HUGO ARIEL GUTIÉRREZ LÓPEZ. GAQSA
Correo: [email protected]

INTRODUCCIÓN

Los forrajes constituyen la llave de la eficiencia alimenticia en la explotación de las vacas lecheras y representan del 35 al 65% de la materia seca total de las raciones de las vacas en producción, son la principal fuente de nutrientes a menor costo y la calidad de los forrajes interviene significativamente en la rentabilidad de toda empresa lechera.

La calidad de los forrajes determina la adición del concentrado. Los valores intrínsecos de los forrajes darán la pauta para determinar los nutrientes aportados por los granos, subproductos y aditivos para conformar una dieta balanceada acorde a las expectativas de alta producción.

Los animales deben ser retados para producir de 40 a 45 L de leche o más, en sus picos de producción, para lograr lo anterior debemos trabajar inicialmente en la elaboración de forrajes de calidad.

I. FORRAJES DE CALIDAD PARA VACAS ALTAS PRODUCTORAS.

Los carbohidratos de las plantas pueden clasificarse en estructurales (pared celular) y no estructurales (contenido celular). Los carbohidratos estructurales (fibra) son digeridos lentamente por las bacterias del rumen mientras que los carbohidratos no estructurales (no fibrosos) son digeridos rápidamente. El uso de un detergente neutro permite conocer el contenido de la pared celular (Figura 1).

Cuadro 2. Recomendación de la concentración Mínima
(% de MS)
del Total de FDN, FDN del Forraje, y
recomendaciones de concentración
Máxima (% de MS)
de CNF (Carbohidratos No Fibrosos) en dietas de

vacas lactando cuando las dietas son Totalmente
Mezcladas, los
forrajes contienen un tamaño de
partícula adecuado y el Maíz
molido es la fuente
predominante de Almidones<supas(1).

Mínimo

Mínimo

Máximo

Mínimo

FDN b

FDN

CNF a

FDA

Forraje

Dieta

Dieta

Dieta

19

25

44

17

18

27

42

18

17

29

40

19

16

31

38

20

15

33

36

21

a CNF = Carbohidratos No Fibrosos es calculado
de la diferencia
de 100 – (%FDN + %PC + %Grasa + %Cenizas).
b Todos los materiales que contenían substancialmente
cantidades
de materia vegetativa fueron considerados
forrajes.
Por ejemplo, el silo de maíz se consideró
como forraje, no obstante
conteniendo una cantidad
significativa de grano.

1.– Adaptado de NRC 2001.

El potencial de consumo del forraje se estima a partir de un análisis mediante el procedimiento de detergente neutro (Fibra Detergente Neutro, FDN). La cantidad de fibra (FDN) que una vaca puede consumir está regulada por el volumen del rumen que a su vez está relacionada con el peso vivo (p. v.) del animal. Para vacas adultas la capacidad de consumo de la FDN oscila entre el 1.0 y el 1.3% del p. v., mientras que las primerizas tienen un rango de 0.85 a 1.1% de su p. v. El RNC de 1989 recomienda un mínimo de 25% de FDN en la dieta, con el 75% del total de la FDN proveniente del forraje, sin considerar algún otro parámetro.

En el RNC del 2001 la recomendación del nivel de FDN en las dietas de las vacas lecheras (Cuadro 2) cita interacciones tanto de porcentaje de FDN aportada por el forraje en Materia Seca (MS), niveles de Carbohidratos No Fibrosos (CNF) y de Fibra Detergente Ácido (FDA).

Los valores de 25% de FDN con el 19% de FDN por el forraje en MS y 44% como máximo de CNF (Cuadro 2), se encuentran en el límite y pueden resultar peligrosas si no se tiene la certeza de los valores calculados, y en estos casos la efectividad de la fibra en el mantenimiento del funcionamiento normal de rumen depende del tamaño de partícula.

Cuadro 3. Guía de FDN efectiva de leguminosas y gramíneas(1, 2).

Tamaño de partícula

Leguminosas

Gramíneas

————– (%FDN )————-

Larga ▣

92

98

15-20% > 1.5 “, 3.8 cm
longitud ▣

(LCT2=0.95 cm)

82

88

7-15% > 1.5”, 3.8 cm
longitud ▣

(LCT = 0.63 cm)

71

< 7% 1.5”, 3.8 cm longitud ▣

45

50

2. LCT = Longitud de corte teórica.
Adaptado de:
1. Fox et al. (Cornell Univ.).
2. Shaver (Univ. Wisconsin).

El Comité del RNC del 2001 decidió ajustar la recomendación de la FDN basada en la concentración de FDN proveniente de los forrajes de la dieta.

