aseguran la absorción de energía y de nutrientes, promueven el desarrollo gástrico y estimulan la proliferación y diferenciación de células epiteliales, a la vez que mantienen la tolerancia de la mucosa y proporcionan funciones protectoras frente a los patógenos. Como resultado, existe un gran interés científico por la modulación de la microbiota intestinal en favor de bacterias beneficiosas a través del uso de nuevos aditivos como los probióticos, prebióticos, fitógenos y ácidos orgánicos — a veces en combinación.

Amenazas ocultas

Los animales acuáticos de cultivo se enfrentan constantemente a los patógenos y al estrés ambiental. Estos factores en ocasiones se manifiestan como enfermedad. A menudo su impacto permanece a nivel subclínico, redirigiendo la energía y los nutrientes valiosos lejos de la tasa de crecimiento y hacia las defensas del animal, con consecuencias que son difíciles de detectar pero que sí tienen efectos econó- micos y en la salud. Con el uso de aditivos naturales podemos apoyar la fisiología animal, al armonizar la microbiota intestinal, la inmunidad y la resistencia a las enfermedades, y mejorar su desempeño productivo.

Conclusión

La microbiota intestinal desempeña un papel importante en la salud y el bienestar de los animales acuáticos. La anatomía y la fisiología del tracto intestinal de los animales acuáticos tendrán importantes determinantes para el establecimiento de los aspectos cuantitativos y cualitativos de su microbiota.

Los tres pilares de la salud intestinal nos permiten modular algunos aspectos para alcanzar un proceso de digestión efectivo, una población microbiana intestinal estable, una correcta estructura y funcionamiento de la barrera intestinal y un funcionamiento eficaz del sistema inmune. El uso de aditivos y herramientas de biorremediación puede influir en algunos casos sobre los tres factores, para apoyar de manera efectiva la salud intestinal y mejorar el desempeño productivo de los animales

Fuente:Science&Solutions

SIN COMENTARIOS