Adrián Ramírez.
Asesor Técnico Vetanco México,
[email protected]

Carlos Oliveira.
Gerente Técnico Vetanco México.

INTRODUCCIÓN

Los metabolitos secundarios de algunas cepas de hongos contaminantes de granos pueden causar pérdidas económicas en todos los niveles de producción, teniendo efectos tóxicos al ser ingeridos por los animales aún en niveles bajos de concentración ya que se plantea un mayor riesgo de efecto tóxico aditivo y sinérgico con la presencia múltiple de micotoxinas(1). Se sabe que las micotoxinas son hepatotóxicas, neurotóxicas, carcinógenas, estrogénicas e inmunosupresoras. Por lo que es preponderante evaluar rutinariamente su presencia no sólo en los ingredientes sino también en el alimento terminado por posteriores crecimientos fúngicos tanto en el proceso de almacenamiento, en la planta forrajera, así como en el transporte al importante destino final; el comedero de los animales.

“Es importante realizar un buen muestreo y conocer la frecuencia de los análisis a efectuar”

MATERIAL Y MÉTODO

Fueron analizadas un total de 236 muestras de alimento tanto para aves como para cerdos siendo dominante el alimento a base de maíz blanco, consecutivamente el maíz amarillo, sorgo, soya, canola, trigo, salvado de Maíz y salvado de trigo, las cuales fueron recolectadas del Norte, Centro y Sur de México, y monitoreadas para micotoxinas en un periodo de 17 meses iniciando en enero del 2016 hasta mayo del 2017 (Fig. 1).

Las micotoxinas analizadas fueron Aflatoxina (Afla), Fumonisina (Fumo), Deoxynivalenol (Don), T2, Ocratoxina (Ocra) y Zearalenona (Zen) utilizando para dicha metodología de monitoreo un ensayo inmunocromatográfico de flujo lateral, facilitando la obtención rápida de los resultados y con la posibilidad de realizar el análisis in situ.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN.

Del total de muestras analizadas en ambos periodos, las muestras de alimento terminado en harina representaron el 73.73%, siguiendo las materias primas con 24.15% y el alimento paletizado con 2.12% (Fig. 2). Las muestras analizadas en el periodo 2016 a base de maíz blanco representaron el 84.6%, maíz amarillo el 5% y sorgo 5% del total de muestras mientras que para el periodo transcurrido del 2017 estas materias primas representaron el 77%, 10% y 3% de las muestras, respectivamente. Observándo- se un crecimiento considerable en la presencia de maíz amarillo.

De las muestras analizadas en todo el periodo de monitoreo, el 77.25% resultaron positivas para varias micotoxinas, de ellas la mayor contaminación media en todo el periodo fue por Afla (50.42%), siguiéndole Fumo (26.27%) y Zen (26.27%) (Fig. 3).

La prevalencia de Afla, en lo que va de este año, se observa considerablemente incrementada en su detección en muestras (64.29%) en comparativa de su detección en 2016 (37.9%) teniendo una presencia media de 50.09% para todo el periodo de monitoreo. Respecto a T2 se detectó elevada en 15.59 PPB y su porcentaje de presencia en muestras fue en pocas (0.42%) del total positivas.

Ocra se observa aumentada en su media detectada en el actual año (15.88 PPB) en contraste con la media del 2016 (6.82 PPB) presentando una media de 11.35 PPB en todo el periodo, estando por encima de lo establecido por LAMIC como nivel máximo (5 PPB) (Fig. 3).

El laboratorio LAMIC de la Universidad Federal de Santa María (UFSM) en Brasil establece como máximo 500 PPB de Fumo para aves y cerdos adultos, en este monitoreo se observa en todo el periodo analizado un nivel medio extremadamente elevado (>1,000 PPB) (Fig. 4).

Lo mismo sucede con DON donde la media está por encima para ambas especies jóvenes y para los cerdos en todas sus etapas productivas. Siguiendo las recomendaciones de LAMIC, la media obtenida de Zen (78.17 PPB) en todo el periodo representan un gran riesgo para los cerdos en todas las etapas productivas (Fig. 4).

CONCLUSIONES:

Con este monitoreo pudimos observar que Afla, Don y Zen han incrementado considerable su porcentaje de detección en muestras. Ocra y Zen presentan el mayor incremento en su nivel medio en PPB mientras que Fumo y Don se siguen detectando elevadas. Todo lo contrario pasa con T2, donde en comparación con el periodo actual ha ido en decremento su detección en muestras.

BIBLIOGRAFÍA:

1.- Poultryscience.org/A trend analysis of mycotoxin prevalence in the Americas from 2009 to 2013.

2.- Mallman et al. Micotoxinas como gerenciar o riscos & minimizar o problema. Universidade Federal de Santa Maria (UFSM), Departamento de Medicina veterinaria Preventiva, Laboratorio de Análises Micotoxicológicas (LAMIC) Avinews América Latina, Edición Brasil. marzo del 2017.

Artículo publicado Los Avicultores y su Entorno Agosto-Septiembre 2017