Karin Nährer,
Gerente de Producto, Gestión de Riesgos de Micotoxinas
Inês Rodrigues,
Gerente Técnico, Asia
www.biomin.net

Hechos, cifras y soluciones

Se sabe que las vacas lecheras poseen cierta capacidad para protegerse a sí mismas de los efectos nocivos de las micotoxinas. Esta capacidad depende de la facultad de la vaca para desactivar de manera eficiente las micotoxinas en el rumen, lo que a su vez depende de la retención de los alimentos en este “compartimiento” durante el tiempo suficiente para permitir que los microorganismos ruminales actúen correctamente.

Las grandes cantidades de alimento conllevan el riesgo de una mayor exposición a micotoxinas, a mayores velocidades de tránsito y a un menor tiempo disponible para la digestión adecuada del alimento. A medida que los animales se alimentan con cantidades crecientes de alimento para incrementar el rendimiento de leche, se vuelve más difícil garantizar que las micotoxinas puedan desactivarse de manera efectiva en el rumen. Por tanto, no es posible la degradación completa de las micotoxinas allí.

Hay varias micotoxinas que son capaces de modificar la microflora del rumen debido a su actividad antimicrobiana, antiprotozoaria y antifúngica. En términos prácticos, esto significa que las micotoxinas sortean la detoxificación y se absorben en el intestino. Dicho de otra forma, las micotoxinas alteran la función ruminal antes de afectar al propio animal.

Los cambios drásticos en la composición del alimento y el alto porcentaje de concentrados ricos en proteínas en la dieta diaria también afectan la capacidad de degradación de los microorganismos del rumen. La disminución de la motilidad ruminal, el menor consumo de materia seca, menor digestión de la fibra ácidodetergente y del almidón son algunos de los efectos negativos atribuidos a la ingestión de alimentos contaminados con micotoxinas.

• Fertilidad alterada en ganado lechero Dado que la fertilidad y el rendimiento de leche son parámetros estrechamente relacionados, todos los factores que alteran la fertilidad poseen un impacto económico negativo en los hatos. La zearalenona (ZEN), un metabolito estrogénico, presenta una similitud estructural con la hormona femenina estradiol y es capaz de activar receptores de estrógenos específicos.

Por tanto, ZEN provoca ciclos estrales anormales que en última instancia alteran la fertilidad.

También se ha notificado una menor fertilidad en ganado lechero como consecuencia de los alcaloides de cornezuelo de centeno y las aflatoxinas.

• Menor producción de leche El deoxinivalenol (DON) se ha relacionado también con un menor consumo de alimento y ganancia de peso, una disminución del desempeño productivo.

Diversos informes de campo y datos clínicos han relacionado al DON con un menor consumo de alimento en ganado lechero que no está lactando y con un bajo desempeño productivo en hatos lecheros.

Figura 1. Efectos más comunes relacionados con la ingestión de alimento contaminado con micotoxinas y endotoxinas (toxinas bacterianas) en animales lecheros.

 

Estudio de caso 1

• Explotación lechera en Europa, 50 vacas lecheras Holstein

Antecedentes

Los problemas que afectaban al hato incluían una menor fertilidad y un mayor número de abortos, entre otros. El análisis de micotoxinas en el alimento reveló niveles de ZEN de 120 ppb y de B-tricotecenos de 1,000 ppb.

Observaciones

Se agregó Mycofix® a razón de 25 g/vaca/día a las raciones mixtas totales (RMT) y se alimentó al hato completo por un período de 8 meses. Con el uso de Mycofix®, el número promedio de inseminaciones cayó de 3.4 a 1.9.

Las bajas tasas de concepción anteriores al tratamiento se observan a través del alto porcentaje de terceras
inseminaciones artificiales.

Las concepciones en primera inseminación mejoraron del 9% antes del suministro de Mycofix® al 43% en el otoño-invierno de 2006, lo cual muestra claramente el aumento en la eficiencia reproductiva.

Estudio de caso 2

• Explotación lechera en Europa, 110 vacas lecheras Holstein

Antecedentes

El consumo de alimento de las vacas lecheras disminuyó de la noche a la mañana (55% menor), acompañado de menor producción de leche, diarrea y fallas en la reproducción. Se detectaron micotoxinas en el ensilado de maíz (600 ppb de DON, 50 ppb de ZEN; basado en materia fresca)

Observaciones

El establecimiento comenzó a utilizar Mycofix® a razón de 30 g/vaca/día. Luego de apenas 4 días, se restableció el consumo de alimento por completo. Se utilizó Mycofix® durante un mes (por 2 semanas a 30 g/vaca/día; posteriormente a 20 g/vaca/día) y los parámetros como el consumo de alimento y la producción de leche regresaron a valores normales.

