Francisco Alejandro Alonso Pesado
[email protected]

Elizabeth Rodríguez de Jesús.
[email protected]

Introducción.

El volumen de producción mundial de leche en 2019 (81 por ciento de vaca, 15 por ciento de búfala y un total de 4 por ciento de la suma de leche de cabra, oveja y camella) aumentó 1.3 por ciento con respecto a 2018 y se colocó en una cifra cercana a 852 millones de toneladas. En India, uno de los principales productores de leche del planeta, aumentó su volumen de producción en 4.2 por ciento en 2019 con referencia a 2018 y en ese año el volumen de producción del país fue de 192 millones de toneladas, este importante aumento en el volumen de producción de India afectó marginalmente al mercado mundial de productos lácteos, ya que ese país comercializa a nivel internacional cantidades muy escasas de leche y productos lácteos(1).

El volumen de producción de los tres países principales exportadores de lácteos, Nueva Zelanda, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos de América (EUA), casi no tuvo incremento interno de 2018 a 2019. En razón a que el consumo interno de productos lácteos en las tres naciones se viene presentando un consumo estable, además, se elevó la disponibilidad de los productos lácteos frescos(1), así mismo, se incrementó la cantidad de productos lácteos procesados, de estos tres países, los excedentes se canalizaron al mercado exterior(1).

En la República Popular China (en adelante, China), el volumen de producción, de leche se elevó en 3.6 por ciento en 2019 con respecto a 2018, un crecimiento significativo, este país es el mayor importador de mercancías lácteas del mundo. Las importaciones lácteas realizadas por China, en especial de leche entera en polvo (LEP) y de leche descremada en polvo (LDP), se incrementaron en 2019 en razón a un aumento de la demanda interna del país(1).

Con respecto al volumen de producción mundial de leche se prevé una Tasa Media de Crecimiento Anual (TMCA) de 1.6 por ciento en el periodo proyectado de 2019-2029, para llegar en 2029 a un volumen de producción de leche de 997 millones de toneladas, esta TMCA indica un ritmo de crecimiento de la producción de leche por encima de los ritmos de crecimiento de los otros demás productos pecuarios básicos(1).

A diferencia de la década pasada, el crecimiento promedio anual de los hatos lecheros en el mundo en 2019-2029 podría ser de 0.8 por ciento, tasa ligeramente mayor a la TMCA previstos en los rendimientos de leche por vaca que se proyectan en 0.70 por ciento, pues se espera que los hatos lecheros crezcan con mayor rapidez en los países que presentan rendimientos bajos de leche por vaca(1).

Se estima que de 2019 a 2029 India y Pakistán, productores de leche de gran importancia, podrían contribuir con más del 50 por ciento del crecimiento de la producción de leche en el mundo y representarían más del 30 por ciento de la oferta mundial del producto en 2029. Se proyecta que el volumen de leche que podría ser producido por la UE, aumentaría más lentamente que el aumento promedio mundial, como resultado de restricciones ambientales y al limitado crecimiento de la demanda doméstica de la UE(1).

Como es conocido, la leche debe procesarse en muy poco tiempo después de la ordeña, la vida útil del producto es corta, es así que solo puede almacenarse unos cuantos días. Además, una parte importante de la leche se consume en productos lácteos frescos, ligeramente procesados, es decir, pasteurizados o fermentados(1).

Se proyecta que la participación de las mercancías lácteas frescas en el consumo de la población mundial crecerá durante el periodo 2019-2029, como resultado del aumento de la demanda en India, Pakistán y África, este crecimiento de la demanda se prevé en razón a un posible aumento de los ingresos y al incremento de la TMCA de la población(1).

Se estima que en el mundo el consumo por persona de productos lácteos frescos podría elevarse a una tasa promedio anual de 1.0 por ciento durante 2019-2029(1).

En Europa y América del Norte, la demanda total per cápita de mercancías lácteas frescas se mantiene estable o incluso tiende a reducirse, sin embargo, tanto en Europa como en América del Norte, el patrón de consumo se modificó durante varios años a favor de la grasa láctea. Por otra parte, se prevé que el consumo de sustitutos lácteos de origen vegetal en el mercado de leche y otros derivados líquidos, podría crecer con energía en Asia Oriental, América del Norte y Europa, aunque a partir de consumos bajos de los demandantes(1), este factor se consideró para llevar a cabo la proyección.

