MC. EZEQUIEL ROSALES.
Sistemas en Zootecnia S.A de C.V.
Email: [email protected] mailto:[email protected]

Ponencia presentada durante el Congreso AVECAO 2018. Autorizada por el autor para su publicación.

INTRODUCCIÓN

La selección genética en las diferentes estirpes ha sido la base en las últimas décadas de lograr mayores picos y persistencia en la producción de huevo, en los últimos años las compañías genéticas se han preocupado por desarrollar gallinas con curvas de producción de huevos hasta las 90 semanas sin necesidad de ser mudadas, lo cual todavía es discutido si esto es lo más rentable debido en parte a la preocupación del avicultor a la cantidad y calidad de huevos vendibles por gallina encasetada así como la conversión alimenticia después de las 80 semanas de edad de las aves.

Tener parvadas exitosas con ciclos largos inicia con el buen desarrollo de nuestras pollas en el periodo de crianza, debemos lograr parvadas con buena estructura ósea que permita por un lado almacenar suficientes niveles de calcio-fósforo al momento de la madurez sexual y por otro lado, buena estructura para el desarrollo del tejido muscular el cual será importante para sostener altos picos y persistencia en la curva de producción. Parvadas que están bajas de peso a 6 semanas de edad es muy probable que tengan pobre desarrollo de la pechuga lo cual impactará negativamente en su productividad sobre todo la persistencia en la producción (Hy line International 2013).

La ponedora comercial blanca moderna actualmente es capaz de producir 420- 426 huevos/ave alojada en un ciclo de 72 semanas de producción (de 18 a 90 semanas de edad) con 26.0 kg de huevo y un pico de producción de 96-97%.

Si los avicultores desean asegurar que sus lotes tengan una producción de huevo eficiente y rentable deben dar énfasis al manejo, salud y nutrición de sus parvadas en crianza. Probablemente, el criterio utilizado más frecuentemente para obtener una pollita de buena calidad es el peso por edad, pero otros datos como la uniformidad en el peso, el desarrollo esquelético y la inmunidad a enfermedades también deben tomarse en cuenta.

Es un hecho de que la mayoría de las estirpes Leghorn (blancas) y Brown han cambiado sobre los últimos 10-15 años y de esto se deriva de que el manejo nutricional está llegando a ser más crítico para obtener una polla con el peso adecuado, en esencia estos cambios están relacionados con la edad a la madurez sexual.

¿QUÉ ES UN PUNTO CRÍTICO?

Momento o situación difícil y comprometida en la que es preciso hacer algo para que se produzca una inflexión necesaria en el desarrollo de los acontecimientos. De acuerdo al contexto la expresión puede referirse a distintas cuestiones, por ejemplo hablando de una empresa: “estamos llegando a un punto crítico y si no recibimos apoyo de los inversores vamos a tener que cerrar la empresa”.

CUADRO 1. Respuesta productiva de gallinas Lohmann
de 19 a 78 semanas de edad con dos pesos iniciales de producción.

Peso inicial
18 sem

Normal
1.26 kg

Retrasadas
1.180 kg

Producción promedio, %

86.3

84.6

Peso promedio de huevo, g

61.8

62.0

Conversión acumulada

2.02

2.06

Número de huevos GA

357.2

352.7

Kg de huevo GA

22.33

22.06

Mortalidad acumulada, %

9.14

8.8

Aplicado a la nutrición y manejo de las gallinas los puntos críticos son todos aquellos periodos y factores que van a limitar el buen desempeño productivo y rentable de las parvadas para el productor por lo que es necesario identificarlos y tratar de controlarlos de una manera oportuna, los puntos críticos tienen que detectarse desde la crianza de la polla ya que éstos tendrán una fuerte influencia en la ponedora futura.

Vamos a revisar 4 aspectos críticos en la nutrición de la gallina:

  1. Peso corporal y uniformidad al iniciar la producción de huevo.
  2. Ingesta de nutrientes en el primer periodo de producción.
  3. Manejo de fases de alimentos en la ponedora moderna.
  4. Calcio (Ca) y Fósforo (P) y su relación con la calidad del cascarón.