La primera razón fue que la cantidad de la FDN del forraje tiene un mayor impacto en la respuesta de las vacas sobre la concentración de la FDN, y la concentración de la FDN de los forrajes es fácil obtener mediante los análisis
de los forrajes.

La fibra efectiva se define como la porción de la misma que tiene la capacidad de generar masticación y movimientos ruminales en el ganado bovino. Fox et al. (Cornell Univ.) y Shaver (Univ. de Wisconsin) dieron a conocer una guía sobre la FDN efectiva de los forrajes con relación al tamaño de la partícula (Cuadros 3 y 4) que se deben considerar para la formulación de las dietas del ganado lechero.

Ante estas recomendaciones del RNC del 2001 y la guía de los autores citados, es conveniente revisar la importancia que tiene la calidad del forraje y la inclusión del mismo en las dietas. Uno de los problemas con los forrajes en las dietas de las vacas lecheras es el efecto negativo que pueden tener en el consumo de la materia seca (MS).

Esto ocurre cuando la fibra del forraje ocupa un lugar importante en el tracto digestivo y que depende de la composición de este forraje (FDN) y del espacio por unidad de materia seca digestible.

Cuadro 4. Guía de FDN efectiva en silo de maíz(1, 2).

Grano en ensilaje

Tamaño de partícula

% FDN

> 50 % ▣

Normal (LCT2 = 0.63 cm)

71

Fino (LCT < 0.63 cm)

61

30 – 50 % ▣

Normal (LCT = 0.63 cm)

81

Fino (LCT < 0.63 cm)

71

< 30 % ▣

Normal (LCT = 0.63 cm)

81

Fino (LCT < 0.63 cm)

71

2. LCT = Longitud de corte teórica.
Adaptado de: 1. Fox et al. (Cornell Univ.). 2. Shaver (Univ. Wisconsin).

En el Cuadro 5 se muestra un ejercicio donde se determinan los valores mínimos y máximos de participación de los forrajes en las dietas de vacas lecheras en relación con la cantidad total de FDN de la mezcla de los forrajes, las conclusiones que se obtienen son que la calidad de los forrajes determina la eficiencia en costo de la dieta, partiendo de la base de que los concentrados son más caros que los forrajes, y que a razón del aumento en el % de FDN de la mezcla de los forrajes, los rangos máximos de inclusión de forraje son menores para los intervalos mayores de producción de leche calculados.

Por ejemplo, en el Cuadro 5 para una producción de 36.3 L de leche se requiere de 68% de forraje como máximo, si el forraje tiene un total de 40% de FDN, y disminuye un 5% la inclusión de forraje si se requiere cubrir las necesidades de una producción de 40.8 L de leche (de 68 a 63% del forraje en la dieta), sin embargo, cuando se tiene un total de 60% de FDN en los forrajes, se requiere tener un 45 y un 42% de forraje para producir 36.3 y 40.8 L de leche, respectivamente, y los rangos señalados son de vital importancia económica para la explotación lechera.

A su vez, refiriéndose nuevamente al Cuadro 5, existe una diferencia de 18% de inclusión de forraje, entre la mezcla de forrajes que contenga un 40% de FDN contra la que tiene un 60% de FDN. Si se tiene un forraje de mejor calidad, representa en la eficiencia de la explotación lechera una disminución de gastos importante. Nuevamente se hace énfasis en la importancia que tiene la calidad de los forrajes sobre la eficiencia productiva de las explotaciones lecheras.

Cuadro 5. Máximo y Mínimo de porcentaje de forraje en las raciones basado en el contenido de la FDN de los forrajes(1).

4% de Grasa leche al día

40%FDN

45%FDN

50%FDN

55%FDN

55%FDN

L

max

min

max

min

max

min

max

min

max

min

————————— % de forraje en la ración MS ————————-

9.0 ▣

99

53

88

47

80

42

72

38

66

35

13.6 ▣

94

53

84

47

75

42

69

38

63

35

18.1 ▣

89

53

79

47

71

42

65

38

59

35

22.7 ▣

84

53

74

47

67

42

61

38

56

35

27.2 ▣

78

53

70

47

63

42

57

38

52

35

31.7 ▣

73

53

65

47

59

42

53

38

49

35

36.3 ▣

68

53

60

47

54

42

49

38

45

35

40.8 ▣

63

53

56

47

50

42

46

38

42

35

45.4 ▣

57

53

51

47

46

42

42

38

38

35

1. Adaptado de Hutjens 1990 (Univ. Wisconsin).

Artículo publicado en Entorno ganadero Junio-Julio 2019