Mark Nooijen Gerente técnico de la división de rumiantes
Jutta Zwielehner Gerente de producto

El final del año es un buen momento para evaluar la calidad del silaje del año anterior y planear para aun mayores logros en 2014.

En el hemisferio norte, la mayoría de los cultivos ya se han cosechado para esta estación. La calidad del alimento almacenado no puede cambiarse, sin embargo esta calidad determinará la producción de leche y la rentabilidad para los meses entrantes. Por lo que es importante comenzar a evaluar para formular un plan de mejoras en
los diferentes parámetros de calidad de ensilado para 2014.

Algunos de los errores que suelen cometerse con mayor frecuencia son las medidas inapropiadas del silo búnker, el cierre no hermético y una compactación insuficiente. Estos a menudo traen como consecuencia el crecimiento de levadura y moho. El crecimiento de moho puede provocar la producción de micotoxinas en tanto que las levaduras producen un aumento de la temperatura del ensilado, reducción en las cantidades de materia seca, formación de etanol y un menor contenido de energía.

Asimismo, la investigación muestra que la ingesta del alimento se ve radicalmente reducida cuando se alimenta a los animales con silaje que se ha calentado.

Evalúe la calidad de su ensilado

• ¿Cuáles fueron los resultados del análisis del silaje?
• ¿Cuál fue el contenido de ácido butírico, amoníaco y etanol en el silaje?
• ¿Hubo calentamiento del ensilado o de las raciones mixtas totales (RTM) durante el verano?
• ¿Cómo fue el consumo de alimento y el desempeño de los animales?

Higiene

Es importante planear para el logro de un ensilado de alta calidad y por lo tanto deberán considerarse varios factores. Deberán limpiarse los silos vacíos y eliminarse todos los residuos. Las sobras de alimento pudieran contaminar el nuevo ensilado con organismos que promuevan la descomposición. A los ratones y ratas también les gusta alimentarse de las sobras.

Por lo que los silos deberán revisarse con regularidad para comprobar la ausencia de agujeros en el laminado de plástico. De haber ratas o ratones deberán implementarse estrategias de control de roedores.

Manejo

¿Tienen los silos búnker las dimensiones adecuadas? Los buenos silos búnker se diseñan de modo que permitan com- pactar bien el ensilado. Las paredes favorecen el logro de una buena compactación. Los silos deberán diseñarse teniendo en cuenta una velocidad de extracción del alimento de 3 metros por semana durante el verano y de 1.5 metros por semana en el invierno.

Cerciórese de que se disponga de laminado de alta calidad durante la cosecha. Deberá utilizarse el laminado en las paredes del silo y la lámina superior deberá ajustarse al silo búnker en su totalidad. Los parámetros técnicos importantes para la elección de la lámina son la resistencia a la radiación UV, la permeabilidad al oxígeno y la elasticidad.

Las cosechadoras autopropulsadas de forraje se están volviendo cada vez de mayor tamaño pero con frecuencia la capacidad de compactado no aumenta a la par. A fin de permitir tiempo suficiente para lograr una buena compactación, se requiere una capacidad de compactado de 1 tonelada, como mínimo, por cada tonelada de materia seca cosechada por hora. Para una cosechadora de forraje con una capacidad de 15 toneladas de materia seca por hora, podrá utilizarse ya sea una cargadora de 15 toneladas o dos tractores de 7.5 toneladas.

Aditivos de ensilado

Elija el aditivo de ensilado adecuado. Para mantener la calidad del alimento se dispone de diferentes cepas bacterianas. Para mejorar la fermentación mediante una rápida producción de ácido láctico se introducen cepas de bacterias homofermentadoras como Lactobacillus plantarum. Esto hace que los organismos que promueven la descomposición tengan menos tiempo para crecimiento, lo que produce menores pérdidas de materia seca y niveles más bajos de ácido butírico, etanol, amoníaco e histamina.

Las bacterias heterofermentadoras como Lactobacillus brevis y Lactobacillus kefiri producen el ácido acético antimicrobiano que impide el crecimiento de levaduras. El crecimiento de levaduras supone un problema cuando el ensilado se expone al aire. Las levaduras hacen que se caliente el alimento lo que resulta en producción de etanol, aumento del pH, reducción del contenido de energía y puede propiciar el desarrollo de otros organismos de descomposición.

Se recomienda elegir un inoculante de ensilado que contenga tanto bacterias homofermentadoras como heterofermentadoras. Diferentes tipos de ensilado precisan de diferentes inoculantes. En la columna a la derecha se expone la necesidad de una combinación bien balanceada de cepas tanto homocomo heterofermentadoras.

