Portada Nutrición del Cerdo Alimentación del Cerdo en Engorda La importancia del agua en la producción porcina

La importancia del agua en la producción porcina

0

INTRODUCCIÓN.

El agua es insustituible para la vida y para la inmensa mayoría de las actividades económicas. El agua es vida, el agua es una y escasa. La vida empezó en el agua, y sin agua no hay vida. Estas son algunas de las frases que todos hemos oído alguna vez, y que no por ello dejan de ser del todo ciertas.

El agua es el elemento más importante de nuestro planeta y el primer constituyente del organismo en porcino suponiendo entre 75-80% del músculo y sobre el 50-55% del peso vivo de una cerda reproductora, por lo que el agua es una parte esencial en la nutrición de los cerdos (Gonyou, 1996 – Vermeer, 2009). Todos nuestros cerdos beben agua todos los días y en cantidades importantes, estén en la fase de producción y estado sanitario que estén.

Como regla de base en nutrición porcina, partimos de que las necesidades de nutrientes van disminuyendo con la edad del cerdo, no siendo del todo cierto a nivel absoluto con el nutriente que más se ingiere en cantidad, que es el agua. Este nutriente no ha sido tan estudiado como otros en la literatura científica. Los trabajos de investigación del agua como nutriente en porcino han sido muy escasos con respecto a proteínas, grasas, hidratos de carbono, minerales y vitaminas (Wilcock, 2009). Así, hasta los años 80 había publicados tan solo cuarenta estudios y cerca de 1,000 de un solo aminoácido como la lisina.

El consumo de alimento está correlacionado con el consumo de agua, además de relacionarse con otros parámetros como el peso – edad y estado de producción de los cerdos, ambiente, estado sanitario… Bien sabemos que un cerdo puede vivir más tiempo en ausencia de alimento que de agua.

Las funciones básicas del agua en los cerdos son tan numerosas como las que menciono a continuación:

  • termorregulación
  • homeostasis
  • equilibrio hídrico
  • equilibrio ácido – base
  • desintoxicación interna
  • mantenimiento y crecimiento de los tejidos
  • transporte de nutrientes y hormonas
  • síntesis de proteína
  • papel en reacciones enzimáticas
  • control presión osmótica
  • producción lechera
  • forma parte del líquido sinovial
  • forma parte del fluido cerebro espinal
  • definición de conductas de comportamiento: bienestar animal.

NECESIDADES.

El consumo de alimento está correlacionada con las necesidades de agua en las diferentes fases de producción, y por lo tanto las debemos conocer en relación a su peso y edad. En términos generales podemos estimar que los cerdos beben diariamente entre 2,5 a 3 veces su consumo de alimento (ARC, 1981). También se referencian en la bibliografía datos de consumo sobre el peso vivo en cerdos de engorde, equivale a entre 80-120 ml/kg de peso vivo al día (Yang et al, 1981). Así por ejemplo y como regla nemotécnica, para calcular el consumo medio diario de una granja de ciclo abierto que incluye reproductoras y lechones hasta 20 kilos de peso vivo, sería el resultado de multiplicar el número de reproductoras por 20, por lo que en una granja de 500 reproductoras, el consumo diario de agua sería de unos 10,000 litros.

La relación agua/alimento aplicada a cerdas gestantes y lactantes es de 4-6 y 4-8 a 1 respectivamente. Recomendamos incorporar además agua a libre disposición en bebederos con válvulas de nivel constante para asegurar que las reproductoras consumen la cantidad necesaria de agua al día.

La relación del consumo agua con el consumo de alimento es lineal, y así lo desarrolló en la siguiente ecuación Gill, BP en 1989:

Consumo agua = 4.2 + 2.52 consumo alimento (kg/día)

Figura 1. Consumo agua en lactación con alimento en seco.

El consumo por kilo de peso metabólico es muy similar en diferentes grupos de edad siendo mayor en cerdas de más partos è 0,13-0,14 litros/día kg peso metabólico (Peet-Schwering et al, 1997).

