O.V. Vázquez M. J. Zárate D.
D.F. Arteaga P.
Departamento Técnico Norel México, México.
[email protected]

Cada vez hay más evidencia que el ácido butírico posee características funcionales interesantes que lo hacen “no sólo un ácido”. Además de su bien documentado efecto antibacterial, el butirato de sodio es conocido por estimular la producción de enzimas pancreáticas e incrementar la altura de microvellosidades intestinales.

El butirato también estimula la expresión de proteínas que refuerzan la unión entre enterocitos lo que reduce la permeabilidad intestinal, asimismo promueve la producción de péptidos de defensa del huésped; en conjunto estas propiedades reducen la aparición de diarreas y mejoran el desempeño productivo de los pollos.

Considerando los efectos positivos es importante resaltar que no todos los butiratos son iguales. En los últimos años, el mercado del ácido butírico se ha desarrollado a medida que se ha ido conociendo el beneficio de su uso en las diferentes especies, gracias a la constante investigación y producción de diferentes presentaciones que mejoran la eficacia del principio activo, tanto en animales como en manejo.

La primera generación de productos (sales sódicas y cálcicas) tiene como principal ventaja el alto contenido en ácido butírico pero sus principales inconvenientes son su fuerte y persistente olor; además puede tener problemas de apelmazamiento en presencia de humedad y, lo que es más importante, una vez ingerido, las sales de ácido butírico son rápidamente absorbidas por los enterocitos, con lo que su actividad queda limitada a los primeros tramos del tracto digestivo.

En la segunda generación de butiratos, también llamados butiratos encapsulados, se utiliza estearina de palma para recubrir el ingrediente activo. A pesar de que los problemas de olor y apelmazamiento están resueltos, con el uso de esta tecnología de encapsulación se obtiene un producto con bajo porcentaje en butirato sódico que requiere de altas dosis en alimento para alcanzar los niveles adecuados de principio activo en el animal.

Figura 1. Comparación en liberación de ácido butírico en el tiempo dependiendo de la protección física.

La tercera generación de butirato usa un proceso específico de encapsulación para proteger unos altos niveles de butirato sódico, evitando problemas de olor y permitiendo un efecto a lo largo del tracto gastrointestinal (desde el inicio hasta las secciones distales) actuando como promotor de crecimiento y reduciendo también los niveles de bacterias patógenas, especialmente Salmonella (Fernández- Rubio et al. 2009).

Sin embargo, la protección con grasas vegetales requiere de una efectiva actividad de la lipasa para la liberación de butirato sódico. Esto es especialmente un problema en animales jóvenes, en pollos la actividad óptima de la lipasa se alcanza entre los 7 y 14 d (Nitsan et al., 1991; Wahuni y Roxas, 2008), entonces las capas de grasa no se degradan fácilmente, siendo posible encontrar micro-gránulos de producto encapsulado intactos en las heces. Así pues la eficacia de tales productos, principalmente la segunda generación, puede ser cuestionada.

Con el objetivo de dar un paso adelante, nuestro departamento de I+D ha seguido sus investigaciones para producir una NUEVA PROTECCIÓN, que permita una fuente de ácido butírico más eficiente sin problemas de manejo. GUSTOR N’RGY, butirato sódico protegido con sales sódicas de ácidos grasos de palma, es la última adición a nuestro portafolio de productos diseñados para mejorar la salud y transformación. Para su desarrollo se consideraron los resultados de investigaciones recientes (i.e. Tancharoenrat et al., 2014) que han demostrado que en pollos de temprana edad (1 a 2 semanas), los ácidos grasos insaturados (oleico y linoleico) se digieren en mayor amplitud (90 a 94%) que los ácidos grasos saturados (palmítico y esteárico; 58 a 68%).

PRUEBAS DE VALIDACIÓN

In vitro

Fue llevado a cabo un test in vitro, presentado en International Production & Processing Expo 2014 (IPPE) en Atlanta, USA, con el objetivo de determinar la liberación de ácido butírico durante la digestión de los dos tipos de protección anteriormente estudiados, butirato sódico encapsulado con estearina de palma (SBE) y butirato sódico protegido con sal sódica de ácidos grasos de palma (GUSTOR N’RGY). El contenido de ácido butírico fue 25.54% en SBE y 56% en GUSTOR N’RGY. El test fue una adaptación del protocolo descrito por Boisen (1991), y los dos tratamientos fueron replicados dos veces. La evaluación in vitro reveló una mayor liberación gradual de butirato en GUSTOR N’RGY durante las 6 horas que duró el experimento, 511.7 g/kg; 91.38% vs SBE con liberación 193.8 g/kg; 75.88% (Figura 1).