Luego de un mes, el productor decidió suspender el uso de Mycofix®. Al cabo de 2 días, reaparecieron los mismos problemas con una rápida disminución del consumo de alimento. Las características de la leche durante el período afectado fueron las siguientes: RCS: 400,000; grasa: 3.95%; proteína: 3.35%; lactosa: 5.00%; urea: 24 mg/dl.

Se agregó nuevamente Mycofix® a la ración. Luego de unos pocos días, se estabilizaron nuevamente el consumo de alimento y la producción de leche. Las características de la leche también retornaron a valores normales: RCS: 160,000; grasa: 3.75%; proteína: 3.30%; lactosa: 5.00%; urea: 24.5 mg/dl.

Residuos tóxicos en la leche

En el caso de las aflatoxinas, el efecto más preocupante es el remanente en la leche que va del 1.8 al 6.2% como aflatoxina M1 (AfM1). La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) considera las aflatoxinas como cancerígenas.

Estudio de caso 3

• Explotación lechera en Asia, 90 vacas lecheras híbridas

Antecedentes

Se encontró aproximadamente de 1 a 1.2 ppb de aflatoxina M1 (AfM1) en la leche.

Observaciones

Se suministró Mycofix® a razón de 15 g/vaca/día y se recogieron datos por un período de 30 días. En este establecimiento, el contenido de AfM1 en leche se redujo en un 67%.

Figura 2. Disminución de AfM1 en leche luego de añadir Mycofix®.

• Las micotoxinas aumentan la incidencia de problemas metabólicos en animales lecheros

La Figura 1 proporciona una visión general de los efectos de las micotoxinas en el ganado lechero. Los desafíos más comunes y difíciles de identificar se dan cuando las raciones contienen niveles bajos de micotoxinas. Las micotoxicosis subclínicas reducen la rentabilidad mediante la disminución de la producción y la calidad de la leche, así como en el aumento de los gastos veterinarios, en ocasiones con tratamientos inadecuados.

La presencia de micotoxinas en el alimento está muy a menudo ligada a una mayor incidencia de trastornos metabólicos como cetosis, placenta retenida, abomaso desplazado, mastitis, metritis, cojera, recuento elevado de células somáticas y en consecuencia, menor producción de leche (remítase a la página 6 para los estudios de caso 4 y 5).

Estrategias de control de multimicotoxinas

La labor para evitar la formación de micotoxinas debe comenzar en el campo, continuar con el proceso de producción de ensilados y finalizar con un correcto manejo del ensilado abierto y los alimentos.

La mayoría de los granos y alimentos están afectados por una amplia variedad de tipos de micotoxinas.

La línea de productos Mycofix® de Biomin combina tres modos de acción: adsorción, degradación biológica de las micotoxinas no adsorbibles, y protección del hígado y del sistema inmune. La alimentación precisa de las vacas lecheras en combinación con una gestión continua de riesgos de micotoxinas constituye la clave para gestionar un desempeño productivo óptimo en el sector ganadero.

Estudio de caso 4

• Explotación lechera en América, 1,100 vacas lecheras Holstein

Antecedentes

El establecimiento presentaba dificultades con elevados recuentos de células somáticas (RCS) y se sospechaba de las micotoxinas como agente causante. Se suministró Mycofix® (30 g/vaca/día) y se registraron datos durante un año.

Observaciones

Al comparar el RCS promedio de los 2 primeros meses del período de ensayo (el que mejor refleja el pretratamiento) con el RCS promedio de los últimos 2 meses, se observa una reducción de aproximadamente 40%.

Junto con la disminución del RCS, el establecimiento encontró que tenía menos razones para descartar vacas del hato: mejor producción, menos mastitis y menos problemas de reproducción. Esto permitió al hato retener las vacas de mayor edad con mayor producción y vender las novillas más jóvenes como fuente adicional de ingresos.

Figura 3. Disminución del recuento de células somáticas durante un año con Mycofix®.

Estudio de caso 5

• Explotación lechera en Asia, 600 vacas lecheras Holstein

Antecedentes

Se detectaron micotoxinas (fundamentalmente ZEN, 200 ppb y DON, 1,200 ppb) en la ración mixta total (RMT).

Observaciones

Se recogieron datos durante un período de 3 meses y se compararon 2 tratamientos diferentes (grupo de control sin Mycofix® frente al grupo de ensayo con Mycofix® a razón de 2 kg/tonelada alimento). Luego de administrar Mycofix® en la RMT, el estado de salud de los animales del grupo de ensayo mejoró, con menor incidencia de enfermedades.

Figura 4. Incidencia de enfermedades en los grupos de control y de ensayo.

Datos recogidos a nivel mundial. Un especial agradecimiento a Doug Taylor, Bryan Miller, Luis Cardo y Shu Guan.

Las referencias están a disposición previa petición.

Fuente: Science&Solutions

Empresa Biomin