Debemos tener en cuenta a la hora de conocer las cantidades de agua que necesitan nuestras cerdas algunas de las variables siguientes que van a influir en el mismo:

  • Relación edad y peso.
  • Condiciones climáticas: temperatura ambiente y humedad relativa. El consumo de agua aumenta con la temperatura.
  • Fase del ciclo productivo. Aumento de necesidades de agua durante la lactación y en los días posteriores al destete.
  • Estado sanitario. Ciertas patologías pueden reducir hasta 30% el consumo de agua (disentería hemorrágica), y otras aumentarlo (diarreas de lechones jóvenes pudiendo incrementar el consumo entre 3-4 veces). En los procesos respiratorios, al inicio observamos un descenso en el consumo, y cuando el cuadro está en fase aguda, se reduce mucho más el consumo de alimento que el de agua.
  • Composición de la dieta. Dietas con altos niveles en sodio y proteína aumentan el consumo de agua. Por lo tanto menor en gestantes que en lactantes. De aquí que un buen balance electrolítico nos ayude a mantener un consumo homogéneo y adecuado de agua en las cerdas.
  • Presentación de la dieta: harina, granulado o en líquido.
  • Calidad del agua de bebida tanto físico-química como microbiológica. En lechones serán especialmente graves los problemas digestivos derivados de ambas deficiencias, y también en cerdos de engorde, que aunque en menor medida, sí afectará a los índices zootécnicos.
  • Temperatura del agua de bebida. Cuando está fría (-10ºC) o excesivamente caliente (> 35ºC) el consumo se reduce. Es muy importante que tengamos esto en cuenta sobre todo cuando los depósitos de agua sean exteriores tanto en verano como en invierno.
Figura 2. Consumo agua en lactación con alimentación líquida.

De aquí que sea importante disponer en la granja de contadores de consumo de agua por fases de producción. Al mismo tiempo debemos diferenciar entre el consumo real por parte del animal y el acumulado incluyendo el que desperdician y el que utilizamos en las prácticas de bioseguridad (limpieza, lavado, desinfección, vados) (Patience, 2005). Esto es muy importante a la hora de llevar a cabo un tratamiento vía agua de bebida a efectos de ajustar la dosis efectiva (mg/kg peso vivo) que el cerdo debe ingerir para que tengamos la máxima eficacia del mismo.

Son las cerdas reproductoras  los animales de mayor peso-edad de una granja las que tienen de forma individual las mayores necesidades de consumo de agua al día. Estimamos un consumo diario del 10% del peso vivo de las cerdas en producción. De esta forma para calcular el consumo por cada 100 reproductoras y día incluyendo todos los ciclos productivos (renuevo, gestantes, vacías y lactantes), tendremos un total de 2,000 litros, solamente para el efectivo reproductor (equivalente a una media de 20 litros/cerda/día).

De esta forma las necesidades de agua en las cerdas reproductoras en condiciones de termo-neutralidad, que varían levemente según genéticas y niveles de nutrientes, podemos estimarlas en una media de:

Por individuo RENUEVO GESTANTES LACTANTES VERRACOS
Litros/cerda y día 10-15 15-20 20-35 15-20

Podemos estimar las necesidades y administración de agua en las diferentes fases de producción en base a esta tabla (Brooks, 2008).

Litros/cerdo/día Litros / kg pienso Litros / kg peso vivo
Cerdas gestantes 15-20 4-6 0,10 – 0,15
Cerdas lactantes 20-35 4-8 0,15 – 0,20
Lechones 0,5-1,5 0,20 – 0,25
Cerdo crecimiento 2-5 1,5 – 2,5 0,15 – 0,20
Cerdos acabado 6-10 2 – 3 0,10 – 0,15

Es importante considerar estas necesidades y ajustarlas bien en caso de suministrar las dietas en forma líquida para asegurarnos de que los cerdos están ingiriendo la cantidad precisa de todos los nutrientes. Recomendamos incorporar además agua a libre disposición en bebederos con válvulas de nivel constante para asegurar que los cerdos consumen la cantidad necesaria de agua al día.

PROBLEMAS.

Agua de calidad a libre disposición.

El mayor impacto de un deficiente consumo de agua en reproductoras está en la fase de lactación, derivado de un elevada pérdida de condición corporal ligada a una pérdida de agua, con alteración del equilibrio ácido – base, producción lechera y regulación del apetito. Es sabido como que un solo día que la cerda no consume agua durante las primeras dos semanas de lactación dará lugar a una mayor probabilidad de ser eliminadas por baja producción.

