En Bovinos del Rancho San Miguel Ixtapan, Propiedad del Instituto de Investigación y Capacitación Agropecuaria, Acuícola y Forestal del Estado de México (ICAMEX).

MVZ. Victor M Suzán Victor*
Empresas representadas laboratorios HERMO de México y Alternativas terapéuticas Veterinarias.
Correo: [email protected] hotmail.com

Ing. Raunel Ramirez Dominguezel
pMVZ García Ruben
MVZ Perla M. Suzán Rivera l

Resumen

Las infestaciones en el ganado bovino por garrapatas Boophilus spp. representan un verdadero enemigo para la ganadería en México. El uso inadecuado de los ixodicidas ha provocado un considerable aumento de poblaciones del ectoparásito no sensibles o resistentes a los químicos utilizados y recomendados para controlar ésta costosa plaga. En el futuro próximo no se vislumbra el desarrollo de una nueva molécula, por lo que se hace necesario replantear las estrategias y considerar alternativas de control no químicas, que permitan enfrentar este grave problema. En las instalaciones de un rancho propiedad de ICAMEX con antecedentes de baja o nula eficacia a OF y PS, ubicado en Tejupilco, Edo. Méx., se valoró la eficacia y duración del efecto terapéutico de un producto homeopático inyectable como coadyuvante en el control de la presente infestación por garrapatas Boophilus spp.

El producto se aplicó a 24 vacas adultas vía IM en dos ocasiones con intervalo de 30 días, la dosis fue de 1 ml X 10 kg. Se formó un lote control de 27 vacas que no recibieron tratamiento. Los resultados demuestran que el producto logró un control efectivo de las infestaciones por Boophilus spp. manteniendo a los animales tratados con un conteo de teleoginas por debajo de 20 durante un periodo de 120 días. En el mismo lapso, el lote control recibió un total de cuatro baños con amitraz. En este estudio se comprueba la posibilidad de controlar eficazmente las parasitos por garrapatas Boophilus spp. no sensibles a uno o varios ixodicidas, esto representa una excelente aportación al programa de control Oficial, a la Ganadería Nacional y a la economía general del país.

Introducción:

Las infestaciones por garrapata Boophilus spp. en el ganado bovino representan uno de los principales problemas que enfrenta la ganadería mundial en zonas de clima tropical y subtropical. Las pérdidas económicas causadas por ésta parasitosis son incalculables y pueden ser directas debido a la anemia, falta de desarrollo en los animales afectados, merma en la productividad y en la calidad de las pieles como subproducto; e indirectas al trasmitir enfermedades como anaplasmosis y babesiosis que pueden ser mortales(1). A lo anterior debemos sumar los riesgos para la salud pública, los gastos que implica para el productor la compra de garrapaticidas y medicamentos para el tratamiento de los hemoparásitos, decremento en el abasto de proteína de origen animal, restricciones para la movilización interna y exportación de ganado en pie, limitantes para introducir nuevas razas especializadas y daño al medio ambiente (4).

En México, los esfuerzos Oficiales por controlar esta costosa plaga cumplen más de cuarenta años y se han basado en el uso de ixodicidas químicos con diferentes grados de toxicidad y residualidad ambiental. En 1975 se crea un fideicomiso que aportó recursos para emprender una campaña bien organizada. Inicialmente se aplicaron organofosforados en baños de inmersión, funcionaron bien algunos años y posteriormente se generaron poblaciones de garrapata Boophilus spp. resistentes a esta molécula en varios estados del País (1,2).

Posteriormente se autorizó el uso de piretroides sintéticos y su eficacia se perdió en pocos años, generando una resistencia muy fuerte también en moscas. El plaguicida más empleado en la actualidad y que duplicó su volumen de venta en sólo 4 años son las Amidinas, y de igual forma, a partir del año 2001 se detectan cada vez más ranchos con problemas de baja o nula sensibilidad a este principio activo (3,4,5,8).

Hoy día, en explotaciones de algunos municipios del Estado de Tamaulipas se utiliza a la ivermectina al 4% como recurso de control, y su futuro no es muy promisorio. Ultimamente se autorizó el uso de inhibidores de la quiti- na (fluazurón) aplicado pour on y hasta el momento no se han reportado casos de baja sensibilidad a este principio activo, es eficaz pero costoso. De igual forma, se ha utilizado una vacuna (GAVAC), cuyo protocolo de aplicación es muy estricto y debe combinarse con baños de ivermectina, por lo que no ha tenido demanda en el mercado Nacional. Es indudable que las poblaciones de garrapatas no sensibles a los plaguicidas químicos se incrementan aceleradamente y abarcan territorios cada vez más amplios (5).

Varias son las causas que han facilitado el establecimiento de poblaciones resistentes a los garrapaticidas en nuestro país: el casi abandono Gubernamental del proyecto oficial de control (NOM-019-ZOO-1994) dejando toda la responsabilidad en manos y a criterio del productor, la diversidad de productos autorizados y su libre acceso en el mercado ha provocado poblaciones de garrapatas con resistencia múltiple, la falta de asesoría por parte de los laboratorios fabricantes generó un pésimo uso de sus productos en campo y la falta de compromiso, orientación, criterio y exigencia por parte de los ganaderos, entre otros.

Es una realidad que no se dispondrá jamás del antiparasitario resistente a la resistencia (FAO 2003) y muy probablemente, si se llega a investigar una nueva molécula, tendrá igual que sus antecesoras algún grado de toxicidad, residualidad en productos pecuarios, riesgos a la salud por manejo inadecuado del producto, afectación al medio ambiente y tristemente después de algún tiempo de uso y mal uso, tendrá el mismo fin (5).

Es indispensable considerar y evaluar los resultados obtenidos después de cuatro décadas de intentos fallidos por controlar las infestaciones por garrapata Boophilus spp. en el ganado bovino. El productor y todos los actores involucrados en este esfuerzo deben considerar que los ixodicidas no son un bien renovable y que el uso inapropiado de los mismos ha limitado y limitará cada vez más las posibiliares futuras de un control exitoso.

Aparentemente es necesario replantear las estrategias y considerar como prioritarios, proyectos encaminados a la investigación y desarrollo de productos no químicos que puedan ofrecer alternativas viables y eficaces de control.

El presente trabajo forma parte de un estudio en campo mucho más amplio realizado con el propósito de valorar la eficacia y duración del efecto terapéutico de un producto inyectable de origen homeopático (GIM 3220) como coadyuvante en el control de las parasitosis por garrapatas del género Boophilus spp. en bovinos de varios Estados de la República Mexicana, principalmente en explotaciones con problemas diagnosticados de resistencia o poblaciones no sensibles a uno o varios ixodicidas.

En el Acuerdo por el que se establece la Campaña Nacional para el Control de la Garrapata Boophilus spp. publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 10 de Septiembre del 2012, el GIM 3220 se clasifica como inmunógeno: producto diseñado y utilizado para estimular la respuesta específica del ganado contra la garrapata Boophilus spp. el cual al ser aplicado, produce compuestos que son capaces de disminuir la infestación por la garrapata Boophilus spp.

Actualmente se sabe que las garrapatas inducen una respuesta inmunológica reguladora en el hospedero y reacciones efectoras que involucran anticuerpos, el sistema del complemento, células presentadoras de antígenos, linfocitos T y otras biomoléculas activas. El balance dinámico entre la inmunidad adquirida por el hospedero y la modulación de dicha inmunidad por los componentes salivales de la garrapata, puede inducir cambios que afectan el desarrollo del ectoparásito, su fertilidad y su capacidad de transmisión de patógenos.

Exposiciones repetidas o continuas provocan que las garrapatas que se alimentan del hospedero entren en contacto con los elementos de la respuesta inmune primaria. Por lo tanto, los inmunógenos salivales estimulan la respuesta de linfocitos T y B, los cuales garantizan una respuesta inmune para posteriores infestaciones. Además, es posible observar que durante el desarrollo de esta inmunidad adquirida, se presentan también elementos de la inmunidad innata, como las células de Langerhans, los macrófagos y las células dendríticas, que se mantienen como los elementos importantes en el proceso y presentación de antígenos, así como los mastocitos en la dermis y los basófilos cubiertos en su superficie por anticuerpos homocitotropos capaces de reaccionar con los inmunógenos introducidos por la saliva de la garrapata.

En animales preinmunizados, parece que los basófilos son atraídos por mediadores y linfocitos T al sitio de unión de la garrapata. Por ejemplo, la proteína C5a es un agente quimiotáctico generado por los anticuerpos circulantes que reaccionan con los antígenos de la garrapata, lo que provoca la activación del complemento a través de la vía alternativa o la clásica. Además, los basófilos y los mastocitos se desgranulan cuando el complejo antígeno-anticuerpo homocitotropo se une a los receptores Fc de la superficie celular.

Los basófilos y la histamina liberada por los mastocitos, el leucotrieno B4 y los factores quimiotácticos de anafilaxis, atraen a los eosinófilos al sitio de picadura de la garrapata. Los neutrófilos son atraídos al sitio de unión del parásito por factores quimiotácticos de alto peso molecular derivados de basófilos y mastocitos. Los macrófagos observados en las lesiones por picadura de la garrapata, probablemente están involucrados en la eliminación de antígenos, su procesamiento y posterior presentación a las células inmunocompetentes.

Los mecanismos específicos que interrumpen la alimentación, reducen la oviposición y la viabilidad de las garrapatas aún se conocen poco. Las histaminas, proteínas básicas de los eosinófilos, las prostaglandinas, las leucotrinas, las enzimas y otras biomoléculas liberadas por los basófilos, los eosinófilos y los mastocitos pueden, en conjunto ser factores contribuyentes. Se conoce que las histaminas, los gránulos de los basófilos y eosinófilos participan en la expresión de la inmunidad adquirida. Los anticuerpos, los linfocitos, el sistema del complemento y otros elementos del sistema inmune e inflamatorio participan en la inmunidad adquirida por los bovinos, pero aún no se ha establecido su papel específico.

Como todos los productos homeopáticos, el GIM 3220 tiene como objetivo primordial estimular los mecanismos naturales de defensa que todo organismo superior posee, mismos que le permiten mantener un estado de equilibrio fisiológico con el medio que lo rodea y preservar la salud la mayor parte de su vida (HOMEOSTASIS). Consideramos que en este caso, el GIM 3220 provoca una respuesta inmune específica mucho más sólida, duradera y agresiva a la picadura de garrapatas en los animales tratados. Lo anterior nos permite suponer que esta respuesta inmune magnificada es la responsable de provocar las afectaciones físicas y fisiológicas en la garrapata teleógina y su posterior muerte.

La evaluación del producto hasta el momento se ha basado en la observación de los cambios físicos que ocurren en las garrapatas teleóginas presentes en los animales tratados, éstos progresan conforme avanza la gravidez del parásito y la hematofagia; dichas afectaciones consisten en cambio de la coloración y reblandecimiento de la cutícula, aparente deshidratación y muerte por secado. El producto no tiene poder de derribe, ya que la mayoría de los cuerpos deshidratados permanecen adheridos a la piel del hospedero.

Es muy importante considerar que el organismo del animal tratado requiere de un tiempo para responder adecuadamente al estímulo inmunológico provocado por el GIM 3220 y la presencia del parásito; en la mayoría de los casos hemos observado que se requiere de un lapso de 15 a 20 días para evidenciar claramente la respuesta a la aplicación del producto por las afectaciones en las garrapatas. El producto estimula una respuesta directamente proporcional al grado de infestación e ingurgitación, por lo que las fases inmaduras aparentemente no se ven muy afectadas y continúan evolucionando en su ciclo de vida hasta el momento de la cópula y fecundación.

Es relevante considerar que el GIM 3220 afecta a la garrapata teleógina, que sin duda es el paso más importante en el ciclo vital de Boophilus spp., ya que de no haber situaciones adversas, es quien perpetúa y multiplica las infestaciones en los potreros y por consecuencia en los animales, es la fase que ocasiona mayores pérdidas en las condiciones físicas del ganado, lesiones en la piel y es quien trasmite Babesia y Anaplasma.

Objetivos:

Demostrar en condiciones de campo la eficacia y duración del efecto terapéutico del producto homeopático GIM 3220 en el control de infestaciones por garrapata Boophilus spp. no sensible a organofosforados y piretroides sintéticos en los bovinos del Rancho San Miguel Ixtapan, propiedad del Instituto de Investigación y Capacitación Agropecuaria, Acuícola y Forestal del Esta
o de México (ICAMEX).

Aportar más datos al estudio general del producto, abalados en este caso por un Instituto de Investigación Agropecuarta Oficial y de esta manera fortalecer una propuesta diferente para el control de las parasitosis por garrapata en México y sus graves repercusiones económicas.

Reducir al máximo los riesgos en la salud de quienes aplican los pesticidas y la afectación al medio ambiente que éstos representan. De igual manera, evitar lo más posible la contaminación de la carne (inocuidad alimentaria) al utilizar en el control de estos parásitos un producto 100% natural, 100% atóxico, 100% inocuo, sin residuos en carne y leche, sin generación de resistencia parasitaria, compatible con todos los métodos de control y único recomendado en explotaciones orgánicas.

Evitar el mal uso de los ixodicidas por parte del consumidor final al facilitar la aplicación exacta del producto a cada animal en base a su peso. Reducir marcadamente las mermas en peso y productividad que se presentan al movilizar frecuentemente al ganado de los potreros al corral de manejo, lo que provoca un evidente desgaste físico y un gran estrés, sobre todo durante las sequías que en los últimos años han padecido varias Entidades de nuestro País.

Disminuir los problemas de resistencia en las áreas de alto riesgo permitiendo un mayor intervalo entre baños y la aplicación de baños selectivos. Lo anterior permite lograr un marcado descenso en la presión de selección sobre las poblaciones de garrapatas no sensibles o resistentes a cualquier pesticida utilizado en la actualidad.

Reducir paulatinamente la carga parasitaria de larvas en los potreros al afectar directamente a la fase que perpetúa la infestación, que es la garrapata teleógina.

Material y métodos:

La prueba se realizó en las instalaciones del Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología (CITT) Rancho San Miguel Ixtapan propiedad de ICAMEX, ubicado en el municipio de Tejupilco, Estado de México. Dicho Instituto oficial tiene el objetivo de valorar técnicas, tecnologías y productos encaminados a mejorar la producción agropecuaria y fomentar su utilización en campo. El clima predominante en esta zona es templado semihumedo. Generalmente la época de lluvias comienza en el mes de Junio y termina a finales de Septiembre.

El trabajo inicia en el mes de Mayo y concluye en Septiembre, meses de altas temperaturas y humedad, condiciones que favorecen la proliferación del ectoparásito.

En el estudio se emplearon 51 bovinos adultos de la raza Suizo Americano, Suizbu y Beefmaster, se incluyeron animales gestantes y en producción láctea. Al azar fueron divididos en dos lotes: 24 animales en tratamiento y 27 fueron controles. Todos los animales convivieron en los mismos potreros durante el desarrollo de la prueba y se sometieron al mismo manejo.

Se tomaron muestras y se determinó el género presente en la explotación, se valoró el Grado de Infestación (GI) contando el número de teleóginas de 4 mm o más presentes en todo un costado de los animales (X 2) y se obtuvo el promedio del lote. Sólo como dato informativo, se acordó valorar visualmente la presencia de fases inmaduras en los animales, clasificándola como baja, media o alta.

Considerando los criterios para aplicación de baños ixodicidas en el Manual Técnico para el control de garrapatas en el ganado bovino, publicado por la SAGARPA en el 2006 (4), en el que se sugiere un umbral económico para baño de 30 garrapatas ingurgitadas, se tomó la determinación de exigir más al producto GIM 3220 y establecer el umbral de baño con un conteo mayor a 20 teleóginas por bovino. Todos los animales que rebasaron el umbral, tratados o controles fueron bañados por aspersión con amitraz cuantas veces fue necesario durante el periodo de prueba.

El protocolo consistió en la aplicación de dos dosis del producto con intervalo de 30 días. La primera aplicación se llevó a cabo el día 27 de Mayo y la segunda el 27 de Junio. Se acordó revisar a los animales tratados los 3 primeros días post-inoculación para verificar que no existieran lesiones en el sitio de aplicación o reacciones adversas atribuibles al producto. Posteriormente, durante toda la prueba, se revisaron semanalmente las condiciones del ganado de ambos lotes, con el propósito de detectar oportunamente el posible incremento en el número de teleoginas sobre los animales y así aplicar el baño oportunamente. Los datos considerados en el presente trabajo fueron únicamente los obtenidos en las lecturas programadas los días 27 de Junio, 27 de Julio, 27 de Agosto y 27 de Septiembre.

GIM 3220 es un producto de origen homeopático registrado ante SAGARPA como coadyuvante en el control de garrapatas con la clave Q-0527-010, se trata de un producto Natural inyectable con la siguiente fórmula:

Extracto de glándulas sudoríferas de piel de ganado cebú 12 C. Lipoide de aceite de hígado de tiburón 12 C. excipiente CVP. Utilizando jeringas y agujas desechables nuevas y previa dinamización*, el GIM 3220 se aplicó por vía IM a una dosis de 1 ml por 10 kg de peso, dividida en dos sitios de aplicación. La dosis máxima fue de 50 ml.

En una segunda entrega del artículo presentaremos los resultados del experimento, así como las conclusiones y su respectiva bibliografía.

Artículo publicado en Entorno Ganadero 58