Un porcentaje alto del consumo de queso en el mundo corresponde a Europa y América del Norte (el queso ocupa el segundo lugar en el orbe, como producto de lácteos consumido), donde se supone que el consumo por persona seguirá en ascenso, especialmente como un ingrediente en platillos procesados(1).

El consumo de leche en polvo (un mayor procesamiento) es impulsado en parte por la demanda, de la industria alimentaria, incluso en zonas donde la demanda de proteína de origen animal crece más rápidamente que la producción(1).

En el continente africano, solo un pequeño porcentaje de la oferta de leche descremada en polvo se produce en zonas locales y se pronostica que el consumo de este bien, crecerá con rapidez de 2019 a 2029(1).

Se proyecta que el mayor crecimiento del consumo de mantequilla se espera en Asia, aunque se parte de una base de bajo consumo en esa región(1).

A nivel de mercado internacional la leche se comercializa, sobre todo en la forma de bienes lácteos procesados. China, en general, consume pocas cantidades de mercancías lácteas por persona, sin embargo, se proyecta que de 2019 a 2029, el país se mantendrá como el principal importador en el mundo de productos lácteos, sobre todo de leche entera en polvo (LEP)(1).

En Japón, en la Federación Rusa, en Oriente Medio, en México y en África del Norte se prevé que se mantendrán como importantes importadores de mercancías lácteas, en el mundo(1). En comparación con el resto del mundo, el consumo por persona de bienes lácteos es bajo en Asia y más acentuado en el sudeste asiático. Sin embargo, se estima que en varios países asiáticos se impulse la demanda de importaciones de mercancías lácteas(1).

Este posible comportamiento podría darse en función a: i) crecimiento económico y demográfico; ii) y cambio por parte de los consumidores hacia alimentos pecuarios de mayor valor agregado.

Los acuerdos comerciales en el plano internacional, por ejemplo, el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), el Acuerdo Económico y Comercial Global (AECG), y el Acuerdo Comercial Preferencial entre Japón y la Unión Europea, son acuerdos que contienen clausulas específicas para productos lácteos (por ejemplo, cuotas arancelarias) que podrían permitir un mayor crecimiento del comercio internacional(1), y así obtener con mayor exactitud los pronósticos del periodo 2019-2029.

Se subraya la importancia del Tratado entre México, Estados Unidos de América y Canadá (T-MEC). El Tratado, es fundamental en los flujos comerciales de lácteos en América del Norte(1), este convenio es sumamente importante en las proyecciones del periodo 2019-2029.

Hasta la fecha, dos de los más grandes consumidores de leche en el mundo, India y Pakistán, no se han incorporado e integrado al mercado internacional, sin embargo, una mayor integración en el futuro de estos dos países podría causar impactos significativos en los mercados mundiales de lácteos(1) y así acercarse o alejarse a los pronósticos establecidos en el periodo 2019-2029.

Las regulaciones y preocupaciones ambientales podrían incidir en las proyecciones del periodo 2019-2029 para el sistema mundial de producción láctea. En varios países, la producción de mercancías lácteas presenta un alto porcentaje de las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI), lo cual fundamenta el debate sobre qué estrategias se deben de implementar para que los ajustes de la producción de lácteos podrían contribuir a reducir estas emisiones(1).

Es obvio que la pandemia del Covid-14 afectó y seguirá afectando a los mercados nacionales e internacionales de lácteos, aunque todavía es prematuro medir el impacto real de la pandemia. Las medidas de confinamiento afectan al consumo y a la producción fuera de las unidades familiares y de producción. El consumo afectado no solamente es de carne, y de huevo, además de varios productos lácteos, en especial de quesos(1), este escenario afecta la producción de leche y derivados, y por lo tanto las proyecciones productivas del periodo.

El carácter perecedero de la leche y de los productos lácteos “exige” de una cadena de valor que ofrece ágilmente en los entornos externos e internos(1), cualquier alteración en esta cadena podría alejar los pronósticos productivos del sector lechero en el periodo 2019-2029.