1. Peso corporal y uniformidad a las 18 semanas

Este es el momento clave para el inicio de producción, pobre uniformidad está asociada con variaciones en el grado de madurez sexual de las gallinas donde aquellas con bajo peso se retardarán en la producción de huevo y las que están con sobrepeso iniciarán más temprano. Antes del 3-5% de producción debemos realizar una buena selección ya que los perfiles nutricionales van enfocado a cubrir las necesidades del 90% de la población si la parvada está desuniforme las ingestas de nutrientes serán desuniforme por la variación en los consumos (aves pequeñas consumirán menos alimento). Si nosotros separamos las aves más pequeñas o retrasadas podemos eliminarlas o darles un manejo especial nutricionalmente hablando, de manera práctica se puede administrar unos 3 g de soya integral/pollona, si no se tiene soya integral se puede emplear unos 3 g de pasta de soya o gluten de maíz. El manejo proveído a las parvadas antes del inicio de la producción puede repercutir en la diferencia de 6-10 huevos más/ave a través de un ciclo de 62 semanas en producción.

Gráfico 1. Curva de producción de huevo de dos lotes con diferentes pesos corporales al iniciar la producción de huevo (19-78 semanas de edad).

Parvadas con alta uniformidad van alcanzar más rápido y mayores picos de producción que aquellas con baja uniformidad. Las gallinas con sobrepeso producirán menos huevos y con alto porcentaje de huevos doble yema. Parvadas desuniformes producirán desuniformidad en el peso del huevo durante su ciclo productivo. Las parvadas más uniformes tendrán mayor producción de huevo durante las primeras 10 semanas de postura y esto hará la diferencia en el ciclo productivo vs las desuniformes. Para evaluar este efecto se realizó un trabajo de campo en la granja de Campo Huevo de Occidente S de RL seleccionando 1000 gallinas de 18 semanas de edad con peso corporal bajo y 2160 gallinas con peso casi en el estándar, los resultados en 59 semanas de producción se muestran en el cuadro 1 y en la gráfica 1.

2. Ingesta de nutrientes en el primer periodo de producción

La ponedora moderna tiene mayores requerimientos de nutrientes debido a una mayor y sostenida tasa de producción, el desgaste metabólico que sufre durante el ciclo productivo obliga a tener una nutrición más precisa para evitar pérdidas de producción, reducción del peso corporal y de huevo. Otro factor que debemos tomar en cuenta al momento de la formulación será la estirpe de gallina que estamos nutriendo ya que hay diferencias entre ellas, sobre todo en los consumos de alimento, peso de huevo y curva de producción, quizás el requerimiento neto de nutrientes no varíe mucho entre ellas pero los aportes en las raciones variarán de acuerdo al consumo de alimento.

GRÁFICO 2. Periodo de producción y puntos importantes en cada uno.

En el gráfico 2 podemos observar que el ciclo de producción lo dividimos en 3 periodos, el primero de 18 a 35 semanas, el segundo de 36 a 60 semanas, y el tercero más de 60 semanas. El primer periodo lo considero la fase crítica debido a que la gallina sigue creciendo, sucede el desarrollo del aparato reproductor y se enfrenta la gallina al mayor estrés de la fase productiva, en este periodo es muy importante la ingesta de aminoácidos, vitaminas, minerales traza y energía para evitar pérdidas de peso corporal y falta de un buen pico de postura. El segundo periodo es el de mayor exigencia de aminoácidos debido a la mayor producción de masa de huevo, el consumo de energía cobra importancia para mantener una buena persistencia en la curva de producción, si requerimos controlar el peso del huevo y peso corporal es aquí donde debemos iniciar (35-40 semanas).

En la gráfica 3 podemos observar el comportamientos de dos líneas blancas en producción y consumo de alimento hablando de la estirpe A que puede ser una Hy Line W36, la producción de huevo inicia muy rápido con incrementos de 10-15 puntos porcentuales/ sem., mientras el consumo de alimento es muy lento, así tenemos que de 18 a 22 semanas la producción sube 85% mientras el consumo de alimento solo un 37% entrando en un balance negativo, es decir produce más de lo que consume, entonces requerimos raciones concentradas que permitan el crecimiento de la gallina e incrementos fuerte en la producción de huevo, en caso de la estirpe B el impacto es un poco menor ya que el incremento en el consumo es más rápido.

GRÁFICO 3. Diferencias en curva de producción y consumos de alimentos entre dos estirpes.

