Servicio técnico
Olmix Latinoamérica Norte.

Las macroalgas del mar son especialmente ricas en polisacáridos sulfatados cuya actividad biológica permite una reducción del uso de antibióticos, ya que fortalecen la mucosa intestinal, regulan el metabolismo lipídico y activan el sistema inmunitario.
Las vacas lecheras sufren distintos tipos de estrés a lo largo de su vida. El primero es el nacimiento, a lo que sigue el destete, las vacunas, los traslados de un grupo a otro, los cambios meteorológicos y la alta producción.

Los factores estresantes perturban con frecuencia el equilibrio normal del cuerpo del animal, lo que provoca distintos tipos de trastornos metabólicos o enfermedades. Un buen funcionamiento de los órganos implicados en los procesos digestivos y un sistema inmunitario fuerte, pueden lograr una mejora de la producción con menor presencia de enfermedades, lo que reduce la necesidad de aplicar tratamientos antibióticos.

Olmix, una empresa francesa líder en Biotecnología Marina dedicada a la exploración de formas naturales de promoción de la salud y producción ganadera ha recurrido a las algas marinas para crear nuevas soluciones que puedan ayudar a cumplir este objetivo.

Las algas marinas son un recurso abundante y renovable utilizado en humanos y animales desde hace cientos de años en la región francesa de Bretaña. El uso de algas marinas en la alimentación animal no es una novedad, Olmix adopta un nuevo enfoque científico sobre la forma en la que las personas y los animales pueden beneficiarse de estas plantas. Las macroalgas contienen numerosos nutrientes: hidratos de carbono (principalmente polisacáridos), proteínas, lípidos, minerales y vitaminas.

Las macroalgas son especialmente ricas en unos compuestos biológicamente activos conocidos como polisacáridos sulfatados marinos. La singularidad de estos compuestos radica en la complejidad de su estructura, consistente en heteropolisacáridos ramificados que contienen grupos sulfato.

Son estructuralmente diferentes a los polisacáridos que proceden de las plantas terrestres, como el almidón y la celulosa que consisten en cadenas lineales de moléculas de glucosa sin ramificaciones ni grupos sulfato. Olmix ha aislado diversos polisacáridos sulfatados marinos como únicos de algas verdes, rojas y pardas para incorporarlos en productos que ayuden a abordar algunos de los problemas más comunes y de mayor repercusión económica que afectan a los productores del sector lechero.

“La actividad biológica de los polisacáridos sulfatados marinos se debe a su complejidad estructural, a la presencia de azucares diversos y poco comunes, y al contenido en sulfato”.

Fortaleciendo la mucosa intestinal en becerras

La diarrea, tanto si es de origen alimentario como infeccioso, es uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los productores con los terneros jóvenes. La superficie del tracto digestivo se cubre de una capa protectora de moco para impedir que entren en el organismo bacterias que causan la diarrea (E. coli y Salmonella spp.). Olmix ha desarrollado un producto denominado Diet®, que contiene el polisacárido sulfatado marino conocido como MSP MUCIN® junto a una arcilla montmorillonita y electrolitos. MSP MUCIN® ha demostrado su eficiencia en el incremento de la producción de mucina por parte de las células caliciformes del intestino, aumentando el espesor y fortaleciendo la capa de moco protector que cubre las células epiteliales intestinales e impidiendo la entrada de patógenos en el organismo, la arcilla montmorillonita también tiene una función protectora con respecto a la mucosa gastrointestinal, actúa como un antiácido y absorbe el gas y las toxinas, con lo que impide su entrada en el organismo.

“MSP MUCIN® ha demostrado su eficacia en el incremento de la producción de mucina por parte de las células caliciformes del intestino, aumentando el espesor y fortaleciendo la capa de moco protector”.

Regulando el metabolismo lipídico en las vacas

Es muy frecuente que las vacas que han parido padezcan de cetosis. El balance energético negativo causa una movilización y degradación de la grasa corporal que sobrecarga enormemente el hígado y provoca la acumulación de cuerpos cetónicos en el torrente sanguíneo. El ácido betahidroxibutírico (BHBA) es el principal cuerpo cetónico utilizado habitualmente para diagnosticar la cetosis. La cetosis clínica es fácil de detectar y tratar a menos que venga acompañada de lipidosis hepática, también conocida, enfermedad del hígado graso.

