Francisco Alejandro Alonso Pesado.
[email protected]

Elizabeth Rodríguez de Jesús.
[email protected]

Introducción.

La Balanza Comercial de los países, miden en unidades monetarias el estado comparativo de las exportaciones e importaciones. Se afirma que una Balanza Comercial es superavitaria cuando las exportaciones (x) valoradas en unidades monetarias (dólares) son superiores a las importaciones (M) valoradas en unidades monetarias (billetes verdes), asimismo, se establece que una Balanza Comercial es deficitaria cuando las exportaciones valoradas en unidades monetarias son menores a las importaciones valoradas en unidades monetarias.

Las exportaciones llevadas a cabo por un país son un motor de crecimiento económico, ya que no solamente » inyectan» divisas a la nación, además generan empleos directos e indirectos, fortalecen cadenas de valor agregado, y de suministros, impulsan desarrollos regionales y locales, son fuente de captación de impuestos locales y fortalecen el uso racional de recursos productivos del país exportador.

Las importaciones llevadas a cabo por un país, traen ventajas como: a) incorporar al país comprador tecnología de punta; b) aumentar la productividad en los procesos de transformación, distribución y comercialización de las mercancías; c) completar la oferta global de una nación y así satisfacer la demanda del mercado interno; d) bajar los precios de bienes intermedios y finales, y así contrarrestar el fenómeno inflacionario del país; e) captar impuestos (aranceles) por el país comprador de las mercancías importadas; y f) continuar con el proceso productivo de ramas, industrias y actividades del país.

Por otro lado, las importaciones pueden presentar desventajas para el país comprador, entre varias desventajas, se enlistan las siguientes: i) dependencia alimentaria de la nación importadora; ii) disminución en la generación de empleos directos e indirectos, en el país importador; iii) compras del exterior de productos de mala calidad, consumidas al interior del país importador; iv) salida de divisas por las compras realizadas por el país importador; v) menor uso de recursos naturales por el país comprador; vi) entredicho de la soberanía nacional, cuando el país comprador adquiere del exterior enormes cantidades de productos básicos; y vii) inflación importada, es decir, adquirir productos del exterior caros. Al interior de estas importaciones hay bienes con precios altos, lo que provoca que cuando estos bienes se compran del exterior, la inflación aumenta en el país importador como consecuencia de precios elevados traídos del exterior.

Es importante distinguir, entre la inflación importada y las importaciones realizadas por un país y abatir precios internos, mediante aumento de la oferta global de ese país, y así poder bajar precios internos mediante el fortalecimiento de la oferta global.

Se tiene que establecer que no hay en el mundo un país autártico (país totalmente autosuficiente en términos económicos), todo país necesariamente tiene que importar muchos o pocos bienes. Estados Unidos (EU) el país más poderoso, desde un punto de vista económico y militar, se ve en la necesidad de importar una gran cantidad de productos. China, la segunda potencia económica, importa numerosas mercancías del resto del mundo, es un gran importador de mercancías. El gran coloso asiático presenta la Balanza Comercial con el mayor superávit a nivel mundial. En contraste Estados Unidos presenta su Balanza Comercial con mayor déficit a nivel mundial.

México registra en su Balanza Comercial de carne de cerdo, un déficit. Este déficit se ha ampliado en el periodo comprendido entre 2015 y 2019. En 2019 las compras al exterior se ubicaron en 1’567,000 toneladas de carne de cerdo equivalente en canal y se exportaron 313,000 toneladas de carne de porcino equivalente, en canal(1). Así, en el 2019, las ventas al exterior se colocaron en un nuevo máximo histórico mientras que las importaciones se colocaron en el segundo nivel más alto, el nivel más alto de importaciones de carne de cerdo fue en 2018. El saldo deficitario, de 1’254,000 toneladas de carne de cerdo equivalente en canal, en 2019, correspondió al 43.9 por ciento del Consumo Nacional Aparente (CNA)(1).

Ante este contexto, se elaboró el trabajo “Balanza Comercial de Carne de Cerdo en México”.

Material y método.

Para elaborar el artículo “Balanza Comercial de Carne de Cerdo en México” se consultaron fuentes de información secundaria, la información pertinente se analizó y evaluó. La información aportó datos mismos que se utilizaron en las siguientes fórmulas.

