Dr. Oscar Fernando Huerta Alva.
Consultoría en Producción Porcina OH.
[email protected]

La delgada línea de la vida del cerdo (durante su crecimiento)

Después de una larga espera durante la gestación de la cerda logramos ver el éxito de nuestro trabajo: 15 lechones vivos, vigorosos y de buen peso, la tasa de parición del grupo fue del 94% y logramos tener 1,500 lechones durante la semana en una granja de 2,000 cerdas. ¡¡Excelente!!

Ahora inician su enfrentamiento a una serie de obstáculos que limitarán su crecimiento normal, los enfermarán o hasta los llevarán a la muerte.

INICIA LA DELICADA LÍNEA DE LA VIDA DEL CERDO.

Para reducir la posibilidad de que los lechones puedan enfermarse por algún patógeno transmitido por su madre, o por otros lechones o el medio ambiente; se han diseñado programas integrales para el control de esos patógenos: vacunación en las madres, vacunación en las primerizas, medicación estratégica para reducción de patógenos, protocolos de lavado y desinfección de instalaciones, programas de manejo de lechón recién nacido, uso de probióticos y prebióticos, programas integrales de nutrición (mejores dietas, mejores ingredientes, etc.), control del medio ambiente, entre otros.

Cuadro 1. Elaboración personal con base a información del libro Dieases of Swine (2015).

De alguna forma u otra, los patógenos siempre están a la expectativa para lograr su cometido, sobrevivir en un cerdito

En el cuadro 1 podemos observar 3 momentos críticos de las principales enfermedades de los cerdos: momento de infección del lechón, duración de la inmunidad materna, inicios de sintomatología

Para reducir la posibilidad de que esa delgada línea de la vida en los cerdos se rompa, es importante que entendamos la dinámica de la infección de cada una de las enfermedades que se presentan dentro de la granja, además de entender la interacción que hay entre ellas

Al entender el tiempo que dura la inmunidad materna podremos decidir qué tipo de vacuna usar, cuándo es el momento más adecuado para aplicarla y de qué manera podemos apoyar la reducción de enfermedades secundarias por medio de programas estratégicos de control con el uso de antibióticos, prebióticos, probióticos u otras alternativas.

Además, debemos entender la composición de cada vacuna para decidir el uso de las mismas, la mayoría de las bacterinas para H. parauis tienen en su composición mayor cantidad del serotipo 5, contrario a lo encontrado en México por Herrera y Huerta et al (2011) sobre la prevalencia de los serotipos de H. parasuis, donde se encontró que el serotipo 4 tuvo mayor prevalencia que el serotipo 5; de la misma forma debemos conocer que las bacterinas para el control de APP variará su eficacia con base a su composición estructural, en el entendido de que las tóxinas son esenciales para el control de la infección durante la engorda, pero no suficientes para lograr una transferencia de la inmunidad materna sólida y por esa razón la bacterina debe contener pared celular.

Gráfica 1.

En la gráfica 1 podemos identificar la frecuencia en que las enfermedades de los cerdos se van presentando a lo largo de su vida, si lo tomamos como ejemplo y desarrollamos uno propio acompañado de las herramientas de diagnóstico que tengamos disponibles en nuestras regiones, podremos identificar a detalle la dinámica de las infecciones de nuestra granja y de esa forma poder hacer “programas integrales de control de patógenos”.

Ahora nos enfocaremos un momento a Mycoplasma, uno de los patógenos que ocasiona más pérdidas en la industria porcina.

Interpretando el cuadro y la gráfica podemos identificar que la inmunidad es suficiente para proteger al lechón por más de 3 semanas, pero también en esa etapa es en donde se da la principal contaminación de la madre al lechón. Si hacemos un estudio para determinar la prevalencia de Mycoplasma en los lechones destetados, nos dará datos suficientes para poder determinar el plan de acción a seguir, que puede ir desde: no hacer nada o hasta programas integrales de vacunación de madre y lechón, así como tratamientos con antibióticos en varias etapas de la producción, sin considerar las estrategias de manejo o sistemas de producción (tres sitios o múltiples sitios; sitios 1 de primerizas y sitios 1 de multíparas), amén de analizar el comportamiento de la enfermedad cuando tenemos presencia del virus de PRRS, PED, Influenza, Fiebre Porcina Clásica (se menciona por algunos países en América del Sur que aún tienen problemas de FPC), entre otras.
Gráfica

Finalmente sugiero el estudio de la farmacodinámica, farmacocinética de cada uno de los antibióticos que usaremos para controlar algunos de los patógenos que afectan la granja, debemos entender la dosis en mg/kg de peso, la mejor vía de administración, días de tratamiento, interacción o antagonismo con otros antibióticos y si el antibiótico realmente tiene efecto sobre el patógeno que queremos controlar.

La delgada línea de la vida del cerdo, depende directamente de nuestras decisiones en granja y de nuestras acciones el convertirla en una gruesa línea de la vida, fortalecida por programas integrales de control de patógenos (vacunación, medicación) y complementada con programas integrales de bioseguridad.

LITERATURA:

Allen D Leman, Diseases of Swin2, 2015.
Herrera y Huerta, (2011), Estudio de prevalencia de H. Parasuis en la República Mexicana, Congreso AMVEC 2003.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Enero-Febrero 2020