Entre los signos de cetosis clínica cabe destacar una pérdida acelerada de apetito y peso asociada a un descenso en la producción de leche. Las vacas que padecen cetosis clínica tienen unos niveles de BHBA en sangre por encima de 1,4 mMol/L. También existe una forma subclínica de la cetosis que no muestra los síntomas obvios de descenso repentino de apetito y producción de leche. El mejor indicador de la cetosis subclínica son unos niveles de BHBA en sangre por encima de 1,2 mMol/L. En la actualidad existen pruebas rápidas y precisas que pueden realizarse a las vacas en granja para medir los niveles de BHBA en sangre, las vacas que padecen cetosis clínica a subclínica producen menos leche y corren un riesgo mucho mayor de padecer metritis, desplazamiento de abomaso, problemas de fertilidad y retirada prematura del rebaño.

Olmix ha desarrollado un producto conocido como DigestSea® que ayuda a regular el metabolismo lipídico a nivel hepático. DigestSea® contiene un polisacárido Sulfatado marino conocido como MSP LIPID® que ha demostrado su eficacia en la mejora de la función hepática y el metabolismo de los lípidos, gracias a la interacción de MSP LIPID® con los receptores farnesoides X (FXR) que se encuentran en las células hepáticas e intestinales. FXR es un receptor fundamental del colesterol, los ácidos biliares y los triglicéridos. Al añadir MSP LIPID® en la dieta de un animal se triplica la expresión del FXR. A través de un complejo mecanismo de acción se logra como resultado final la desintoxicación del hígado mediante una mayor síntesis VLDL (lipoproteína de muy baja intensidad) que redirigen los ácidos grasos acumulados en el hígado a la ubre para su utilización.

Como resultado, se disminuye la producción de cuerpos cetónicos. Los estudios de campo realizados en vacas tratadas con DigestSea® durante 5 días postparto mostraron que la totalidad de las vacas presentaban niveles de BHBA en sangre por debajo de 1,2 mMol/L.

Activando el sistema inmunitario de las vacas

Además de la regulación del metabolismo lipídico y la mejora de la salud intestinal, el control de la inmunidad del rebaño es otra ventaja derivada del uso de extractos de algas en las raciones de vacas lecheras. El polisacárido sulfatado marino conocido como MSP IMMUNITY® ha sido incorporado al producto de Olmix denominado Algimun®. Los estudios realizados en colaboración con el Instituto Nacional de Investigación Agronómica francés (INRA) mostraron que MSP IMMUNITY® puede modular el sistema inmunitario estimulando la expresión de mediadores inmunitarios (citoquinas y quimiocinas) en las células epiteliales intestinales. Estos mediadores inmunitarios favorecen la proliferación, diferenciación y atracción de las células inmunitarias implicadas en los mecanismos inmunitarios innato y adaptativo.

Lo que sugiere que MSP IMMUNITY® puede usarse para activar una respuesta inmunitaria en el animal con el objetivo de mejorar sus defensas naturales y reducir el uso de antibióticos en las explotaciones lecheras. El uso de este producto durante los momentos de estrés, como el destete y el traslado a un nuevo grupo de animales, puede mejorar la funcionalidad del sistema inmunitario. En la actualidad se vacuna con frecuencia a las vacas lecheras durante toda su vida, pero muchas explotaciones siguen enfrentándose a problemas respiratorios durante períodos de estrés medioambiental. Estas perturbaciones ambientales junto con la supresión de la respuesta inmunitaria que conlleva la alta producción y la posible contaminación de los piensos por micotoxinas pueden provocar la incapacidad de la vaca para responder adecuadamente a las vacunas. La adición con Algimun® dentro de los programas vacunales puede ayudar a aliviar esta supresión de la respuesta inmunitaria y aumentar esta respuesta a las vacunas.

“El uso de MSP IMMUNITY® durante los momentos de estrés puede mejorar la funcionalidad del sistema inmunitario y disminuir la incidencia de enfermedades”.

Las algas reducen el uso de antibióticos

Tanto los consumidores como los organismos reguladores presionan al sector lácteo, al igual que al porcino y al avícola para que reduzcan el uso de antibióticos. Los polisacáridos sulfatados marinos en forma de MSP MUCIN®, MSP LIPID® y MSP IMMUNITY® proporcionan estrategias eficientes para controlar los trastornos digestivos, favorecer un buen metabolismo lipídico y reducir la depresión del sistema inmunitario. Los productos que contienen estos compuestos pueden desempeñar una importante función en el logro del objetivo de reducción del uso de antibióticos. Otra ventaja adicional es la utilización de un recurso abundante y renovable y la extracción de compuestos biológicamente activos únicos que ayudan a mejorar la salud y la productividad de los animales.

Para más información:
Olmix Latinoamérica Norte
Tel. oficina: (442) 245 5860
[email protected]

Artículo publicado en Entorno Ganadero Abril- Mayo 2022