Otros factores que podrían alterar los pronósticos del volumen de leche y sus derivados, en el periodo de estudio son: a) Condiciones climáticas desfavorables; b) irrupción de suministros en los estabones de las cadenas de valor; c) inflación mundial; d) conflicto bélico Rusia – Ucrania; e) encarecimiento de granos y oleaginosas; y f) aumento de precios de gasolinas, diesel, gas y energías eléctricas.

En el marco de este contexto se elaboró el trabajo “Proyección mundial de la producción de leche en el periodo 2019-2029”.

Material.

El trabajo “Proyección mundial de la producción de leche en el periodo 2019-2029” se elaboró mediante la consulta de fuentes de información secundaria, la información obtenida se analizó y evaluó.

Desarrollo del tema.

Producción de leche en el mundo y su proyección.

Se estima que durante el periodo 2019-2029, el volumen de producción mundial de leche podría aumentar a una TMCA de 1.6 por ciento y así llegar a 997 millones de toneladas en 2029(1). La TMCA de la producción de leche proyectada es mayor a las TMCA de la mayoría de los demás productos pecuarios básicos(1).

La TMCA mundial de los hatos productores de leche fue de 0.8 por ciento, tasa mayor a la TMCA mundial de los rendimientos de leche por vaca(1). Este comportamiento se explica a que los promedios de crecimiento mundial de los hatos aumentan más rápido en los países con TMCA con rendimientos de leche bajos(1).

Sin embargo, en una gran mayoría de países del mundo se espera que la TMCA de los rendimientos por litro de leche contribuya en mayor porcentaje a los aumentos en el volumen de producción de leche que la TMCA de los hatos del mundo productores de leche(1).

Los impulsores del crecimiento de los rendimientos por litro de leche, entre otros, son: las mejoras de la salud animal, la aplicación de una alimentación científica lográndose una mayor eficiencia del hato mundial lechero, la optimización en el manejo en los sistemas de producción de leche, así como una excelente mejora genética(1).

Se proyecta que en el periodo 2019-2029 India y Pakistán ofrezcan más de la mitad del crecimiento del volumen mundial de leche y que en 2029, a estos dos países les corresponda más del 30 por ciento de la producción total mundial de leche(1). La producción de leche de estos dos países provendrá sobre todo de sistemas de producción de baja escala con unas cuantas vacas o búfalas(1).

Se prevé, en estos dos países que los rendimientos continúen con una tendencia creciente rápida y que contribuya de forma importante en el aumento de la producción de leche en el mundo(1).

Sin embargo, los aumentos en el tamaño de los hatos y el crecimiento limitado de la superficie de siembra de los cereales, oleaginosas y plantas forrajeras determina un uso intensivo de los recursos productivos(1). Se buscará en estos dos países un balance en el aumento productivo y “respeto” al medio ambiente.

En estos dos países, un porcentaje alto del volumen de leche que se producirá, se canalizará hacia sus mercados internos, pues pocas de sus mercancías lácteas frescas las comercializarán en el mercado internacional(1).

Los sistemas de producción de doble propósito en la India, prácticamente son inexistentes, ya que, por razones culturales, ingresan a su mercado interno muy pocas cantidades de carne bovina, además de cantidades marginales de novillas y de vacas lecheras viejas. La producción de carne de bovino en Pakistán sigue siendo principalmente un subproducto de la producción de lácteos(1). Se prevé que el escenario productivo de estos dos países se mantenga, y así, esperar que las proyecciones tengan un pequeño margen de error.

Se pronostica que el volumen de producción de leche, de la UE, en el periodo 2019-2029, crecerá lentamente por debajo del crecimiento promedio anual mundial(1). De acuerdo a prognosis los hatos lecheros de la UE disminuirán a una TMCA de 0.6 por ciento, durante el periodo de estudio, pero los rendimientos de la leche por vaca aumentarán a una TMCA de 1 por ciento.

La producción de leche en la UE surge de una combinación de sistemas de producción basados en forrajes y pastizales. Por otro lado, se prevé que un porcentaje cada vez mayor de la leche producida en la UE será orgánica(1). En la actualidad, un poco más de 10 por ciento de las vacas lecheras de la UE que producen leche orgánica se encuentras ubicadas en Suecia, Austria, Grecia, Letonia y Dinamarca(1).