Prepare un tratamiento para la capa superior

En la capa superior del silo se produce con mayor frecuencia el crecimiento de moho. Su incidencia depende del nivel de contaminación de moho en la cosecha así como de la cantidad de aire disponible en el ensilado. Los mohos necesitan oxígeno para crecer, por lo que la incidencia visible de mohos significa la presencia de oxígeno en esta parte del alimento. El oxígeno puede ingresar al silo cuando la compactación es insuficiente o debido a un cierre no hermético del silo. Puede también deberse en parte a la permeabilidad al oxígeno de las láminas de plástico.

Una buena manera de proteger la capa superior del silo contra la proliferación de moho es el uso de Biomin* Clean-Grain líquido. Este producto se ha diseñado para ser muy efectivo contra la levadura y el moho a la vez de ser seguro de usar ya que no es corrosivo. La dosis recomendada es de 3-5 l/tonelada para el silo en su totalidad o la capa superior. De manera alternativa, pueden aplicarse 0.5-1 l/m2 como tratamiento de superficie a la capa superior exterior con una regadera.

Los materiales de ensilado y las decisiones oportunas son imprescindibles pues los animales se alimentan del silaje que usted tenga en existencia. El buen ensilado se amortiza a través de una mayor producción de carne y leche.

Los ensilados de cereales de maíz y de plantas enteras son de notoria inestabilidad una vez que el silo se ha abierto. Los inoculantes heterofermentadores de ensilado son útiles para reducir la descomposición aeróbica y para aumentar el “tiempo de caducidad” del silaje. El problema de la descomposición aeróbica se acentúa considerablemente cuando la velocidad de extracción de alimento es lenta tratándose de silos de gran tamaño, y cuando la extracción de silaje del silo se realiza en climas calientes y/o húmedos

Biomin® BioStabil Plus con L. kefiri aprobado por la EFSA

El 12 de agosto de 2013, Biomin® BioStabil con una nueva cepa, Lactobacillus kefiri, fue registrado por la EFSA como aditivo de ensilado.

Tabla 1. . Ensayo de campo en alfalfa con el novedoso Biomin® BioStabil Plus que incluye el heterofermentador, L. kefiri

Parámetro

Unidad

Control

Biomin®BioStabil Plus

Cambio

Materia seca (MS)

g/kg

344

384

1.6%

Proteína cruda

g/kg MS

181

178

-1.7%

Proteína digerible

g/kg MS

120

124

+3.3%

Grasa cruda

g/kg MS

34

33

-2.9%

Fibra cruda

g/kg MS

288

280

-2.8%

Ceniza cruda

g/kg MS

104

103

-1.0%

Materia orgánica digerible

%

59.6

63

+5.7%

Energía metabolizable (EM)

MJ/kg MS

8.46

8.9

+5.2%

Energía neta de lactancia (ENL)

MJ/kg MS

4.85

5.16

+6.4%

pH

4.7

4.5

-4.3%

Ácido láctico

g/kg MS

33.2

35.7

+7.5%

Ácido acético

g/kg MS

27.9

14.9

-46.6%

Ácido butírico

g/kg MS

0.9

0.8

-11.1%

Amoníaco (NH3)

NH3-N (%)

4.6

2.8

-39.1%

El producto Biomin® BioStabil Plus mejorado, cuyo nuevo lanzamiento se tiene previsto para 2014, incluirá la cepa L. kefiri aprobada por la EFSA. El uso combinado de esta novedosa cepa con el heterofermentador L. brevis y el homofermentador L. plantarum ha dado resultados excelentes en relación con una mejor fermentación y estabilidad aeróbica.

L. kefiri favorece la estabilidad aeróbica del ensilado aumentando la producción de ácido a
ético y reduciendo el pH del ensilado a partir de materiales fáciles y moderadamente difíciles de ensilar. Asimismo, la combinación de los heterofermentadores L. kefiri y L. brevis ha mostrado que mejora la calidad de la fermentación y prolonga más la estabilidad aeróbica en dichos materiales.

Los datos de los recientes ensayos de campo en Austria durante el verano de 2013 han mostrado que una combinación bien equilibrada de cepas de ensilado homo- y heterofermentadoras en BioStabil Plus permite lograr un aumento de la energía neta de lactancia (ENL) de alrededor de 5 7 % (Tabla 1). El aumento de la ENL dio como resultado una reducción en la actividad de descomposición, lo que disminuye las concentraciones de amonio y de ácido acético.

Aunque el porcentaje de materia seca fue ligeramente mayor con BioStabil Plus debido a las variaciones en los ensayos de campo, hubo un aumento del contenido de ácido láctico que se tradujo en un menor pH. Asimismo se vio que BioStabil Plus aumenta el contenido de proteína digerible a pesar de la presencia de niveles más bajos de proteína cruda debido a las variaciones de campo. Los aumentos tanto de ENL como de proteína digerible tienen un gran impacto en la producción animal.

Inóculos heterofermentadores de ensilado:

¿Cuál elegir?

