José Soto
Director Técnico de Área Porcina.
www.biomin.com

Mientras que el mejoramiento genético ha sido el impulsor principal para aumentar la fertilidad de las cerdas y la producción de una numerosa progenie, una mejor nutrición brinda la oportunidad para mayores beneficios.

Una cerda hoy en día produce 3 lechones más por camada y con un 40% más de peso que hace 4 décadas. La cerda necesita producir una cantidad adecuada de leche para sustentar el crecimiento de una descendencia superior y de mayor eficiencia.

Las exigencias nutricionales de la cerda están influenciadas fuertemente por la fase de la producción y el número de partos.

El manejo eficiente del conjunto de cerdas y la actualización continua del programa nutricional son necesarios para asegurar niveles altos de productividad y la rentabilidad del productor. El aditivo alimentario fitogénico ha demostrado ser beneficioso de forma constante para incrementar el consumo de alimento de las cerdas durante la lactancia y proporcionando un apoyo intestinal para prevenir el estrés oxidativo y reducir los procesos inflamatorios.

ASPECTOS ECONÓMICOS DE LA TASA DE RETENCIÓN Y EL CONSUMO DE ALIMENTO EN LA LACTANCIA

Para alcanzar una retención del 70% las cerdas jóvenes que llegan al ciclo reproductivo se deben mantener en el rebaño hasta por lo menos el 4to parto para optimizar la rentabilidad. Los parámetros de las cerdas se optimizan más tarde en su vida cuando alcanzan la máxima utilidad de la inversión (ROI) entre el 4to y el 7to parto (Figura 1). Sin embargo, en muchas unidades comerciales un 40-50% de las cerdas son separadas o sacrificadas antes que lleguen a su 3ro o 4to parto.

FIGURA 1. Impacto de la retención de las cerdas en el ROI. Ejes: ROI vs. Número de partos.
Fuente: Tomado de Pinilla y Lecznieski, 2010.

La retención de las cerdas está afectada por múltiples factores, incluyendo la genética, los programas nutricionales, desarrollo de las cerdas jóvenes y el estado de salud. Desde el punto de vista nutricional, la ingestión inadecuada de amino ácidos y/o energía durante la lactancia ha sido asociado con un intervalo del destete al periodo de celo prolongado, que con posteridad reduce el tamaño y peso de la camada en el destete junto con una tasa de retención inferior.

Las primeras dos semanas de la lactancia, es probable que sea separada del grupo antesdel primer parto. Un consumo insuficiente de alimento durante la lactancia se hace crítico especialmente para el parto en cerdas jóvenes si los nutrientes se priorizan para el uso en la producción de leche, reduciendo los nutrientes disponibles para el proceso de reproducción.

Los productos fitogénicos ejercen un impacto positivo en el consumo voluntario de alimento durante la lactancia. Además, existen evidencias que los fotogénicos tienen un efecto estabilizador en la digestión, proporcionando una mejor conversión alimenticia. Los datos que se presentan en la Figura 2 fueron obtenidos de un ensayo en los Estados Unidos. Se alimentó a las cerdas con una dieta basal con o sin Digestarom®, un aditivo alimentario fitogénico. Las cerdas alimentadas con Digestarom® consumieron regularmente más alimento si se comparan con un grupo control (P<0.01).

ESTRÉS OXIDATIVO EN LA CERDA Y EN EL FETO

Las recomendaciones nutricionales actuales sugieren que las cerdas pudieran beneficiarse con un programa alimenticio de dos etapas debido a la necesidad de consumir más amino ácidos durante la última fase de la gestación, basado en las modificaciones radicales en el aumento del tejido fetal. Pero los programas alimenticios actuales durante la gestación usan sólo una dieta única, sin que importe la fase de gestación y parto. Este hecho no proporciona suficientes nutrientes durante la última fase de la gestación para lograr un crecimiento fetal y mamario, provocando condiciones catabólicas en las cerdas.

FIGURA 2. Efectos de la inclusión en la dieta de aditivos fitogénicos en el consumo de alimento durante la lactancia en cerdas multíparas.
Fuente: BIOMIN, 2005.

Se pueden diseñar nuevos sistemas de albergue en las instalaciones que se creen para acomodar las variantes de alimentación en múltiples fases. Sin embargo, en las instalaciones existentes para la gestación en muchas granjas de los EEUU la alimentación con dos dietas no es practicable.