En razón a que cerca del 3 por ciento del volumen de producción de leche de la UE proviene de establos lecheros orgánicos con rendimientos de leche por vaca relativamente bajos, se implementó un programa de atractivas primas de precios para los productores de leche orgánica de la UE(1).

En general, se proyecta que de 2019 a 2029, la demanda doméstica en la UE de queso, mantequilla, crema y otras mercancías lácteas, crecerá muy lentamente y que la mayor parte del volumen de producción excedentario se orientará a la exportación.

A nivel mundial, América del Norte presenta el más alto rendimiento de leche por vaca, ya que la alimentación de los animales se basa en concentrados, y es pequeño el sistema de alimentación sustentado en pastizales(1). Los hatos lecheros de América del Norte son de alta calidad genética, misma que se expresa en toda su magnitud cuando se aplica el paquete tecnológico agregativo.

Se prevé que los hatos de vacas lecheras de EUA y Canadá se sigan manejando mediante la aplicación del paquete tecnológico agregativo y se proyecta que el crecimiento de la producción láctea aumentará en base a incrementos adicionales de los rendimientos de leche por vaca(1).

Asimismo, se espera que habrá una fuerte demanda doméstica de grasa láctea. EUA podría exportar cantidades importantes de Leche Descremada en Polvo (LDP)(1).

El volumen de producción de leche de Nueva Zelanda, que es el país con mayor orientación a la exportación, ha crecido muy poco en los últimos años. Su producción se sustenta sobre todo en el sistema de producción extensiva a base de pastizales y los rendimientos de leche por vaca son menores que los de Europa y América de Norte(1). Sin embargo, este país lleva a cabo un uso racional de los pastizales durante todo el año, y sus costos de producción son competitivos en el escenario internacional(1).

Los factores que limitan la expansión del volumen, de producción de leche en Nueva Zelanda son la disponibilidad de superficies y las restricciones ambientales, que han aumentado(1): se indica que no se espera que el país cambie a un sistema de producción más intensivo(1). El mercado doméstico de Nueva Zelanda es relativamente pequeño, por lo tanto, la producción de leche excedentaria, se exporta(1). El diagnóstico productivo de este país fue tomado en cuenta para llevar a cabo el pronóstico del volumen de producción de leche en el mundo.

En el continente africano se estima un enérgico crecimiento en la producción de leche, este crecimiento se explica sobre todo a un aumento de la TMCA de los hatos ganaderos productores de leche(1), estos hatos lecheros presentarán bajos rendimientos de leche por vaca y un importante porcentaje de la producción de leche en África provendrá de cabras y ovejas.

En África, la mayoría de las vacas, de las ovejas y de las cabras pastan y son útiles también para otros fines, como la producción de carne, como ahorro y como medio de tracción(1). Se pronostica para el periodo 2019-2029 que habrá pastoreo adicional en las mismas superficies de pastura, lo que determinará un uso más intensivo del recurso natural que a su vez, provocará sobrepastoreo en las zonas donde se alimentarán los animales(1).

Se contempla que, durante el periodo proyectado, alrededor del 33 por ciento de la población ganadera del mundo se ubicará en África, esta población contribuirá con cerca del 5 por ciento de la producción mundial de leche(1).

Se estima que a nivel mundial menos de 30 por ciento de la leche producida se someterá a mayor procesamiento para ser materia prima en la producción de mercancías lácteas como mantequilla, queso, LDP, LEP, o suero en polvo(1). En el mundo se viene dando una muy enérgica demanda de mantequilla y queso, en especial del queso, y en la actualidad estos dos productos presentan una muy importante demanda, en América del Norte y en Europa(1).

La LDP y la LEP son bienes ampliamente comercializados en el mundo y en gran medida se ofertan para ser consumidos como lo son, es decir, como leche descremada en polvo y como leche entera en polvo(1). Además, estas dos mercancías (LDP y LEP) son materia prima para elaborar productos en repostería y panadería, así como en fórmulas para alimentar infantes(1).

Se proyecta que en el periodo 2019-2029, la producción mundial de mantequilla crecerá a una tasa media anual de 1.6 por ciento, la de LDP en 1.6 por ciento y la de LEP 1.7 por ciento(1); como se podrá observar, estas tasas de crecimiento proyectadas son muy parecidas a la proyección del volumen de producción de leche total del mundo(1).