Siendo:

TMCA = Tasa Media de Crecimiento Anual.
VF = Valor Futuro (del periodo de estudio).
VI = Valor Inicial (del periodo de estudio).
n = Periodos (años).
1 = Constante.
100 Valor expresado en porcentaje.

Desarrollo del tema.

A lo largo de la historia México ha presentado un saldo deficitario en la Balanza Comercial de carne de cerdo. De 2013 a 2019, las compras al exterior realizadas por México se elevaron a una TMCA de 8.33 por ciento, en el mismo periodo aumentaron en un acumulado de 53.77 por ciento. En 2013 las importaciones de carne de cerdo realizadas por México se ubicaron en 1’019,000 toneladas, en 2019 las compras al exterior realizadas por el país fueron del orden de 1’567,000 toneladas(1) (véase cuadro 1).

Fuente: SIAVI – Secretaria de Economía y Expectativas Agroalimentarias 2020.
* Expectativa.

Se aprecia que las tasas de crecimiento de las importaciones en el país han aumentado notablemente, es así que existe el reto de ampliar producción nacional y así sucesivamente disminuir las compras al exterior e ir buscando una mayor autosuficiencia alimentaria de esta carne.

El aumentar el volumen de producción de carne de cerdo al interior de la nación trae ventajas como: a) generar empleos directos e indirectos en el sector porcícolas; b) aumentar valor agregado en la actividad porcina; c) fortalecer desarrollos regionales y locales en zonas productoras de carne de cerdo; d) generar impuestos para las finanzas públicas del país; y e) llevar a cabo un uso racional de recursos escasos productivos.

Por otro lado, las exportaciones de carne de cerdo llevadas a cabo por México en 2013 se colocaron en 149,700 toneladas, en 2019 la cifra fue 313,000 toneladas vendidas al exterior(1) (véase cuadro 2). La TMCA de las exportaciones de carne de cerdo del país, en el periodo (2013-2014) fue 13.08 por ciento y un acumulado de 109.08 por ciento.

Fuente: SIAVI – Secretaría de Economía y Expectativas Agroalimentarias 2020.
*Expectativa.

En 2013, se registró en la Balanza Comercial de carne de cerdo en el país un déficit de 869,300 toneladas. En 2019, el saldo negativo de la Balanza Comercial fue de 1’254,000 (véase cuadro 3).

Se aprecia en el cuadro 3 que la Balanza Comercial de México en el sector de la carne de cerdo, es una balanza crónicamente deficitaria.

Se estimó que en 2020 podrían crecer tanto las exportaciones como las importaciones, a tasas anuales de 10.19 y 5.1 por ciento, respectivamente, es decir, estos crecimientos serían con respecto a 2019. Es así, que, en 2020, las exportaciones de carne de cerdo se colocarían en 344,900 toneladas y las importaciones en 1’650,000 toneladas de carne de cerdo equivalente en canal(1) (véase cuadro 1 y 2).

En 2019, el 99.8 por ciento del volumen de compras al exterior de carne de cerdo ejecutadas por México provinieron de dos países: 83.6 por ciento de Estados Unidos de América (EUA) y 16.2 por ciento llegaron a México de Canadá. Cabe subrayar que el país es el principal destino de las exportaciones porcinas estadounidenses. En consonancia con información aportada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), el 26.5 por ciento del volumen total de las exportaciones de carne de cerdo de EUA en 2019 se canalizaron hacia México, 21.5 a China y 13.8 por ciento a Japón(1, 2).

Además, a lo largo de años EUA ha sido el principal aportador de cerdos vivos para México. De acuerdo a datos de USDA, en 2019 el país importó 28,071 cabezas igual a 31 por ciento de semovientes para reproducción (genética de calidad), 39 por ciento animales de menos de 50 kilogramos, y 30 por ciento de porcinos con un peso mayor de 50 kilogramos(1, 3). La demanda llevada a cabo por México se sustenta y mantiene por la necesidad de continuar la mejora genética, buscando mejores rendimientos y mayor resistencia a enfermedades. Las compras externas de cerdos vivos que realiza México y que vienen de EUA presentan una participación de 72 por ciento, a EUA le sigue Canadá con un 28 por ciento restante. Canadá ocupa el segundo lugar como exportador de animales a México(1, 4)

De acuerdo al tipo de producto importado por México, en promedio, 51.1 por ciento del valor de las importaciones de carne de cerdo y sus productos comprados a EUA, en el periodo 2015 a 2019, fueron piernas, paletas y sus piezas(1).

Por otro lado, las ventas externas de carne de cerdo realizadas por México fueron 19.6 por ciento del volumen de producción nacional en 2019, y se proyectó que dicha proporción podría aumentar a 20.7 por ciento en 2020(1).

Los principales países receptores de carne de cerdo proveniente de México son cuatro, con la reciente inclusión de China como destino de carne de cerdo mexicana: Japón que compró a México, en 2019 el 66.8 por ciento del 100 por ciento del volumen total exportado, China, que adquirió en 2019 de México el 16.5 por ciento, EUA participó en 2019 con un 8.7 por ciento del 100 por ciento exportado por México y Corea del Sur que adquirió el 6.2 por ciento del total exportado por México. La participación compradora de China a México de carne de cerdo viene creciendo enérgicamente en los años recientes, pasando de tan solo 0.1 por ciento en 2016 al 16.5 por ciento en 2019(1).

Las exportaciones mexicanas de carne de cerdo se han visto impulsadas por varios factores, entre algunos de ellos, están la alta calidad del producto, y la producción de carne de cerdo con un uso intensivo de mano de obra mexicana, estos factores han permitido una enérgica expansión de las exportaciones nacionales hacia mercador asiáticos, que se han convertido en un objetivo de relevancia para México.

Se pronostica que esta tendencia creciente se fortalezca, en razón a un relevante crecimiento del mercado asiático, especialmente el crecimiento dinámico del mercado chino(1, 5).

Otro factor no menos importante que también viene favoreciendo la dinámica creciente de las exportaciones mexicanas de mercancías de carne de cerdo es el estatus fitosanitario que presenta la producción de carne de cerdo en México. EUA, Canadá y Japón le concedieron a México el reconocimiento como libre de la Fiebre Porcina Clásica (FPC), asimismo China le otorgó al país la autorización de exportar bienes porcinos a ese país(1).

Sin embargo, el enorme déficit de la Balanza Comercial del sector porcícola mexicano, debe ser observado con detenimiento ya que no solamente implica una mayor salida de divisas del país, además preocupación por una mayor dependencia alimentaria en este país.

El hecho de que la Balanza Comercial de la actividad porcícola mexicana sea crónicamente deficitaria, “exige» que se implementen estrategias para paulatinamente ir disminuyendo el déficit comercial.

Conclusiones.

a) La Balanza Comercial de la actividad productora de carne de cerdo mexicana históricamente ha sido deficitaria, lo que ha implicado una mayor salida de divisas que entradas de éstas al país. Además, menor generación de empleos directos e indirectos, acotamiento de valor agregado, menos generación de valor agregado y cierto uso irracional de los escasos recursos productivos utilizados en el sector porcino.

b) En 2013 el déficit de la Balanza Comercial se ubicó en 869,300 toneladas, en 2019 el déficit fue de 1’254,000 toneladas, se pronosticó que en 2020 este déficit se ubicaría en 1’302,100 toneladas.

c) Las importaciones realizadas por México de productos porcícolas aumentaron en el periodo 2013- 2019, a una TMCA de 8.33 por ciento. En ese mismo periodo las exportaciones realizadas por México de mercancías porcícolas se incrementaron a una TMCA de 13.08 por ciento.

d) México compra mayormente productos porcícolas de dos naciones, a saber: EUA y Canadá. En 2019, el 99.8 por ciento del volumen de compras al exterior de carne de cerdo realizadas por México, vinieron en un 83.6 por ciento de EUA y 16.2 por ciento de Canadá.

e) México exporta carne de cerdo, principalmente, a cuatro países, estos son: Japón, China, EUA y Corea del Sur. Son varios factores que han impulsado las exportaciones porcinas mexicanas, entre algunos, son: alta calidad del producto, producción de carne de cerdo con un uso intensivo de mano de obra nacional y el estatus fitosanitario que presenta el país con respecto a las mercancías porcícolas.

Literatura citada.

  1. FIRA. Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura. Panorama Agroalimentario. Dirección de Investigación y Evaluación Económica y Sectorial. Carne de Cerdo 2020.
  2. USDA, FAS-GATS, Historical FAS US Trade Online.
  3. USDA. ERS. Livestock and Meat International Trade Data.
  4. USDA-FAS, 2020. México, Livestock and Products Semi-annual. 2/04/2020.
  5. USDA-FAS, México. Livestock and Products Semi-annual. 2/04/2020.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Mayo- Junio 2022