Las condiciones catabólicas aumentan la producción de las especies reactivas de oxígeno, causando un estrés oxidativo que está relacionado con una disminución de la disponibilidad de antioxidantes durante la última fase de gestación y lactancia. Entonces el estrés oxidativo comienza a normalizarse al final del periodo de lactancia. El daño oxidativo es un indicador fuerte de estado de salud y de bienestar de los animales en relación con su edad, con el estrés, la condición nutricional y de enfermedades. El incremento del estrés oxidativo es responsable de la reducción de la producción lechera, el rendimiento reproductivo y eventualmente de la longevidad de las cerdas.

FIGURA 3. Aumento de los genes diana de Nrf2 en las células intestinales. Fuente: Gessner et al., 2013.

Durante la gestación hay una alta demanda energética y un aumento de la necesidad de oxígeno, lo que también conduce a un estrés oxidativo caracterizado por producción en la placenta de especies reactivas de oxígeno incluyendo superóxido y peróxido de hidrógeno. La producción excesiva de radicales libres puede causar la oxidación de los lípidos y las proteínas así como perjudicar la función celular endotelial. El estrés oxidativo elevado puede alterar también la formación de placenta y esqueleto del feto.

EL PODER DE LAS PLANTAS

Los aditivos alimentarios fitogénicos brindan una gran capacidad antioxidativa. Las propiedades antioxidativas de algunas sustancias fitogénicas han sido atribuidas a los terpenos fenólicos de los aceites esenciales. Un importante elemento celular es el factor de transcripción Nrf2, uno de los principales mecanismos de defensa celular contra el estrés oxidativo y xenobiótico en el tracto intestinal. La activación de la ruta Nrf2 conduce a la inducción de genes responsables de la defensa celular contra las especies reactivas del oxígeno y la desintoxicación.

Las evaluaciones in vitro de los aditivos alimentarios fitogénicos dieron como resultado un aumento de los genes diana de Nrf2 en comparación con el grupo control (P<0.05) (Figura 3).

REDUCCIÓN DE LA INFLAMACIÓN Y PROTECCIÓN DEL INTESTINO

La adición regular de aditivos alimentarios fitogénicos mejora el rendimiento, no sólo por el aumento del factor de transcripción Nrf2 sino también por la acción profiláctica contra las reacciones inflamatorias en el tracto gastrointestinal al inhibir el factor NF-KB.

Los aditivos alimentarios fitogénicos reducen significativamente los niveles de mRNA de los genes diana NF-kB, IL-8, ICAM-1 y MCP-1, que inician y mantienen reacciones inflamatorias estimuladas por antígenos. Para incrementar el rendimiento de los cerdos mediante un mayor consumo de alimento y la eficiencia alimenticia los procesos inflamatorios subclínicos tienen que ser reducidos a fin de lograr un aumento de la disponibilidad de energía y nutrientes y que estén dirigidos en función del crecimiento en lugar de ser para los mecanismos de defensa.

Los aditivos alimentarios fitogénicos reducen la expresión genética del factor de transcripción NF-Kb y el marcador apoptótico TNFα de forma significativa en el íleon y yeyuno, respectivamente, durante la evaluación in vivo según Kroismayr et al., (2007, 2008) lo cual sugiere un mejor rendimiento zootécnico. Los datos presentados en la Figura 4 se obtuvieron en un ensayo en Alemania. Las cerdas fueron alimentadas con una dieta basal con o sin Digestarom®, un aditivo alimentario fitogénico. Las cerdas alimentadas con Digestarom® mostraron un recuento de células somáticas inferior comparado con el grupo control.

FIGURA 4. Efectos de la inclusión en la dieta de aditivos alimentarios fitogénicos en el recuento de células somáticas en las cerdas multíparas.
Fuente: BIOMIN, 2008.

CONCLUSIÓN

Un número creciente de reportes han confirmado que la adición en la dieta de los cerdos de aditivos alimentarios fitogénicos da por resultado un mejor rendimiento y más altos parámetros en la salud del animal. Cuando se suplementan las dietas con aditivos alimentarios fitogénicos hay un incremento voluntario en el consumo de alimento durante la lactancia y en la prevención del estrés intestinal al proporcionarse una capacidad antioxidativa evidente y una modulación de los procesos inflamatorios. Los aditivos fitogénicos han demostrado ser altamente eficaces para mejorar la nutrición de las cerdas y asegurar rentabilidad al productor.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Julio-Agosto 2015

Empresa Biomin