La leche de la cerda tiene un 80% de agua, por lo que es esencial asegurar un consumo constante de agua en lactación para obtener la mayor producción de leche y por lo tanto el mejor peso de la camada al destete. Cada kilo de lechón incrementado necesita una media de 4 litros de leche, y para producir cada litro de leche se necesitan entre 2.5-3 litros de agua. Supongamos una camada de 10 lechones destetados, que con un diferencial de que la cerda nos de 10 o 12 litros de leche al día durante los 20 días de lactación, tendremos una producción de 200 o 240 litros de leche, con un incremento de peso de la camada de 50 o 60 kilos de peso, lo que supone que destetaremos la camada con una media de 1 kilo más por lechón. Así con que la cerda consuma entre 5-6 litros más de agua al día (100-120 litros más durante la lactación) alcanzaremos un kilo más de peso por lechón al destete en condiciones normales.

Un bajo consumo de pienso en lactación da lugar a una menor longevidad de la cerda, una mayor tasa de renuevo, una peor fertilidad y menor prolificidad. Sin duda la deficiente ingesta de pienso va ligada a una deficiente ingesta de agua, o más bien viceversa.

Las principales consecuencias del deficiente consumo de agua en términos cuantitativos en las cerdas reproductoras, las podemos clasificar en dos apartados:

  1. Problemas productivos:
  • Menor consumo de pienso
  • Mayor pérdida de peso en lactación (grasa y músculo)
  • Aumento del intervalo destete a celo
  • Aumento del intervalo destete a cubrición fértil
  • Aumento de los días no productivos
  • Aumento del intervalo entre partos
  • Reducción de la fertilidad
  • Reducción del tamaño de camada a siguiente ciclo
  • Reducción de la productividad
  • Aumento de mortalidad en cerdas.
  1. Problemas sanitarios:
  • Estreñimiento
  • Aumento incidencia síndrome mamitis, metritis y agalaxia
  • Aumento síndrome cerda sucia
  • Aumento infecciones urinarias (ITU), lo que determina una mayor tasa de repeticiones y pérdida de prolificidad, con aumento de nacidos muertos.
Consumo diario cerda <  11.5 L/Día > 11.5 L/Día
Nº muestras 53 129
Bacteriuria severa 11,3 % 2,3 %

Madec, 1984.

Los efectos de una mala calidad del agua de bebida en términos cualitativos de algunos de sus principales índices de calidad en cerdas reproductoras son las siguientes:

COMPONENTE PROBLEMAS EN CERDAS REPRODUCTORAS
pH   ALCALINOS CISTITIS-PIELONEFRITIS

TRASTORNOS LOCOMOTORES

NITRATOS  elevados TRASTORNOS RENALES

FALLOS REPRODUCTIVOS

MENOR PRODUCCIÓN LECHERA

SULFATOS altos TRASTORNOS DIGESTIVOS
CONTAMINACIONES MMA

CERDAS SUCIAS

MORTALIDAD ELEVADA

NRC TFWQC SCIRO España
Nike 0,001 0,001 0,005
Selenio 0,0005 0,0002
Vanadio 0,001 0,001
Zinc 0,25 0,50 0,20
pH 7,0
Conductividad 2.500 Us/cm-1 20ºC
MICROBIOLÓGIA

(x100 ml)

Escherichia coli

Enterococcus spp

Clostridium perfringens

Salmonella spp

 

 

            0

Calidad físico química-microbiológica del agua de bebida para porcino.

Refrán castellano: Sin olor, color ni sabor, el agua es mejor.

CONCLUSIONES.

El suministro continuado en cantidad y calidad del agua de bebida en cerdos en sus diferentes fases productivas es esencial para optimizar su productividad. Por lo tanto el conocimiento de la cantidad de agua ingerida al día mediante contadores de agua o sistemas de alimentación líquida, así como la calidad de la misma con análisis periódicos tanto microbiológicos como físico-químicos, lo considero preceptivo y necesario. Así, ante cualquier problema digestivo y reproductivo en una granja el estudio preciso del agua de bebida es primario, como lo es el disponer de un sistema de higienización eficiente.

SIN COMENTARIOS