Portada Entorno avícola Administración de la Granja Avícola La Influencia de la Iluminación en Reproductoras de Pollos de Engorde

La Influencia de la Iluminación en Reproductoras de Pollos de Engorde

0
La importancia de una buena iluminación disfruta de un reconocimiento cada vez mayor, lo cual, en nuestra opinión, está muy justificado

Sección Iluminando sus Utilidades VII.

La importancia de una buena iluminación disfruta de un reconocimiento cada vez mayor, lo cual, en nuestra opinión, está muy justificado. Un clima lumínico óptimo tiene una gran influencia en el bienestar y el rendimiento de las aves reproductoras de engorde.

Después de la cría, la vida reproductiva de las aves reproductoras de engorde se divide en tres fases principales La primera etapa, la fase de maduración sexual, comienza con la fotoestimulación y dura hasta la puesta del primer huevo. La segunda fase comienza cuando las aves alcanzan la madurez sexual y termina en el momento de máxima producción. La tercera y última fase comienza en el momento de máxima producción y dura hasta el final de la puesta. La eficiencia de producción en cada una de estas etapas depende en su mayoría de diversos factores clave, uno de los cuales es la gestión de la luz.

LA VISIÓN DE LAS AVES DE CORRAL

Los ojos de las aves de corral son relativamente grandes en comparación con el ojo humano. La posición lateral de los ojos en la cabeza de las aves provoca que tengan un campo de visión binocular pequeño y una visión monocular amplia. En general, las aves no son miopes ni padecen de hipermetropía. Esto significa que pueden enfocar la vista de cerca y de lejos al mismo tiempo, de esta manera pueden mantenerse alerta mientras se alimentan. El espectro de visión de las aves de corral también difiere del de los humanos. Cada especie tiene su espectro de visión específico: por lo que la percepción varía en cada especie.

Figura 1: La manera en que las aves de corral perciben la luz

FOTORRECEPCIÓN

Las aves reproductoras de engorde reciben la luz a través de los ojos, lo que afecta los fotorreceptores de la retina. La luz que penetra por los ojos afecta al comportamiento y los procesos internos.

Además, la luz pasa a través del cráneo para llegar a los fotorreceptores del hipotálamo, la glándula pineal, la zona preóptica y el núcleo septal lateral. La luz que llega a estos fotorreceptores en las estructuras encefálicas profundas afecta a los procesos biológicos de las aves reproductoras de engorde.

Asimismo, la luz regula el reloj biológico y la glándula pituitaria, a su vez, influye en la regulación de las hormonas del crecimiento y el metabolismo de las aves reproductoras de engorde a través de las glándulas tiroideas.

FOTOESTIMULACIÓN

Las aves reproductoras de engorde siguen estando estrechamente relacionadas con los ciclos de la naturaleza, lo que significa que son reproductores estacionales. Los reproductores estacionales son incubados en un estado refractario (fotorrefracción juvenil). La fotorrefracción consiste en la incapacidad de respuesta a fotoperiodos o cambios en éstos. En la naturaleza, esto evita que las aves reproductoras de engorde comiencen su actividad sexual durante su primer año de vida. Esto significa que los programas de iluminación deberán ajustarse para evitarlo y para lograr una estimulación sexual apropiada de las aves.

Figura 2: Luz blanca LED cálida y picos espectrales humanos y de las aves.

Es importante ajustar los programas de iluminación y la intensidad durante las diferentes etapas de la vida de las aves reproductoras de engorde. Se recomienda encarecidamente el uso de altas intensidades de luz y fotoperiodos largos durante los primeros días en la nueva nave, ya sea para cría o para producción, esto permite a los pollos explorar este nuevo ambiente y encontrar el alimento y el agua más fácilmente. Después de este proceso, lo mejor es atenuar ligeramente los niveles de luxes y los fotoperiodos. Aun así, los niveles de luxes deberán mantenerse altos para estimular que las aves se muevan dentro de la nave y para impedir la puesta de huevos en el suelo. Esto no es necesario en los sistemas de alojamiento en jaula, ya que en ese caso no es importante estimular el movimiento de las aves y la puesta de los huevos en el suelo no representa un problema.

Los diversos aspectos de la iluminación tienen varias consecuencias para las aves reproductoras de engorde. Los aspectos más importantes son la distribución y el espectro de luz, la regulación y el parpadeo.

DISTRIBUCIÓN DE LA LUZ

La distribución de la luz es un aspecto importante en todas las fases de vida de un ave reproductora de engorde.

Durante el periodo de cría, la luz uniforme asegurará el crecimiento uniforme de las aves. Por consiguiente, la estimulación sexual de las aves se producirá de manera simultánea cuando éstas sean llevadas a las casetas de producción. Esto significa que también habrá uniformidad en la edad de la primera puesta.

Los distintos tipos de sistemas de alojamiento tienen diferentes necesidades de luminación durante la fase de producción, lo cual explica la importancia de contar con un plan de iluminación personalizado.

Figura 3: Iluminación con parpadeo frente a iluminación sin parpadeo.

Figura 3: Iluminación con parpadeo frente a iluminación sin parpadeo.

ESPECTRO DE LUZ

Es importante utilizar un espectro de luz amplio dentro de las naves avícolas. Cada color del espectro tiene características e influencias particulares en el bienestar y en el rendimiento de las aves. En los criaderos para aves reproductoras de engorde es fundamental utilizar luz cálida blanca con un espectro de luz amplio. Un clima lumínico óptimo tiene una gran influencia en el bienestar y el rendimiento de las aves reproductoras de engorde.

REGULACIÓN

Las lámparas de regulación uniforme 100-0% son imprescindibles. En la naturaleza, el amanecer y el atardecer determinan los ritmos del día y la noche de las aves reproductoras de engorde. Al atardecer, las aves llenan sus buches antes de echarse para pasar la noche. Es importante que el equipo de iluminación tenga la capacidad de simular el amanecer y especialmente el atardecer como en la naturaleza. Si el atardecer es simulado naturalmente, las aves reproductoras de engorde se instalarán más cómodamente durante la noche. Si las lámparas se apagan de manera repentina, las aves pueden asustarse, aumentando sus niveles de estrés.

PARPADEO

El parpadeo fotométrico, o flicker, es el cambio (rápido) de la potencia luminosa de una lámpara. El parpadeo es un factor importante de estrés para los pollos, por lo tanto, también para las aves reproductoras de engorde. Por lo tanto, es fundamental utilizar un sistema de iluminación totalmente libre de parpadeos. Los pollos vivían originalmente en la jungla, donde eran animales de presa, por lo que debían estar siempre alerta. Se sospecha que el cambio rápido en la emisión de luz de una lámpara (parpadeo) hace que las aves crean que un ave depredadora planea sobre ellas, lo cual se percibe como una posible amenaza. Una amenaza potencial aumenta significativamente los niveles de estrés.

CONCLUSIONES

Una buena iluminación es de vital importancia en las naves avícolas de reproductoras de engorde. Se pueden influir positivamente algunos factores como la estimulación sexual, la uniformidad y la gestión del estrés, entre otros, creando un clima de luz óptimo. Asegúrese de elegir una solución, un programa y un plan de iluminación que cumplan con los criterios específicos de la nave avícola y de las aves para incrementar el bienestar y el rendimiento de los animales.

Póngase en contacto con nosotros para obtener un plan de iluminación personalizado o para obtener más información sobre nuestros productos. www.hato.lighting

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno Febrero-Marzo 2019

SIN COMENTARIOS