Los silajes de maíz son los menos problemáticos para ensilar debido a que cuentan con un contenido relativamente alto de azúcar y almidón, bajo contenido de proteínas y por lo tanto una baja capacidad de servir como buffer. Asimismo, el maíz cosechado suele contener más de 300 g/kg de materia seca. Estos factores considerados en conjunto explican por qué los inoculantes con una alta proporción de bacterias heterofermentadoras de ensilado dan los mejores resultados en el ensilado de maíz.

Para los silajes de pasto y legumbres, es importante lograr un pH bajo y estable tan pronto como sea posible a través de la producción de ácido láctico. Los inoculantes homofermentadores de ensilado (p. ej., Lactobacillus plantarum) pueden controlar la velocidad y el patrón de fermentación.

El ácido láctico, el metabolito principal de las cepas homofermentadoras es uno de muy pocos metabolitos microbianos que mejora la palatabilidad del forraje. Sin embargo, el inconveniente es que la presencia de altos niveles de ácido láctico hace a los ensilados más sensibles a la descomposición aeróbica.

Debe lograrse un buen equilibrio entre el ácido láctico y el ácido acético para mantener tanto una excelente palatabilidad como una estabilidad aeróbica (o tiempo de caducidad). Por lo que se recomienda combinar el uso de inóculos de cepas homo- y heterofermentadoras.
Pero, ¿qué bacteria heterofermentadora es la más adecuada para los diferentes tipos de silaje?

Cómo tomar la decisión correcta

Los inoculantes heterofermentadores de ensilado producen ácido acético para inhibir directamente las levaduras y los mohos que promueven la descomposición durante la fermentación y la extracción de forraje del ensilado. La desventaja de los inoculantes heterofermentadores de ensilado es que la producción de ácido acético es más cara desde el punto de vista metabólico y produce algunas pérdidas de materia seca.

Con cantidades cada vez mayores de cepas heterofermentadoras de ensilado comercialmente disponibles, la elección de la cepa ideal se hace cada vez más difícil. En la Tabla 2 se comparan las diferencias que existen en la eficiencia de fermentación entre los tres inoculantes heterofermentadores de ensilado que se encuentran actualmente registrados en la UE.

Tabla 2: Comparación del silaje heterofermentativo

L. brevis & L. kefiri

L. buchneri

Acidifican los ensilados de maíz y pasto con ácido láctico y ácido acético

No acidifica el ensilado, porque el ácido acético predomina

Prolongan la estabilidad aeróbica. L. kerifi inhibe la proliferación de levaduras

Prolonga la estabilidad aeróbica e inhibe el crecimiento de levaduras

Adecuadas para todos los ensilados – maíz así como pasto y legumbres

Adecuada para los ensilados de maíz, menos adecuada para los de pasto

Preservan la materia seca en todos los silajes

Produce pérdida de materia seca

Sugerencias para lograr un mejor silaje en 2014

Cerciórese de que las dimensiones del silo sean correctas y que los silos se hayan limpiado antes del uso

Optimice la capacidad de compactado para que coincida con la capacidad de cosecha.

➜Acidificación de ensilado de pasto

L. kefiri y L. brevis cuentan con la capacidad para acidificar un ensilado de pasto en comparación con un control no tratado.

Figura 2. Cambio en el pH del ensilado de pasto (fermentaciones en un ensilado de laboratorio con una sola cepa)

➜Preservación de la materia seca

L. brevis y L. kefiri son los únicos inoculantes heterofermentadores de ensilado adecuados tanto para los ensilados de maíz como para los de pasto

Tabla 3. Recuperación promedio de materia seca (MS) en un silaje inoculado solo con un tipo de bacteria de ensilado. Se analizaron por separado los silajes de maíz y pasto sometidos a fermentaciones de ensilado de laboratorio con una sola cepa.

Tratamiento con una sola cepa

Recuperación de MS (%)

Silaje de maíz

Silaje de pasto

L. brevis

98.5

96.9

Control L. brevis

98.2

96.3

L. kefiri

97.5

95.9

Control L. kefiri

98.1

93.9

L. buchneri

94.1

95.1

Control L. buchneri

95.5

96.6

Estabilidad aeróbica

L. brevis favorece la fermentación y la recuperación de la MS en todos los tipos de ensilado, así como la estabilidad aeróbica. Debido a las cantidades considerables de ácido acético, L. kefiri es una buena elección para mejorar la estabilidad aeróbica.

Figura 3. Comparación de la estabilidad aeróbica de los ensilados tratados ya sea con L. kefiri o L. brevis (fermentaciones de ensilado de laboratorio con una sola cepa)

Estabilidad aeróbica de L. kefiri

Palatabilidad

Se eligieron las cepas Biomin® BioStabil, L. brevis, L. kefiri y L. plantarum como inoculantes de ensilado debido a sus excelentes propiedades de palatabilidad. Ninguna de las tres cepas se vio que produjera 1-propanol, un metabolito que disminuye en gran medida la palatabilidad del alimento.

Fuente: Science&Solutions

Empresa Biomin