In vivo

Se realizó un estudio de campo con el objetivo de evaluar el desempeño productivo de pollos alimentados con SBE o N ́RGY, bajo condiciones tecnificadas y uso de antibióticos promotores de crecimiento.

MATERIAL Y MÉTODOS

Este estudio se llevó a cabo en una granja comercial en el sureste de México con pollos de la raza Ross 308, con 9 casetas (3 hembras y 6 machos) de 43,504 aves en promedio para el grupo control, mientras que se usaron 7 casetas (2 hembras y 5 machos) de 30,295 aves en promedio para el grupo tratado con GUSTOR N ́RGY y 7 casetas (3 hembras y 4 machos) con 37,781 aves en promedio. Las casetas estaban equipadas con comederos y bebederos automáticos y clima controlado. La densidad fue 18 aves/m2.

Se evaluaron 3 tratamientos en el T1 se empleó la dieta basal, en el T2 se empleó el GUSTOR N ́RGY a dosis de 1.5 kg/ton del d 0 al 7, y 1 kg/ton del d 8 al 18. En el T3 el BSE se dosificó a 1 kg/ton del d 0 a 18; 0.5 kg/ton del d 19 a 30. Se manejó una dieta estándar para las estepas de: pre-inicio, inicio, desarrollo y engorda. Los ingredientes base fueron Maíz, Soya, Harina de Carne, Aceite de Soya y Aceite de Ave, Gluten de Maíz. Se emplearon enzimas fitasas, β-glucanasas y xilanasas así como promotores de crecimiento, MBD® y colistina, además de coccidiostatos en rotación, nicarbazina-narasina y lasolasid. Las variables productivas se midieron semanalmente hasta los 42 d.

Para el análisis de varianza de datos se consideró el efecto de tratamiento, semana, sexo y su interacción de primer orden. Cuando se detectaron diferencias, la separación de medias se realizó empleando la prueba de Tukey.

Figura 2. Efecto del tipo de protección (SBE-butirato sódico encapsulado con estearina hidrogenada de palma y N’RGY- butirato sódico protegido con sales sódicas de ácidos grasos de palma) en el peso (g) a los 42 días en machos y hembras de la raza Ross.

RESULTADOS

Como es ya conocido, los machos presentan un mejor (P<0.05) desempeño productivo que las hembras independientemente del tratamiento, sin embargo, dentro del sexo, la inclusión de GUSTOR N ́RGY mejoró (P<0.05) el peso final de machos a los 42 d (92 g), respecto al grupo Control, no obstante, en hembras sólo hubo una diferencia numérica de (16.5 g) (Figura 2). No se detectó diferencia (P>0.05) estadística entre N ́RGY y BSE, aunque hay una divergencia numérica en el peso de la hembra del grupo N ́RGY vs BSE de 67 g (Figura 2).

La conversión alimenticia en machos fue inferior (P<0.05) en el tratamiento N ́RGY vs Control y BSE en un 7.58% en promedio (Figura 3). En hembras no se detectó diferencia (P>0.05) entre tratamientos, aunque sí hay una tendencia (P=0.17) de menor conversión de 5.53% en N ́RGY vs Control.

Figura 3. Efecto del tipo de protección (SBE-butirato sódico encapsulado con estearina de palma hidrogenada) y N’RGY- butirato sódico protegido con ácidos grasos de palma) en la conversión alimenticia de machos y hembras de la raza Ross.

CONCLUSIONES

GUSTOR N’RGY presenta mejor efecto en parámetros productivos y mayor liberación gradual que SBE, lo que puede ser explicado por la diferencia en la digestión de la grasa. El butirato sódico en SBE (encapsulado con estearina de palma) es menos disponible para los pollos ya que su recubrimiento con grasa tiene que ser degradado por enzimas para liberar el ingrediente activo, lo cual es un problema en animales jóvenes. Sin embargo, el butirato sódico en GUSTOR N’RGY (protegido con sales sódicas de ácidos grasos de palma) es más disponible para los animales al ser liberado por hidrólisis ácida en el tracto gastrointestinal.

Artículo publicado en los Avicultores y su Entorno