Sobre la productividad de cerdas en gestación y lactación y su progenie

Daniel Planchenault
[email protected]

Antoine Meuter
Jean-Marc Thoby

El objetivo del presente estudio fue evaluar los efectos de dos fuentes de vitamina D en la productividad de cerdas Hypor y de su progenie durante la gestación y la lactación. Treinta y seis cerdas primíparas y multíparas fueron seleccionadas durante el servicio en base al número de partos y al grosor de grasa dorsal, y luego fueron divididas en 2 tratamientos. El tratamiento control recibió una dieta basada en trigo y cebada que contenía 2000 IU/kg vitamina D3 (colecalciferol; tratamiento CD), mientras que el otro tratamiento recibió la misma dieta que incluía 50 μg/kg 25-OH-D3 (25 hidroxicolecalciferol; ROVIMIX HyD®1.25%; tratamiento HD) como única fuente de vitamina D.

Los niveles plasmáticos de 25-OH-D3 fueron significativamente mayores (P<0.05) en las cerdas del tratamiento HD durante el parto y el destete. Los números totales de lechones, de lechones nacidos vivos y de lechones destetados fueron significativamente mayores (P<0.05) en las camadas de lechones de cerdas que recibieron el tratamiento HD. La mortalidad durante el parto fue significativamente menor en camadas de lechones de cerdas que recibieron el tratamiento HD. Los lechones nacidos de cerdas del tratamiento HD fueron más vitales, con una menor mortalidad durante los primeros días de lactación. Una mayor cantidad de lechones nacidos vivos y una mayor vitalidad de los mismos implicaron un incremento significativo (P<0.05) en el número de lechones destetados de las cerdas del tratamiento HD.

La tasa de crecimiento individual de cada lechón fue la misma para ambos grupos, aunque debido al mayor número de lechones destetados significó un mayor peso de la camada destetada. En resumen, se considera que la suplementación de las cerdas con 50 µg/kg 25-OH-D3 mejoró el estatus de los niveles de vitamina D3 en las cerdas y que permitió incrementar la productividad durante la lactación tanto para las cerdas y como para su progenie.

INTRODUCCIÓN

La selección en base a la prolificidad y la demanda social relacionada con el bienestar animal son los nuevos desafíos que enfrenta la industria porcina. El aumento de prolificidad de la cerda conduce a un menor peso al nacer de los lechones y una mayor duración del parto, lo que está relacionado con mayores pérdidas en el parto (Edwards et Baxter, 2015). Estas pérdidas no pueden considerarse como una forma sostenible de producción. Durante la gestación y la lactancia, el metabolismo del fósforo y del calcio de la cerda está muy influenciado por el crecimiento de la camada, la producción de leche y la contracción muscular durante el parto.

El objetivo de este estudio es comparar los efectos de la suplementación de dos fuentes de vitamina D en el rendimiento productivo de las cerdas y el crecimiento de su camada: se compara la suplementación de vitamina D3 (colecalciferol, tratamiento de CD) con 25-OH-D3 (25-hidroxi-colecalciferol, tratamiento HD). Debido a la manera de metabolización específica que evita el hígado, esta última fuente mejora el estatus de vitamina D de las cerdas (Coffey et al., 2012).

MATERIAL Y MÉTODOS

El experimento se realizó en la granja experimental, Saint-Symphorien (Francia). Treinta y seis cerdas primíparas y multíparas (Large White x Landrace) se seleccionaron durante el servicio en base al número de partos y al grosor de grasa dorsal, y luego fueron divididas en 2 tratamientos.

Las dietas de gestación (9.2 MJ energía neta (NEt) / kg; 5.2 g / kg de lisina digestible estandarizada (sidLYS)) y la de lactación (9.7 MJ NEt / kg; 8.7 g / kg sidLYS) fueron las mismas con la excepción de la fuente de vitamina D. Dieciocho cerdas del tratamiento control recibieron 50 μg/kg de vitamina D3 (colecalciferol; CD) mientras que las 18 cerdas del tratamiento de prueba recibieron 50 μg/kg de 25-OH-D3 (25-hidroxicolecalciferol; HD) en forma de ROVIMIX Hy Ÿ D® 1,25% provisto por DSM Nutritional Products (Kaiseraugst, Suiza).

Las características de la camada se registraron al nacer y al destete. A todos los lechones muertos durante el parto se le practicó una autopsia según el método descrito por Robert (2009). Los lechones muertos durante la gestación (es decir, los momificados) se excluyeron del análisis. Los pesajes individuales se realizaron al nacer, al final del período de adopción (48 h) y al destete. Se tomaron muestras de sangre durante el servicio, antes del parto y al destete. Los datos fueron analizados utilizando el procedimiento GLM de SPSS, la unidad experimental fue la cerda, los efectos fueron los tratamientos y el número de partos. Para el análisis del rendimiento productivo de la camada y los lechones, se agregó al modelo una covariable dependiente del tamaño de la camada. Las causas de mortalidad al momento del parto se analizaron con un test de chi al cuadrado.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Comparando la concentración plasmática de 25-OH-D3 durante la inseminación (35.3 vs 46.7 ng/mL), el valor de las cerdas del tratamiento CD fue significativamente menor que la de las cerdas del tratamiento HD, al igual que al final de la gestación (22.4 vs. 63.8 ng/mL , P <0.001) y al destete (30.2 vs 99.8 ng/mL, P <0.001). Estos niveles concuerdan con estudios previos (Lauridsen et al., 2010). Además, las mediciones de la concentración plasmática en los lechones al nacer y al destete confirman las muy bajas tasas de transferencia, tal como sugieren Matte et al. (2016).