Se pronostica que únicamente la producción de queso a nivel mundial, en el periodo de estudio, presentará un crecimiento de 1.2 por ciento promedio anual. Esta desacelerada tasa de crecimiento proyectada del queso se explica por el lento crecimiento de demanda de la mercancía en los mercados europeos y de América del Norte(1).

Algunos factores que pueden alterar los pronósticos de la producción de leche y sus derivados en el mundo.

Son varios los factores que pueden modificar las proyecciones de la mercancía de leche y sus derivados en el periodo de estudio, a continuación, se explican los siguientes:

• La pandemia de la Covid-19 viene trastornando la vida cotidiana de millones de personas en el mundo. Las cadenas alimentarias se vieron seriamente afectadas por las restricciones de movilidad puestas en operación con el fin de limitar la propagación del virus, además podrían presentarse perturbaciones significativas en las cadenas de suministro en lo referente a mercancías perecederas y muy perecederas como la leche y los productos lácteos. Así mismo, algunos de estos productos lácteos, como el queso, suelen consumirse fuera de las unidades familiares (por ejemplo, restaurantes donde se venden pizzas y hamburguesas), y los niveles de consumo podrían reducirse, por cierres temporales o definitivos de expendios(1). Los pronósticos hacia 2029 son inciertos, ya que dependen del tiempo que se mantengan en vigor las restricciones de movilidad, de la rapidez con la que las economías mundiales se recuperen, y de la posibilidad de cambios estructurales en las interacciones globales(1).

• EI volumen de producción mundial de leche podría alterarse en razón a fenómenos climáticos no previstos, en especial porque parte del sistema de producción de leche en el mundo se fundamenta en pastizales, sistemas de producción predominante en el planeta(1). El cambio climático incrementa la posibilidad de que ocurran sequías, inundaciones, enfermedades(1). Es obvio que este panorama afecta al sistema de producción mundial de leche de varias maneras (por ejemplo, rendimiento de leche por vaca, volatilidad de los precios, ajustes en los inventarios del capital animal)(1).

• La legislación ambiental del planeta podría causar alteraciones en los pronósticos en la producción mundial de leche. Las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes del sector lechero, constituyen un porcentaje relativamente alto de las emisiones totales en algunos países (por ejemplo, en Irlanda Nueva Zelanda) y cualquier cambio en el marco normativo ambiental mundial, podría modificar el volumen de producción de leche(1), y por lo tanto, en las proyecciones del periodo 2019-2029. No obstante, legislaciones y normas ambientales más estrictas podrían conducir a soluciones innovadoras que respeten el medio ambiente y mejoren la productividad, competitividad y rentabilidad en el sector lechero(1).

• Las enfermedades animales deben ser tomadas muy en cuenta en los pronósticos del sistema lechero, ya que alteran el volumen de producción de la mercancía. La mastitis es la enfermedad infecciosa más común y extendida en el ganado lechero, en el planeta. Esta enfermedad, se presenta en todos los sistemas de producción láctea y en todos los tamaños de las empresas, desde las pequeñas unidades familiares hasta las enormes firmas globales integradas(1). Esta enfermedad es dañina desde el punto de vista económico y causa un importante descenso en la producción y un deterioro en la calidad de la leche(1).

• En los últimos años, la presencia de mercancías sustitutas de lácteos como las de origen vegetal (por ejemplo, bebidas de soya, bebidas de almendras, bebidas de arroz y bebidas de avena) ha aumentado en muchas regiones del mundo, como América del Norte, Europa y Asia Oriental. Las TMCA de los sustitutos de leche de origen vegetal han sido enérgicas, aunque a partir de un piso bajo(1). Sin embargo, hay opiniones encontradas sobre su impacto ambiental y sus beneficios relativos a la salud de las personas. Ante este escenario, prevalece la incertidumbre sobre cómo impactarán en la oferta y demanda de bienes lácteos(1) y, por consiguiente, en las proyecciones productivas, en el periodo de estudio.

• La creación y cambios de tratados comerciales podrían afectar el volumen de producción láctea mundial. Se espera que bajo el T-MEC los flujos comerciales internacionales de lácteos en América del Norte aumenten, y por lo tanto, sean un incentivo en la producción láctea(1), en esta parte del mundo, impactando en el volumen de producción mundial. Este factor se consideró en la prognosis del volumen de producción de leche mundial en el periodo de estudio.

• Los flujos comerciales internacionales de leche y sus derivados podrían ser afectados por cambios en el ámbito comercial mundial. Hasta hoy, India y Pakistán, dos países con producción significativa de leche en el mundo, no se han incorporado al mercado internacional de lácteos, en razón a que su volumen de producción de leche se canaliza a su mercado interno. Se prevé un crecimiento acelerado en el volumen de producción láctea en estos dos países, y así responder al fuerte crecimiento de su consumo interno(1). Es muy probable que este panorama en India y Pakistán no se modifique(1). Este factor se tomó cuenta para el estimado del volumen de leche producido en el mundo, en el periodo 2019-2029.

• Otros factores a considerar en las proyecciones mundiales de leche y sus derivados, son: a) El aumento de costos de cereales, oleaginosas y fertilizantes químicos, insumos para producir mercancías lácteas; b) el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania; c) el fenómeno inflacionario mundial; d) el aumento de precios de los energéticos; e) y el aumento de las tasas de interés de referencia en varios países del mundo.

Conclusiones.

a) En el periodo proyectado, la TMCA en el volumen de producción de leche podría crecer 1.6 por ciento.

b) A nivel mundial la TMCA del hato ganadero podría aumentar en 0.8 por ciento y la TMCA en los rendimientos de leche por vaca, en el planeta, podrían incrementarse en 0.7 por ciento.

c) Se estima que en el periodo de estudio (2019-2029) India y Pakistán contribuirían con más del 50 por ciento del crecimiento de la producción de leche en el mundo y ofertarían más del 30 por ciento del volumen de leche en 2029.

d) Se prevé que en el mundo el consumo per cápita de productos lácteos, en el periodo 2019-2029, aumente en 1.0 por ciento promedio anual.

e) Un porcentaje alto de consumo de queso en el mundo corresponde a América del Norte y Europa.

f) Japón, la Federación Rusa, Oriente Medio, México y África del Norte, seguirán siendo importantes importadores de mercancías lácteas en el mundo.

g) A nivel mundial algunos resortes que impulsan el aumento del volumen de producción de leche, son: mejoras en la salud animal, aplicación de programas científicos en alimentación, optimización en el manejo en los sistemas de producción de leche y una excelente mejora genética.

h) A nivel mundial, América del Norte presenta el más alto rendimiento de leche por vaca.

i) En el continente africano se proyecta un enérgico aumento en la producción de leche, este crecimiento se explica sobre todo a un aumento de la TMCA de los hatos ganaderos productores de leche. Se estima que importante porcentaje de la producción de leche, en África, provendrá de cabras y ovejas.

j) Se pronostica que durante el periodo de estudio (2019-2029) alrededor del 33 por ciento de la población ganadera del mundo se ubicará en África y esta población contribuirá con cerca del 5 por ciento de la producción mundial de leche.

k) Algunos factores que pueden alterar los pronósticos de la producción de leche y sus derivados en el mundo, durante el periodo de estudio son: i) La pandemia de la Covid-19; ii) fenómenos climáticos no previstos; iii) legislaciones ambientales mundiales; iv) enfermedades de los animales; v) presencia en los mercados mundiales de mercancías sustitutas de la leche y sus derivados; vi) creación y cambios en los tratados comerciales; vii) cambios en el ámbito comercial mundial; viii) aumento de costos de cereales, oleaginosas y fertilizantes químicos, insumos para producir mercancías lácteas; ix) el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania; x) el fenómeno inflacionario mundial; xi) el incremento de precios de los energéticos; xii) y el aumento de las tasas de interés de referencia en varios países del mundo.

Literatura citada.

1. OCDE-FAO Perspectivas Agrícolas 2020-2029. Lácteos y subproductos / Biblioteca electrónica de la OCDE.
http://www.oecd-ilbrary.org/sites/8b675a1a-es.index.html?temld=/content/component/8b675a1a-es