3. Manejo de las fases de alimentos

La formulación de diferentes fases de alimento según la edad y producción de las gallinas es algo común en nuestros días. En base a la tasa sostenida de producción la ponedora moderna no requiere tantos cambios de alimentos sobre todo en aquellas parvadas donde se tiene dificultad para alcanzar un buen peso del huevo sin embargo es necesario realizarlas para aportar las cantidades adecuadas de calcio y fósforo y no tener problemas con la calidad del cascarón. La mayoría de las empresas usan entre 4 y 6 fases de alimento sin embargo pueden emplear más fases para tener una nutrición más precisa y mayores ahorros económicos al evitar excesos de nutrientes conforme la curva de producción declina.

La alimentación por fases básicamente tiene las siguientes ventajas: después del pico de producción el costo de la siguiente fase se reduce, ajustamos los niveles de calcio y fósforo en las raciones lo cual nos ayuda a mantener buena calidad de cascarón, control del peso corporal y manejo más eficiente del peso del huevo. Entre más fases de alimento se puedan usar en el periodo de producción, la formulación será más precisa para obtener las ventajas anteriormente mencionadas y menor el impacto en la productividad de las aves al realizar los cambios de alimento.

CUADRO 2. Sugerencias nutricionales según la edad y producción en ponedoras.

Arranque

Fase 1

Fase 2

Fase 3

Fase 4

Fase 5

Edad de la parvada

sem

17+30

31-40

41-50

51-60

61-75

76-90

Producción de huevo

%

0.94

0.96

0.94

0.92

0.87

0.81

Energía metabolizable

Mca/kg

2.879

2.856

2.833

2.824

2.815

2.815

Proteína

%

18.2%

17.8%

16.9%

16.7%

16.2%

15.7%

Lisina digestible

%

0.795

0.775

0.749

0.745

0.716

0.672

Met+Cis, dig

%

0.715

0.698

0.674

0.671

0.645

0.605

Calcio

%

4.0%

4.1%

4.2%

4.3%

4.4%

4.4%

Fósforo disponible

%

0.480

0.430

0.390

0.370

0.352

0.330

La estimación de los aportes de nutrimentos en el 1er periodo están basados en la semana 26 de edad, la gallina sigue incrementando su consumo, su masa de huevo, su producción y peso corporal.

Existen distintos programas de alimentación que se pueden aplicar desde aquellos que consisten en 3, 4, 5, 6, 7 o hasta 10 fases, estos dependerán de la disponibilidad de la planta de alimentos y de la capacidad de silos de almacenamiento a nivel de la granja. En los programas de 3 fases la reducción de los nutrimentos de una fase a otra puede ser más agresivos representando un riesgo de bajas en la producción cuando se administra la fase siguiente y en muchas ocasiones esto ha limitado en las empresas que los cambios de fase se realicen en tiempo con la consecuencia de incrementar los costos de alimentación.

Cuando se formulan las diferentes fases de alimento se necesita tomar en cuenta la producción de las gallinas, el consumo de alimento, el peso corporal, la edad de las gallinas, el peso del huevo y las condiciones ambientales que están enfrentando las aves de esta forma deberíamos tener alimentos para casetas de ambiente controlado y para casetas abiertas convencionales. Los programas más convenientes y prácticos en el periodo de producción son aquellos que consisten entre 5 y 6 fases de alimentos. El periodo más crítico con el manejo de las fases de alimentos es antes de llegar al pico de producción (de 17 a 32 semanas) debido a que los consumos van de 80 g a 105 g/gallina/día por lo que los nutrimentos deben ser ajustados con cuidado para no caer en excesos o deficiencias en este periodo crítico, aunado a que los costos de estos alimentos son altos.

4. Calcio (Ca) y Fósforo (P) y su relación con la calidad del cascarón al final del ciclo productivo

El calcio y fósforo son minerales importantes para el desarrollo del esqueleto y la formación del cascarón. En las ponedoras modernas es muy importante el suplementar mayores niveles de Ca 10-12 días antes de la puesta del primer huevo (Ración de prepostura,16-18 sem), la razón es por el inicio del desarrollo del hueso medular (normalmente sucede 12 días antes del inicio de la producción) el cual servirá de reservorio de Ca durante el ciclo de producción. Al iniciar la producción de huevo las aves deben de consumir la primera fase de alimento de postura ya que en las gallinas modernas la producción puede ir de 0 a 50% en 7 días y si están con alimento de pre postura o desarrollo entrarán en un balance negativo de Ca impactando negativamente la calidad del cascarón al inicio y durante todo el ciclo productivo aun si son administrados los niveles correctos de Ca en la ración debido en parte a la pérdida de hueso estructural, otra afección es que la mortalidad será mayor por problemas de fatiga de jaula (Roland & Briant, 2002). El segundo nutriente más importante que afecta la calidad del cascarón es el P, ya sea excesos o deficiencias en las raciones.

El cascarón contiene muy poquito fósforo y su relación es de 1:100 vs Ca pero este elemento interactúa con el Ca para la formación del esqueleto y se almacena casi en su totalidad como fosfato de calcio, cuando el Ca es utilizado para la formación del cascarón el P también es liberado al torrente sanguíneo y si nosotros administramos raciones altas en P este se acumula en sangre teniendo un impacto negativo en el cascarón, no se sabe si el mecanismo de acción del P es porque interfiere con la movilización del fosfato de Ca del hueso o por un efecto directo sobre la formación del cascarón.

En las aves domésticas cada cascarón de huevo contiene 2.3 g de calcio (Ca), equivalente a cerca del 10% del Ca total del cuerpo de la gallina (Etches, 1987). Las estirpes modernas pueden producir hasta 426 huevos en un ciclo de 72 semanas y este nivel de producción requiere que una gallina secrete una cantidad de Ca en forma de cascarón, equivalente a más de 20 veces del total del Ca corporal, por lo tanto con la introducción de las nuevas genéticas los requerimientos de Ca y P necesitan ser evaluados constantemente.

TABLA 3.

Tamaño huevo g

Calcio huevo g

Utilización
calcio %

Ca requerimiento
g/gallina/día

45

1.75

60

2.9

50

2.0

57

3.5

56

2.2

55

4.0

60

2.4

53

4.5

64

2.7

50

5.4

70

2.9

47

6.1

Calcio, fósforo y vitamina D3 son los 3 nutrimentos más importantes en la formación del hueso y cascarón. Resultados de campo en gallinas de postura han mostrado que una óptima conformación de la estructura ósea al momento de la foto estimulación puede ser más importante para una buena producción de huevo que tan solo la obtención del peso corporal objetivo.

Los huesos de las aves están formados por hueso cortical, hueso trabecular y hueso medular. El hueso cortical es el hueso duro, compacto y denso, formando la parte exterior y dando la resistencia al hueso, particularmente los huesos largos de las piernas y alas. El hueso trabecular es la estructura interna de soporte de los huesos largos(9).

El descenso en la cantidad del hueso cortical y trabecular (hueso estructural) es debido a la destrucción de éstos para proveer a la gallina de Ca para la formación del cascarón, es muy importante en la gallina de ciclo largo evitar la pérdida del hueso estructural porque éste es muy difícil recuperarlo.

FUENTES DE CALCIO DURANTE LA PRODUCCIÓN DE HUEVO

La única fuente inmediata de Ca para la formación del cascarón proviene de la absorción intestinal y de las reservas del esqueleto (mayormente hueso medular). Cerca del 60-75% del Ca en el cascarón proviene de la ración, el restante 25-40% se obtiene del esqueleto. La relación del Ca de la dieta y del esqueleto va a depender probablemente sobre un gran número de factores incluyendo el consumo de Ca, diferencias en especies (básicamente número de huevos puesto por periodo sin
ausa de producción) y el tiempo del día en que ocurre la ovoposición.

En la gallina doméstica gran parte del cascarón es formado durante la noche cuando casi no hay ingestión de alimento. En este caso la gallina se encuentra en un balance negativo de Ca con una fuerte dependencia en la movilización del Ca proveniente del hueso(7). El proceso de remover el calcio de los huesos se realiza en gran parte bajo el control del fósforo sanguíneo; por lo tanto a medida que el ave remueve el calcio de los huesos para la formación de la cáscara el fósforo también es removido, como no existe gran demanda del fósforo removido, éste se empieza a acumular en la sangre y por ende cesa la remoción del calcio, cuando esto sucede se pueden presentar problemas con la calidad del cascarón y con huesos frágiles, por eso es muy importante el controlar cuidadosamente la cantidad de fósforo en las raciones de ponedoras.