El total de lechones nacidos fue 13.2 en el grupo CD y 14.8 en HD (P> 0.10, Tabla 1). El número de lechones nacidos vivos fue más alto en el tratamiento HD comparado con el CD (13.9 vs. 11.8, P <0.05).

No hay diferencias significativas en la distribución entre las diferentes causas de mortalidad temprana en este estudio. Sin embargo, las mortalidades que ocurrieron durante el momento de parto fueron significativamente más bajas para el tratamiento HD (2.2%) en comparación con el tratamiento CD (5.9%). Estas observaciones son consistentes con las de Meuter et al. (2016) sobre el efecto observado de la fuente 25-OH-D3 de la vitamina D sobre la reducción de mortinatos y el número de intervenciones al momento del parto, en relación con su acción sobre el metabolismo del fósforo y el calcio. Después de 48 h, la tasa de mortalidad total fue del 18.9% (CD) y 15.7% (HD).

Al final de la lactancia, las cerdas destetaron en promedio 9.9 lechones con el tratamiento CD y 11.3 con el tratamiento HD (P<0.001). Obsérvese que al comienzo de la lactancia, a las 48 h posparto, se extrajo un lechón por camada (tratamientos CD y HD) para realizar análisis de tejidos (resultados no publicados).

Con respecto al crecimiento, los lechones pesaban al nacer en promedio 1.54 kg en el tratamiento CD y 1.45 kg en el tratamiento HD (NS). Al final de las adopciones, los lechones del tratamiento CD pesaron 2.06 kg y los de HD 1.95 kg (NS). Al destete, se mantuvo la diferencia en el peso, con 6.36 kg para los lechones del tratamiento CD y 6.21 kg para los lechones del tratamiento HD (NS). Bajo estas condiciones, con diferente número de lechones por camadas, el crecimiento individual de los lechones no fue significativamente diferente: 285 g/d para el tratamiento CD versus 284 g/d para el tratamiento HD (NS). El peso de la camada al destete fue mayor en el tratamiento HD en comparación con el tratamiento CD (70,6 kg frente a 62,9 kg), debido al mayor número de nacidos vivos y la menor tasa de mortalidad durante la lactancia para el tratamiento HD.

CONCLUSIÓN

Este ensayo demuestra que la sustitución total durante la gestación y la lactancia de 50 μg/kg de colecalciferol por la fuente 25-hidroxicolecalciferol es una forma efectiva para mejorar el nivel circulante de la vitamina D en plasma durante el ciclo. Esta mejora en el status permite una reducción en las pérdidas en momentos cercanos al parto, especialmente al momento del parto en sí. Se mejora el número de lechones destetados y el peso de la camada. Se requiere seguir trabajando para comprender mejor los mecanismos que vinculan el estatus de la vitamina D, la regulación del metabolismo del fósforo y del calcio, y el proceso de parto.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Coffey J.D., Hines E.A., Starkey J.D., Starkey C.W., Chung T.K., 2012. Feeding 25-hydroxycholecalciferol improves gilt reproductive performance and fetal vitamin D status. J. Anim. Sci., 90, 3783-3788.
  • Edwards S.A., Baxter E.M., 2015. Piglet mortality: causes and prevention. In: C. Farmer (Ed.), The gestating and lactating sow, 253-278. Wageningen Academic Publishers, NL.
  • Lauridsen C., Halekoh U., Larsen T., Jensen S.K., 2010. Reproductive performance and bone status markers of gilts and lactating sows supplemented with two different forms of vitamin D. J. Anim. Sci., 88, 202-2013.
  • Matte J.J., Audet I., Ouattara B., Bissonnette N., Talbot G., Lapointe J., Guay F. Lo Verso L., Lessard M., 2017. Effets des sources et voies d’administration du cuivre et des vitamines A et D sur le statut postnatal de ces micronutriments chez le porcelet sous la mère. Journées Rech. Porcine, 49, 69-74.
  • Meuter A., Thoby J.M., Lichou J.Y., Renouf B., 2016. Effet d’une supplémentation en 25-hydroxycholécalciférol sur les performances des truies gestantes et allaitantes et de leurs portées. Journées Rech. Porcine, 48, 153-154.
  • Robert F., 2009. Mortinatalité : guide d’autopsie et de prélèvements en vue du diagnostic. Quelle stratégie de diagnostic dans un élevage avec une mortinatalité élevée ? Recueil des Journées Nationales des GTV, 1017-1026.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno