Edi Castellanos
[email protected]
www.masporcicultura.com

El consumo de agua es esencial para la cerda reproductora, especialmente cuando está produciendo grandes cantidades de leche.

En relación a su masa corporal, la cerda produce más leche que la mejor de las vacas lecheras, puesto que una cerda de 250 kilos de peso vivo puede llegar a producir de 10 a 12 litros de leche por día.

Para lograr estos niveles de producción láctea, la cerda debe consumir más de 30 litros de agua por día y esto sólo es posible si el bebedero tiene un flujo de agua mínimo de 2 litros por minuto (ideal 3 litros por minuto).

Ahora la pregunta es: ¿cuándo fue la última vez que verificamos el flujo y calidad de agua de los bebederos de las cerdas en la sala de maternidad?

Esta verificación debería de ser una rutina semanal establecida en las salas de maternidad, lo cual es sumamente sencillo de hacer, basta con colocar un balde en el bebedero y presionar por un minuto, después medir la cantidad de agua colectada y el resultado es el flujo de agua en el bebedero. Esto en la práctica no toma más de 10 minutos hacerlo.

Pero el tema del agua va más allá, pues hay que revisar constantemente la calidad y temperatura del agua, en ocasiones hay salas de maternidad que tiene un excelente flujo de agua, pero el agua sale a una temperatura tan alta que es imposible que las cerdas la consuman.

Espero haber sembrado la inquietud y después de leer este pequeño consejo te tomes el tiempo y verifiques el flujo de agua en los bebederos y la calidad, así como también la temperatura del agua, puede que te lleves una sorpresa, y lo mejor de todo es que corrigiendo algo tan sencillo vas a lograr grandes mejoras.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno