PISA AGROPECUARIA
Depto. Técnico Línea Avícola
Correo: [email protected]

En la avicultura una de las piezas clave de una buena sanidad es la bioseguridad, por lo tanto el control de vectores debe ser una práctica básica en las granjas, ya que es fundamental para evitar la transmisión y propagación de enfermedades; asimismo la falta de bioseguridad en los núcleos productivos puede ser causa de graves pérdidas económicas en la industria o desastres socioeconómicos en las zonas productivas importantes del país, como la que se vivió con la Influenza Aviar.

Las moscas son vectores que se deben controlar en las granjas. La moscas son dípteros y encuentran las condiciones ideales para su reproducción en las granjas como lo son: materia orgánica en descomposición, charcas, gallinaza o pollinaza húmeda, basura, etc., por lo que es común encontrarlas en los núcleos de producción; la presencia de estos insectos representan un alto riesgo sanitario, ya que transmiten un gran número de enfermedades en las aves como: Newcastle, Influenza, Bronquitis, Laringotraqueitis y enfermedades bacterianas como: Colibacilosis, Pasteurelosis, Coriza Infecciosa, Micoplasmosis, Salmonelosis, entre las más importantes.

Las formas en las cuales las moscas pueden transmitir patógenos son:

A través de su superficie corporal (patas, partes bucales), ya que están cubiertas de espinas y cerdas, en las cuales el material contaminado puede ser atrapado y transportado.

Por regurgitación del alimento previo, ya que es común que una pequeña gota de la última alimentación sea vomitada sobre el substrato, puede ser una ruta importante de infección.

Por ingestión y defecación de patógenos como una de las vías más importantes de contaminación de un lugar a otro, ya que el agente infeccioso es protegido mientras se encuentra en el aparato digestivo del insecto y se mantiene por períodos de tiempo mayores.

Las moscas son un riesgo debido a que trasmiten enfermedades en las aves, contaminan con las heces: huevo, cajas, empaques, generan mala calidad del producto, contaminan el alimento y el agua de bebida; son vectores que pueden volar de una granja a otra, así como las moscas de una granja, pueden llegar fácilmente a zonas urbanas.

MEDIDAS PARA EL CONTROL

Antes de adaptar cualquier medida de control, es necesario realizar una evaluación y clasificar el grado de infestación en la explotación y así generar un plan de acción.
En las explotaciones se deben realizar manejos complementarios para el control de estos vectores como:

Evitar la humedad de las excretas: cuidar que los bebederos de todo tipo no tiren agua y mojen las excretas, ya que con esto hacemos el medio ideal para que la mosca se sienta atraída y oviposite, las excretas en descomposición liberan mayor cantidad de amoniaco y dióxido de carbono atrayentes de la mosca, sin olvidar los efectos negativos del amoniaco en el tracto respiratorio de las aves. Un manejo fundamental en las granjas de gallina, es la extracción de las charcas de gallinaza, sitios donde la mosca llega a ovopositar y formar una gran cantidad de larvas.

Compostar las excretas: está demostrado que es el método más efectivo para eliminar bacterias patógenas y virus, la temperatura que se tiene en una composta oscila entre los 55 a los 65°C, esto es clave, ya que las larvas difícilmente sobreviven a estas temperaturas, con este manejo reducimos significativamente el desarrollo de las moscas y el número de huevecillos.

Supervisión y manejo de las fosas de mortalidad, así como de todos los desechos: los cadáveres sin duda son un riesgo, las larvas de moscas son carroñeras por excelencia, por lo que las fosas tienen que estar bien tapadas y encaladas, también se puede compostar la mortalidad. En las granjas de gallina en producción, normalmente se generan desechos de huevo, de igual forma son muy atractivos para la mosca, se recomienda usar contenedores con tapadera, mejorar el manejo de estos desechos y su eliminación, ya sea en fosa o composta.

MÉTODOS QUÍMICOS PARA EL CONTROL DE LA MOSCA.

Las moscas presentan una metamorfosis completa en 21 a 32 días, su ciclo de vida es muy dinámico y se desarrolla de la siguiente manera: huevecillos, larva estadio I, larva estadio II, larva estadio III, pupa y mosca adulta. Es muy importante conocer el ciclo de vida de la mosca, ya que con esto sabremos qué estrategia integral usaremos para el control de la mosca

ESTADIOS LARVARIOS

Eliminar las larvas garantiza la reducción del número de moscas adultas, para lograr esto, se recomienda el uso de insecticidas reguladores del crecimiento, como Zirolarv® (ciromazina al 52.5%) una dosis de 80 g en 20 litros de agua genera un rendimiento de 80 m2, la ciromazina es un activo especializado para evitar los cambios en los estadios larvarios, por la inhibición de la síntesis de la quinina, la cual es la precursora en la formación de nuevos exoesqueletos, ejemplo del estadio III a pupa.

CONTROL DE LA MOSCA ADULTA

La aplicación de insecticidas de amplio espectro como Sinataq® CE que contiene cipermetrina 21.12% y butóxido de piperonilo 7%, en presentación de concentrado emulsionable que permite que las moléculas del ingrediente activo se encuentren en su totalidad disponibles para penetrar de inmediato en los insectos. Los intervalos de aplicación podrán ser de 7 a 15 días en temporada de alta incidencia de moscas también es sumamente efectivo contra insectos como cucarachas y tijerillas, en general contra insectos rastreros.

En casos donde existan poblaciones de insectos o moscas resistentes a los piretroides se recomienda aplicar productos de larga residualidad insecticida en las instalaciones, con un enfoque estratégico para puntos clave, donde los insectos concurren cotidia namente. Sinataq® 40 (cipermetrina HI-CIS 40%) en dosis de 2.5 g por litro de agua, contiene entre sus componentes N-octil bicicloheptano dicarboximida (inhibe la detoxificación microsomal del insecticida aumentando al máximo su toxicidad) y el butóxido de piperonilo es un inhibidor de oxidasas y esterasas, enzimas encargadas de degradar los piretroides, para que el insecto no sufra toxicidad por dicho activo.

Totenfli® (imidacloprid 1%) Insecticida en cebo granulado con un potente atrayente, la feromona Z-9 tricosene: atrayente sexual usado por excelencia para la atracción de moscas, ya que es la hormona

que dicta instrucciones a la mosca hembra sobre el lugar correcto en donde debe ovopositar, atrayéndola de manera efectiva. Este producto reduce el riesgo de resistencia a insecticidas, debido a que en presentación cebo, el insecto consume el total de la dosis letal, en comparación con la aplicación de productos por contacto; Totenfli® podrá aplicarse por el método de pintura con el cual se puede obtener una mayor permanencia en los puntos críticos de control.

Siempre es necesario para maximizar el control de la mosca, el uso en conjunto un larvicida y productos efectivos para la eliminación de mosca adulta.

FIGURA 1. Productos de PiSA Agropecuaria especializados para el control de la mosca.

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno Agosto-Septiembre 2016