REQUERIMIENTOS DE CALCIO Y FÓSFORO

TABLA 15. Requerimientos de Ca y P para gallinas con mayor peso de huevo.

Fase de alimento

Requerimiento de Ca,
g-ave-día o %

P disponible,
mg-ave-día o %

16-18 sem

2.75%

0.48%

Pre-pico 30%

3.7g

480mg

Postura

Pre-pico 50%

4.0g

500mg

90%

4.1g

460mg

87%

4.2g

440mg

82%

4.25g

430mg

78%

4.30g

410mg

72%

4.35g

390mg

70%

4.40g

370mg

Los requerimientos de calcio y fósforo son críticos desde la pre postura hasta después del pico de producción debido a la alta demanda de calcio y por consiguiente también del P, después de las 40 semanas la demanda también es alta debido a una reducción de calcio del esqueleto y la mala absorción del mismo. Suplementación adecuada de calcio es esencial para optimizar todas las variables productivas (producción, peso de huevo, masa de huevo y resistencia del cascarón). Los niveles de calcio marginales reducirán la producción y la resistencia de la cáscara de los huevos.

Los requerimientos de Ca dependen de la tasa de producción, del tamaño del huevo y de la absorción de Ca (Tabla 3 ). Considerando que la gallina todavía sigue creciendo después de alcanzar la madurez sexual, el requerimiento de Ca no solo es para la formación del huevo sino también para incrementar la masa del esqueleto requiriendo adicionalmente 0.2 g más/día para este fin. Hay que proveer al inicio de la postura un 40% en partícula grande (3-5 mm) y al final de la postura (más de 50 semanas) un 60%.

En la práctica un consumo de calcio de aproximadamente 4.1 g/día durante la producción máxima y aproximadamente 4.5-4.6 g durante las últimas fases de producción es generalmente satisfactoria. Si en gallinas viejas la cáscara del huevo se convierte en anormalmente delgada, aumente el consumo de calcio a más de lo recomendado hasta un máximo de 4.8 g/ave/día.

Con respecto al fósforo niveles deficientes o excesivos van afectar adversamente la producción de huevo, la calidad del cascarón y la resistencia del esqueleto. De acuerdo a las sugerencias de Roland en estirpes blancas entre 428 y 450 mg/ave/día de fósforo disponible al pico de producción son adecuados (hasta las 35 semanas de edad), ingesta de 400 mg/ave/día entre la 36 y 52 semanas de edad después de las 53 semanas hasta el momento que se envíen al rastro 300 mg/ave/día son suficientes(6).

Otras sugerencias de Ca y P hechas por Coehlo en el 2003(7) son mostradas en la tabla 4.

CONCLUSIONES:

La ponedora moderna con ciclos largos tiene una capacidad muy alta de producción de huevo por lo que es importante proveer los nutrientes necesarios en tiempo y forma para evitar descensos bruscos de producción y problemas metabólicos. Hoy sin duda la calidad del cascarón y la integridad del esqueleto es uno de los puntos críticos más importante que debemos de cuidar desde el inicio de la producción hasta finalizar su ciclo con el aporte adecuado de Ca y P, hay que tener mucho cuidado con los excesos de fósforo porque además de ser el tercer nutrimento más costoso en las raciones tiene un impacto negativo en la resistencia del cascarón cuando se administran niveles más altos del requerimiento.

Literatura citada

  • Growing Management of Commercial Pullets. Technical update.Hy Line International. 2013
  • Weldon Michael, Pullet Rearing Practices That Maximize Layer Performance and Profits. 2010. Nutrition line. Diamond V.
  • Alex Oderkirk. Pullet Development: Control Egg Size. Perennia report 2013.
  • Sambeek Van F. Longer production cycles from a genetic perspective. Hendrix Genetics company. 2010.
  • Managing the Hy Line W36 commercial layer in a single lay cycle. Hy Line International.,2013.
  • Roland, D. A., and Mary Bryant., 2002. Nutrition and feeding for optimum egg shell quality. Poultry Science Department., Auburn University, AL 36849-5416.
  • M.B. Coelho. 2003. Calcium and Phosphorus metabolism and requirement involved in bone and Shell quality of early maturing commercial layers
  • Etches, R.J. (1987). Calcium logistics in the laying hen. Journal of Nutrition, 117, 619-628

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno Febrero-Marzo 2019